miércoles, 14 de diciembre de 2011

¿Qué es el Vudú?


El vudú es una religión que se originó a partir de las creencias que poseían los pueblos que fueron trasladados como esclavos desde el África Occidental, del contacto de estas creencias con el catolicismo, propia de los esclavistas y es posible que esté influido parcialmente por supervivencias del politeísmo céltico. Se trata de una variante teísta de un sistema animista, provisto de un fuerte componente mágico. Por su vinculación directa con la cosmología y los sistemas de creencias neolíticos, su estudio resulta de gran interés en el campo de la paleoantropología. El vudú se cuenta entre las religiones más antiguas del mundo, entre el politeísmo y el monoteísmo.

El tráfico de esclavos hacia América produjo un fuerte fenómeno de sincretismo entre esta compleja y bien esquematizada religión y las creencias cristianas de los esclavistas, así como con las religiones nativas de los lugares adonde se transportó a los esclavos. De aquí surgiría el vudú haitiano y un gran número de derivativos: la Regla de Ocha o Santería en Cuba, la Santería en República Dominicana, el Candomblé, la Umbanda y Kimbanda en Brasil, así como las manifestaciones africanistas en Puerto Rico y los demás países del área del Caribe, etcétera. Algunos de estos derivativos han llegado a Europa en décadas recientes, sobre todo de la mano de emigrantes retornados.

El vudú en América

Es un nítido ejemplo de evolución sincrética entre esta religiosidad teísta-animista, las creencias cristianas de los esclavistas y religiones locales de pueblos como los Taínos, que se inició cuando muchos africanos del Golfo de Guinea fueron utilizados como esclavos en Haití y otros lugares del Caribe. El vudú también se encuentra muy extendido en regiones tradicionalmente esclavistas de Estados Unidos hasta la abolición, especialmente en Nueva Orléans.

En Haití es notable la utilización como religión oficial de Haití por parte del gobierno de los Duvalier para reforzar poder de su gobierno, dada la popularidad de esta creencia e incluso su importancia en la historia del país, en tanto que se suele considerar como uno de los antecedentes de la Revolución Haitiana.

En sus principios careció de un clero y de ritos regulares establecidos, debido a que fue una religión perseguida por sus propietarios esclavistas, que los obligaban a convertirse al cristianismo.

Del vudú americano se derivan otras religiones como la santería, muy extendida en Cuba de naturaleza aún más mistificada por las corrientes cristianas, o la Umbanda Brasil. La santería —una de las máximas expresiones sincréticas del mundo— usa símbolos y santos cristianos, que dan imagen y representan loas y ritos anteriores, similares a los del vudú. Lo mismo sucede en la República Dominicana donde la Santería toma las figuras del cristianismo para representar sus loas.

El vudú ha sido un fuerte referente para la cultura popular, debido a la atribuida capacidad de los bokor para resucitar a los muertos y hacerlos trabajar en su provecho (zombis), así como la de provocar la muerte a voluntad. De igual interés popular han resultado otros elementos folclóricos como los muñecos de vudú, que son una especie de pequeños fetiches con forma humanoide fabricados con diversos materiales, los cuales se cree que están vinculados al espíritu de una determinada persona. Es frecuente encontrar referencias en la literatura o en el cine en el que estos fetiches se usan en rituales de magia negra, en los cuales se clavan agujas al muñeco en algún lugar del cuerpo o se le aplica algún tipo de martirio, y así la persona vinculada sufrirá algún mal o una maldición. Existe una amplia literatura y filmografía al respecto, que frecuentemente tiende a deformar y demonizar este conjunto de prácticas religiosas.

La palabra vudú se deletrea de varias formas vodun, vaudin, voudoun, vodou, y vaudoux. Es una antigua religión practicada por 80 millones de personas a través del mundo y sigue en crecimiento. Con la innumerable cantidad de deidades del vudú, posesiones demoníacas, sacrificios de animales (sacrificios humanos en el Petro – una forma de magia negra en el vudú); los practicantes del vudú no entienden por qué su religión puede ser tan malinterpretada.

Los rituales del vudú son elaborados, empapados en lenguajes secretos, bailes durante posesiones demoníacas, y dietas especiales para los sacerdotes y sacerdotisas del vudú. Se cree que los muertos ancestrales andan entre los vivos durante sus bailes encapuchados y que tocar a la persona que está bailando durante el trance puede ser tan peligroso que provoque la muerte del ofensor.

Existe la compra venta de talismanes usados como fetiches. Estos pueden ser estatuas representando a los dioses del vudú, cabezas de animales disecadas y otras partes corporales. Se venden como medicina y también por los poderes espirituales que se cree que poseen. Los participantes del lado oscuro del vudú lo usan para invocar espíritus malignos y enviar hechizos a sus adversarios.

Tanto mujeres como hombres pueden ser sacerdotes de vudú. Existen etapas de iniciación para entrar en los deberes sacerdotales. Sus funciones principales son: sanidades, rituales, ceremonias religiosas para invocar o pacificar espíritus, llevar a cabo iniciaciones para los nuevos sacerdotes y sacerdotisas, leer la fortuna, leer sueños, enviar hechizos, invocar protección y crear pociones con varios propósitos. Estas pociones tienen variados propósitos desde hechizos de amor hasta hechizos de muerte; todo por un jugoso precio, por supuesto.

Existen artículos claves en los rituales del vudú. El área de influencia geográfica del sacerdote se conoce como la parroquia. Una variedad de artículos eclécticos cubren el altar en el templo o “hounfort”; el peristilo es un lugar abierto techado donde las ceremonias del vudú se llevan a cabo. Los artículos en el altar pueden ser usados en rituales que incluyen objetos que tienen significado simbólico: velas, alimentos, dinero, amuletos, collares rituales, maracas ceremoniales, fotos o láminas de santos católicos, botellas de ron, campanas, banderas, tambores, piedras sagradas y cuchillos.

Las creencias del vudú reconocen la existencia de un Ser Supremo quién creó el universo pero que está demasiado lejos para tener una relación personal con sus adoradores. Por lo tanto, los seguidores de esta secta siguen al “loa” o deidades menores para obtener guía para sus vidas. El loa son los espíritus de los ancestros, animales, fuerzas naturales y espíritus del bien y del mal.

Cuando comparamos el cristianismo y el vudú, la diferencia más aparente es que los cristianos no tienen que llevar a cabo rituales elaborados para apaciguar a Dios. Los cristianos creen que Dios, en Su misericordia, envió a Su Hijo Jesús para llevar a efecto cualquier sacrificio necesario para aplastar el mal y levantar la bondad de Dios. Aquellos que adoran a Dios tienen una relación cercana con Él. El es más cercano a nosotros que un hermano.

Dios nos dice a través de su Palabra que evitemos las adivinaciones, la lectura de la fortuna, y la hechicería (1 Samuel 15:22; 2 Crónicas 33:6, 2 Reyes 9:22; Miqueas 5:12; Nahúm 3:4; Gálatas 5:19-21). Esto es para protegernos del padre de las mentiras, el diablo, (Juan 8:44). Cristo ya pagó el precio que le dio la victoria sobre la muerte y los malos espíritus. Los seguidores del vudú deben invocar hechizos para apaciguar espíritus enojados. Los cristianos sólo tienen que susurrar el nombre de Jesús (1 Corintios 15:54-57; 1 Juan 5:4-5).

El hombre: un mal administrador de la creación

En algunas escenas culturales y científicas europeas va extendiéndose cada vez más la conciencia de que la crisis ecológica y la crisis de la sociedad pueden ser atajadas únicamente desde la intervención de una ética que sea capaz de dialogar e incluso de controlar, en algunos casos con la expresión de la ley, los programas económicos y científicos con el fin de humanizar la población.

La ecología, entendida no sólo como ciencia sino también como resultado de la acción del hombre, pasa hoy por momentos de crisis. Las relaciones del hombre de hoy han llegado a interplanetarizarse de manera que han de ser estudiadas desde el ámbito de la globalización. El hombre vive con la conciencia de ser “habitante” de una “aldea global”, donde los medios de comunicación son el “areópago moderno”, que en un instante nos posibilitan la relación con los más lejanos y el conocimiento de lo trascendente, aunque con el peligro de parcializarlo.

El reconocimiento de la sociedad ideal como aquella que no favorece el consumismo de los recursos no-renovables. Es importante situar el comportamiento humano frente a las cosas, a los animales y a la naturaleza. El hombre obra bien si lo hace según su propio ser, su propia naturaleza y desde su puesto como ser inteligente y libre.

El hombre además es un ser-con-las-cosas y con-los-vivientes. Se define como ser respecto a la naturaleza, con ella y para ella. Es un ser con-los-demás. El hombre es un ser diverso, es una persona, es superior a los animales y a las cosas ya que puede perfeccionar, destruir y fabricar otras realidades. Siendo él mismo, sólo lo podrá hacer en el ámbito de un desarrollo armónico de todo el hombre y de todos los hombres. El hombre sabe lo que es por la razón y la conciencia.

Las referencias a la creación del mundo y del hombre por la acción divina aparecen sobre todo en el primer capítulo del Génesis (Gen. 1, 1-31). Ante las obras nacidas de la voluntad creadora, Dios se siente complacido y expresa su satisfacción seis veces, pues ve que son buenas y conformes a su designio. Dios pone fin a su trabajo creador con su descanso del séptimo día, el cual no significa que Dios haya entrado en un estado de quietud pasiva, desinteresado de la suerte de nuestro mundo, sino más bien indica su señorío sobre las cosas y sobre el tiempo.

A la luz del relato del Génesis aparece claro que el trabajo es anterior al pecado. Ya antes de la caída, Adán y Eva habían recibido el mandato de trabajar y de cuidar del Edén y de no haber existido aquella caída, sus descendientes habrían tenido que trabajar como ellos. Pero este trabajo habría sido muy distinto del actual. El libro del Génesis, por otra parte, nos enseña que la penosidad del trabajo, lo mismo que el sufrimiento, tiene su raíz teológica y antropológica en el misterio del pecado (Gn.3, 17-19). Entre el trabajo de antes del pecado original y el del después hay una gran diferencia: el trabajo de antes no era penoso, sino agradable; el de después se convierte en una cruz que el hombre tiene que llevar.

El trabajo de Jesús era divino y humano a la vez. Desde un ángulo teológico, tenía un valor infinito. Nos redimió tanto cuando trabajaba de carpintero como cuando derramaba su sangre en la Cruz. El trabajo que encallecía sus manos y cubría de sudor su frente era instrumento de nuestra salvación.

El hombre recibió el encargo de "dominar la tierra". Es preciso "despenalizar" el trabajo. Este no es considerado en la Sagrada Escritura como castigo del pecado. Antes de la narración del pecado, los primeros Padres trabajaban y recibían el encargo de multiplicarse y extenderse por la tierra.

El problema afecta al mundo del trabajo. Hoy vivimos preocupados por la productividad pero también por el desarrollo integral y por el descanso. Tenemos presente aquella enseñanza del Concilio que “la finalidad fundamental de la producción no es el mero crecimiento de los productos, ni el beneficio, ni el poder, sino el servicio del hombre, del hombre integral. Teniendo en cuenta sus necesidades materiales y las exigencias intelectuales, morales, espirituales y religiosas de todo hombre, decimos de todo grupo de hombres, sin distinción de raza y continente. De esta forma a actividad económica debe ejercerse, siguiendo sus métodos y leyes propias, dentro del ámbito del orden moral, para que se cumplan así los designios de Dios sobre el hombre” (GS 64).

Nos encontramos hoy ante una sociedad industrial que instrumentaliza el sector primario y la misma naturaleza que en el ámbito económico se caracteriza por una agresividad expansiva. La forma como aparecen estos rasgos deja al mundo sin futuro y aumenta el sentimiento de impotencia entre los ciudadanos. Este mundo sin futuro viene dado por la ley de la competencia y de la ley del más fuerte que produce entre otros efectos negativos el paro. Hoy, el mercado tiene visos de globalidad y concentración. De globalidad, porque todo movimiento económico alcanza a toda la humanidad y afecta a la misma naturaleza. De concentración, porque el motor de la globalización está en manos de unos pocos.

Así podemos ir ya sufriendo el agotamiento de las reservas de petróleo; la expansión de la capa de ozono, deteriorada por las emisiones de diversos gases; los océanos se han convertido en unos enormes vertederos, incluso de materiales radiactivos, que habrá que vigilar en los próximos 5.000 años o incluso más; la superficie arbolada disminuye.

En síntesis:
Después de este panorama que he tratado de presentar, aquí es donde yo creo que tenemos que poner nuestro énfasis, en defender el derecho de todos los hombres a vivir dignamente y eso es sólo posible si se produce un cambio de mentalidad que consiga hacer que el hombre piense que es más importante ser que tener, que su felicidad es compartir con todos los recursos de la Tierra, que ésta está amenazada y es necesario quererla y cuidarla y que sólo si el hombre, en compañía de los demás hombres se siente compenetrado con los demás seres de la creación, será posible seguir habitando en un planeta que está al límite de sus recursos.

Para terminar me viene a la memoria la parábola del rico Epulón y Lázaro el mendigo y de lo único que me entran ganas es de pedir perdón a Dios por mi riqueza, por mi abundancia, por mi falta de solidaridad. No puedo por menos pensar que queda mucho camino que recorrer para que sean verdad las palabras de Jesús, “Padre, que sean uno”

Alfredo Musante
Director Responsable
Programa Radial
EL ALFA Y LA OMEGA

miércoles, 7 de diciembre de 2011

Nuestra Señora de Loreto

Esta advocación mariana se originó en una tradición del siglo XIII, que nos cuenta que la Santa Casa donde nació la Virgen María, en donde recibió el Anuncio de la Encarnación del Hijo de Dios y en donde vivió con Jesús y José, fue trasladada en el año 1291 desde Nazaret a Tarseto (en Dalmacia, Croacia), para ser protegida y resguardada de todo peligro, porque Palestina había sido invadida por los Mamelucos.

La tradición cuenta que los ángeles llevaron la Casa cruzando el Mediterráneo y el Mar Adriático y la depositaron en Dalmacia. Los pobladores al verla no se explicaban como había llegado allí, pero supieron que era la Santa Casa cuando la Virgen se apareció a un sacerdote que se encontraba muy enfermo y le contó que esa era la Santa Casa de Nazaret. El sacerdote se sanó inmediatamente y contó la historia a todo el pueblo. Dentro de la Casa había un altar y en él una estatuilla de cedro de la Virgen María, que tenía al Niño Jesús.

Tres años más tarde el 10 de diciembre de 1294, la Santa Casa fue nuevamente trasladada a la ribera opuesta del Adriático, a Italia. Entre un bosque de Laureles, de allí el nombre de Loreto (del latín Lauretum: lugar poblado de laureles). Todos los habitantes del lugar fueron a ver la Casa y se postraron ante la imagen de madera de la Virgen María y el Niño, pero otros llegaban para asaltar a los peregrinos, y por ese motivo tras ocho meses, la Casa dejó el bosque y fue situada por los Ángeles en una colina propiedad de los Condes Stéfano y Simeón Raineldi, pero ellos discutieron sobre quien era el dueño de la casa y nuevamente fue trasladada a un monte de piedras cercano a la vía principal que llevaba a Recanati, en ese lugar a permanecido hasta el presente.

El Santuario de la Virgen de Loreto se levantó en el siglo XIV. En su interior se encuentra la Santa Casa. Desde entonces Loreto se ha convertido en un extraordinario centro de peregrinación. Los muros de la Basílica con los años se fueron llenando de títulos y advocaciones a la Virgen, ellos dieron lugar a las "Letanías Lauretanas", que comenzaron a rezarse por primera vez allí y que fueron aprobadas por el Papa Clemente VIII en 1601.

La imagen de Nuestra Sra. de Loreto, se encuentra en el interior de la Casa, tiene una la túnica tradicional decorativa. El color oscuro de la imagen representa a la estatua original de madera, que con los siglos se oscureció con el hollín de las lámparas del aceite que se usaba en la capilla. En 1921 se destruyó la estatua original en un incendio, y otra similar fue colocada en el lugar.

miércoles, 30 de noviembre de 2011

Porque peregrinamos…

Viajando por las rutas argentinas, uno no puede ser ajeno a la inmensa cantidad de ermitas que recuerdan y veneran a la Virgen María, y que existen en los pueblos más escondidos de nuestro país, aquí en Argentina. ¿Un fenómeno? ¿Una costumbre? ¿Una verdadera creencia? ¿Una idolatría?

Parece que la Virgen, la Madre de Dios, llegó a lugares donde la Iglesia todavía no hizo pie; podemos decir que se adelantó al Evangelio, a la pisada de un obispo o de una congregación. Hay localidades que ni siquiera poseen un importante letrero que los identifique, pero la imagen de la Virgen, la vemos repleta de adornos, luces y flores, y María se adelanta, María siempre recibe, María siempre invita. Ella, allí en su gruta o un pequeño templo hecho con mucho esfuerzo por las personas, respetada en la gran mayoría de los casos.

Llaman la atención de los viajeros aquellos carteles que, seguramente aprobados por un organismo nacional, exhiben un ícono de la Virgen de Lujan y una inscripción que reza “Virgen de Lujan, protégenos”. Como les contaba en diversas rutas, se descubren cientos de mensajes elevados hacia Dios: algunos también en “paragolpes” de camiones, pasacalles y hasta en anuncios publicitarios.

Mucha gente accede a la fe en una situación azarosa, quizás por haber conseguido un favor o por un pequeño milagro logrado con la propia convicción en el poder sobrenatural. La Iglesia mira, muchas veces con asombro, los acontecimientos religiosos, que se producen entre el pueblo creyente, casi sin control, casi espontáneamente. Una aparición por acá, una movida carismática por allá, la reciente y creciente devoción a la “Divina misericordia”, algún cura sanador, la “desata nudos”, “san Expedito”… “san Cayetano” y las que ya llevan varios años: la Virgen de San Nicolás, la del cerrito en Salta…

Hoy que vivimos en tiempos de desmotivación, de debilidad en los sentimientos de pertenencia, de escasa participación, presenciar una convocatoria a María espontánea y masiva, nos sorprende. Al ver a miles de personas unidas con un mismo fin, ojala esto se repita a nivel país: que todos unidos, nos reunamos masivamente, movidos por la Fe de construir un país mejor.

En síntesis: observando al peregrino, uno puede ver mucho más que un visitante. Podemos ver el compartir un mate, una charla, el encuentro verdadero de distintas provincias de aquí del país. Se ve jóvenes peregrinos intercambiando opiniones, cantando, compartiendo una jornada.

Ningún obstáculo es lo suficientemente grande como para impedir la llegada del peregrino a los distintos santuarios marianos. No importan las dolencias, las enfermedades, las distancias, los problemas económicos, todo es vencido por la Fe. Esperar, caminar, mantenerse de pie, soportar climas a veces adversos, recorrer distancias, esforzarse, meditar, son algunas de las tantas acciones del peregrino. Compartir el viaje con otros desde el lugar de origen es sin duda algo enriquecedor.

Son muchas las cosas que se aprenden observando a los peregrinos. Es mucho lo que se aprende observando la vida misma. La vida nos enseña a cada instante si sabemos detenernos a mirar. Del peregrinar y del peregrino, tenemos mucho que aprender.

Alfredo Musante
Director Responsable
Programa radial
EL ALFA Y LA OMEGA

martes, 29 de noviembre de 2011

Tierra de Esperanza

Cercanía y aliento de Benedicto XVI a los pobres, a los enfermos de sida y a todos los olvidados por la sociedad.

¿Por qué un país africano no podría indicar el camino al resto del mundo? Benedicto XVI dejó Benín con una pregunta que no sólo interpela al continente donde ha estado por segunda vez en menos de tres años. Precisando inmediatamente que se trata de un camino para vivir una auténtica fraternidad, fundada sobre la familia y el trabajo. Por lo tanto, también el último de los discursos pronunciados en Benín sirvió al Papa para repetir su fuerte estímulo a África y amonestar a quienes siguen explotándola con formas mal disimuladas de neocolonialismo o acaban por ignorarla, como ha sucedido con los medios de comunicación que han minimizado o descuidado el viaje papal, a pesar de las indicaciones contrarias de sus propios enviados, testigos de su importancia y novedad.

Un acontecimiento que estos medios de comunicación han considerado carente de interés tal vez porque no se habló de preservativos y abusos, que parecen haberse convertido en ingredientes indispensables para que se informe sobre la Iglesia católica. En cambio, la visita de Benedicto XVI a Benín y la Exhortación apostólica Africae munus que firmó en Ouidah ofrecen una contribución importante a la convivencia mundial y un apoyo real al compromiso de la Iglesia católica. La cual ciertamente no es ajena al continente que dio asilo a la Sagrada Familia cuando huía de la persecución y donde el cristianismo tiene raíces antiquísimas.

Como muestra el caso de Etiopía y como el Papa subrayó varias veces, recordando la importancia de la escuela de Alejandría, evocando los antiguos autores cristianos africanos de lengua latina y sobre todo repitiendo una vez más a los periodistas durante el vuelo hacia Cotonú que en el siglo XXI el anuncio del Evangelio en el continente no debe presentarse como un sistema difícil y europeo, sino expresarse en el mensaje universal, al mismo tiempo sencillo y profundo, «de que Dios nos conoce y nos ama, y que la religión concreta suscita la colaboración y la fraternidad».

Este mensaje es el mismo de la Exhortación Africae munus, documento fruto de la colegialidad sinodal donde Benedicto XVI puso a la vez realismo y esperanza. Un binomio que marcó todo el viaje y sobre todo el gran discurso pronunciado en el palacio presidencial de Cotonú, donde el Papa no ocultó los graves problemas del continente —que por desgracia siguen siendo actuales, pero que ciertamente no son exclusivos de África— y sin embargo supo rechazar con energía las visiones negativas, restrictivas e irrespetuosas que se difunden habitualmente. De este modo pudo denunciar escándalos e injusticias, corrupción y violencia, pero sobre todo miró con optimismo al futuro. «La esperanza africana de Benedicto XVI» tituló eficazmente «La Croix» resumiendo así el sentido de todo el viaje.

Y la esperanza del Papa, amigo auténtico de África, quedó bien expresada tanto en el encuentro bullicioso y conmovedor con los niños —que representan el futuro del continente— como en la homilía durante la misa conclusiva, el domingo de Cristo Rey, último del año litúrgico. En la cual recordó, comentando la descripción evangélica del juicio final, que es el Señor del universo y de la historia quien libera a la humanidad del miedo y la introduce en un mundo nuevo de libertad y de felicidad.

Fuente:
L’OSSERVATORE ROMANO
Año XLIII, número 48
Ciudad del Vaticano
27 de noviembre de 2011

miércoles, 16 de noviembre de 2011

¿Reina en el mundo?

Preparando esta editorial y pensando en el tema que gira en torno de ella, no tuve mejor idea que adentrarme a las aguas revoltosas de la Internet y hacer una mirada de algunos periódicos para ver si podemos ver el Reino de Jesús en el mundo actual. Noticias de dolor, drama, muerte, exaltación al dinero, a la belleza mal entendida, al poder desmedido y la lista sigue…

Ante estas noticias que inundan nuestra vida diariamente, muchas personas piensan, ¿donde encontrar el reinado de Cristo en un mundo que no pareciera que no desea su reinado…? en respuesta a esa pregunta, quiero citar un pequeño ejemplo sobre el medio informativo que atrae multitudes: Internet, y esto me recuerda lo que dijera el Papa Juan Pablo II en un extracto del Mensaje para la Jornada Mundial de las Comunicaciones, bajo el lema "Internet: un nuevo foro para la proclamación del Evangelio", del 12 de mayo de 2002, respecto al lugar que Cristo debería tener:

“Internet produce un número incalculable de imágenes que aparecen en millones de pantallas de ordenadores en todo el planeta. En esta galaxia de imágenes y sonidos, ¿aparecerá el rostro de Cristo y se oirá su voz? Porque sólo cuando se vea su rostro y se oiga su voz el mundo conocerá la buena nueva de nuestra redención. Esta es la finalidad de la evangelización. Y esto es lo que convertirá Internet en un espacio auténticamente humano, puesto que si no hay lugar para Cristo, tampoco hay lugar para el hombre”

Jesús mismo dijo que su Reino no era de este mundo, y más de alguna vez también Él habló del “Reino de los cielos” Es evidente que nos gusta adjudicarle el título de “rey”; aunque si lo pensamos detenidamente, es muy inexacto, pero tal vez no encontramos otro más apropiado. Jesús es Rey, pero su reinado no se desenvuelve en este mundo... Él quiere reinar en los corazones, y su única forma de reinar allí es por el AMOR.

Aceptar a Jesucristo como nuestro Rey y Señor, implica corresponderle en la misma medida de amor y seguir sus ejemplos con la misma incondicionalidad con la cual Él nos otorga su vida. Y bien sabemos que Cristo Jesús nunca vendrá a presentarse ante nuestros ojos para que le entreguemos la ofrenda de nuestra dedicación, ternura y cariño. No obstante, Él quiere estar presente en cada prójimo que pasa a nuestro lado por el camino de la vida, y es a ellos a quienes tenemos que darles expresiones concretas de amor que daríamos a nuestro Rey Jesús.

En síntesis: historias de dolor y muerte provocadas, envidias, robos, abusos, mentiras, traiciones, estafas, burlas. Todo esto y mucho más que vemos y constatamos en nuestro entorno, NO es AMOR, no es lo que el Señor quiere, no es lo que nos pide como aporte en la construcción de su Reino.

Ante una cultura hedonista, ambiciosa, ante la ostentación de poder, hoy Jesús nos enseña en qué consiste el auténtico poder. El auténtico reinado, éste debe estar al servicio de los demás, ser rey, no es mandar, es ser servidor de los demás. El discípulo debe ser rey, y lo somos por el bautismo, pero nuestro reinado debe vivirse en la entrega generosa del servicio. Ser rey es ser el primero.

Al comenzar mi comentario, me preguntaba donde encontrar el Reino de Cristo en este mundo, no hay que buscarlo en las noticias o hechos dramáticos de la vida… el Reinado de Cristo lo encontramos y en nosotros mismos: cuando comenzamos a buscar hacer la Voluntad de Dios. Así Cristo es Rey de cada uno de nosotros. Su Reino en medio del mundo depende de nosotros: depende de cuántos vivamos nuestras vidas según la Voluntad de Dios.

El reino que nos anunció el Señor no es de este mundo, el reino de Jesús es un reino, no de muerte y opresión, su reino es vida; un reino de entrega generosa y por amor. El amor nos lleva a la entrega generosa, nos mueve al bien del otro, por eso el reino que nos proclama Jesús no es un reino de privilegios, de poder político, ni de estatus social, no es pasajero, como el de este mundo, la historia no los constata, todo pasa, personas, ideologías, porque el reino que nos da el mundo es efímero; el de Dios es Eterno, es Verdadero, es un reino de JUSTICIA, de AMOR y de PAZ.

Alfredo Musante
Director responsable
EL ALFA Y LA OMEGA

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Pbro. Francis L. Sampson, Capellán


Todo empezó hace casi cincuenta y cinco años cuando un joven y recién ordenado sacerdote, el padre Francis L. Sampson obtuvo permiso de su obispo, para ingresar en el ejército de los Estados Unidos como capellán. Fue en la universidad de Harvard, aunque parezca extraño, donde realmente comenzó su odisea; porque fue allí donde los nuevos capellanes del ejército recibieron su preparación inicial de entrada en la capellanía del ejército de los Estados Unidos durante la mayor parte de la 2º Guerra Mundial. Tras terminar el curso de un mes de duración, el capellán Sampson se hizo voluntario para una misión aérea. Fue una decisión que condicionaría el resto de su vida.

También fue una decisión, tal como escribió él mismo posteriormente, que fue tomada desde el desconocimiento. “Como un entusiasta ejecutivo joven, empezando en una ciudad extraña”, admitió, “estaba dispuesto a unirme a cualquier cosa con base en un puro sentido del deber cívico”. Si hubiera sabido previamente lo que implicaba ser un capellán paracaidista, confesó, habría hecho una elección diferente.

"Francamente, cuando me alisté en los paracaidistas no sabía que los capellanes tendrían que saltar desde un avión en pleno vuelo. Si hubiera sabido esto de antemano, y particularmente si hubiera estado al tanto de las torturas de cuerpo y mente que nos esperaban en Fort Benning para aquellos que pedían las codiciadas alas del paracaidista, estoy seguro de que habría hecho oídos sordos ante el reclamo de capellanes aéreos. Sin embargo, una vez alistado, mi orgullo me impidió retirarme. Además, los paracaidistas son la tropa élite del ejército, y ya había comenzado a disfrutar del prestigio y el glamur que conlleva la pertenencia a tal equipo."

Francis L. Sampson nació el 29 de febrero de 1912, en Cherokee, Iowa. Asistió a la Universidad de Notre Dame, se graduó en 1937 y después se inscribió en el seminario de St. Paul, en Saint Paul, Minnesota. Se ordenó como sacerdote en Des Moines, en la diócesis de Iowa, el 1 de junio de 1941. Tras su ordenación, el padre Sampson sirvió por poco tiempo como sacerdote de parroquia en Neola, Iowa, y también impartió clases en el instituto de Dowling en Des Moines. Ingresó en el ejército a principios de 1942, le nombraron primer teniente y comenzó su carrera en el ejército en Camp Barkley, Texas. Pasó el mes de enero de 1943 en instrucción en la escuela de capellanes. Después se alistó en el 501 regimiento de paracaidistas de la 101 división aérea como capellán del mismo y siguió siéndolo durante el transcurso de toda la guerra.

Fue durante la invasión de Francia, en el verano de 1944, cuando la historia del capellán Sampson comenzó a tomar un cariz de leyenda. Lawrence Critchell, en su libro Four Stars of Hell, le describió como “uno de los oficiales más respetados y queridos en el regimiento”.

Todo empezó el día-D, 6 de junio de 1944. Mientras que los soldados del 501 consideraban a su capellán como una figura tranquila y heroica, el capellán Sampson recordaba que en esos primeros días entre los setos de Normandía, “no había rodillas que temblaran más que las mías ni corazón alguno que latiera más rápido en los momentos de peligro”.

Quién que haya visto la película Rescatando al soldado Ryan (1998) , de Steven Spielberg, no se emocionó con la actuación de Tom Hanks en el papel del capitán John H. Miller, que –tras el desembarco en Normandía– recibe la orden de buscar a un soldado y enviarlo de regreso a los Estados Unidos porque su vida no debía correr riesgo luego de que su madre perdiera en la guerra a sus otros tres hijos. Y que, hacia el final del filme, llega a ofrendar su vida para que el soldado se salve. Pues bien: ahora se sabe que el verdadero salvador de Frederick “Fritz” Niland –la identidad real de Ryan– fue un capellán militar, Francis L. Sampson.

El filme plantea que el capitán Miller encara una ardua búsqueda. Pero, en la realidad, fue Fritz quien se contactó en el campamento con el padre Sampson a los pocos días del desembarco en las costas francesas. Fue luego de enterarse de que su hermano Robert –que también se había lanzado en paracaídas– había muerto y quería que lo ayudara a encontrar su cuerpo, que aparentemente estaba en un cementerio cercano. Pero en la lista de inhumados no aparecía su nombre sino el de otro hermano, Preston. Finalmente no sólo hallaron la tumba de Robert: Sampson descubrió que un tercer hermano había desaparecido luego de que su avión fuera derribado por los japoneses.

Al comunicarle esta última noticia, Sampson cuenta que Fritz comenzó a repetir: “¿Qué hará ahora? ¿Qué será de ella?”. Hablaba de su madre. El sacerdote le respondió que la mujer aún lo tenía a él y haría todo lo posible para repatriarlo. Y lo logró. Tras el reencuentro con sus padres –la madre no era viuda como aparece en la película– Fritz sirvió en una unidad acantonada en Nueva York. Al final de la guerra la familia recibió una sorpresa: el hijo supuestamente abatido por los japoneses había sobrevivido.

Si bien el padre Sampson no corrió riesgos para conseguir la vuelta de Fritz, sí los tuvo por otras situaciones. En su salto en paracaídas en el crucial Día D perdió su kit de misa y, en vez de ponerse a cubierto, se abocó a buscarlo en medio de la oscuridad, entre disparos y morterazos, hasta que lo encontró. Horas después, cuando atendía a unos heridos en una granja, fue detenido por soldados alemanes, que lo pusieron contra una pared con la aparente intención de fusilarlo. Sólo la aparición de otro soldado alemán que se percató de que era sacerdote, evitó su muerte.

El padre Sampson pasó 6 meses en un campo de prisioneros. Pero no se dio por vencido. Una vez liberado, volvió a la Aerotransportada. Años más tarde, estuvo en la guerra de Corea y en 1967 fue nombrado jefe de los capellanes militares de los Estados Unidos. Y –ya retirado– llegó a asistir a los paracaidistas que actuaron en Vietnam. En el célebre libro de Cornelius Ryan, “El día más largo”, las peripecias del cura ocupan varias páginas.

miércoles, 26 de octubre de 2011

“Cada pueblo tiene el gobierno que se merece”


Esta afirmación, de entrada, provoca airados rechazos, aunque la verdad, si los analizamos, resultan ser más viscerales que racionales, sobre todo entre aquellos habitantes con capacidad de pensar y que tienen la desgracia de residir en esos países en los cuales las cosas no andan como debieran.

La afirmación, que no es ninguna novedad, ha sido atribuida equivocadamente al filósofo y político Nicolás Maquiavelo, pero en realidad es de otro italiano, José de Maistre (1753-1821), que sostuvo que cada pueblo o nación tiene el gobierno que merece. Ya que esto sonaba bastante agresivo, otro eminente pensador europeo, pero éste del siglo XX, el francés André Malraux (1901-1976), modificó la sentencia de José de Maistre y dijo que no es que “…los pueblos tengan los gobiernos que se merecen, sino que la gente tiene los gobernantes que se le parecen”. Suena más decente pero resulta igual de trágico. En nuestro hemisferio tenemos la breve pero contundente sentencia de José Martí: "Pueblo que soporta a un tirano, lo merece". Cualquiera de las tres modalidades resulta altamente incómoda para el ego de muchos argentinos.

Este pasado fin de semana, se llevaron adelante las elecciones presidenciales en Argentina, junto a las elecciones legislativas, de acuerdo a lo establecido en la Constitución de la Nación y las leyes electorales. Los candidatos surgieron de elecciones primarias abiertas, simultáneas y obligatorias realizadas por primera vez en la historia argentina.

Resultó reelecta la Presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, con más del 53% de los votos y por una diferencia de 37 puntos frente al candidato del Frente Amplio Progresista, Hermes Binner. De esta manera, se convirtió en la primera mujer reelecta en América Latina, habiendo obtenido la mayor cantidad de votos desde el retorno de la democracia en 1983 e igualando las mayores ventajas históricas (Marcelo Torcuato de Alvear en 1922 y Juan Domingo Perón en 1973).

Hasta aquí no estoy diciendo nada que los argentinos no sepamos, pero si quieren que sea sincero la verdad no entiendo nada o tal vez entiendo y no quiero ver la realidad como es… lo que si me llama la atención es a través de las redes sociales una de ellas FACEBOOK comenzaron a pegar en sus muros leyendas como estas:

“Cristina vio a los jóvenes sin futuro y les dio una Netbook. Vio a la gente sin trabajo y le dio planes y asignaciones... Pero miró a los estudiantes universitarios y les aumentó el boleto, miró a los trabajadores y no les aumentó el sueldo. Ella no ve a la gente que trabaja, se capacita, se esfuerza y lucha día a día por sobrevivir en este país... Ve lo que le va a dar un futuro a ella: los votos. Pegálo en tu muro si pensás que este gobierno fomenta la vagancia y no las ganas de progresar mediante un trabajo digno y bien remunerado”.

Luego me llamo la atención una respuesta a esta leyenda y una persona respondió esto:

“La verdad no entiendo a los argentinos que se quejan por que tuvieron que conseguir todo con esfuerzo y trabajando, (a mi me llena de orgullo eso) y que les da bronca que los que no tienen nada puedan vivir mas dignamente. Detrás de sus discursos solo encuentro una gran miseria humana, mezquindad. Seguro que ellos votaron a Menen en una o en las dos oportunidades, cuya presidencia destruyo al país en los 90.Todos somos responsables de eso. Este gobierno de apoco lo esta levantando”.

Cada cual opina lo que quiere y piensa lo que quiere, no creo que la gente que en verdad hace al País todo los días que se levanta temprano, debe viajar en servicios de transportes decadentes, como el caso de una de ellas: UGOFE es la denominación que recibe la Unidad de Gestión Operativa Ferroviaria de Emergencia creada por el Decreto 789/2004 del Poder Ejecutivo Nacional, y la Resolución 408/2004 de la Secretaría de Transporte con el objetivo de operar a cuenta y orden del Estado, a partir de enero de 2005, los servicios ferroviarios urbanos de la Línea San Martín, que quien escribe y comenta esta editorial viaja todos los días y esta empresa brinda un servicio deplorable… pero sin embargo muchos argentinos salen a trabajar a pelear la vida como puede, viajando como sea y si a mi me llena de orgullo ver a tantas personas que no viven de “dadivas” ya que puedo decirles que mucho tiempo atrás estuve sin trabajo y no necesite ser un “hongo” o “parasito” del estado para poder comer, ya que salí a buscar dinero para subsistir dignamente trabajando de lo que sea… algo que lamentablemente una parte de argentinos no sabe lo que es eso, ya que los gobiernos se han encargado de borrar de sus memorias y olvidar lo que muchos de los inmigrantes que llegaron a este país edificaron con el sudor de su frente y doblando sus espaldas por el yugo del trabajo y eso hacía dignas sus vidas, no el PLAN CONECTAR IGUALDAD, FUBTOL PARA TODOS o MENTIRAS GUBERNAMENTALES…

Respecto de los montos que aporta para distintas áreas la Nación, uno de los candidatos a presidente Hermes Binner consideró que "es imposible mantener los 70 mil millones de pesos de subsidios que aporta el Estado". Lo bueno que esto figura en los discursos donde se dice que, bajo el índice de la desocupación ya que cuentan en las mediciones estos subsidios como personas que trabajan… obviamente, hay subsidios que hay que mantener para ayudar a la gente. No hay que desvirtuar las cosas. Por ejemplo, la función de construir viviendas es del Estado, no de una ONG, como fue el caso al plan Sueños Compartidos de la Fundación Madres de Plaza de Mayo.

Si hay algo que como ciudadano de este país no pude y no voy aceptar es el famoso “Fútbol para Todos” programa gubernamental que usa los derechos de transmisión en vivo de los torneos de Primera División de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) desde agosto de 2009, y de la Segunda División desde agosto de 2011. Los partidos se emiten por televisión abierta por el canal estatal, la TV Pública, y emisoras de televisión abierta. El Gobierno acordó en 2009 pagarle a la AFA $600 millones al año, ajustables. Pero gastó el equivalente a $587 millones en publicidad oficial durante los dos años que se emitieron los partidos del “Fútbol para Todos”.

Este programa es la mayor apuesta del kirchnerismo en materia deportiva y propagandística, cuyo objetivo declamado es que todos puedan ver gratis los partidos y que los clubes de fútbol tengan más ingresos para sanear su economía. Sin embargo, ese objetivo tuvo, a lo largo de estos dos años, fuertes lazos con el control y manipulación de los medios, en línea con otras iniciativas como el hostigamiento contra los periodistas y medios independientes, el lanzamiento de la Televisión Digital, la transformación de los medios públicos en herramientas de propaganda gubernamental, la creación de medios adictos al Gobierno y el uso de la distribución arbitraria de la publicidad oficial para premiar a los medios adictos y castigar a los críticos.

Otra cosa que me ha llamado la atención es de donde sale el dinero para el famoso “Plan Conectar Igualdad”, buscando información sobre esto encontré que el costo del plan es de 750 millones de dólares. Eso incluye la compra de equipos y de todos los bienes necesarios para que las escuelas dispongan de Internet inalámbrica, la capacitación de los profesores y el mantenimiento de las máquinas. El 70 por ciento de esos recursos serán un préstamo al Tesoro nacional del Fondo de Garantía de Sustentabilidad de las jubilaciones. Es el dinero que antes administraban las AFJP y volcaban en una proporción importante a acciones de empresas extranjeras. El 30 por ciento restante será cubierto por un fondo especial a cargo del Ministerio de Educación.

No me parece mal que se entreguen netbook y que los chicos accedan a esta oportunidad de ingresar a la tecnología y al mundo digital pero verdaderamente creemos que la Argentina esta en situación de comenzar un camino virtual donde hay lugares en nuestro país que ni siquiera saben lo que es una ¿radio?, no sería mas importante ya que hablan y se llenan la boca de IGUALDAD de oportunidades y sabemos que no es así… sería demasiado extensivo enumerar las necesidades que tenemos como Nación…

En síntesis: como pueden ver y estamos en democracia, no vote a la presidenta, no vote un modelo que nunca me represento y que siempre busco salir a la confrontación sobre todo contra las instituciones –como el caso de la Iglesia- le dejo claro que ninguno de los candidatos que se presentaron para la presidencia, no sentí una simpatía especial, ya que con su discurso lo único que deseaban era: “vótame a mí que yo no soy Cristina” siempre las mismas propuestas, las mismas mentiras que los argentinos siempre compramos y sino lo que hacemos es votar como dice el dicho popular: “Mejor malo conocido que bueno por conocer”, ojala que el Señor de la Vida y la Historia nos de la luz para poder seguir en esta Argentina gloriosa que llego a ser lo que es por argentinos que dejaron su vida día tras día trabajando y no viviendo y recibiendo “dadivas” sino con verdadera dignidad que se consigue siendo una persona libre de pensamiento y acción…

Alfredo Musante
Director responsable
Programa radial
EL ALFA Y LA OMEGA

La verdad detrás de la celebración del Halloween


"Ustedes, en cambio, se han acercado a la montaña de Sión, a la Ciudad del Dios viviente, a la Jerusalén celestial, a una multitud de ángeles, a una fiesta solemne, a la asamblea de los primogénitos cuyos nombres están escritos en el cielo. Se han acercado a Dios, que es el Juez del universo, y a los espíritus de los justos que ya han llegado a la perfección, a Jesús, el mediador de la Nueva Alianza, y a la sangre purificadora que habla más elocuentemente que la de Abel"

Este extracto de la Carta a los hebreos 12-22, 24, se utiliza en la celebración de la Fiesta de Todos los Santos que comienza en la noche del 31 de octubre y muy claramente el apóstol Pablo nos enseña que los santos están con nosotros. Así trataremos de explicar el origen del HALLOWEEN y algunos conceptos erróneos sobre este tema.

SAMHAIN significa "Fin del Verano" y se celebra el 31 de octubre (hemisferio norte) y 1 de mayo (hemisferio sur) es una de las dos noches de "espíritus" en todo el año, siendo la otra BELTANE. Es una intervención mágica donde las leyes mundanas del tiempo y el espacio están temporalmente suspendidas y la barrera entre los mundos desaparece.

Originalmente la "Fiesta de los Muertos" era celebrada en países célticos, dejando comida ofrecidas en los altares o en la entrada de las puertas para "los curiosos muertos". Hoy en día muchos seguidores del culto de la WICCA todavía conllevan esa tradición. Simples velas eran encendidas y dejadas en las ventanas para ayudar a guiar a los espíritus de antecesores y de los amados al hogar. Se ponían más sillas en las mesas y alrededor de las chimeneas para los invitados invisibles. Se ponían manzanas en las aceras y en los caminos para los espíritus perdidos o que no tenían descendientes. En SAMHAIN se abre el portal hacia el mundo de los muertos y es el momento perfecto para trabajar la adivinación y las invocaciones de los muertos.

Todas las fiestas celtas se celebraban en la víspera del día correspondiente, ya que ellos calculaban los días desde la puesta del sol a la salida en la tradición lunar. Teniendo esto en mente, el calendario ritual empezaba cuando el Sol se estaba poniendo en el sistema eclíptico, un sistema utilizado por todos los antiguos sacerdotes astrónomos, incluyendo a los druidas, para determinar las estaciones mediante el movimiento solar. La víspera de SAMHAIN era una de las grandes noches espirituales del pueblo celta, siendo la otra la víspera de BELTANE, en mayo. Esta era la época en que se disolvían los límites entre el mundo natural y el sobrenatural. Consecuentemente era una noche propicia para la adivinación y la profecía.

SAMHAIN era una fiesta de los muertos, de los muertos pasados, del año pasado y el final de un ciclo completo de la rueda celta de la vida. También era una época de purificación en la que se quemaban las efigies que simbolizaban los terrores del pasado y todo aquello que hubiera atribulado a una mente temerosa. La hoguera de SAMHAIN quemaba ritualmente las brasas del año viejo a través de la purificación. Y entonces la gente podía enfrentarse a los rigores de los oscuros meses invernales que estaban por venir. Entonces se esparcían cenizas sobre la tierra, durante el siguiente rito de purificación.

En la mitología celta, los SIDHE, o pueblos feéricos, también celebraban SAMHAIN; en realidad parecía que ellos fueron los que patrocinaban la Fiesta de los Muertos. En la víspera de noviembre las hadas podían tomar maridos mortales y se abrían todas las grutas de estos seres para que cualquier mortal que fuera lo suficientemente valiente pudiera echar un vistazo en aquellos dominios, para admirar sus palacios llenos de tesoros. Pero eran pocos los celtas que se aventuraban voluntariamente en aquel reino encantado, sentían por las hadas un gran respeto, teñido de terror.

En Bretaña, en la víspera de noviembre, o LA TOUSSAINT, la costumbre de dejar un sitio en la mesa para los muertos era algo más que un signo de respeto. Los celtas bretones no hacían distinción entre los vivos y los muertos; se creía que ambos habitaban ese mundo, siendo unos visibles y otros invisibles. En la Irlanda celta, la OIDHCHE SHAMHNA, o víspera de noviembre, anunciaba el inicio de la gran festividad con juegos y carreras en honor de TLACHTGA, una antigua diosa madre. Esta antiquísima deidad dio pie, más tarde a la CAILLEACH (anciana velada) y a la MORRIGANA. Así pues, la CAILLEACH venía a presidir esta fiesta y celebraba el acontecimiento acoplándose simbólicamente con el DAGDA, otra antigua divinidad y dios del DRAIDECTH, fundador del druidismo. Los dos representaban las primigenias fuerzas antiguas, responsables de la muerte y el renacimiento.

Los celtas mantuvieron tercamente sus antiguos festivales incorporándolos en las celebraciones cristianas. De este modo, el último día de octubre se convirtió en la víspera de ALL HALLOWS, o NOCHE DE TODOS LOS SANTOS, más conocida popularmente como HALLOWEEN. En años posteriores el espíritu de SAMHAIN reapareció nuevamente en Inglaterra como la noche de GUY FAWKES, observándose en ella muchas de las viejas tradiciones; en la actualidad se celebra en todo el país el 5 de noviembre, con grandes hogueras y fuegos de artificio.

El HALLOWEEN que conocemos hoy, comenzó hace más de 3.000 años en Irlanda como un festival de cosecha de los celtas. Para este pueblo, el cambio de estaciones adquiría una importancia mágica. Para ellos, esta era la noche más importante de oración, ya que era el último día de la cosecha y el comienzo del invierno. Los celtas creían que en esa noche la ventana que separaba el mundo de los vivos y el de los muertos desaparecía. En la noche del 31 de octubre las almas de los muertos regresaban a visitar hogares terrenales. Para mantener a estos espíritus contentos y alejar los malos espíritus de sus hogares los celtas dejaban comida o dulces fuera de sus hogares, una tradición que eventualmente se convirtió en lo que hoy se denomina: TRICK OR TREAT, donde los niños van de casa en casa pidiendo caramelos. El miedo y el terror a la noche de HALLOWEEN vienen de esta creencia de que los muertos regresan en esta noche a visitarnos.

Desde el siglo IV la Iglesia de Siria consagraba un día a festejar a "TODOS LOS MÁRTIRES". Tres siglos más tarde, el Papa Bonifacio IV (+615) transformó un templo romano dedicado a todos los dioses (panteón) en un templo cristiano dedicándolo a "TODOS LOS SANTOS". La fiesta en honor de Todos los Santos se celebraba inicialmente el 13 de mayo; fue el Papa Gregorio III (+741) quien la cambió al 1° de noviembre, que era el día de la "Dedicación" de la Capilla de Todos los Santos en la Basílica de San Pedro en Roma.

Más tarde, en el año 840, el Papa Gregorio IV ordenó que la fiesta de "TODOS LOS SANTOS" se celebrara universalmente. Como fiesta mayor, tuvo su celebración vespertina en la "vigilia" para preparar la fiesta (31 de octubre). Este vigilia o tarde del día anterior a la fiesta de todos los Santos, dentro de la cultura inglesa se llamó "ALL HALLOW'S EVEN" (VIGILIA DE TODOS LOS SANTOS). Con el tiempo su pronunciación fue cambiando primero a "ALL-HALLOWED EV" y posteriormente a "ALL HALLOW EEN" para terminar con la palabra que hoy conocemos: "HALLOWEEN".

Por otra parte, ya desde el año 998, San Odilón, abad del monasterio de Cluny (en el sur de Francia) había añadido la celebración del 2 de noviembre, como una fiesta para orar por las almas de los fieles que habían fallecido, por lo que fue llamada fiesta de los "Fieles Difuntos", la cual se difundió en Francia y, posteriormente, al resto. Pero el HALLOWEEN tiene de cristiano solamente un nombre deformado, pues la esencia de la fiesta de Todos los Santos y de los Fieles Difuntos es totalmente distinta a las costumbres anglosajonas.

Europa sufrió durante un largo período de tiempo la plaga bubónica o "PESTE BUBÓNICA" (también conocida como la "MUERTE NEGRA") la cual aniquiló a casi la mitad de la población. Esto creó un gran temor a la muerte y una enorme preocupación por ésta. Se multiplicaron las misas en la fiesta de los Fieles Difuntos y nacieron muchas representaciones satíricas que le recordaban a la gente su propia mortalidad.

Estas representaciones eran conocidas como la “DANZA DE LA MUERTE”. Dado el espíritu burlesco de los franceses, en la víspera de la fiesta de los Fieles Difuntos, se adornaban los muros de los cementerios con imágenes en las que se representaba al diablo guiando una cadena de gente: Papas, reyes, damas, caballeros, monjes, campesinos, leprosos, etc., y los conducía hacia la tumba. Estas representaciones eran hechas también a base de cuadros plásticos, con gente disfrazada de personalidades famosas y en distintas etapas de la vida, incluida la muerte a la que todos debían de llegar. De estas representaciones con disfraces, se fue estableciendo la costumbre de disfrazarse durante estas fechas.

La tradición del "OBSEQUIO O TRUCO" (Trick or Treat) tiene su origen en la persecución que hicieron los protestantes en Inglaterra (1500-1700) contra los católicos. En este período, los católicos no tenían derechos legales. No podían ejercer ningún puesto público y eran acosados con multas, impuestos elevados y hasta cárcel. El celebrar misa era una ofensa capital y cientos de sacerdotes fueron martirizados.

Un incidente producto de esta persecución y de la defensa del catolicismo fue el intento de asesinar al rey protestante Jaime I utilizando pólvora de cañón. Era un levantamiento católico contra los opresores. Sin embargo el complot fue descubierto cuando el que cuidaba la pólvora fue capturado y, tras hacerle confesar, terminó en la horca. Esto muy pronto se convirtió en una gran celebración en Inglaterra (incluso hasta nuestros días). Muchas bandas de protestantes, ocultos con máscaras, celebraban esta fecha (los primeros días de noviembre) visitando a los católicos de la localidad y exigiéndoles cerveza y comida para su celebración amenazándolos. Con el tiempo, llegó a las colonias de Norteamérica esta tradición que se fue uniendo al HALLOWEEN.

Podemos entonces darnos cuenta de que el HALLOWEEN también conforma una combinación de tradiciones, particularmente negativas, que los inmigrantes llevaron a los Estados Unidos; tradiciones que fueron atenuándose poco a poco en Europa pero que se preservaron por la cultura anglosajona establecida en América.

Muchos grupos "neo paganos", satanistas y con una alta relación con el ocultismo, han tomado el 31 de octubre como la fecha más importante de su calendario.

ANTON SZANDOR LAVEY, conocido principalmente por ser el fundador de la Iglesia de Satán, fue un icono dentro de la cultura popular y se autoproclamó también el Papa Oscuro o Papa Negro. Escribió varios libros, entre ellos La Biblia Satánica, decía que el día más importante para los seguidores del maligno es el de HALLOWEEN. LaVey afirmaba que en esta noche los poderes satánicos y de los brujos, brujas y hechiceros están a su nivel de potencia más alto, y que si han tenido dificultad con un hechizo o maldición, normalmente puede tener éxito el 31 de octubre, porque Satanás y sus poderes están en su punto más fuerte esta noche.

Es un hecho registrado y documentado que en la noche del 31 de octubre en Irlanda, Estados Unidos y muchos países de Hispanoamérica se realizan misas negras, cultos espiritistas y otras reuniones relacionadas con el mal y el ocultismo.

Ante un análisis superficial, es evidente la connotación negativa de las imágenes con que se "adornan" tarjetas, afiches, pancartas así como disfraces y toda la parafernalia que rodea al HALLOWEEN. Salta a simple vista que el mensaje de amor, caridad, paz y esperanza que nos trajo Jesucristo se haya totalmente divorciado de estas imágenes sangrientas, que retratan a brujas, hechiceras, muertos andantes, vampiros y demás engendros que nada tienen de constructivo. Es, por sí misma, una "celebración" de la maldad.

Hollywood ha contribuido también al HALLOWEEN con una serie de películas en las cuales la violencia gráfica y los asesinatos crean en el espectador un estado morboso de angustia y ansiedad. Estas películas no son vistas únicamente por adultos, pues pueden ser vistas incluso en la televisión comercial, creando en los niños miedo y una idea errónea de la realidad.

El HALLOWEEN es, por supuesto, un gran negocio. Máscaras, disfraces, caramelos, maquillaje y demás artículos necesarios son un motor más que suficiente para que algunos empresarios fomenten el "consumo del terror". La influencia de la cultura estadounidense no solamente se queda en la ropa, la música o la comida. Siempre existirá alguien que se sienta socialmente más aceptado por adoptar las costumbres de un país considerado como "superior". Incluso sería un grave desprestigio social el no asistir a la fiesta de HALLOWEEN con el disfraz comprado en el exterior para algunas personas.

Por eso es el momento de considerar seriamente si preferimos el prestigio social de participar en un acontecimiento esencialmente negativo y que no tiene nada que ver con nuestra cultura y tradición, o si es mejor destacarnos por nuestras virtudes y valores cristianos, siendo como afirma Jesús en el evangelio de Mateo 5-13: "Ustedes son la sal de la tierra. Pero si la sal pierde su sabor, ¿con qué se la volverá a salar? Ya no sirve para nada, sino para ser tirada y pisada por los hombres".

domingo, 23 de octubre de 2011

Premio “Gota en el Mar” para una co-producción de ANUNCIAR


Buenos Aires, 21.10.2011 (AI).- El programa radial denominado “SEMBRANDO ESPERANZA”, emitido por numerosas emisoras de Argentina y Latinoamérica, conducido por nuestro querido colega Walter Ogando, desde Los Toldos, provincia de Buenos Aires, es co-producido por ANUNCIAR Grupo Multimedio de Comunicación, Asociación Civil.

Recientemente, dicho programa ha sido galardonado con una Mención al Equipo de Producción en la “Categoría Radio” del Premio “Gota en el Mar” al PERIODISMO SOLIDARIO 2011.

Consultado Walter Ogando sobre esta mención tan importante, que premia y reconoce a producciones de índole radial, televisivo y de Internet, nos decía al respecto: “… todavía no lo puedo creer, estoy como en el aire… eso sí… puedo afirmar que, con este premio, “SEMBRANDO ESPERANZA” cierra un año de muchas actividades y objetivos logrados y creo que “Gota en el Mar” es el reconocimiento que necesitábamos todos los que hacemos este programa”. Cuando le preguntamos qué sintió él, al saber que este programa era uno de los productos seleccionados por el jurado de tan prestigioso galardón, Ogando nos comentó: “este premio supera todos los recibidos por este programa, y por sobre todo por el valor que tiene y por el nivel de profesionales que lo reciben… me siento muy orgulloso…”

La ceremonia de entrega de premios se realizará el jueves 17 de noviembre a las 19.30 horas, en el 9no. piso de la sede del Automóvil Club Argentino, Libertador 1850, Capital Federal.

El Premio “Gota en el Mar” fue creado en el año 1999 por GOTA EN EL MAR Asociación Civil con el objetivo de premiar a periodistas solidarios.

Desde la convicción de que los temas que no tienen espacio en los medios de comunicación pueden ser considerados como inexistentes en la conciencia colectiva, el premio “Gota en el Mar” surge como la posibilidad de estimular la difusión de causas siempre postergadas. Sin el apoyo de los medios, los temas no pueden instalarse en la sociedad y experimentar cambios. Ellos son un poderoso instrumento que deseamos utilizar para proponer una sociedad mejor.

martes, 6 de septiembre de 2011

¿LA MUERTA TIENE LA CULPA?


Empiezo mi editorial con una pregunta sobre esta nena de 11 años, llamada Candela: ¿Y si Candela no hubiera nacido? ¿Todos estaríamos libres de culpa? Todos estaríamos tan tranquilos sin haber hecho nunca nada sabiendo que la gente no desaparece. Tal vez. Quizás vivamos libres de culpa hasta el día que nosotros mismos seamos los culpables, el día en el que alguno de nosotros estemos muertos, el día en el que no podamos echarle la culpa a nadie. Pero como las sociedades no se mueren, sino que se transforman; probablemente algún día hallemos alguna respuesta antes de que un nuevo problema se presente sin solución, antes de que el dolor de una nueva muerte nos lleve, incluso, a mirar al muerto como el responsable de su propia muerte. Aun cuando ninguno de nosotros, me incluyo, asuma esa realidad.

Ahora bien, qué es lo que vimos, oímos y leímos durante estos 15 días con el resonante caso de Candela. Quiero ser honesto con ustedes y decirles que no seguí 100%100 el desarrollo día a día como iban sucediendo las cosas, pero si percibí el lenguaje “sobrador” de la madre, nunca la note “quebrada”, nunca “desesperada” eso me daba la pauta que era desafiante, por momentos me daba la impresión que se creía intocable, como cuando éramos chicos y le mojábamos la oreja a los otros chicos para “marcar” nuestro territorio y mostrar que no teníamos miedo, y esta señora me mostraba con sus respuestas y exclamaciones eso: querer mojarle la oreja a los delincuentes que tenían secuestrada a su pequeña. Nada de pedir clemencia, por el contrario “los tengo rodeados...” “están perdidos” ese era el mensaje.

Candela salió de su casa un lunes feriado a encontrarse con sus amigas, pero desapareció. Nadie desaparece. Se va por propia decisión o como consecuencia de un trastorno emocional o psiquiátrico, no está porque alguien lo secuestró, murió accidental o naturalmente en la calle o fue asesinado. No hay muchas opciones. La gente no desaparece. Sin embargo todos comenzamos a hablar y oír de una nena que había desaparecido de la esquina de su casa. Nueve días después, con su cadáver en una bolsa, las respuestas sobrevolaron las más variadas hipótesis, pero era tarde.

En la televisión, en la radio, en los diarios; los comentarios sobre cómo no se había buscado mejor, sobre cómo no se había investigado tal o cual línea, abarrotaron segundos y espacios. La culpa es de la policía. Pero nada se dijo sobre que se estaba mirando. Si el espectáculo del dolor, si la convocatoria al morbo o la necesidad de encontrar a alguien que no puede desaparecer, porque la gente no desparece. Luego, advertidos desde esos mismo lugares que se había transitado el camino equivocado, algunos elaboraron la teoría de la conspiración mediática que todo lo puede. No había sido un error involuntario, había sido una canallada que había arrojado este resultado. La culpa es de los otros. Un sector de la prensa culpa a la policía o a los investigadores y otro sector de la prensa culpa a la misma prensa.

En síntesis: 
Leía en un diario una nota al jefe de Gabinete de la Nación, Aníbal Fernández, opinando sobre el caso de Candela Rodríguez, la niña que fue hallada muerta tras estar secuestrada nueve días, dijo que "es un hecho fuera de lo común". A juicio del jefe de Gabinete, "el cerco mediático" que rodeó al caso "fue absolutamente perjudicial para la investigación", yo me pregunto ¿por donde pasa nuestra realidad? ¿Qué diario viejo estamos comprando que todavía no podemos entender que a nuestro alrededor se esta destruyendo el mundo y nosotros no lo alcanzamos a ver? ¿Qué las cosas no alcanzan, que el dinero no alcanza? Y no me cabe duda porque lo sufro como todo el mundo pero, si no construimos valores, si no defendemos a los niños evitando que se siga robando, interviniendo cuando veo cosas raras, denunciando, teniendo en claro por donde pasa el respeto que debemos tener por ellos, nuestros hijos, los niños de nuestra sociedad, todos, ricos y pobres, buenos y malos la problemática seguirá peligrosamente en aumento.

Cualquiera opina, se pregunta cualquier cosa, se insiste, se tejen hipótesis, se interpretan acciones policiales y jurídicas que muchas veces lo único que hacen es entorpecer la investigación, hasta el punto de adelantar procedimientos, alertando a los delincuentes sobre los pasos que los investigadores pretenden dar.

La madre, le hablaba a su hija en los primeros días de ausencia sabiendo que la gente no desaparece. “Mamita te cargué el celular” (no voy a decir la marca), “…mándame un mensaje”; le dijo ante las cámaras. Alguien incluso dijo luego que la nena podía conocer a sus captores, que se fue voluntariamente, que cómo el cadáver no tenía marcas de ataduras, estuvo retenida por alguien que podía convencerla de quedarse. Alguien llegó a decir incluso que Candela le podría haber mentido a su madre y haber ido a otro lugar y no la esquina a encontrarse con sus amigas. Candela tiene la culpa. Todos, nosotros, cada uno, actores, famosos, dirigentes sociales; todos, asistimos sin más. Creyendo que se ayudaba. Pero otra vez, la muerte. El muerto tiene la culpa.

Alfredo Musante
Director Responsable
Programa radial
EL ALFA Y LA OMEGA

martes, 23 de agosto de 2011

El martirio de Juan Bautista


La fortaleza de Maqueronte, emplazado en el punto de declive en que la triste meseta del desierto declina hacia el mar Muerto. Horizontes calcáreos, polvo blanco, aridez, sol y tierras calcinadas. Flavio Josefo, historiador judío, relata interesantes noticias y pormenores de esta fortaleza. Según Plinio la más segura después de la de Jerusalén— servía de recio baluarte contra los árabes nabateos, lindantes con los estados herodianos. Era una construcción fuerte y cómoda a la vez; era una de aquéllas que Herodes el Grande había edificado en diversos lugares de sus dominios. Se advierte en la morosidad y detalles de la prosa de Flavio Josefo un particular gusto en describirla. Dice que Herodes construyó en medio del recinto fortificado "una casa regia", suntuosa por la grandiosidad y hermosura de sus departamentos y que la proveyó, además, de abundancia de cisternas y de toda clase de almacenes. Convenía a la aridez y apartamiento del lugar.

La doble ventaja de Maqueronte de aunar fortaleza y casa de placer ofrecía al hijo de Herodes el Grande, Herodes Antipas, actual tetrarca, la oportunidad de atender a un doble objeto: vigilancia de sus fronteras, amenazadas por Aretas, rey de los nabateos, y solaz para sus largas horas de pequeño rey desocupado y amigo de fiestas y diversiones. De aquí su detenerse preferentemente muchas temporadas en este alcázar. El generoso abastecimiento, la alegre compañía, acomodada a sus caprichos, y los gustos que podía permitirse, convertían la aridez del desierto en amena y divertida morada.

Y es el mismo historiador judío, Josefo, quien nos certifica de este sitio como escenario de uno de los dramas más pungentes, aleccionadores y bellos en la historia de la santidad: el del final de la vida y el martirio de Juan, el Bautista. Flavio Josefo era contemporáneo del santo Precursor. Austeridad de paisaje y palacio de deleites. Marco expresivo para aquella figura de vida penitencial que remata corno invencible víctima de ajenos placeres.

Una providencial incidencia nos ilustra sobre este caso sublime de la vida del hijo de Zacarías y de Isabel. Marcos y Mateo nos lo recuerdan, ocasionalmente, con motivo de los temores de Herodes ante la predicación y los milagros de Jesús. Cuando llegan a oídos del tetrarca galileo las noticias de la aparición del Maestro, se estremece. En su pavor, turbio y supersticioso, se pregunta: "¿Es Juan el que yo maté, que ha resucitado?" Y oyó el rey Herodes, el tetrarca, la fama de Jesús, todas las cosas que El hacía, porque se había hecho notorio su nombre, y decía: Juan el Bautista ha resucitado de entre los muertos; y por esto obran en él los milagros.

Casi diez meses ya que Juan, el Bautista, está encarcelado. "Herodes había hecho arrestar a Juan, le había encadenado y puesto en la cárcel por causa de Herodías." La obscuridad de una reducida mazmorra en el sótano, excavado en la propia roca, de Maqueronte, retiene su austera figura nazarena. Se intenta apagar con el aislamiento aquella voz de verdades que, con libertad de santo, amonesta a los grandes, al monarca: "No te es lícito tener la mujer de tu hermano". Este monarca es Herodes Antipas, hijo de Herodes llamado el Grande, aquel perseguidor de Jesús niño que había mandado degollar a los Inocentes. Herodes Antipas reinaba, como tetrarca, en Galilea y en Perea desde la muerte de su padre. Era hermano de Arquelao, que ocupó el trono de Judea, Idumea y Samaría. Y hermano también, por parte de padre solamente, de Filipo —así le apellida San Marcos, en tanto que Flavio Josefo le llama Herodes—, que vivía como obscuro particular en la capital del Imperio.

En uno de los viajes de Antipas a Roma, —viaje probablemente de información secreta sobre gobernadores romanos a Tiberio, amigo suyo, conquistado con hábiles y aduladoras complacencias— se hospedó en casa de su hermano Filipo. La intimidad y frecuencia de trato le llevó a enamorarse allí, con la tenacidad de una pasión de madurez —de otoño casi, pues Herodes pasaría de la cincuentena— de su cuñada Herodías, nieta de Herodes el Grande y sobrina de los dos, de Filipo y de Antipas. A la pasión erótica del segundo responde la ambición soñadora de la mujer. Altiva, dominadora, intrigante, fantaseando grandezas y sedienta de fausto, descubre Herodías, con la declaración de Antipas, la posibilidad de abandono de su obscura existencia en Roma. Se le abre un horizonte áureo y sonriente, de brillantez y suntuosidades. Corresponde a la pecaminosa ternura y decide, con cautela, seguir, en el momento oportuno, hasta el Mediterráneo oriental a su real amante.

No es fácil dar apariencia legal a estos amores. Ya el matrimonio con Filipo había encontrado sus dificultades. Y el matrimonio entre cuñados estaba prohibido según la Ley de Moisés. Y donde reinaba Antipas regía la observancia de rabinos, duros y exigentes, por lo menos con las apariencias de la Ley. Además, el tetrarca de Galilea y de Perea tenía su esposa legítima, una princesa, la hija de Aretas, rey de los árabes nabateos. Pero triunfan la vehemencia erótica de la pasión del torpe enamorado y la vehemencia ambiciosa de la querida.

Después de un tiempo de espera, en el que, y durante la ausencia del tetrarca de sus dominios, la esposa legítima informada, ha huido buscando otra vez refugio en la corte de su padre, Herodías lo salta todo, deja a su marido, y acompañada de su hija, habida del matrimonio con Filipo, marchan a Galilea. Su vanidad se colma, deslumbrada ante la corte de Herodes, cuyo amor a la fastuosidad, heredado de su padre, era conocido en Roma. Antipas, oriental educado en la capital del Imperio, unía el sentido suntuario del Oriente con el refinamiento de las costumbres paganas.

Aretas, el rey de los nabateos, herido en su honor de monarca y en su afecto de padre por el repudio de su hija, se ha convertido en temible enemigo del tetrarca galileo. Esto justifica más la presencia de Herodes en Maqueronte. Pero su avidez de goce y de ostentación disfruta más del palacio que de la fortaleza. Los lujosos salones son testigos de frecuentes fiestas. Músicas de placer tienen el encargo de ahogar el ingrato estrépito de un posible ataque. Herodías colabora, con su don de insinuación, al olvido, Y triunfa en aquel pequeño ambiente con su seducción, su brillo y ansia de distracciones. Solo el índice acusador de Juan se hinca, como un torcedor, como un hierro afilado, en su sensualidad: —No es lícito.

La adúltera, ofendida y enfurecida con Juan, el profeta delator de su adulterio, tenía a su lado un medio muy apto: su hija. Esta hija cuyo nombre no se nos dice en el Evangelio y que sabemos por Flavio Josefo: Salomé. Y cuyo perfil físico —el de varios años después— conocemos gracias a una pequeña moneda en la que aparece con el rey de Calcis, Aristóbulo, del que fue esposa. Herodías; podría tender una trampa habilísima. La muchacha había aprendido en la alta sociedad a bailar y a ejecutar danzas desconocidas de aquellos magnates de provincia. La ayudaba su fragante juventud. Salomé tendría entonces unos diecinueve años.

Su madre, supo estimular el amor propio de la joven. Salomé, encendida juvenilmente del deseo femenino de exhibirse, estuvo a la altura de la intención de la madre. La coreografía amenazadora de festines era habitual en las costumbres romanas, su habitual desenfado, atrevidamente erótico. Hoy no actuarán bailarinas asalariadas. La danzarina será esta vez la propia Salomé.

Se arquea su cuerpo con ritmos tan elásticos y graciosos, danza de forma tan audaz y seductora para la baja avidez de tanto instinto despertado, que Antipas se estremece. El halago de un espectáculo superior, que le eleva por encima de las demás cortes de Oriente, le sacude. Es el brillo de la metrópoli danzando en los movimientos de Salomé. Y es la lujuria y frivolidad del tetrarca que exultan hasta el entusiasmo. "Pídeme lo que quieras y te lo daré" —le asevera con la ternura viscosa de la sensualidad exaltada, entre el delirio y los aplausos de la concurrencia complacida—. "Pídeme lo que quieras y te lo daré, aunque sea la mitad de mi reino". Y corrobora la promesa con solemne juramento.

Aturdida ante tal ofrecimiento, Salomé cruza, rápida, la sala y va a la del banquete de las damas —las mujeres no podían participar como comensales en estos festines—, donde estaba su madre. Su madre alerta. "¿Qué le pido?" Herodías no duda un instante. Tajante como el filo de la espada que dentro de unos minutos cercenará la cabeza del profeta. La rapidez en expresar esta voluntad y las prisas con que se ejecute —"ahora mismo", dice el texto evangélico—, descubren en su satisfacción el logro de un incontenible y represado anhelo. ¡Por fin! "La cabeza de Juan el Bautista". Vuelve Salomé apresuradamente donde estaba el rey. Pide, decidida: "Quiero que me des al instante, sobre esta bandeja, la cabeza de Juan el Bautista."

El rey se entristeció. Porque apreciaba a Juan. "Le tenía como profeta y le custodiaba, y por su consejo hacía muchas cosas, y le oía de buena gana. Pero por el juramento y por los que con él estaban a la mesa, no quiso disgustarla. Mas enviando uno de su guardia, le mandó traer la cabeza de Juan en un plato. Y le degolló en la cárcel. Y trajo su cabeza en un plato y la dio a la muchacha y la muchacha la dio a su madre".

La tristeza de Antipas fue sincera. Pero ineficaz. Con la ineficacia de la cobardía. Da la orden al soldado destinado para estos eventuales menesteres de muerte. Sobre una de las mismas bandejas de la fiesta, ¡qué fuerza del símbolo!, aparece un trágico fruto: la cabeza de Juan, pasa apresuradamente de manos de la hija, ligera, a las de la madre, incestuosa y adúltera. El odio acumulado ardía con los vértigos más vivos de la prisa.

Este es un caso típico de cómo un pecado lleva a cometer otro pecado. Herodes y Herodías empezaron siendo adúlteros y terminaron siendo asesinos. El pecado del adulterio los llevó al crimen, al asesinato de un hombre.

Juan murió mártir de su deber, porque él había leído la recomendación que el profeta Isaías hace a los predicadores: "Cuidado: no vayan a ser perros mudos que no ladran cuando llegan los ladrones a robar". El Bautista vio que llegaban los enemigos del alma a robarse la salvación de Herodes y de su concubina y habló fuertemente. Ese era su deber. Y tuvo la enorme dicha de morir por proclamar que es necesario cumplir las leyes de Dios y de la moral. Fue un verdadero mártir.

Una antigua tradición cuenta que Herodías años más tarde estaba caminando sobre un río congelado y el hielo se abrió y ella se consumió hasta el cuello y el hielo se cerró y la mató. Puede haber sido así o no. Pero lo que sí es histórico es que Herodes Antipas fue desterrado después a un país lejano, con su concubina. Y que el padre de su primera esposa (a la cual él había alejado para quedarse con Herodías) invadió con sus Nabateos el territorio de Antipas y le hizo enormes daños. Es que no hay pecado que se quede sin su respectivo castigo.

Ceferino Namuncurá


En la localidad de Chimpay, situada en pleno corazón del Valle Medio del Río Negro, nació, el 26 de agosto de 1886, Ceferino Namuncurá. Era hijo del cacique indígena Manuel Namuncurá (heredero de Calfucurá, el legendario jefe mapuche que resistió largamente a los blancos en su avanzada hacia las tierras del sur) y de una cautiva, Rosario Burgos.

En la Navidad de 1888 es bautizado por el Padre Domingo Milanesio y su acta de Bautismo se encuentra en la Parroquia de Patagones, a cuya jurisdicción pertenecía todo Río Negro.

En realidad, los misioneros pasan raramente por Chimpay, de modo que podemos presumir que Ceferino se nutre de la religión mapuche, durante sus primeros años. Sabemos que se manifiesta como un hijo cariñoso y fiel, capaz de ayudar a sus padres desde muy pequeño (acarrea leña desde el amanecer para ahorrar ese trabajo a su madre).

A los tres años cae accidentalmente en el río y es arrastrado violentamente por la corriente; progresivamente es devuelto a tierra cuando sus padres desesperaban de volverlo a ver.

A los 11 años, viendo como el pueblo Mapuche va siendo arrinconado en la miseria, decide ir a Buenos Aires "a estudiar para hacer bien a mi raza" (como solía decir), como alumno del Colegio Salesiano Pío IX. Allí descubrió su vocación: quería ser sacerdote para llevar a la gente de su raza el mensaje del Evangelio.

En febrero de 1903 entró al aspirantado salesiano en el Colegio San Francisco de Sales en Viedma. Allí su salud, minada desde unos años antes por la tuberculosis (la enfermedad contra la cual la raza mapuche no tenía defensas), se resintió en forma extrema.

Monseñor Cagliero decidió llevarlo a estudiar a Roma, creyendo que el cambio de clima lo beneficiaría.

Una vez en Roma es recibido por el Papa Pío X frente al cual pronuncia un breve discurso. Su salud continuaba desmejorando y finalmente, al año de encontrarse en Roma, fallece. Era el 11 de mayo de 1905 y todavía no había cumplido los 19 años. Se dice que el Papa, entristecido, dijo: "Era una bella esperanza para las misiones de la Patagonia, pero ahora será su más válido protector".

Años después sus restos fueron trasladados a la localidad de Pedro Luro, en la provincia de Buenos Aires.
En Chimpay, su lugar de nacimiento, se conmemoran muy especialmente las fechas de su muerte y nacimiento. Esta última, en particular, da lugar a toda una semana de festejos que culminan el domingo posterior al 26 de agosto con una tradicional procesión, que llega hasta el Monumento a Ceferino.

El 2 de mayo de 1944, se inicia la Causa de Beatificación y el 3 de marzo de 1957 el papa Pío XII aprobó la introducción de la Causa de Beatificación de Ceferino Namuncurá. Quince años más tarde, el 22 de junio de 1972, el papa Pablo VI lo declaró venerable, transformándose en el primer argentino que llegó a esa altura de santidad.

La devoción popular a Ceferino Namuncurá se fue difundiendo desde mediados del siglo XX por toda la Argentina. Es así que a fines de los 1960, ya era muy común encontrar estampitas dedicadas a San Ceferino en plena ciudad de Buenos Aires, de este modo, su foto se hizo tan popular que muchas papeletas de propaganda en las cuales ofrecían, y aún ofrecen, sus servicios los plomeros, albañiles y trabajadores de oficios afines tienen impresas el rostro del beato.

El 7 de julio de 2007, el papa Benedicto XVI firmó el decreto que declaraba a Ceferino Namuncurá como beato. El pontífice recibió al cardenal José Saraiva Martins, el por entonces prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos, y autorizó a la Congregación a promulgar una serie de decretos, entre los cuales el que declara beato al «siervo de Dios Ceferino Namuncurá».

El 11 de noviembre de 2007, el enviado papal, el cardenal Tarcisio Bertone, proclamó beato a Ceferino Namuncurá, ante más de 100.000 personas en una ceremonia de beatificación en Chimpay, Río Negro, ciudad natal del joven salesiano. La fiesta religiosa se fijó para el 26 de agosto, fecha de su nacimiento.

Una junta médica del Vaticano consideró que la curación de Valeria Herrera, una joven madre de Córdoba, Argentina, de 24 años en el año 2000 y afectada por cáncer de útero, fue un milagro por la intercesión de Ceferino Namuncurá. La mujer llegó a poder concebir con posterioridad. Este fue el antecedente que se tuvo en cuenta para su beatificación.

El Papa espera ir a la próxima JMJ en Río de Janiero 2013


Una enorme ovación de los jóvenes brasileños presentes en Cuatro Vientos recibió el anunció oficial con el que Benedicto XVI anunciaba que la próxima Jornada Mundial de la Juventud tendrá lugar en su país, en el año 2013. El Papa, que para ese entonces tendrá 86 años, hablando luego en portugués les dijo: “espero poder encontrarlos dentro de dos años... en Río de Janeiro”.

Al hacer el anuncio oficial, el obispo de Roma confesó las esperanzas que deposita en ese encuentro: “Pidamos al Señor ya desde este instante que asista con su fuerza a cuantos deben ponerla en marcha y allane el camino a los jóvenes de todo el mundo para que puedan reunirse nuevamente con el Papa en esa bella ciudad brasileña”.

Simbólicamente jóvenes españoles entregaron a los de Brasil la cruz de las Jornadas Mundiales de la Juventud. Comentando este gesto, el Pontífice “confío a todos los aquí presentes este gran cometido: “Lleven el conocimiento y el amor de Cristo por todo el mundo. Él quiere que sean sus apóstoles en el siglo veintiuno y los mensajeros de su alegría. ¡No lo defrauden!”.

Río de Janeiro, ciudad emblemática del país con el mayor número de católicos del mundo, es sede de este encuentro que en once ocasiones el Papa presidió fuera del Vaticano.

Fuente:
www.aica.org

El Papa envía a 1,5 millón de jóvenes a anunciar a Cristo


Ante más de un millón y medio de jóvenes venidos de todo el mundo, Benedicto XVI celebró la “Misa de envío”, el pasado domingo 21 de Agosto, que constituye el acto central de la JMJ. En su homilía, el Santo Padre predicó sobre la profesión de fe de Pedro acerca de la persona de Cristo, sobra la cual el Señor construyó su Iglesia. El Papa aseguró que "seguir a Jesús en la fe es caminar con Él en la comunión de la Iglesia. No se puede seguir a Jesús en solitario". Además afirmó que no se puede encontrar a Cristo y no darlo a conocer a los demás. Por tanto, "no guarden a Cristo para ustedes mismos. Comunicar a los demás la alegría de su fe".

Benedicto XVI recordó entonces la pregunta que hizo Cristo a sus apóstoles "¿Quién dice la gente que es el Hijo del hombre?", y la respuesta de ellos "Unos que Juan el Bautista, otros que Elías, otros que Jeremías o uno de los profetas". "Es decir", dijo el Papa, "se considera a Cristo como un personaje religioso más de los ya conocidos".

Pero, como recordó el Santo Padre, Jesús volvió a dirigirse a sus discípulos para preguntarles: "Y ustedes, ¿quién decís que soy yo?". Pedro responde con lo que es la primera confesión de fe: "Tú eres el Mesías, el Hijo del Dios vivo". "La fe", declaró el Papa, "va más allá de los simples datos empíricos o históricos, y es capaz de captar el misterio de la persona de Cristo en su profundidad".

"Queridos jóvenes", afirmó el Papa, "también hoy Cristo se dirige a ustedes con la misma pregunta que hizo a los apóstoles: «Y ustedes, ¿quién decís que soy yo?. Respondan con generosidad y valentía, como corresponde a un corazón joven como el suyo. Digan: Jesús, yo sé que Tú eres el Hijo de Dios que diste tu vida por mí. Quiero seguirte con fidelidad y dejarme guiar por tu palabra. Tú me conoces y me amas. Yo me fío de ti y pongo mi vida entera en tus manos. Quiero que seas la fuerza que me sostenga, la alegría que nunca me abandone".

Fuente:
http://www.aica.org/

martes, 16 de agosto de 2011

Led Zeppelin


Fue un grupo inglés de rock, considerado uno de los más importantes de ese género y uno de los más populares durante la década de los setenta. Fue fundado en 1968 por el guitarrista Jimmy Page. Led Zeppelin presentó elementos de un amplio espectro de influencias, como el blues, el rock and roll, el soul, la música celta, la música india, la árabe, el folk, e incluso el country. El nombre surgió en un principio como Lead Zeppelin, pero a recomendación de Peter Grant, el mánager de la banda, se suprimió la a de Lead (plomo, en inglés) para evitar problemas de pronunciación por parte de los hablantes norteamericanos, ya que las vocales ea se pronuncian como una i en el inglés de Norteamérica.

Su primer disco fue publicado el 12 de enero de 1969, bajo el nombre de Led Zeppelin, fue grabado en apenas una semana. Al principio, el público británico no respondía muy efusivamente al lanzamiento del álbum, producido por Page, lo que se convertiría en una constante a lo largo de la historia del grupo. Tras embarcarse en su primera gira norteamericana y gracias a las explosivas actuaciones de la banda, el álbum tuvo un éxito inmenso en crítica y público, sobre todo en Estados Unidos.

Su cuarto trabajo, en su edición original, no tuvo título ni nada que permitiera identificarlo, a excepción de cuatro extraños símbolos, o runas () uno para cada miembro de la banda. Este álbum, reconocido comúnmente como Untitled y principalmente como Led Zeppelin IV por inercia, publicado el 8 de noviembre de 1971, fue el LP más vendido de la banda en el que destaca su mayor éxito, "Stairway to Heaven", además de clásicos de la banda como "Black Dog", "Rock and Roll", "Going to California" y "When The Levee Breaks".

Su siguiente disco, "Houses of the Holy", publicado el 28 de marzo de 1973, supuso una nueva idea en el grupo, mezclando diversos estilos musicales, blues, rock, folk, e incluso matices reggae. Como siempre, el álbum causó controversia entre los críticos a pesar de tener excelentes ventas. La canción "Houses of the Holy" fue grabada inicialmente para incluirse en su álbum homónimo, aunque finalmente aparece en su siguiente trabajo. La portada del disco también tuvo su polémica, ya que en ella aparecen varios niños desnudos escalando una especie de cuesta empedrada (que se trata de la calzada del gigante en Irlanda del Norte), por lo que fue prohibido en algunos países, entre ellos España.

Para sentirse más cómodos en la grabación de sus álbumes, Led Zeppelin crearon en 1974 su propio sello discográfico, Swan Song, aunque dependiendo todavía de su compañía discográfica Atlantic Records. El nombre de la compañía viene de una de las pocas canciones inéditas del grupo. A partir de ese momento, la banda hizo todas sus grabaciones bajo este sello. El logotipo de la compañía, que reproduce al dios griego Apolo, se convirtió en el símbolo de Led Zeppelin. Dicha compañía fue rentable durante la vida del grupo, aunque tres años después de la separación de la banda, el sello tuvo que cerrar.

Entre 1973 y 1974 la banda se tomó un descanso. El 24 de febrero de 1975 se publicó "Physical Graffiti", se trataba de un álbum doble que además de contener piezas nuevas como "Kashmir", de la que Robert Plant dijo que era la canción definitiva de Led Zeppelin. Este álbum es considerado uno de los mejores de la banda, probablemente por la cantidad y diversidad de temas.

J. R. R. Tolkien Led Zeppelin
Una de las obsesiones líricas de Led Zeppelin, en especial de Robert Plant, es la obra de J. R. R. Tolkien. Así podemos encontrar varias referencias a las novelas del escritor británico en canciones como “Bron-Y-Aur Stomp”, “Ramble On” o “The Battle of Evermore”; y en el título de la canción “Misty Mountain Hop”.

Además hay referencias a la mitología escandinava, como por ejemplo en la canción “Immigrant Song” en donde menciona “We come from the land of the ice and snow” pudiendo hacer referencia a Asgard, o también donde nombra “Hammer of the Gods” pudiendo hacer referencia al martillo de Thor, Mjolnir, y donde clama “Valhalla I am coming” donde Valhalla es el paraíso al cual los héroes van, al morir en combate. Parece ser que la inspiración de esta canción hay que encontrarla en un viaje a Islandia del grupo, en el año 1970.

Las portadas de sus discos
El arte de las portadas de sus discos era por demás desconcertante y original. Destacamos entre sus portadas la del cuarto álbum no llevaba título, ni siquiera el nombre del grupo; tal es así que hoy se lo llama de muchas formas (Led Zeppelin IV, ZOSO, Four Simbols, "El de las runas", etc.) pero no hay una oficial. Evidentemente, el truco no representó obstáculo para las ventas, que en la actualidad sobrepasan los 40 millones de copias en el mundo. La banda explicó que la decisión de no escribir su nombre ni el del disco era que la música se vendía sola, sin necesidad de conocer cual era el autor, contestando así a las críticas negativas a su predecesor, Led Zeppelin III.

Led Zeppelin y el ocultismo
Muchos de los mitos de la banda que se mantienen hasta la actualidad son los rumores acerca de que la banda practicaba magia negra y que en los temas “Dazed & Confused”, “Whole Lotta Love”, “The Battle of Evermore”, “Stairway to Heaven”, “Four Sticks”, “No Quarter” y “Kashmir” aparecían mensajes satánicos ya que por entonces los alucinógenos y movimientos eran del todo psicodélicos e innovadores.

La controversia más famosa está relacionada con “Stairway to Heaven”, ya que han sido bastantes personas quienes aseguran haber percibido mensajes satánicos (“Here's to my sweet satan” / “Aquí está mi dulce Satanás”) reproduciendo la canción al revés, cosa que siempre ha sido negada por la banda. Otra de las canciones sospechosas de contener mensajes de carácter satánico es “Dazed and Confused”.

Otra pista obtenida de posible mensaje subliminal remonta al nombre de la banda, dado que si lo modificamos un poco podemos obtener Eddo Zeppelion, este es un ritual practicado por Aleister Crowley y muy popular en la magia negra. Page siempre estuvo interesado en la vida y obra de este atípico personaje, llegando a adquirir la mansión de veraneo de éste, cabe también destacar que al final del disco Led Zeppelin III puede escucharse una famosa cita de Crowley, que dice: “Haz lo que tú quieras, será toda Ley”.