viernes, 4 de junio de 2010

La fiebre del Mundial de Sudáfrica 2010 también llega al Vaticano

Buenos Aires, 04-06-10. (H2O News).- Con el inicio de la Copa Mundial en Sudáfrica en algunos días, la fiebre del fútbol se siente en el aire, incluso en el Vaticano. Más allá de un titulo entrador y con ago de broma, hay que reconocer que la Santa Sede ha sido siempre un fan del deporte y que no sólo anima sino que también juega.

A pesar de muchos males que afectan los deportes mundiales hoy en día, la Iglesia cree que el atletismo puede enseñar a las personas importantes virtudes, promover la paz y la solidaridad de todo el mundo. En un esfuerzo por apoyar hoy a los atletas, fans y un juego más ético, el Vaticano estableció una Iglesia y una oficina de deporte en 2004.

Esta fue fundada por Juan Pablo II, uno de los Papas más atléticos que se recuerda: amaba el esquí, la natación, el senderismo y el fútbol. También otros papas amaron el deporte. El Papa Pío XI fue un alpinista. Fue el primero en llegar a la cumbre más alta de Suiza desde la ladera oriental, y también subió al Matterhorn y al Monte Blanco, que incluso tiene un sendero que lleva su nombre. El Papa Pío XII era un apasionado de los deportes y dejó que la plaza de San Pedro se convierta en una cancha de basquet para un juego histórico en 1955. El Beato Papa Juan XXIII era un fan de la bicicleta al igual que el Papa Pablo VI. El Papa Pablo VI flameó la bandera de partida de la primera etapa del primer Giro de Italia en 1974 dentro del Vaticano.

El primer partido de fútbol que se jugó en el Vaticano fue en un patio debajo de los apartamentos del Papa en 1521. El Papa León X vio el partido desde su ventana. Pero el primer funcionario del Vaticano organizó partidos internos de fútbol que comenzaron en 1947. Actualmente los equipos del Vaticano incluyen monseñores de la Secretaría de Estado y otras oficinas del Vaticano, así como la Guardia Suiza, empleados de Radio Vaticano, la oficina de correos, el periódico del Vaticano, los museos y la biblioteca. Incluso el coro de la Capilla Sixtina tiene un equipo. Todos ellos luchan hasta el final cada año por la Copa del Vaticano y la Supercopa.

Pero no es sólo el deporte amateur lo que llama la atención del Vaticano. El Cardenal Tarcisio Bertone, secretario de Estado Vaticano, es un gran seguidor del equipo Juventus de Turín. Cuando era arzobispo de Génova hacía comentarios en la radio para los juegos de primera división de fútbol italiano. Hace algunos años bromeó diciendo que el Vaticano debería formar su propio equipo para la liga italiana. Más tarde aclaró que bromeaba, pero seriamente sugirió a la asociación nacional católica deportiva la creación de un torneo de fútbol con seminaristas que estudiaban en Roma; y debido a esta iniciativa nació la Clericus Cup. El torneo atrae a casi 400 jugadores cada año. La cuarta edición acaba de concluir y los seminaristas del Camino Neocatecumenal acaban de ganar su tercera copa. Los seminaristas del Colegio Norteamericano quedaron en segundo lugar, perdiendo sólo por un punto.

Radio Vaticana tiene un programa deportivo en vivo de 4 horas cada lunes. Los invitados: cardenales, entrenadores y expertos laicos, analizan los eventos deportivos del fin de semana. El cardenal portugués Saraiva Martins es un invitado frecuente, y apoya al rival de la Roma, el Lazio. Cuando era aún el prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, otro cardenal bromeó diciendo que quizá existen muchos hombres y mujeres santos en el cielo que interceden por el Lazio. Pero no este año. Ya que Roma venció al Lazio 2-1.

Fuente:
http://www.anunciarinforma.com.ar/

0 comentarios: