martes, 22 de marzo de 2011

¿De dónde provienen estos dichos?

El origen de las palabras y frases populares como "BONDI", "NO QUIERE MÁS LOLA" y "VIVA LA PEPA" son utilizadas cotidianamente con sentido inequívoco, pero a la hora de preguntarse qué las originó, las respuestas hacen agua. Sólo los paremiólogos -expertos en refranes- son capaces de dar respuesta a semejante incógnita. Lo que sigue es parte de sus desvelamientos.

BONDI

La manera porteña de decir que uno va a subir a un colectivo, o BUS para nuestros hermanos latinoamericanos, es "ME TOMO UN BONDI", pero resulta que esta palabra es una derivación brasileña de "BOND" (boleto, en inglés), palabra que lucía en los pasajes de los tranvías que las compañías británicas habían instalado en San Pablo. Como en portugués a las palabras terminadas en consonante se les suele agregar una vocal, "BOND" se convirtió en "BONDI". Más tarde, los porteños la adoptaron para designar al colectivo, que nunca fue inglés y cuyos pasajes jamás se llamaron "BOND".

NO QUIERE MÁS LOLA

Esta expresión es "MADE IN ARGENTINA". Lola era el nombre de una galleta sin aditivos que a principios del siglo XX integraba la dieta de hospital. Por eso, cuando alguien moría, se decía: "ESTE NO QUIERE MÁS LOLA". Y, desde entonces, se aplica a quien no quiere seguir intentando lo imposible.

A SEGURO SE LO LLEVARON PRESO

Viene de Jaén, España, donde los delincuentes eran recluidos en el Castillo de Segura de la Sierra. Originalmente se decía "A (LA PRISIÓN DE) SEGURA SE LO LLEVARON PRESO", que advertía de no robar, para no terminar en Segura. Hoy significa que nadie está libre de alguna contingencia.

MÁS LOCA QUE UNA CABRA

Los corderos, una vez destetados, siguen mansamente a su madre, en cambio los cabritos se disparan a los saltos hacia el monte y su pobre madre se vuelve loca tratando de ubicarlos. De allí lo de "MÁS LOCA QUE UNA CABRA"

0 comentarios: