miércoles, 26 de marzo de 2014

La Coca-Cola

Fue creada el 5 de Mayo de 1886, por un farmacéutico llamado John Pemberton, que empezó a trabajar en la fórmula a los 54 años de edad. Hoy en día, es el producto más ampliamente distribuido en el mundo, adquirible en 205 países, muchos más que las naciones que forman la ONU. Junto a la típica expresión americana "Okey", Coca-Cola es la palabra más universalmente reconocida en la tierra, convirtiéndola en un símbolo del estilo de vida occidental.

En sus comienzos, fue introducida comercialmente como "un tónico efectivo para el cerebro y los nervios". En 1938 fue declarada "Bebida por excelencia" en los Estados Unidos. Coca-Cola fue el primer producto ampliamente accesible que era al mismo tiempo un remedio patentado y una bebida con gas. De todos modos, Coca-Cola no fue la primera bebida medicinal que se conoce. En 1876, diez años antes de su creación, un cuáquero de Philadelphia lanzó al mercado, una mezcla de bayas y raíces silvestres.

Según Mary Gah Humpreys, el mayor mérito de Coca-Cola es su carácter democrático: "un pobre bebe cerveza, un millonario bebe champagne, pero seguramente los dos beben Coca-Cola." Frank Robinson, es el héroe olvidado de Coca-Cola. Fue quien le dio el nombre y diseño el logo utilizando para ello la caligrafía spenceriana optando por la combinación de dos de los ingredientes del compuesto, que le daban un sonido aliterado y utilizado por primera vez en un anuncio el 16 de Junio de 1887 y fue también el primer fabricante del producto final.

En su primer anuncio publicitario, en el rotativo Atlanta Journal el 27 de Mayo de 1886, se ponía de relieve sus grandes cualidades como bebida y refresco: "Deliciosa, Refrescante, Estimulante y Vigorizante". La fórmula secreta de Coca-Cola se identifica con el código 7X. En 1898 se distribuyeron más de 1 millón de objetos y artículos publicitarios con el slogan "Beba Coca-Cola. Deliciosa y Refrescante". En 1891 aparecieron las "Coca-Cola Girls", que incitarían la fantasía masculina en calendarios y carteles publicitarios durante décadas, y donde se permitieron los primeros y casi únicos desnudos de la marca.

En esos años la compañía se infiltró en la vida cotidiana de los norteamericanos; ya se vendían chicles, golosinas, cigarrillos, todos ellos con el logo de Coca-Cola. Los hombres de Coca-Cola les llamaban "Fake-Cola" (falsas colas). Para evitar este expolio por parte de los falsificadores, la compañía contrato a la célebre, por otras cosas, Agencia de Detectives Pinkerton para que investigaran en los bares de bebidas, pidieran una Coca-Cola y tomaran muestras para que fueran analizadas químicamente y demostrar las posibles falsificaciones. En 1926, la compañía informó que había más de "7000 sepulturas" en el "mausoleo" de imitadores de Coca-Cola. "Ahora que todo el mundo la bebe, una cierta camarilla, compuesta de muchos competidores descontentos y fanáticos extraviados, ha descubierto que la Coca-Cola produce más adicción que el opio, es más perjudicial que el tabaco y más perniciosa que el whisky".

La compañía necesitaba un cambio de imagen para su botella. Se probaron diversos envases pero ninguno proporcionaba ninguna de las condiciones impuestas por la compañía. Tenía que cumplir una sola premisa: que fuera reconocida inmediatamente, a oscuras, por un invidente e incluso rota. El pueblo añadió todo lo demás, y no es cierto que la forma estuviera inspirada en el cuerpo de una mujer, aunque la tradición popular uniera las formas míticas de la famosísima actriz de la época Mae West con las curvas de Coca-Cola.

En Junio de 1915 la empresa Root-Glass a través del artesano Earl Dean, busca en las páginas de la Enciclopedia Británica ilustraciones de los ingredientes que contiene el refresco que inspiraran de algún modo el diseño de la botella. Una ilustración del grano del cacao llama inmediatamente su atención y la forma aflautada le da la idea. Fabrica unas cuantas muestras antes de cerrar el horno, que dejaba de trabajar en la temporada estival y se consuma el error.

En ningún momento el cacao ha figurado entre los ingredientes de la fórmula original de Coca-Cola. El bueno de Earl, con las prisas, confundió la hoja de cacao con la hoja de coca y creó, sin imaginárselo, el envase más conocido del mundo. Un error, un simple error, las prisas y las vacaciones de verano de un artesano fueron las causas de este diseño.  La compañía acepta el nuevo diseño en 1916, con una capacidad de 182 gr.

En las Islas Barbados hay una leyenda acerca del refresco: transforma el cobre en oro. En la isla de Haití, tierra de zombis, una anciana revivió después de muerta gracias a que su sobrino le dio a beber una Coca-Cola. En Rusia, las mujeres utilizaban el refresco, de contrabando, para combatir las arrugas y cambiarla por medias. Y para terminar la definición de una camarera japonesa:
"Coca-Cola es como el sabor amargo y dulce del primer amor" Toda esta relación de amor y odio, es, sin embargo, el mayor logro que un empresario puede esperar: jamás un producto ha recibido una cantidad tan profusa de menciones gratuitas en la prensa. Una vez más el dicho se cumple: "Lo importante es que hablen de uno, aunque sea mal."

Para combatir las murmuraciones de que la bebida era perjudicial para la salud, la compañía patrocinaba numerosos acontecimientos deportivos y no perdía la ocasión de promocionarse en territorios aún no muy propensos a recibir su mensaje. Otra anécdota sobre el tema nos muestra hasta qué punto la marca estaba en todas partes. Un turista americano que viajaba por el Desierto del Sahara acompañado de un guía, se adentraba en el territorio yermo con la esperanza de perderse en la inmensidad. Al ver que aún habían vestigios del hombre a su alrededor le preguntó al guía cuando dejarían de ver la civilización. El guía no entendió muy bien la pregunta y le pidió que se la aclarara. "¿Cuando llegaremos a un punto donde ya no exista nada que tenga que ver con Coca-Cola?" -, preguntó el americano. El guía se encogió de hombros y respondió: - "Nunca" -, señalando una inmensa valla publicitaria con un anuncio del refresco que emergía por detrás de una duna.

Coca-Cola ha invertido más de cien años y una cantidad incalculable de dinero para construir el prestigio y la solvencia de la marca en todo el mundo. Sin su economía de escala y su inimitable sistema de marketing, cualquiera que intentase reproducir el producto fracasaría por completo ya que tendría que ponerlo a un precio muy alto para obtener beneficios

La Coca-Cola se emplea en algunos procesos culinarios, concretamente se reduce hasta llegar a tener un sirope que se emplea en algunas ocasiones como salsa. En la cocina norteamericana se elabora la Coca Cola Frita, concretamente en la cocina de Texas. En países como Perú, se usa para macerar pollo acompañado de condimentos durante varias horas. Se fríe u hornea para luego servirse con guarnición. En Colombia es utilizada para la preparación de un plato típico de arroz llamado "arroz de/con Coca-Cola" en la cual se prepara el arroz y el agua que se utiliza se reemplaza por la bebida gaseosa. 

0 comentarios: