martes, 22 de enero de 2013

Los Asirios


Los asirios irrumpieron en la escena política de la Mesopotamia a finales de la Edad del Bronce como una tribu guerrera desde la periferia norte de la Mesopotamia. A finales del siglo XIII, el rey asirio Tukultininurta I se precipitó a Mesopotamia y conquistó Babilonia. Tras el asesinato de Tukultininurta I por manos de sus propios hijos, el imperio asirio entró en decadencia durante los próximos siglos. Pero en los comienzos de la Edad del Hierro, los asirios se volvieron más fuerte que nunca. Durante el reinado de Asurbanipal a mediados del siglo VII aC, los asirios habían conquistado casi la totalidad del mundo conocido de los montes Zagros de Persia en el Oriente, a Egipto y Anatolia oriental en Occidente: el imperio más grande que el mundo había visto. 

El arte asirio fue uno de los más detallados y realistas del mundo, los temas artísticos se concentraron en temas de caza, mostrando la grandeza de los reyes asirios, la guerra, y la representación de la tortura brutal y matanzas de los pueblos subyugados. Los asirios se enorgullecieron de la crueldad y la opresión de sus súbditos, y usaron su arte como propaganda para asustarles a la sumisión. Los asirios fueron el primer imperio en practicar las migraciones forzadas en masa de los pueblos conquistados, entendían que los pueblos tendrían menos probabilidades de rebelarse si se les retiraba de sus países de origen y reasentándolos en otros países con lenguas y culturas exóticas. Una de estas migraciones forzadas era la de los judíos de Israel, la historia de que se cuenta en los textos bíblicos y los textos asirios.

Durante gran parte del comienzo de la Edad del Hierro, vivir en el Oriente Medio hubiera significado vivir bajo el brutal dominio de los asirios. Sin embargo, la influencia asiria se considero mucho más allá de las fronteras del Imperio en sí. Está influencia consideró todo el Mediterráneo hasta Iberia, donde se tomo la influencia de los asirios por la demanda asiria de los recursos de metal. Los asirios no fueron grandes navegantes, pero toleraban la independencia de las ciudades de la costa fenicia con la condición de que pagaran tributo a la gran corona de asiria. La demanda asiria de los metales preciosos fue la principal causa de la colonización fenicia en el Mediterráneo occidental.

La religión asiria se configuraba de la siguiente manera. El dios supremo de los asirios era Asur al cual no se le elevaban templos. De él emanaban los otros dioses:

Anu, el capito de las tinieblas en figura de hombre con cola de águila y cubierto con una cabeza de pez.

Bel, el soberano de los espíritus en forma de rey sentado sobre el trono

Floor, el señor del mundo visible en forma de genio con cuatro alas desplegadas

La Luna y los cinco planetas a todos los cuales se erigían templos, verdaderos observatorios desde cuya azotea los sacerdotes podían seguir todos sus movimientos. Pensaban los sacerdotes que estos astros, por lo mismo, eran potentes dioses que obraban intensamente sobre la vida de los hombres.

Todo mortal viene al mundo bajo la influencia de un planeta y este momento decide su destino. Puede predecirse por lo tanto el destino que le espera conociendo el planeta bajo el cual ha nacido y de ahí el horóscopo y lo que ocurre en el cielo es el anuncio de lo que sucederá en la tierra, así, por ejemplo, un cometa anuncia una revolución. Los sacerdotes podían predecir los acontecimientos. A ellos se debe la astrología.

0 comentarios: