martes, 22 de junio de 2010

Conociendo la Iglesia de Sudáfrica: Nigeria



22.06.2010 - Conociendo la Iglesia en Sudáfrica: Nigeria





Entre los países elegidos para desarrollar dentro de este segmento, queremos comenzar con la República Federal de Nigeria, que está situada en el oeste de África en el Golfo de Guinea y tiene una superficie total de 923.768 km², lo cual lo convierte en el trigésimo segundo país más grande del mundo (después de Tanzania). En los siglos XVII y XIX, los comerciantes europeos establecieron puertos costeros para el tráfico de personas esclavizadas destinados al continente americano. El comercio de mercancías reemplazó a la trata de esclavos en el siglo XIX.

La Compañía Real de Níger fue establecida por el gobierno británico en 1886. Nigeria se convirtió en un protectorado británico en 1901, y colonia en 1914. En respuesta al crecimiento del nacionalismo nigeriano después de la Segunda Guerra Mundial, los británicos reemplazaron la colonia por una especie de autonomía bajo base federal. Le fue concedida la independencia total en 1960, como una federación de tres regiones, cada una reteniendo un sustancial grado de autonomía.

Desde que en los años 60 fue descubierto petróleo, la economía nigeriana pasó de ser agrícola y de pastoreo, a industrial. Con 15.600 millones de barriles en reservas de crudo y más de 3 millones de m/3 de gas natural, es uno de los países africanos que más se han desarrollado.

Es el país más poblado de África y cuenta con aproximadamente un quinto de la población del continente. Aunque menos del 25% de los nigerianos viven en asentamientos urbanos, al menos existen 24 ciudades con población mayor a 100.000 habitantes. La variedad de costumbres, idiomas y tradiciones dadas por los 250 grupos étnicos que coexisten en Nigeria le dan al país una gran diversidad.

Aunque cuenta con una cifra de emigrantes relativamente baja, miles de personas dejan el país cada año, teniendo como destino principal la Unión Europea. Puede estimarse que un 46% de la población sigue aún con sus religiones ancestrales paganas. Pero esta proporción es muy débil en el Norte, donde apenas llegan a un tercio. El islamismo es la religión de un 44% de la población, desigualmente repartida: mayoría en el Norte, y grupos minoritarios en el Este y en el Oeste. Los cristianos, católicos y protestantes, son aproximadamente un 9%.

De 1838 a 1840 entraron en territorio nigeriano unos cuantos cristianos esclavos libertados, procedentes de Sierra Leona. Para atenderlos enviaron a algunos de sus misioneros, en 1842, la SOCIEDAD MISIONERA WESLEYANA (metodista), y la CHURCH MISSIONARY SOCIETY (anglicana).

En 1850 llegaban los primeros baptistas americanos, aunque fueron expulsados en 1867, sin poder regresar hasta 1880. Desde 1843 actuaba en Calabar la SOCIEDAD MISIONERA DE ESCOCIA (presbiteriana). Pero la actividad misionera protestante se intensifica desde principios del s. XX, tanto por los misioneros extranjeros como por los nativos.

Desde 1925 trabajan entre los musulmanes del Norte la Sudan UNITED MISSION, la Sudan INTERIOR MISSION, y los CUÁQUEROS. Actualmente, los grupos principales son los anglicanos de la provincia de África Occidental, con siete diócesis y 430.000 miembros; los presbiterianos con 90.000; la Convención Baptista nigeriana con 75.000; la Metodista con 130.000; la QUA IBOE MISSION con 90.000; las comunidades evangélicas de África Occidental y Sudán con 50.000; la Misión Unida del Sudán y la Luterana de Cristo con 60.000; y la comunidad apostólica (independiente) con 50.000.

El catolicismo en cambio, había entrado ya a fines del siglo XV, pues en 1491 fue bautizado por misioneros portugueses el rey de Benin, y en 1646 los capuchinos intentaron sin resultado fundar una misión. Hasta que en el 1861 se inician las nuevas misiones con los misioneros de Lyon, y poco después, llegarían los agustinos, dominicos, entre tantas congregaciones con espíritu de misión.

En 1868, fundaban los Padres Blancos de Dahomey una Misión en Lagos, junto a la costa. De toda la región interior se conocía muy poco. Los principios fueron difíciles y arduos, y los misioneros tenían que limitarse a abrir algunos orfelinatos para recoger allí a niños comprados en los mercados de esclavos. Por otro lado, los musulmanes se mostraban implacables contra ellos, hasta tal punto que se vieron forzados a abandonar provisionalmente la misión; y en 1888, dejando LOKOJA, bajaron hasta ASABA, en la ribera derecha del Níger.

Por otro lado, trabajaban también los Padres del Espíritu Santo, que conservan aún hoy cinco territorios de los 23 que constituyen la Iglesia nigeriana: el principal y central es el de ONITSHA, hoy archidiócesis, que provenía de la antigua N. Meridional de 1920, y de la antigua N. Inferior de 1889. Como el territorio comprendido a la derecha del Níger se había encomendado a los Misioneros de Lyon, el de la izquierda se confió a los Padres del Espíritu Santo con todo el valle, además del BENUÉ. Para atender la nueva Misión, que en un principio comenzó siendo dependiente del vicariato de las Dos Guineas, fueron destinados nuevos misioneros.

Establecieron su base en ONITSHA, donde compraron terrenos en 1886 para edificar iglesia y casa. Era entonces ONITSHA una ciudad de unos 20.000 hab., asentada en la ribera izquierda del río, a unos 400 Km. del litoral, y a medio camino de la confluencia con el BENUÉ. Los habitantes de la región pertenecían a diversas tribus: IBOS, IGARAS, HAUSAS, MALINKÉS, en continuas luchas internas entre sí, aunque se consideraban como hermanos de raza. Sus lacras principales eran la antropofagia, la esclavitud, la hechicería y el infanticidio. En ese mismo año de 1889 se desmembró la misión del vicariato de las Dos Guineas, constituida en prefectura apostólica propia, y que dio origen a las actuales provincias eclesiásticas de KADUNA.

0 comentarios: