martes, 13 de octubre de 2015

LOS LIBROS SECRETOS (EL ENCHIRIDION)

La palabra «GRIMORIO» del francés grimoire, esto se debe en parte a que, en la Edad Media, las «gramáticas» latinas (libros sobre dicción y sintaxis del latín) eran fundamentales para la educación escolar y universitaria, mientras que la mayoría iletrada sospechaba que los libros no eclesiásticos eran mágicos. De esta forma, «gramática» también denotaba, tanto para letrados como para iletrados, un libro de enseñanza básica. No debe ser confundido con el breviario, libro de oraciones.

Otra versión sobre el origen de la palabra, mucho más aceptada actualmente por los propios practicantes de magia, sostiene que la palabra «GRIMORIO» proviene del italiano rimario que significa "composición de versos". Con el paso del tiempo la palabra habría cambiado a grimario y posteriormente a la actual «GRIMORIO». Los magos medievales italianos sabían que la composición en versos favorecía a que las operaciones mágicas fueran más poderosas. Por esta razón, las llamaban "incantesimo" (encantación) porque para su desarrollo empleaban la poesía y el canto.

Seguramente el «GRIMORIO» más influyente en todas las obras teúrgicas posteriores es el de LOS MISTERIOS EGIPCIOS DE JÁMBLICO DE CALCIS. Escrito hacia finales del siglo III d. C. cuando todavía no se les daba ese nombre a tal género de libros. También se les conoció, ya en la Edad Media, como LIBROS NEGROS.

Otros «GRIMORIOS» históricos de interés incluyen:

La Gallina Negra, 740 d.C.
El Grimorio de San Cipriano o Ciprianillo, 1001 d.C.
El Libro del Papa Honorio III. Según Eliphas Levi el verdadero autor habría sido el antipapa Honorio II en el año 1065.
El Heptamerón, Pietro d'Abano, 1290
El Libro de la Magia Sagrada de Abra-Melin el Mago, 1458
El Grimorio Secreto de Turiel, 1518.
El Gran Grimorio, Escrito por el italiano Antonio Venitiana del Rabina en Venecia en 1522. En 1612, en Italia, se realiza su primera edición.
Galdrabók, grimorio islandés, compendio del siglo XVI
El Lemegeton o La Llave Menor de Salomón, 1600
La Clave Mayor de Salomón, 1641

Desde el siglo XVIII ha existido un pequeño sector económico dedicado a la venta de «GRIMORIOS» falsos o mal traducidos (la mayoría de los textos originales están en francés o latín, y son muy raros). No obstante, existen traducciones fieles de la mayoría de los libros indicados. A finales del siglo XIX algunos de estos textos fueron reivindicados por organizaciones mágicas para-masónicas como la Orden Hermética del Amanecer DoradoLa Ordo Templi Orientis (Orden del Templo del Este, u Orden de los Templarios Orientales), organización internacional de carácter fraternal y religioso, fundada al comienzo del siglo XX. El escritor y ocultista inglés Aleister Crowley fue el miembro más prominente de esta Orden, que impulso, basándose en ellos diversos movimientos modernos como la Wicca, el neo-satanismo, y la magia del Caos.

El “ENCHIRIDIÓN”, es el nombre de una obra que escribió el Papa León III. Se trata de un ritual oculto que encierra oraciones contra encantamientos, maleficios, sortilegios, brujerías, ilusiones y todo cuanto pueda causar daño tanto a hombres como a animales domésticos. León III cedió el libro a Carlomagno, como el regalo más caro y más preciado del momento; cita prohibiendo en nombre de Dios, atormentar a las almas santas que viven a la sombra de la Iglesia Católica y además, recopila Salmos bíblicos. Se cuenta, se rumorea, que la entrega de este libro a Carlomagno se le otorgó con la idea de iluminar el reinado de éste y también, de convencer de que la magia no fuera considerada como una ciencia oculta, sino que por el contrario, una ciencia indiscutible con la que se pudiera alejar a las herejías tanto de la ciencia como de la política.

Otro libro secreto fue El Libro del Papa Honorio III, considerado el más “diabólico” entre todos los Libros Negros, probablemente porque, a diferencia de otros «GRIMORIOS» más limitados a la magia cabalística (judía) en esta obra se muestran importantes influencias cristianas, que a juicio de las autoridades eclesiásticas, agravan aún más el carácter blasfemo de la obra. Publicado por primera vez en latín, en Roma, en los años 1629, es conocido especialmente a partir de una traducción francesa de 1670, y atribuido al papa Honorio III el Grande, sucesor de Inocencio III, que reinó entre el 1216 y el 1227.

Según la cita evangélica, Jesús dijo al primer Papa: “Tu eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi iglesia, y la puertas del infierno no prevalecerán contra ella y te daré las llaves del Reino de los Cielos y cualquier cosa que atares en la tierra será atada en el Cielo” (Mateo 16, 18). En esta cita, en la que se sustenta en buena medida la autoridad del Magisterio de la Iglesia Católica, se pretende justificar el supuesto poder del Papa para dominar a los demonios, y para decidir en la tierra cuestiones que afectan también al mas allá.

0 comentarios: