miércoles, 12 de agosto de 2009

Ver a la pobreza en la cara

Martes 11.08.2009
Editorial - Programa Nº 401
------------------------------------------------------------------


"A los pobres los tienen siempre con ustedes, pero a mí no me tendrán siempre" (Juan 12-8), así con este texto del evangelio de Juan, doy comienzo a la editorial de este programa y que girara en torno a un tema que parece nunca tendrá fin, de que hablo: de la POBREZA.

Hace unos días atrás, se ha generado una serie de comentarios, de enfrentamientos y llamadas de atención por las palabras del Papa Benedicto XVI cuando el pasado jueves 6 de agosto, el Nuncio apostólico en Argentina, Mons. Adriano Bernardini, transmitió el mensaje del Santo Padre en el marco de la cuadragésima Colecta nacional “Más por menos”; la iniciativa que cada año realiza la Conferencia Episcopal Argentina para promover la solidaridad y eliminar la exclusión, y que este año se celebra el 13 de septiembre.

Para poder entender lo que quiso decir el Papa, les voy a leer el texto íntegro del mensaje:

Su Santidad Benedicto XVI, saluda con particular estima a promotores, colaboradores y participantes en la Colecta "Más por Menos", que con gratitud al Señor conmemora este año su 40º edición bajo el lema "Más solidaridad por menos exclusión"; y alienta a los cristianos y a quienes participen en ella a un esfuerzo solidario que contribuya a reducir el escándalo de la pobreza y la inequidad social dando así cumplimiento a las exigencias evangélicas que exhortan a hacer posible una sociedad más justa y solidaria. Con estos deseos el Santo Padre manifiesta su viva gratitud a cuantos contribuyan al buen resultado de esta campaña. Encomendándolos a la protección de Nuestra Señora de Luján, patrona de la República Argentina, les imparte con afecto la implorada bendición apostólica.

Así Benedicto XVI nos recuerda el esfuerzo que debemos hacer para erradicar la pobreza de nuestra sociedad y no solo de aquí de nuestro País sino de todo el mundo entero… pero si hacemos memoria unos días atrás, no muchos el miércoles 05 de agosto, el titular de la Comisión Episcopal de Pastoral Social, Monseñor Jorge Casaretto, obispo de San Isidro, al presentar los resultados del Barómetro de la Deuda Social Argentina, alertó que un 11% de los niños argentinos padece "hambre" y reclamó "más diálogo y menos confrontación".

"Urge consensuar políticas de Estado para afrontar la deuda social", subrayó Mons. Casaretto durante la presentación de ese informe que elabora el Observatorio Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), al tiempo que reiteró que "la gente pide que el diálogo se imponga sobre la confrontación en un país fragmentado".

También se presentó el "Barómetro de la Deuda Social de la Infancia 2007-2008", elaborado por la UCA y la Fundación Arcor, que reveló que dos de cada 10 niños y adolescentes argentinos sufrieron "con mucha frecuencia" la falta de un plato de comida.

Ese informe alertó además que el 70% de niños y adolescentes pobres no tiene acceso a los servicios básicos de luz, agua potable o gas en casa, mientras siete de cada 10 no tienen cobertura de salud a través de obra social, mutual o prepaga, y casi dos de cada diez, sin cobertura, tampoco tienen un hospital cerca de su casa.

Asimismo, sostuvo que la mitad de los niños de 2 a 4 años se encuentra fuera de los procesos de escolarización, mientras el 19% de los adolescentes en los primeros años del nivel medio, y el 41% en los últimos años, no asisten o está atrasado respecto de su edad.

Volviendo al mensaje que dijera el Papa, en cambio al Gobierno, que dio un giro en su conflictiva relación con la Iglesia: evitó confrontar con el papa Benedicto XVI, quien llamó a los católicos a realizar un esfuerzo para “reducir el escándalo de la pobreza y la inequidad social en la Argentina”, y salió a minimizar el impacto de su mensaje. El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, prefirió cuestionar una vez más a los medios por manipular “las palabras del Santo Padre” y aseguró que se trata de un discurso “natural”.

“Las palabras del Papa son similares a las que recibió la Argentina en otros años y es lo que ha dicho en otros lugares del mundo. No tienen nada de novedoso. Es una característica habitual y me parece bárbaro que eso suceda”, justificó Fernández durante una conferencia de prensa en la Casa Rosada. El ministro recordó que el Papa le pidió a la ONU que luche contra la pobreza e instó al G8 a no aceptar que los pobres no tengan un techo.

Según el jefe de ministros “es natural que cada vez que haya una colecta, el Papa pida o sume su voz para acotar la pobreza”.

Fue ahí cuando disparó contra los periodistas: “No le hagan decir al Papa lo que no dijo. Es una falta total de calidad informativa y desde el punto de vista humano es casi berreta”. Y prosiguió: “No se puede trabajar de una manera tan torpe y sin sensibilidad. Cuando nuestro proyecto comenzó a trabajar en 2003 la obsesión fue atacar la pobreza. Esta es la Argentina que duele y que es un escándalo. Un pobre es un escándalo”.

Sabemos de la manipulación de los medios y el proselitismo mediático que utilizan para sacar de contexto no solo palabras del Papa, sino de todo aquel que denuncie, reclame o exclame algo a favor del bien común. No se si tomaron atención en este breve texto que acabo de compartirles que esta tomado del sitio web del periódico EL CRONISTA.COM.

El que se sumo a dar como siempre duro y parejo fue el cardenal arzobispo de Buenos Aires Jorge Bergoglio, que en el santuario del barrio de Liniers, en la fiesta patronal de san Cayetano, el pasado viernes 07 de agosto, me he tomado el atrevimiento de extraer algunos párrafos de su homilía para compartirla con ustedes y que reflexionemos juntos:

“…Lo que pasa es que vivimos situaciones de pobreza, de falta de trabajo…, o estas enfermedades que nos afectan masivamente, la gripe, el dengue…, y que pegan más duro por la falta de justicia…”

Entre otras palabras el cardenal afirmó
“…Cuando nos animamos a mirar bien a fondo el rostro de los que sufren se produce un milagro: aparece el Rostro de Jesús. Por eso les digo: ¡No tengan miedo de mirar los ojos de los que sufren!, verán el Rostro de Jesús y Él les transmitirá su fuerza y su paz, los confortará a ustedes al mismo tiempo que ustedes confortan a los demás; pero los rostros hay que verlos de cerca, estando con los otros…”

Más adelante agrego
“…Porque el mundo de hoy es muy cruel: primero excluye borrando los rostros de la gente para luego no sentir nada cuando los desprecia y desecha como sobrantes. En nuestra ciudad hay gente que tiene sitio, que tiene cabida y gente que “sobra”... y que son dejados de lado como “descarte” en verdaderos volquetes existenciales…”

Enfatizó además diciendo
“…El mundo de hoy borra los rostros reales haciendo que los veamos sólo por la TV. No es lo mismo. En la TV hay imágenes que pasan a mil. Uno ve todo y no ve a nadie. Uno ve pero no siente! Aquí en cambio, ¡qué distinto! Nos miramos a la cara. Nosotros pasamos delante de San Cayetano para que nos vea la cara…”

Finalizó con estas palabras “…Salimos llenos de fe, salimos a buscar, con San Cayetano, justicia, pan y trabajo. Salimos a buscarlo juntos y para todos. A buscarlo poniendo especial atención en aquellos “rostros sufrientes que nos duelen”, porque es una injusticia que, en nuestra Patria bendita, a tantos les falte el trabajo y el pan. No puede ser…”

En síntesis: antes de terminar les quiero recordar que el tema de la pobreza no es un descubrimiento del Papa Benedicto XVI y del Cardenal Bergoglio, ya lo denuncio Jesús, lo dejo manifestado en la Escritura, como no los recuerda el apóstol Santiago en su carta: “¿Acaso Dios no ha elegido a los pobres de este mundo para enriquecerlos en la fe y hacerlos herederos del Reino que ha prometido a los que lo aman? Y sin embargo, ¡ustedes desprecian al pobre!” (Santiago 2:5-6)

Ojala nos animemos algún día a salir llenos de fe, para buscar los “rostros sufrientes que nos duelen”, porque es una injusticia que, en nuestra Patria a tantos les falte el trabajo y el pan.

Que estas palabras de reclamo que el Señor pone en boca de algunas pocas personas, hagan reflexionar y abra los corazones para que los que tienen la posibilidad de cambiar esta dura realidad que aflige a muchas personas, algún día los “pobres” se sientan dignos y no sean “descarte” como señalo el Cardenal Bergoglio, de una sociedad ciega que no quiere ir al oftalmólogo para mirar a los ojos a la pobreza que se encuentra a la vuelta de la esquina.

Voy a tomar “prestada” la oración que hiciera el Cardenal Jorge Bergoglio que utilizó para cerrar su homilía el pasado 07 de agosto en santuario de San Cayetano, para concluir mi editorial:

Necesitamos ver tu rostro,
guardar las palabras de tu boca,
hablarte al oído.
Dejarnos mirar por tus ojos
y al besarte, Cristo, encontrar en ti los rasgos de tu Madre,
de tus Santos, de tu pueblo sufrido.
Queremos ver tu rostro
Dios amigo
Compañero de camino.
Amén

Alfredo Musante
Director Responsable
Programa Radial
EL ALFA Y LA OMEGA

0 comentarios: