miércoles, 28 de julio de 2010

En el año del Bicentenario, peligra la llama eterna del mausoleo de Belgrano

Un sacerdote dominico denunció que cortaron el suministro de gas que la mantenía encendida; la empresa asegura que la instalación no cumple las normas

Martes 27 de julio de 2010
Por Silvana Santiago
De la redacción de lanacion.com

No hay manual de historia argentina que no haya contado que en 1820 Manuel Belgrano murió en la absoluta pobreza y que su fallecimiento pasó casi desapercibido. Dos siglos después y como si se tratara de un eco de ese antecedente, un sacerdote dominico denunció que la figura del prócer se encuentra nuevamente amenazada por el olvido y que su integridad está desprotegida.

En el mausoleo en donde descansan sus restos, en el centro del atrio de la Iglesia de Santo Domingo, la llama votiva (que se mantenía encendida en su honor y recuerdo) fue apagada. "Le cortaron a Belgrano el gas en el año del Bicentenario", declaró con enojo a lanacion.com fray José María Cabrera, mientras señalaba al símbolo apagado, ubicado en el templo de la avenida que lleva el nombre del creador de la bandera, casi en la esquina de la calle Defensa.

El sacerdote contó que todo comenzó con el robo del medidor instalado en el exterior del edificio histórico y que él, ante la proximidad de los festejos por el cumpleaños de la Patria, llamó a Metrogas: "Vinieron, pusieron el medidor y el 25 de mayo la llama estuvo encendida. Pero a los cuatro días, regresaron, y se lo volvieron a llevar porque dijeron que la instalación no figuraba en sus registros. Y si no hay medidor, no hay llama".

La orden de los dominicos siempre estuvo asociada a la historia de Belgrano. En la escuela contigüa a la Iglesia de la que ahora es superior Cabrera el prócer cursó sus primeros estudios. Allí también ofrendó las banderas tomadas a los Realistas al vencer en la batalla de Tucumán y en el atrio fue sepultado al fallecer.

El sacerdote dominico relató que, si bien el Gobierno está llevando adelante un proceso de restauración de la fachada del edificio y que se prevé un proceso posterior similar para el mausoleo, no tuvo éxito con sus gestiones en la concesionaria del servicio de gas y tampoco, con las que llevó adelante ante las autoridades para lograr una custodia de las reliquias históricas que alberga el lugar.

"De lo que yo me estoy quejando es que este monumento nacional, que alberga este patrimonio que son las banderas que ofrendó Belgrano, por un lado y que dio Liniers, por el otro, tiene una gran falta de seguridad", explicó.

"Nosotros somos objeto de constantes robos. Se han llevado los candelabros de los altares, un silicio que pertenecía a un fraile que fue uno uno de los maestros de Belgrano en la primaria, la lámpara de plata del sagrario? Esas son cosas del culto, en fin. Pero si nos roban las banderas o le pasa algo al mausoleo, que es un patrimonio de todo el país, sería algo tremendo", explicó.

Por último, señaló que en el mástil que escolta el mausoleo no hay bandera alguna, ni nadie encargado de izarla o arriarla. "Es una vergüenza que le apaguen el gas a Belgrano y peor aún es que el creador de la bandera no tenga una en el año del bicentenario. Para completar, hace pocos días utilizaron el mástil para tender un cable de una instalación de teléfono. Estamos muy preocupados, los argentinos no tenemos próceres más grandes que Belgrano o San Martín", concluyó.

0 comentarios: