martes, 1 de septiembre de 2015

SOBRE ALFREDO MUSANTE

¿Quién es Alfredo Musante?

Alfredo o Alfred, o como quiere que lo llamen, nació el 6 de mayo de 1965, en Capital Federal. Tiempo después su familia se mudó a la Provincia de Buenos Aires, en la localidad de Los Polvorines. Allí cosechó sus primeros amigos, aventuras y experiencias de vida.

En junio de 1998 se casa con María Fernanda Chadi. Tienen dos hijas: María Soledad (28) y María Ariadna (12); la primera ya lo ha hecho abuelo de Mía y Juana. Fernanda, su esposa, es la que equilibra la balanza y pone un poco de freno a las “locuras” que a Alfredo se le ocurren. Especialmente, es el sostén para aferrarse en los momentos difíciles.

Desde chico se interesó por el estudio de la mitología, en particular, griega, romana, egipcia, sumeria y todo lo que proviniera de los diferentes mitos de la cultura antigua. Llegada la adolescencia, se convierte en un aficionado por los “comics” de historietas, sobre todo de la desaparecida Editorial Columba. Aquí conoce a sus primeros “héroes”: Nippur de Lagash; Gilgamesh, El Inmortal; Dago; Savarese. Luego, cae en sus manos El Eternauta, historieta argentina de ciencia- ficción creada por el guionista Héctor Germán Oesterheld y el dibujante Francisco Solano López.

Dentro de sus “hobbies” se interesó en el dibujo de historietas y publicitario, pero un día no tuvo la mejor idea que elevar los ojos para comenzar a escudriñar los cielos. En el año 1982 y con mucho esfuerzo se armó su primer telescopio. Respondiendo a su naturaleza de “investigador nato” sintió la atracción por el “fenómeno OVNI” y comenzó a hondar en el fascinante mundo de los “platos voladores”. Conoció personalmente a Fabio Zerpa, uno de los investigadores pioneros del tema en la Argentina.

Luego le interesó introducirse en el mundo de lo paranormal, y es así que estudió durante tres años Parapsicología, recibiéndose de “Parapsicólogo”, a pesar de las presiones que tenía por parte de amigos y personas de la Iglesia, que temían se desviara de su camino. En ese ámbito, conoció personas que estaban en contacto con grupos herméticos, existentes aún en la actualidad, como la masonería.  Ante el temor de desviarse de su fe, consulta a un viejo sacerdote mercedario francés (exorcista) que lo alienta a seguir y “a que no tenga miedo, ya que para vencer al enemigo hay que conocer cómo trabaja”, le dijo para motivarlo.

Ha dedicado parte de su vida a recabar diferentes materiales sobre la historia de los falsos Mesías en las diferentes religiones del mundo, el fenómeno sectario y las herejías. Inclusive, ha hecho una fuerte profundización sobre Tratados de Demonología.

Durante un tiempo se dedica a investigar los mensajes subliminales en la música rock. Por ello, se esmera en recabar abundante material sonoro, escrito e ilustrativo. Con un grupo de amigos comienzan a realizar un exhaustivo trabajo sobre este tema, dando charlas para padres y adolescentes en diferentes establecimientos educativos.

En el año 1989 comienza dando catequesis para niños como auxiliar en la Parroquia Inmaculado Corazón de María. Simultáneamente lo hace para adultos en la Capilla San Roque (Los Polvorines – Obispado de San Miguel en la Argentina).

Al desear profundizar más en su capacitación personal y espiritual se acerca al Seminario Catequístico Diocesano Arcángel San Miguel, donde luego de cursar durante tres años, obtiene el título de Catequista Diocesano.

Su peregrinar como agente de pastoral lo ha llevado a transitar por el fascinante mundo de la salud, conociendo realidades diferentes, tanto con las personas que trabajan en ello, como también con los principales protagonistas de este ámbito: los enfermos. Durante tres años asistió al R.P. Mateo Bautista, religioso Camilo, quien fuera Secretario Ejecutivo de la Comisión Episcopal para la Pastoral de la Salud; por medio de este trabajo conoce al Dr. Ricardo A. Munafó Dauccia. Con este último, surge una hermosa amistad que permanece hasta el presente.

Junto al Dr. Munafó y la Pastoral de la Salud, trabaja en el Proyecto de Control del SIDA y ETS (LUSIDA), con financiamiento conjunto del Ministerio de Salud de la Nación y el Banco Mundial, a fin de disminuir el crecimiento de la epidemia en nuestro país, a través de la promoción de actividades de prevención. Por este motivo, participa en la elaboración de mensajes radiales que llegaron a emitirse en más de 500 emisoras de radio AM y FM confesionales y privadas de todo el país. El material tenía contenidos para la concientización, prevención y formación, en relación con el SIDA, dentro del marco de la Doctrina Social y el Magisterio de la Iglesia.

Esto le posibilita la participación en el 1er. Simposio de Prevención de HIV-SIDA impulsado por la Pastoral de la Salud de Argentina, donde son convocados diferentes responsables de las comisiones de pastoral de la salud del MERCOSUR, con representantes del Consejo Pontificio para los Agentes de la Salud (ROMA), como también de Portugal, New York y organismos internacionales como ONUSIDA, OMS, OPS.

Al dejar por cuestiones laborales su participación en la Pastoral de la Salud, comienza a realizar su propio camino por los medios de comunicación. Esta pasión que lleva desde niño, se debe seguramente a que su abuela materna, una española nacida en La Coruña, en Galicia, en un pueblo de la ciudad de Cee, le transmitió el gusto por la radio. Lo primero que escuchó fueron los ensayos del Teatro Colón en Radio Nacional. Debido a esto es un enamorado de la música clásica y sus diferentes géneros y compositores, entre ellos, Mozart, Corelli, Paganini y Vivaldi.

Esto de andar cambiando el dial de un lado para otro lo lleva a descubrir un nuevo tema de investigación: comienza a escuchar las emisiones de los nuevos movimientos religiosos, que pululan en las emisoras de bajo alcance en FM. Así, por casi 20 años se dedicó a investigar el modo de captación y de contención que, a través de los medios de comunicación, ofrecen y realizan los Testigos de Jehová, La Iglesia De Jesucristo De Los Santos De Los Últimos Días (Mormones), La Iglesia Adventista del Séptimo Día (Adventistas), falsos pastores y curanderos mediáticos. También, el modo y el convencimiento de pastores cristianos evangélicos y pentecostales.

Pero esto, de escuchar, grabar, comparar y tratar de entender cómo hacían estas personas para llegar con un mensaje de fe y esperanza a la gente, le hace reflexionar sobre las razones de por qué hay tantas emisiones de esta índole, con un caudal importante de audiencia, y qué pasa con los programas de orientación católica que no eran atractivos, muchas veces fríos o estructurados.

Comienza a escuchar nuevamente al Pastor Luis Palau al que reconoce como un verdadero mentor, ya que dice de él: “fue el referente que tuve y que encendió en mí la chispa para realizar un programa de radio para ayudar a que los católicos vivan su fe y la comuniquen a los demás”.

Al comprender la falta de presencia de un medio de comunicación, que identifique y reúna a la mayoría del pueblo que profesa la religión católica, es que comienza a delinear y a pensar un programa diferente, donde el público se sienta identificado, sea partícipe, pueda aprender y comprender por qué profesa la fe de sus padres y que, además, encuentre un lugar de contención, un lugar que a menudo nos falta…

Se asesora con personalidades del mundo eclesiástico, indaga en los documentos del Magisterio de la Iglesia, profundiza en la historia, en la Tradición, compara con índices y estadísticas en temas religiosos y “marketing”, establece contacto con comunicadores de otros países, solicita “demos” y “artísticas” de programas con contenidos educativos, de salud, catequísticos e índole social.

Busca llegar con otra forma, otro idioma, otro estilo pero siempre con el mismo contenido. Toma como guía lo que el Papa Juan Pablo II expresó sobre la Nueva Evangelización: “nueva en su ardor, en sus métodos y en su expresión”. Así lo entiende y así lo realiza. Contrariamente a lo esperado, obtiene muy poco apoyo de sectores de la Iglesia. Incluso, del laicado, no consigue un fiel compromiso.

Por momentos piensa que debe causar miedo el nuevo método que presenta, -ya que muchos se lo habían comentado-, otros creen que es lo mismo, otros sienten recelo del modo que este estilo tiene de llegar a la gente y piensan que puede ser peligroso.

Es así que en el año 1993, junto a un amigo y compañero de estudios en el Seminario Catequístico San Miguel Arcángel, arman una pequeño bosquejo de lo que sería la columna vertebral del programa EL ALFA Y LA OMEGA y envían a un amigo en común, Jorge Flamenco, a presentar la nueva propuesta radial a las emisoras del desaparecido distrito GENERAL SARMIENTO en la provincia de Buenos Aires. En ese entonces nucleaba, entre otras, a las localidades de San Miguel, José C. Paz, Los Polvorines, Grand Bourg, Tortuguitas y Del Viso. No obtuvo un resultado beneficioso, pero una emisora se hace eco de esta nueva propuesta y apuesta a este programa que suena innovador en su modo de presentar la Fe Católica. Luego de concretar una reunión con los directivos de la emisora, éstos respaldan la producción de esta propuesta radial. Así, EL ALFA Y LA OMEGA invade el éter de la radio, por primera vez, el 8 de noviembre de 1993, emitiéndose tres veces por semana en el horario de 23.00 a 24.00 horas.

Este producto que Alfredo “armó” de su experiencia auditiva y de estar horas escuchando programas de esta índole, muestra que EL ALFA Y LA OMEGA es un poco lo que él es en realidad: un tipo firme en sus creencias pero abierto a un mundo lleno de cosas por descubrir, que sólo con un discernimiento firme y claro le permite no confundir el camino que ha elegido seguir.

En Enero de 1994 es amenazado por grupos anónimos pseudo religiosos, que se denominaban “cristianos”, en la emisora donde el programa se emitía. Llega a denunciar a varios pastores que realizaban diálogo ecuménico con la Iglesia Diocesana de San Miguel y que por detrás, en su ministerios y campañas de fe, atacaban la figura de la Virgen, de Cristo-Eucaristía, como también la del Papa.

Por otra parte, Pastores Luteranos lo felicitan por la producción del programa y, sobre todo, por la defensa de la Doctrina de la Iglesia, no sólo afirmada por la creencia o el testimonio de Alfredo y el grupo de personas que lo acompañaban, sino por el fundamento que se presentaba al aire como referencia al oyente.

El eco de este nuevo trabajo comunicacional dio lugar a que personas que trabajaban en diferentes programas de radio de emisoras, que se emitían en varias Diócesis del país, lo consultaran para saber cómo podían “mejorar” sus contenidos. Es así que comienza a realizar asesoramientos sobre producción, capacitación y formación. Comienza a proveer de herramientas para que los comunicadores sepan expresarse al aire y a preparar la producción, entre otras actividades.

Hoy en el 2015, EL ALFA Y LA OMEGA, cumple 22 AÑOS en él éter de la radio y se emite en 24 emisoras de Argentina y Latinoamérica. El “co-equiper” de Alfredo, desde el 2005, es Carlos GUZMÁN, y continúa siéndolo. El mismo le ha puesto un “plus” al programa: el humor, la ironía, el sarcasmo, un estilo diferente y propio, donde Alfredo y Carlos se transforman en GUZMÁN y MUSANTE. Es allí donde comienza cada programa, como bien lo dice el slogan: “NO PODRÁS EVITAR ESCUCHARNOS”

En el 2007, viaja a Roma y visita Radio Vaticana, donde es felicitado por la tarea que lleva adelante con EL ALFA Y LA OMEGA. Allí conoce a comunicadores de otros países y establece un nexo de amistad y profesionalidad con la emisora vaticana.

En el 2011, viaja a España y visita las instalaciones de La COPE (acrónimo de Cadena de Ondas Populares Españolas). Es una de las principales cadenas radiofónicas de ámbito nacional en España. Allí firma un Convenio de Colaboración con el Padre Manuel Brú, presidente de la Fundación Crónica Blanca.

En el año 2010 incursiona en un área de la producción radial que le cambiaría la vida para siempre: el RADIOTEATRO.

Como todo nuevo proyecto que él inicia, lo pone a prueba. Comienza con la realización, junto a su compañero de radio, Carlos Guzmán, de unas “parodias” en vivo, con un simple guión, que intentaba ser, sin saberlo, un “radioteatro”, donde le daban a conocer a la audiencia “jingles” de las series de TV americanas que, en su momento, eran muy conocidos (La Familia Ingalls, Bonanza, Brigada A, Los Ángeles de Charlie, El Crucero del Amor y El Túnel de Tiempo, entre otras), y en donde, con situaciones absurdas al aire, daban pistas a los oyentes para que participaran acertando la “serie retro del día”.

Pero esto fue sólo el comienzo: se aproximaba otro aniversario de la llegada del hombre a la Luna y, en un bar, Carlos le “tira pistas” a Alfredo a fin de hacer una parodia para contar este hecho histórico, pero, de otro modo. Así, se fue confeccionando un guión, y el 20 de julio de 2010 se estrena, con una duración de unos 15 minutos y “en vivo”, un mini radioteatro dentro del programa de radio EL ALFA Y LA OMEGA, teniendo una fuerte repercusión en la audiencia.

Esto desencadena una serie de situaciones en el tema producción que llevan a Alfredo a realizar un curso de guión de Radio y TV, lo que lo lleva, a su vez, a encontrar un “talento” que él aún no había descubierto.

El 12 de octubre de 2010, Alfredo comienza un camino que lo llevaría a ser reconocido en el mundo hispano parlante de este tipo de comunicación como el “FENÓMENO MUSANTE”. Luego de estrenar, en conferencia de prensa, el primer episodio del radioteatro, relacionado con el primer viaje de Colón, donde ya no eran sólo dos, sino que se habían convocado a 19 comunicadores católicos de Argentina, entre ellos, a Juan Carlos PISANO, a Tito GARABAL, a la Sra. Olga MUÑOZ. El resultado esperado fue de entrelazar lazos de amistad, trabajo en equipo y demostrar que era posible realizar este tipo de proyectos. Alfredo, en el año siguiente, 2011, estrenó el Episodio II, relacionado con el segundo viaje del Almirante, e invitó a participar a 45 comunicadores, periodistas, cantautores y productores de radio y TV de Argentina y México.

En el 2012 comienza un camino que le permite llegar, con el tercer viaje de Colón, al tercer Episodio, donde se convoca a 103 comunicadores de 13 países, emitiéndose en simultáneo, el 12 de Octubre de ese año, en 600 emisoras.

Y para concluir con el último viaje de Colón, comienza a investigar durante más de dos años y medio, relacionándose con 27 historiadores de Latinoamérica y Europa, logrando desarrollar el Episodio IV, pero, en medio de esto, pierde al actor principal, Juan Carlos PISANO, quien fallece en plena confección del guión. Alfredo, negándose a buscar un reemplazo para su amigo, reescribe más de 30 capítulos, donde Juan Carlos reaparece y permanece en este último viaje, gracias a los audios de episodios anteriores.

El radioteatro “El viaje que cambió al mundo” tiene como singular característica la de ser producido a través de una participación “virtual”, no presencial, de comunicadores de habla hispana, especializados en diversos rubros y estilos, provenientes de más de 24 países de las tres Américas y Europa, (España, Francia incluyendo los Países Bajos) e integrando a 268 participantes, en este Episodio IV, lo cual, implica un proyecto generador de vínculos unificadores, que surge del aprovechamiento de las nuevas tecnologías de la comunicación social.

Este proyecto radiofónico lo impulsó a viajar al PERÚ,  invitado por  la  Universidad César Vallejo de Trujillo, en mayo de 2015, para participar en el Ciclo de Conferencias Rumbo al Bicentenario de la República, precisamente con la conferencia magistral “LOS COMUNICADORES COMO NARRADORES DE LA HISTORIA”, logrando transmitir a los jóvenes ese entusiasmo de “hacer bien las cosas”, de “nunca rendirse a pesar de los obstáculos” y siempre “hacer las cosas con mucha pasión”, porque es así cómo se logran grandes resultados.

En síntesis:

En el ámbito religioso:

Alfredo es católico apostólico romano, a lo largo de los años se ha formado pastoralmente en diferentes temas relacionado con la Fe, la Doctrina, el Magisterio de la Iglesia y eso lo ha volcado a través de los medios desde el año 1989.

En el año 1991, fue dirigente de un Grupo de Oración donde 20 hombres rezaban el Rosario los domingos al mediodía, recogiendo muchos frutos y gracias por medio de esta Oración Mariana por excelencia. Sigue siendo en la actualidad, miembro auxiliar de la Legión de María del “PRESIDIUM María Auxiliadora” (Decanato Los Polvorines, Obispado de San Miguel, Provincia de Buenos Aires).

Alfredo reconoce no tener ningún “patrono” en particular (santo o santa), aunque sí, una fuerte devoción hacia el Inmaculado Corazón de María.

En el ámbito social:

Alfredo, por tradición familiar, es del Club Boca Juniors (Bostero), reconoce no mirar fútbol porque lo aburre y no lo apasiona.

No se deja llevar por las modas actuales de ninguna índole.

A la hora de leer un libro, le gusta la lectura selecta y no lee autores que se ponen de moda y que son, para su opinión, “muy superfluos”, sino que elige el libro que tenga la información que él necesite, en ese momento.

Es apasionado de la música clásica, del jazz, del blues, y en el campo del rock es fanático del grupo británico Electric Light Orchestra, especialmente por ser expresión del “rock sinfónico”.

Se define un apasionado del cine y de ver películas en DVD, en particular, con la temática de ciencia-ficción, bélicas, policiales, de suspenso, terror, algunas de humor y de animación.

A la hora de compartir una cena con su esposa o amigos le gusta disfrutar de un buen vino tinto (un Malbec, un Tempranillo, o un Zhira).

Registra todo lo que realiza fotográficamente, para dejar asentado que es posible hacer proyectos, la mayoría de las veces, sin dinero.

Le gusta mirar fotografías y recordar las décadas de los 80´ y de los 90´.

Es de carácter fuerte, pero tiene buen humor, y cuando no sabe o no conoce un tema, prefiere callar antes que opinar.

3 comentarios:

Araceli Emilce Colonel dijo...

Alfredo: me gustaria que algun dia uses las distintas voces latinoamericanas o hispanoamericanas que contactacte en el viaje que cambio al mundo y hacer un archivo en español del evangelio del dia los 365 dias, en los Ciclos A,B y C
Seria un archivo permanente para todas las radios que quieran pasar la palabra de Dios del Dia.
Lo bueno es que participarian todos los paises con distintas voces y tonos.
Es un viejo sueño
espero que te guste la idea
Araceli

ANUNCIAR dijo...

GRACIAS EMILCE POR LA SUGERENCIA, ME PARECE UNA MUY BUENA IDEA. NOS ESCUCHAS? ASI HACEMOS MENCION EN EL PROXIMO PROGRAMA DE ESTA SEMANA. SALUDOS
ALFREDO

JORGE FRANCISCO MUÑOZ SOMARRIBAS dijo...

Hola amigos. Les saludo desde San José de Costa Rica. Soy voluntario y colaboro en la coordinación del Elenco de Costa Rica. Participante del Cuarto Epísodio del radio teatro internacional "El Viaje Que Cambió Al Mundo". Es para mi, un privilegio participar en este magno evento, que rompe cánones en el éter radiofónico mundial. Convocados a estas alturas 269 comunicadores, con diferentes estilos de vida, formas de pensar y profesiones y oficios, es maravilloso. Un regalo del Cielo. Conocer poco a poco quién es, Alfredo Adrián Musante, ha sido todo una aventura en la que se descubre que su vida es una caja de sorpresas. He aprendido a entender a Alfred, como ustedes le dicen. He descubierto a un hombre noble, con el que tengo mucha afinidad. Es de esos grandes hombres que ha aprendido a ser un gran líder. Él te genera confianza y te deja proyectarte. Con él se trabaja en absoluta libertad. La presión viene por los compromisos adquiridos, mas no, nunca, por los caprichos de él. Es un hombre genial y poco a poco he ido descubriendo por qué se le atribuye ese denominador linguistico de "El Fenómeno Musante". Es que si lo es. Y permítanme terminar con una picardía dedicada a ese hombre en el que encontré a un gran amigo. "ALFREDO, SOS UN FENÓMENO CHE, SOS UN FENÓMENO, SOS GRANDE PIBE, TE QUIERO MONTONES". JIJIJIJIJI, que viva la alegría y la amistad. Bendiciones para todos.