miércoles, 24 de marzo de 2010

Arcángel Gabriel

El arcángel Gabriel significa: (en hebreo) la fuerza de Dios de gabar (fuerza) y El (Dios), es uno de los tres arcángeles principales dentro de las religiones judía, cristiana e islámica. Las Iglesias Católica, Ortodoxa y algunas protestantes, junto con el Islam, lo consideran arcángel por ser junto con Miguel y Rafael, los únicos ángeles con nombre, y encargados de llevar misiones importantes.

En la tradición Bíblica, es a veces considerado como el ángel de la muerte o uno de los mensajeros de Dios. En el Islam, a Gabriel se le considera también como uno de los principales mensajeros de Dios, pues es él quien reveló a Mahoma el Corán, pero difiere de títulos que se le otorgan en otras religiones (por ejemplo, el ángel de la muerte en el Islam es Azrael y no Gabriel).

Su representación más común es la de la Anunciación; o en el caso musulmán, la de la revelación a Mahoma, aunque también ha sido retratado llevando un mensaje escrito en la mano. Además es él quien vigila la entrada del Edén, para evitar que entren los descendientes de Adán y Eva, aunque hay algunos que afirman que quien vigila es el Arcángel Miguel.

JudaísmoEl nombre de Gabriel aparece por primera vez en el Libro de Daniel. La historia se sitúa en la cautividad de Babilonia: el líder de los Judíos, Daniel, reflexiona sobre el significado de varias visiones que ha experimentado en el exilio, cuando Gabriel se le aparece con un mensaje sobre el "Fin de los Días".

“Mientras yo, Daniel, miraba la visión y trataba de comprender, vi que estaba de pie frente a mí alguien con aspecto de hombre.
Y oí una voz de hombre en medio del río Ulai, que gritaba, diciendo: "Gabriel, explícale la aparición a este hombre".
El llegó hasta donde yo estaba, y cuando llegó, sentí un gran temor y caí sobre mi rostro. El me dijo: "Entiende, hijo de hombre, que la visión se refiere al tiempo del Fin".
(Daniel 8:15-17)


TalmudEn el Talmud, Gabriel aparece como el destructor de las huestes de Senaquerib en Sanhedrín 95b, "armado con una afilada guadaña que existe desde la Creación". El arcángel Gabriel fue el que mostró a José el camino, el que previno a la reina Vasti de aparecer desnuda frente al Rey Ahasuerus y sus invitados, y fue uno de lo ángeles que enterró a Moisés. En el Talmud Yoma 77a, sin embargo, está escrito que Gabriel cayó una vez en la desgracia "por no obedecer una orden de forma exacta, me mantuvieron por un tiempo fuera de la Corte celestial". Durante este periodo de 21 días, el ángel guardián de Persia, Dobiel, le remplazó en sus funciones.

Gabriel es el único ángel que hablaba Sirio y Caldeo, es también, según el Judaísmo, la voz que le dijo a Noé que salvase a dos animales de cada especie en su arca antes de la gran inundación; la voz invisible que dijo a Abraham que no era necesario que sacrificase a su hijo Isaac; la fuerza invisible que luchó con Jacob, y la voz de la zarza ardiente.

CristianismoEn el Evangelio de Lucas, Gabriel revela a los judíos, fariseos y al sacerdote Zacarías que Juan el Bautista nacerá de la esposa de Zacarías, Santa Isabel (Lucas 1:5-20) y visita a la prima de Isabel, María, anunciándole que ella dará a luz a un niño al que pondrá de nombre Jesús. Esta visita de Gabriel a María es frecuentemente llamada "La Anunciación" (Lucas 1:26-38), un evento que es celebrado el 25 de marzo en algunas iglesias Cristianas. También es conmemorado como el "Primer Misterio gozoso" del Rosario.

Según la antigua leyenda, él es además el ángel de la unificación que revela a Juan el libro del Apocalipsis. Gabriel sopla el cuerno que anuncia el Día del Juicio. Se ha pensado a Gabriel como un ser femenino, pero la tradición Católica generalmente lo representa de modo masculino. De hecho, en el sentido más estricto los ángeles carecen de sexo.

Se enseña además en la Iglesia que Gabriel es el ángel enviado al profeta Daniel (véase Daniel 8:16; 9:21), al sacerdote Zacarías, padre de Juan el Bautista (véase Lucas 1:11–19; y Doctrina y Convenios 27:7), a María, madre de Jesús (véase Lucas 1:26–38).

IslamLa tradición islámica coloca al ángel Gabriel, en un puesto privilegiado, ya que fue el medio a través del cual Dios designó a Mahoma como su profeta para que revelase el Corán. Gabriel genera tanto respeto a los Musulmanes como todos los profetas, y al decir su nombre o referirse a él los musulmanes repiten: "la paz sea con él". La tarea principal de Gabriel fue la de llevar los mensajes de Dios a Sus mensajeros.

Los musulmanes creen que Gabriel acompañó a Mahoma en su ascensión al cielo, donde se dice que Mahoma previamente estuvo con los mensajeros de Dios, y fue informado sobre la oración Islámica (Bukhari 1:8:345). Los musulmanes además piensan que Gabriel desciende a la Tierra en la noche del Laylat al-Qadr ("La Noche del Destino"), una noche en los últimos diez días del sagrado mes del Ramadán en el calendario islámico.

Angeología y ocultismo
Gabriel es a veces asociado al color Azul, a la dirección Oeste, o al elemento Agua; su caballo se llama Haizum. Gabriel es definido de muchas formas, entre ellas como el ángel de la anunciación, resurrección, misericordia, venganza, muerte y revelación. Además, el arcángel ha sido identificado por distintas fuentes como uno de "los Siete Arcángeles que se encuentran en la presencia de Dios"; también es llamado príncipe jefe de los ángeles, virtuoso, poderoso, arcángel y se le atribuyen órdenes celestiales.

El gobernador de la Luna y del Lunes también es un título que se le atribuye a Gabriel; también se le considera el gobernante del Shamayim, el Primer Cielo. En la tradición del Qabalah Hermetica, Gabriel es uno de los cuatro arcángeles invocados durante el Menor, Mayor y los rituales del Supremo Pentagrama. Él aparece en la dirección del punto cardinal Oeste y es el Ángel cuya materia es el Agua. En el zodiaco está asociado con Cáncer.

0 comentarios: