martes, 15 de abril de 2008

La Iglesia, a través de Benedicto XVI, llevará paz y amor a todos los rincones del mundo

Martes 15.04.2008
Editorial - Programa Nº 332

------------------------------------------------------------------

Cristo es nuestra esperanza, por la paz, la justicia y la libertad que fluye de la ley de Dios, cumplida en su mandamiento de "Amarse los unos a los otros". Estas palabras son del sucesor de Pedro, Benedicto XVI, que ha realizado un viaje apostólico a los Estados Unidos de Norte América (primera potencia del mundo). Este país es, al igual que otros países de América, un gran crisol de razas, de religiones, de multiplicidad de personas de distintas etnias.

¿Qué busca Benedicto XVI viajando a los Estados Unidos? Durante sus años de pontificado fueron muy pocos los lugares que ha elegido. Escasas veces ha salido de Roma. Lo ha hecho puntualmente en su Alemania natal. El año pasado fue a Aparecida, Brasil, de lo que dimos cuenta y seguiremos comunicando a través de los informes del CELAM. Ahora llegó a los Estados Unidos, específicamente a Washington, donde fue recibido en el aeropuerto Andrews, por el presidente George Bush. Bush es un ferviente cristiano, y en algunos casos para muchos, un fanático que cree que Dios le habla al oído. En otra ocasión nosotros hablamos sobre el modo en que Dios nos habla al corazón, pero no debemos equivocarnos de mensaje ¿no?

Benedicto XVI se entrevistará con George Bush. El Santo Padre seguramente le comunicará al representante republicano sus esperanzas de paz para Medio Oriente, para Irak y para tantos otros lugares en el mundo. El Papa también encarará un discurso similar en Nueva York y en la Asamblea de las Naciones Unidas. Además tendrá diversos encuentros interreligiosos y se encontrará con los obispos de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos.

Los católicos son el 26% de la población de aquel país, un número muy importante dado que es un país muy grande y numeroso, fundamentalmente conformado por la gran cantidad de latinoamericanos que viven allí. Seguramente algunos de ellos nos estén escuchando. Todos sabemos que la mayoría es protestante, pero la rama evangélica justamente del protestantismo, los pentecostales, los adventistas etc., han ido ganando un terreno importante que en muchos casos se lo han quitado a la grey católica. Muchos de los que eran católicos se han pasado a las filas de estas ramas evangélicas del protestantismo.

Benedicto XVI va a celebrar dos multitudinarias misas en los Estado Unidos en distintos estadios y seguramente más de 50.000 personas en cada uno de ellos concurrirán a escuchar su palabra.
La conferencia de obispos católicos en Estados Unidos ha informado que el encuentro del Papa y el rabino en Nueva York está confirmada. Esto expresa una buena voluntad hacia la comunidad judía con quienes a veces pareciera que hubiera alguna distancia. Esto viene muy a cuento, porque durante este pasaje de nuestro Santo Padre por el país de América del Norte en todo el mundo se celebra el Pésaj, que es la Pascua judía. Seguramente el Papa también conmemorará junto con ellos esa salida del pueblo judío de Egipto de ese paso de la esclavitud a la libertad.

El Santo Padre durante esta estancia en aquel país del norte cumplirá sus 81 años el próximo 16 de abril. Joseph Ratzinger, Benedicto XVI, lo pasará justamente rodeado de mucha gente que está interesada en escucharlo y en asistir a aquellos lugares donde el Santo Padre concurrirá.

Paradójicamente en los Estados Unidos está también, un poco de visita y un poco por necesidad, otro hombre que tiene mucho que ver con una de las religiones más importantes que tiene el mundo. Me refiero estrictamente al Dalai Lama, quien es un poco la autoridad religiosa del Tíbet, el sucesor de Buda, la reencarnación, para ser más claros según dicen ellos. Esto sucede en un momento en que la Iglesia Católica busca a través del mensaje de Benedicto XVI llevar paz a todos los rincones del mundo.

Seguramente el Papa hable del Tíbet en un momento en que China justamente se opone a esta libertad del pueblo tibetano, porque considera al Tíbet como parte de su territorio. El gobierno chino, está tirando señales hacia el Vaticano para tratar de acercar posiciones para mejorar su imagen externa, sobretodo en momentos en que se están por celebrar durante este año los Juegos Olímpicos de Beijín.

Ustedes se habrán enterado de los acontecimientos que padeció la llama olímpica que viajó por Europa y en algunos lugares, como en París sufrió agresiones o mejor dicho intenciones de apagar ese juego un poco en protesta por la falta de libertad del pueblo tibetano. Y se me ocurre pensar que como decía también Benedicto XVI, hablará con Bush y tal vez haga alguna mención en su mensaje de paz en las Naciones Unidas sobre los derechos que le asisten a ese pueblo tibetano que desde hace más de cincuenta años cayó bajo la dominación China.
Por esto no tienen derecho a profesar su religión, a poder expresar su libertad, a poder elegir libremente. Ojalá que este viaje de Benedicto, importante por lo político y por lo que representa su Santidad ante el mundo y especialmente allí, Estados Unidos, donde pasa toda la noticia y lo más importante, donde todo el mundo pone sus ojos.

En este nuevo viaje apostólico, Benedicto XVI va a llevar su mensaje de Paz. Ojalá que este mensaje sea escuchado por todo el mundo y que realmente las palabras del Santo Padre invitándonos a la paz, invitándonos al amor de unos con otros se pueda escuchar en todos los rincones del planeta.

Carlos Guzmán
Coordinador de Contenidos
Programa Radial
EL ALFA Y LA OMEGA

0 comentarios: