martes, 7 de octubre de 2014

Finalidad del rezo del Santo Rosario

Los ciclos de meditaciones propuestos en el Santo Rosario no son ciertamente exhaustivos, pero llaman la atención sobre lo esencial, preparando el ánimo para gustar un conocimiento de Cristo, que se alimenta continuamente del manantial puro del texto evangélico. Cada rasgo de la vida de Cristo, tal como lo narran los Evangelistas, refleja aquel Misterio que supera todo conocimiento (cf. Ef 3, 19). Es el Misterio del Verbo hecho carne, en el cual «reside toda la Plenitud de la Divinidad corporalmente» (Col 2, 9). Por eso el Catecismo de la Iglesia Católica insiste tanto en los misterios de Cristo, recordando que «todo en la vida de Jesús es signo de su Misterio». La Iglesia en el tercer Milenio se basa en la capacidad de los cristianos de alcanzar «en toda su riqueza la plena inteligencia y perfecto conocimiento del Misterio de Dios, en el cual están ocultos todos los tesoros de la sabiduría y de la ciencia» (Col 2, 2-3). La Carta a los Efesios desea ardientemente a todos los bautizados: «Que Cristo habite por la fe en vuestros corazones, para que, arraigados y cimentados en el amor [...], podáis conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que os vayáis llenando hasta la total plenitud de Dios» (3, 17-19).

El Rosario promueve este ideal, ofreciendo el 'secreto' para abrirse más fácilmente a un conocimiento profundo y comprometido de Cristo. Podríamos llamarlo el camino de María. Es el camino del ejemplo de la Virgen de Nazaret, mujer de fe, de silencio y de escucha. Es al mismo tiempo el camino de una devoción mariana consciente de la inseparable relación que une Cristo con su Santa Madre: los misterios de Cristo son también, en cierto sentido, los misterios de su Madre, incluso cuando Ella no está implicada directamente, por el hecho mismo de que Ella vive de Él y por Él. Haciendo nuestras en el Ave Maria las palabras del ángel Gabriel y de santa Isabel, nos sentimos impulsados a buscar siempre de nuevo en María, entre sus brazos y en su corazón, el «fruto bendito de su vientre» (cf. Lc 1, 42). (Juan Pablo II - Carta Apostolica "Rosarium Virginis Mariae", 24)

Que frutos se pueden pedir a María Mediadora de todas las Gracias en cada misterio.

MISTERIOS GOZOSOS

EL FRUTO DEL MISTERIO: LA HUMILDAD
EL FRUTO DEL MISTERIO: EL AMOR AL PRÓJIMO
EL FRUTO DEL MISTERIO: LA POBREZA
EL FRUTO DEL MISTERIO: LA OBEDIENCIA
EL FRUTO DEL MISTERIO: EL GOZO DE ENCONTRAR A JESÚS.

MISTERIOS LUMINOSOS

EL FRUTO DEL MISTERIO: LA HUMILDAD
EL FRUTO DEL MISTERIO: LA INTERMEDIACIÓN DE MARIA.
EL  FRUTO DEL MISTERIO: LA ESPERANZA
EL FRUTO DEL MISTERIO: LA FE
EL FRUTO DEL MISTERIO: LA CONFIANZA EN DIOS

MISTERIOS DOLOROSOS

EL FRUTO DEL MISTERIO: DOLOR POR EL PECADO
EL FRUTO DEL MISTERIO: LA PUREZA
EL FRUTO DEL MISTERIO: EL VALOR
EL FRUTO DEL MISTERIO: LA PACIENCIA
EL FRUTO DEL MISTERIO: LA PERSEVERANCIA

MISTERIOS GLORIOSOS

EL FRUTO DEL MISTERIO: LA FE
EL FRUTO DEL MISTERIO: LA ESPERANZA
EL FRUTO DEL MISTERIO: EL AMOR A DIOS
EL FRUTO DEL MISTERIO: LA GRACIA DE LA PERSEVERANCIA FINAL Y DE UNA MUERTE FELIZ.
EL FRUTO DEL MISTERIO: LA CONFIANZA EN LA INTERCESIÓN DE MARIA MEDIADORA

0 comentarios: