miércoles, 26 de febrero de 2014

Las Brujas de Salem

Los juicios por brujería de Salem fueron una serie de audiencias locales, posteriormente seguidas por procesos judiciales formales, llevados a cabo por las autoridades con el objetivo de procesar y después, en caso de culpabilidad, castigar delitos de brujería en los condados de Essex, Suffolk, y Middlesex (Massachusetts), entre febrero de 1692 y mayo de 1693. Este acontecimiento ha sido usado retóricamente en la política y la literatura popular como una advertencia real sobre los peligros del extremismo religioso, acusaciones falsas, fallos en el proceso y la intromisión gubernamental en las libertades individuales.

A pesar de ser generalmente conocido como «los juicios de Salem», las audiencias preliminares en 1692 se llevaron a cabo en diversas ciudades de toda la provincia: la aldea de Salem, Ipswich, Andover y la ciudad de Salem. Los juicios más conocidos tuvieron lugar en la ciudad de Salem, realizados por un Tribunal en ese mismo año. Los propios jueces se dejaron llevar por la histeria religiosa de la comunidad, formada mayormente por puritanos, que exigía frenéticamente condenas a las presuntas brujas.

Las cuatro partes en las que se dividió la Corte Superior de la Judicatura de 1693 se celebraron en la aldea de Salem, Ipswich, Boston y Charlestown, pero solo se produjeron tres condenas de los treinta y un juicios llevados a cabo por la Corte Superior de Judicatura. Los dos tribunales condenaron a veintinueve personas por brujería. Diecinueve de los acusados —catorce mujeres y cinco hombres— fueron ahorcados. Un hombre, Giles Corey, se negó a emitir declaración y murió lapidado en un intento de obligarlo.

Muchas teorías han intentado explicar por qué la comunidad de Salem explotó en ese delirio de brujas y perturbaciones demoníacas. La más difundida insiste en afirmar que los puritanos, que gobernaban la colonia de la bahía de Massachusetts prácticamente sin control real desde 1630 hasta la promulgación de la Carta Real de Massachusetts en 1692, atravesaban un período de alucinaciones masivas e histeria provocadas por fanatismo religioso.

La mayoría de los historiadores modernos encuentran esta explicación, cuando menos, simplista. Otras teorías se apoyan en analizar hechos de maltrato de niños, adivinaciones invocando al maligno, y ergotismo (intoxicación plena con pan de centeno fermentado que contiene elementos químicos similares al alucinógeno LSD), la lucha por las propiedades, el complot de la familia Putnam para destruir a la familia rival Porter, y algunas otras aluden al tema del «estrangulamiento social» de la mujer, siendo que la suma de estos factores causó el estallido de fanatismo religioso.

Dentro de la pequeña comunidad de Salem existía una estricta conducta religiosa, en la cual cada persona vigilaba a sus vecinos y a su vez era vigilada por éstos en sus palabras y acciones, generando dudas y sospechas en caso de que su conducta no se ajustase a los parámetros religiosos puritanos. Las mujeres eran consideradas como individuos destinados a servir a sus esposos y a carecer de mayores derechos, mientras los niños eran destinados a educarse severamente desde temprana edad en las labores de los adultos en vez de simplemente jugar. Otra preocupación fundamental de esta comunidad era evitar la «ira de Dios» y, por tanto, sujetarse estrictamente a los dictados religiosos del puritanismo para así evitar el castigo divino que se traducía en pérdida de cosechas, mal clima, y muerte de ganado.

Una vecina propuso una forma de contrarrestar la magia. Le pidió a una panadera que hornearse un pastel de centeno con la orina de las supuestas brujas y excremento de perros -los perros se creían que eran utilizados por las brujas como agentes para llevar a cabo sus órdenes diabólicas-. Posteriormente, esta misma panadera fue acusada y ahorcada, después de decir que se le acercó un hombre alto - obviamente Satanás - que en otras ocasiones aparecía como un perro o un cerdo y que le pedía que firmara en su libro para darle poderes.

En un pueblo donde todo el mundo creía que el Diablo era real, las sospechas se  convirtieron en una obsesión. Los jueces también decidieron hacer el examen de los órganos de las acusadas para las pruebas de las marcas de “la bruja” (lunares o similares en el cuerpo). El jurado emitió en una ocasión el veredicto de no culpable, para gran disgusto del Presidente del Tribunal, quien les "invitó" a que volvieran a considerar el veredicto. El jurado volvió a reunirse, y en la segunda ocasión volvió con el veredicto de culpabilidad.

Las últimas tres brujas fueron indultadas, y liberadas de la cárcel con el resultado diecinueve ahorcados a los que tenemos que sumar al menos cuatro personas más que habrían muerto en la cárcel. Aproximadamente uno a dos centenares de personas fueron arrestados y encarcelados por cargos de brujería. Dos perros fueron ejecutados como supuestos cómplices de las brujas...

Este era el proceso a seguir:

1.- Una persona -no hacía falta pruebas- presenta una queja al Juez de Paz de bruja sospechosa, bien fuese la vecina u otra que eligiera al azar.

2.- La acusada, una vez detenida, era examinada por dos o más magistrados. Si, después de escuchar los testimonios, el juez consideraba que la acusada era probablemente culpable, se la enviaba a la cárcel en espera de juicio.

3.- La condenada recibe su condena de la Corte (ya conocemos el veredicto...). En cada caso, en Salem, la condenada fue sentenciada a ser colgada en una fecha determinada.

4.- El sheriff y sus ayudantes llevaban a cabo la pena de muerte en la fecha especificada...

Más de 150 personas fueron detenidas y encarceladas, solo con acusaciones, sin embargo no llegaron a ser formalmente procesadas por el tribunal del condado. Al menos cinco de los acusados fallecieron en prisión, y las veintiséis personas que fueron a juicio fueron condenadas ante este tribunal.

Un rasgo particular de estos juicios fue que las denuncias de alucinaciones y contactos demoníacos surgieron entre un grupo de mujeres de la comunidad de Salem, pero nunca se realizaron procedimientos serios para obtener pruebas de tales prácticas, sino que casi todas las acusaciones se basaban en rumores.

0 comentarios: