miércoles, 2 de septiembre de 2009

La Torre de Babel

Martes 01.09.2009
Editorial - Programa Nº 404
------------------------------------------------------------------


"Todo el mundo hablaba una misma lengua y empleaba las mismas palabras. Y cuando los hombres emigraron desde Oriente, encontraron una llanura en la región de Senaar y se establecieron allí. Entonces se dijeron unos a otros: "¡Vamos! Fabriquemos ladrillos y pongámoslos a cocer al fuego". Y usaron ladrillos en lugar de piedra, y el asfalto les sirvió de mezcla. Después dijeron: "Edifiquemos una ciudad, y también una torre cuya cúspide llegue hasta el cielo, para perpetuar nuestro nombre y no dispersarnos por toda la tierra". Pero el Señor bajó a ver la ciudad y la torre que los hombres estaban construyendo, y dijo: "Si esta es la primera obra que realizan, nada de lo que se propongan hacer les resultará imposible, mientras formen un solo pueblo y todos hablen la misma lengua. Bajemos entonces, y una vez allí, confundamos su lengua, para que ya no se entiendan unos a otros". Así el Señor los dispersó de aquel lugar, diseminándolos por toda la tierra, y ellos dejaron de construir la ciudad. Por eso se llamó Babel: allí, en efecto, el Señor confundió la lengua de los hombres y los dispersó por toda la tierra".

Así con este texto del Génesis 11, 1-9, que nos relata la construcción de la Torre de Babel, doy comienzo a la editorial de este programa y que girara en torno a un tema que como el de la Torre de Babel confunde y dispersa a los hombres. Estoy hablando de la Nueva Ley de Radiodifusión.

La presidenta de la República Argentina, la Sra. Cristina Fernández de Kirchner presentó el pasado jueves 27 de agosto el proyecto que reemplazará a la Ley de Radiodifusión. Como es de conocimiento público el Gobierno, desde hace más de un año, redobló sus esfuerzos en este proyecto. Esto se debió a que conjuntamente con el estallido del conflicto del campo, comenzó a enemistarse con el Grupo Clarín, multimedio más importante del País.

El día que se eligió para la presentación de la nueva Ley fue el 27 de agosto: DÍA DE LA RADIODIFUSIÓN, fecha en que se recuerda la primera transmisión radial del mundo, hecho consumado por el radioaficionado Enrique Susini y sus tres amigos César Guerrico, Luis Romero Carranza y Miguel Mujica. A estos precursores de la radiofonía se los llamó "Los locos de la terraza" ya que fueron los responsables de la emisión de la ópera Parsifal, considerada la primera transmisión radial del mundo, desde el teatro Coliseo de Buenos Aires en la calle Cerrito y Charcas.

Pero… volviendo a la realidad, dejando atrás hechos de la historia en materia de comunicaciones, les sigo contando que la primera mandataria afirmó que hay un plazo de 60 días para realizar un debate público sobre el tema, aunque no se especificó la metodología. Luego ingresará al Parlamento para su tratamiento. Será tras las elecciones legislativas, antes de que se renueven ambas Cámaras. El Gobierno asegura que así garantizará “polifonía de voces” en los medios. Los principales multimedios y la oposición hablan de un intento de control.

Así a secas y sin dar tregua, fue presentado este proyecto que ha traído muchas controversias desde su aparición en la escena que concierne a los medios de nuestro país.

No voy a detenerme en el tema, no por que no quiera sino que es muy profundo de desarrollarlo en 8 minutos que dura esta editorial. Si quiero de algún modo dejar claros algunos puntos, desde mi humilde pero comprometida opinión.

Como ustedes saben, el año anterior, gracias a los diferentes reconocimientos que ha recibido este programa EL ALFA Y LA OMEGA, tuvo la fortuna de viajar para recibir estos galardones. Por este motivo, he recorrido diferentes provincias y ciudades de la Argentina.

Siempre, en estas galas, tanto los que de algún modo ejercen el periodismo de opinión, sobre política o temas generales, como así también aquellos que no lo son… se llenaban la boca hablando en contra y a favor de esta ley… ¿Esto está mal, Musante? No, no está mal. Lo que me parece que no es conveniente es hablar sin haber leído toda la ley y consultado a profesionales en esta área para poder llevar luz a tanta gente confundida. Como aquellos que construyeron la Torre de Babel…

Haciendo así un poco de memoria el pasado 8 de mayo, la Iglesia Católica en la Argentina, por medio de su Comisión Episcopal de Comunicación Social, expresó en una carta, entre otras cosas que:
"La Iglesia, preexistiendo al ser nacional, quiere seguir desarrollando esta tarea desde su obra de evangelización para la construcción del bien común y para la consolidación institucional del país".

A propósito del tema, hace unos días, el arzobispo de Mercedes-Luján y presidente de la Comisión Episcopal de Comunicación Social, Mons. Agustín Radrizzani, habló en la cena mensual de la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA) refiriéndose a este tema.

Radrizzani consideró que
"los medios de comunicación, tienen un papel irreemplazable en la construcción de una Nación justa en la que haya sitio para todos. Se trata de una tarea difícil y apasionante: presentar las dificultades, en ocasiones dramáticas, con actitud constructiva e iluminadora. Los medios de comunicación están en el centro de esa problemática y por eso los hombres y las mujeres que tienen responsabilidades en ellos se encuentran ante un excepcional compromiso".

Reitero un concepto central, que los medios “…tienen un papel irreemplazable en la construcción de una Nación justa en la que haya sitio para todos…” si repito las palabras de Mons. Radrizzani porque la nueva ley propone dejar de lado una ley que era del tiempo de la dictadura militar que asoló a nuestro país en la década del 70 y se quiere instalar una ley que, según su letra, buscará combatir el monopolio de algunos grupos multimedios muy poderosos de la Argentina.

Para curarse en salud, la Iglesia en la Argentina, desea prevenirse diciendo que “la Iglesia en el país valora positivamente la intención de modificar la ley de radiodifusión pero espera que se respeten sus derechos adquiridos y el trabajo pastoral que lleva adelante en los medios”. Esto lo expresaba el pasado 21 de agosto, el vocero de la Conferencia Episcopal Argentina, P. Jorge Oesterheld.

Los católicos y especialmente los que estamos en los medios de comunicación sabemos que es muy importante que la Iglesia y otros credos y organizaciones comunitarias tengan presencia en el espectro de la radio y la televisión. Hasta el momento en la letra del proyecto, no hay nada que haga temer sobre la continuidad de los derechos adquiridos por la Iglesia en la explotación de licencias de radio. Al contrario, la Iglesia pierde sus derechos cuando abandona radios o las cede graciosamente para que otro transmita su programación, desde un punto muy distante y diverso del país.

“…el Señor confundió la lengua de los hombres y los dispersó por toda la tierra...”

Ahora no vamos a descubrir la influencia que los medios tienen sobre la población. Una muestra de esto fue el programa de entretenimientos que lleva adelante el empresario Marcelo Tinelli y su SHOW MATCH, programa que está cumpliendo 20 años en la televisión argentina.

Todos fuimos testigos de cómo con la parodia política ideada por Tinelli “GRAN CUÑADO”, que tuvo a personajes de la política nacional, queriéndolo o no, la tira popularizó las figuras de los candidatos al punto que hicieron más mella en la opinión pública con el programa que en la campaña política de cada uno de ellos. Para los analistas políticos y comunicólogos, esta influencia en las últimas elecciones, llegó al punto de generar ganadores a sectores que el propio gobierno oficial ni hubiera soñado.

El gobierno dice querer terminar con una ley de la dictadura pero algunos temen que se quiera instaurar otra donde hay muchos puntos oscuros a debatir, para cambiar y ampliar. Al menos estos dicen los representantes de los monopolios actuales. Probablemente, y el tiempo lo dirá, aparecerán los supuestos beneficiados por esta ley, lo cual dará a otros lugar para nuevos cuestionamientos y enfrentamientos en diferentes sectores.

Lo único real es que al gobierno de turno con el nuevo congreso del año próximo se le acaba el poder de decisión con el control legislativo y desea, de algún modo, meter lo más pronto posible todas las leyes que les sea posible. Después del 10 de diciembre perderá poder en el senado.

Así las cosas, me encanta citar este texto: "…Así el Señor los dispersó de aquel lugar, diseminándolos por toda la tierra, y ellos dejaron de construir la ciudad...”

En síntesis: esta nueva ley tiene de alguna manera, que estar a favor del bien común y tratar de ser un instrumento no para los que gobiernan a la población, sino para un servicio de crecimiento de la misma, dejando de lado los intereses económicos y buscando el recto uso de estos medios.

Es absolutamente necesario que todos los que se sirven de ellos conozcan y llevan a la practica en este campo las normas del orden moral.

Que no solo se quiera entretener a la plebe pagando 600 millones de pesos anuales a la AFA y lo que se recaude por derechos de trasmisión y otros ingresos por encima de esa cifra se repartan mitad y mitad. Las ganancias que vayan al Estado serán destinadas a promover los deportes olímpicos, dijo la Presidenta.

Sin palabras. Ante tanta necesidad que urge en nuestro país, llámese educación, salud, seguridad… los actores de esta novela están cambiados…

Ojala vivamos el Pentecostés de las comunicaciones ya que El Espíritu es el único que puede ayudar a las personas y a las comunidades a liberarse de los viejos y nuevos determinismos, guiándolos con la ley del espíritu que da la vida en Cristo Jesús.

Alfredo Musante
Director Responsable
Programa Radial
EL ALFA Y LA OMEGA

0 comentarios: