martes, 19 de marzo de 2013

Francisco sorprendió a los miles de fieles que aguardaban en vigilia en la Plaza de Mayo para seguir de cerca la misa de inicio del pontificado


A través de una llamada telefónica, el cantautor Carlos Seoane, que se encontraba a las 3.30 en el escenario montado a las puertas de la catedral primada de Buenos Aires, anunció: “Tenemos una llamada del Papa”.

Inmediatamente, la multitud enmudeció y escuchó el mensaje del pontífice, que llamó a los fieles cuidar a los más desprotegidos y a elevar oraciones por él, “que las necesita mucho”.

El pontífice pidió “un favor” a la multitud, congregada en la explanada y compuesta en mayoría por familias, jóvenes y adolescentes: Francisco instó a caminar juntos, a cuidar la vida, la familia, la naturaleza y evitar el odio y la envidia. “No le saquen el cuero a nadie; dialoguen, que entre ustedes se viva el deseo de cuidarse”, resumió.

Antes de interrumpir la comunicación, Francisco impartió la bendición apostólica sobre las miles de almas aglutinadas en el centro histórico porteño.

Palabras del Santo Padre a los fieles reunidos

"Queridos hijos: sé que están en la plaza, se que están rezando, gracias por las oraciones, las necesito mucho. Gracias por haberse reunido a rezar; es tan lindo rezar, porque es mirar hacia el cielo y saber que tenemos un Padre bueno que es Dios. Gracias por esto.

Les quiero pedir un favor: caminemos juntos todos, cuidémonos los unos a los otros. Cuídense entre ustedes, no se hagan daño, cuídense. Cuídense la vida, cuiden la familia, cuiden la naturaleza, cuiden a los niños, cuiden a los viejos. Que no haya odio, que no haya pelea, dejen de lado la envidia, no le saquen el cuero a nadie, dialoguen. Que entre ustedes, este deseo de cuidarse vaya creciendo en el corazón. Y acérquense a Dios. Dios es bueno, Dios siempre perdona, Dios comprende, no le tengan miedo, Dios es Padre, acérquense a Él.

Y que la Virgen los bendiga mucho, que ella como madre los cuide. Y por favor no se olviden de este obispo que está lejos pero que los quiere mucho. Recen por mí".

El origen de la llamada

El presbítero Alejandro Russo, rector de la catedral primada de Buenos Aires, reveló a AICA que el llamado fue pautado el lunes 18 a la mañana, luego de que el Papa se comunicara con su ex asesor.

“Me llamó al mediodía de ayer, y en medio de la conversación, me preguntó si quería que llame para hablar con los jóvenes reunidos en la Plaza”, relató el sacerdote. “¡Sí, me encantaría!”, le respondió.

“Me preguntó a qué hora llamar, y le dije que las 3.30 nuestras son las 7.30 suyas. Y a las 3.30 en punto estaba el Santo Padre al teléfono –añadió-. Ahí fue donde pudimos unir el teléfono al sistema de audio; habló a la multitud, y luego de la ovación, aplicó la bendición apostólica a los jóvenes congregados. Fue la primera bendición apostólica impartida sobre la Argentina”.

Fuente:

0 comentarios: