viernes, 19 de julio de 2013

Mons. Abelardo Silva, tiene su calle propia en el Chaco

El municipio de Presidencia Roque Sáenz Peña se unió a los preparativos del cincuentenario que la diócesis de San Roque de Presidencia Roque Sáenz Peña celebrará el sábado 10 de agosto, asignando el nombre de quien fue su segundo obispo, monseñor Abelardo Francisco Silva, a la calle 23, una larga arteria que desde la cercanía de la zona céntrica continúa hasta la ruta 95, atravesando unos cuantos barrios de este distrito chaqueño. 

La inauguración de la calle contó con la presencia del intendente local Gerardo Cipolini, miembros del Consejo Municipal y vecinos del barrio. 

Después de una semblanza de monseñor Silva, intervino una vecina quien manifestó su alegría por el nombre de la calle. También dirigió la palabra el intendente Cipolini, quien recordó con afecto al prelado fallecido. 

El actual obispo, monseñor Hugo Nicolás Barbaro, impartió la bendición y agradeció la iniciativa de las autoridades civiles. 

También destacó el aporte de los predecesores en esta comunidad y sostuvo que este ambiente y cultura no se hacen solos, sino que lo hacen todos, aunque siempre hay figuras que destacan. Se refirió entonces a la labor de monseñor Silva con su oración y su entrega abnegada por la promoción de la fe y por la promoción humana de la gente de la diócesis. 

Dijo que dejó una amable imagen, de un hombre de Dios, piadoso, que con gran espíritu de sacrificio recorrió palmo a palmo el territorio diocesano, dejando una importante herencia con su impronta y numerosas iniciativas. 

El prelado subrayó su preocupación por los más pobres y necesitados, por los niños de la calle, todos ellos los principales destinatarios de su enorme bondad, y reconoció que monseñor Silva tal vez no deseaba en su humildad que su nombre estuviera escrito en los letreros de una calle, sino en el Reino de los Cielos, lo único que le interesaba. 

Monseñor Barbaro señaló que “cumplimos con este gesto con nuestra obligación de buenos hijos y herederos de su esfuerzo” y consideró que “su nombre en esos carteles nos ayudará a imitar su ejemplo y a acudir a su ayuda: pensamos que estará en el Cielo gozando de Dios y ocupándose principalmente de quienes se ocupó aquí en la tierra”.

Fuente:
www.aica.org

0 comentarios: