martes, 14 de enero de 2014

Kiki Troia en el Mundial 2014

“No me tenía mucha fe. Ahora no puedo creer lo que está pasando con mi canción”, vibra desde Guadalajara Juan Francisco “Kiki” Troia, un muy requerido compositor y arreglador de música católica latinoamericana. Nació en 1975 en Corrientes capital y es tecladista y director en México de la banda del cantante Martín Valverde. La fe misionera en clave de pop-rock. Tiempo atrás, Kiki Troia quiso presentar su canción A ganar o morir al concurso que promovió una importante compañía discográfica de temas leitmotiv para el Mundial de Fútbol Brasil 2014.

“Pero cuando intenté inscribirla había cerrado el concurso. ¡Me quería morir! Como soy hombre de fe pensé: ‘Por algo será’. Y decidí subirla a YouTube”, dice.

El 8 de enero, dos días después, A ganar o morir tenía más de 2.600 visitas en YouTube y se había replicado en Webs incontables. “Fue una sorpresa total para mí. Simplemente, lo anuncié en mi Facebook y se empezaron a pasar la canción. Eso me da una alegría inmensa”, reconoce. Y en México hasta la pidieron “para un programa de deportes de Televisa. Esta semana me reúno con ellos”.

La canción, incluso, está siendo más vista que muchos de los temas que sí participaron del concurso.

A ganar o morir es una melodía pegadiza en rápido tempo de rock, con guitarras distorsionadas y una letra con épica (y prédica) futbolera. Su estribillo dice: “Es a ganar o morir, es una lucha sin tregua, es la mayor de las pruebas y hay que darse por entero y hasta el fin”. Kiki lo grabó en el estudio de Martín Valverde en Guadalajara, se filmó con su celular y sumó imágenes y relatos de goles mundialistas. “Aprendí en tiempo récord a usar el editor de video porque no tenía idea”.

A Troia, la alta demanda de sus arreglos -no sólo para Valverde- lo llevó a radicarse en México en 2011 y a girar por América y España. Ahora prepara su tercer disco solista. “No tenía pensado incluir este tema pero tendré que hacerlo. Componer algo en clave deportiva y que al mismo tiempo tuviera fuerza es algo raro para mí”. O quizá no tanto: el año pasado, él arregló la versión al español de Esperanza del amanecer, el himno de la Jornada Mundial de la Juventud, en julio, cuando el Papa Francisco agitó a las masas católicas en Brasil. “En una de sus prédicas, el Papa utilizó metáforas futboleras. Mi canción parafrasea una: ‘Hay que jugárselo todo hacia delante’”.

A ganar o morir también brotó de su historia familiar. “Hace mes y medio falleció mi viejo: fue algo repentino. Él era un fanático del fútbol, y cuando vi el concurso pensé en él diciéndome: ‘¡Dale, probá hacer algo!’ Por eso me animé”. ¿Qué espera por delante? “Mi deseo, más que ganar, era llamar la atención de algún productor importante. No tanto como solista sino como compositor y arreglista. Pero puede pasar cualquier cosa. Yo ya hice mi parte: la canción se irá abriendo camino sola”.

0 comentarios: