jueves, 20 de noviembre de 2008

Día de la Industrialización de África

En el marco del Segundo Decenio del Desarrollo Industrial para África, la Asamblea General proclamó el día 20 de noviembre Día de la Industrialización de África en diciembre de 1989. La observancia del Día tiene por objeto obtener el compromiso de la comunidad internacional para promover la industrialización de África.

En el marco del Segundo Decenio del Desarrollo Industrial para África, la Asamblea General proclamó el día 20 de noviembre Día de la Industrialización de África en diciembre de 1989. La observancia del Día tiene por objeto obtener el compromiso de la comunidad internacional para promover la industrialización de África; es el continente más pobre de todos, casi la mitad de la población vive con menos de un dólar al día y entre los 48 países menos adelantados del mundo, 34 están en África.

Para actuar contra esta pobreza hay que proporcionar a los pobres del continente africano servicios y oportunidades, pero también hay que conseguir que se ayuden a sí mismos. La educación, la salud, los medios de subsistencia, la nutrición, el saneamiento y la vivienda son todos elementos importantes en la reducción de la pobreza. Pero hay otro aspecto de la erradicación de la pobreza al que se ha prestado menos atención en los últimos años: el papel que desempeña la industrialización respaldando y sosteniendo avances en materia de erradicación de la pobreza.

En la economía globalizada de hoy, la industria sigue siendo un elemento fundamental en el desarrollo económico y social. Es la fuerza que impulsa a las economías dinámicas y competitivas. Los países que han alcanzado un alto grado de industrialización, especialmente los que han aplicado políticas en favor de los pobres, han tenido gran éxito en la erradicación de la pobreza. La industria crea empleo y lo incrementa. Aumenta los ingresos, multiplica el valor a los productos agrícolas y estimula el adelanto tecnológico. La industria crea oportunidades económicas para la mujer y genera ingresos para que los Gobiernos puedan mitigar y erradicar la pobreza.

Sin embargo África no ha tenido nunca un desarrollo industrial generalizado. Los motivos tiene que ver con el pasado y con el presente. En los siglos XIX y XX casi toda África fue sometida por las grandes potencias europeas (especialmente por Francia y el Reino Unido). A los países europeos, que estaban desarrollando su industria rápidamente, les interesaba tener a los países colonizados como proveedores de materias primas baratas para su industria y comercio (algodón , café, cacao) por lo que no hicieron nada para crear una industria africana.

Actualmente la deuda externa de estos países, junto con la corrupción generalizada en muchos de ellos hace que nadie quiera invertir en la industria africana, haciendo que un continente entero se quede al margen de la globalización económica y condenando a la miseria a millones de personas. Por un lado los países africanos, que deben ser los protagonistas de su propio progreso, deben crear las condiciones para que se cree una industria y favorecer las inversiones en este sector. Así reducirán su dependencia casi total de otros países en muchos aspectos (por ejemplo: ¿cuántas marcas de coche africanas conocemos?).

Por otro lado la comunidad internacional debe respaldar los esfuerzos de estos países con fondos de cooperación y perdonando la deuda que muchos países africanos tienen con países ricos. Ambos esfuerzos son elementos necesarios para luchar contra la pobreza en el continente más olvidado.

0 comentarios: