miércoles, 30 de abril de 2014

Curiosidades de la Canonización de San Juan XXIII y San Juan Pablo II

En un encuentro histórico de papados presentes y pasados, el papa Francisco y el emérito Benedicto XVI honraron a los pontífices Juan XXIII y Juan Pablo II. Aunque la ocasión es trascendental la ceremonia es breve y sorprendentemente directa, aunque tendrá el beneficio de que se presento las reliquias de los dos nuevos santos para su veneración por vez primera.  La parte preliminar de la ceremonia comenzó con oraciones, himnos y culminó con el canto de la hipnótica letanía de los Santos, la enunciación de la lista de santos, tras la pronunciación de cada nombre se usa la frase "Ora pro nobis" que significa "reza por nosotros.

El jefe de la oficina de la causa de los santos, cardenal Ángelo Amato, pidió al papa en tres ocasiones que incluyera a Juan XXIII y Juan Pablo II entre los santos. En el rito de beatificación la petición se hace sólo una vez. Las tres peticiones repetidas de canonización "representan la importancia de esta celebración", subrayó el vocero del Vaticano Federico Lombardi. Luego el papa Francisco dijo: "Por la honra de la santa Trinidad, al exaltación de la fe católica y el incremento de la vida cristiana, por la autoridad de nuestro señor Jesucristo y de los santos apóstoles Pedro y Pablo y la nuestra, tras la debida deliberación, y la oración para recibir la ayuda divina, y habiendo buscado consejo en muchos de nuestros hermanos obispos, declaramos bendecidos y definimos como santos a Juan XXIII y Juan Pablo II y los incluimos entre los santos, decretando que deberán ser venerados como tales por toda la Iglesia. En el nombre del padre, del hijo y del espíritu santo".

Las reliquias de los dos nuevos santos fueron llevadas hacia el altar. En el caso de Juan Pablo II se usó la misma reliquia empleada para su beatificación, su sangre, que fue llevada al altar por Floribeth Mora, una mujer de Costa Rica que en 2011 se recuperó de un aneurisma cerebral inoperable, hecho que fue atribuido a la intercesión de Juan Pablo II y que se consideró el milagro necesario para declararlo santo. En el caso de Juan XXIII, un pequeño trozo de piel que fue removido de su cuerpo, exhumado en 2001 para su beatificación. Las reliquias —los restos físicos de un santo o los objetos que tocó en vida— se usan para que los fieles puedan venerar. Amato entonces agradeció a Francisco y le pidió que elaborara un documento oficial para dejar testimonio de la canonización. Francisco responderá: "Entonces lo decretamos". Y el rito finalizó con el canto del "Gloria". Luego se celebró la misa como de costumbre.

La doble canonización de Juan Pablo II y Juan XXIII es un golpe maestro del papa Francisco para reconciliar dos visiones de la Iglesia y balancear el culto a la personalidad que suscita el conservador y carismático pontífice polaco. Elevar a la gloria de los altares en una única ceremonia el 27 de abril en la plaza de San Pedro al carismático y conservador Juan Pablo II (1978-2005), primer papa no italiano en más de cuatro siglos, y a Juan XXIII (1958-63), que abrió la Iglesia a la pluralidad del mundo moderno, generó tanto elogios como críticas. La decisión de canonizar a Juan XXIII (Ángelo Giuseppe Roncalli) sin comprobación de milagros no ha sido tomada con frecuencia, pero corresponde a una prerrogativa del jefe de la Iglesia Católica, que ha querido así valorizar el ejemplo del llamado "papa bueno", autor de la encíclica "Pacem in terris", y equilibra de algún modo la veneración que suscita el polaco Karol Wojtyla."Francisco quiso santificar a alguien que considera realmente un santo", aunque no se le atribuya ningún milagro específico, sostiene el vaticanista del diario La Stampa Marco Tosatti, al referirse al papa italiano.

Juan XXIII pasó a la historia como el pontífice que convocó el gran Concilio Vaticano II (1962-1965), que abrió a la Iglesia al mundo para modernizarla. Fue una persona simple y de buen humor, una actitud parecida a la que mantiene actualmente su sucesor Francisco, primer papa latinoamericano y primer jesuita al frente del Vaticano. La canonización conjunta muestra, por un lado, la intención de Francisco de mantener el equilibrio entre dos figuras tan contrapuestas como "el agua y el aceite". Esa decisión le valió a Francisco críticas indirectas de una parte de la Iglesia polaca, bastión del catolicismo en Europa, que ve con inquietud el interés del papa argentino por los problemas de los laicos y su abordaje de cuestiones sociales. El presidente de la conferencia episcopal polaca, Stanislaw Gadecki, reconoció recientemente que "poner en práctica el estilo del papa Francisco puede resultar difícil para nuestra Iglesia", criticando el estilo directo y poco protocolar del pontífice que en 2013 sucedió al alemán Benedicto XVI (Joseph Ratzinger), quien renunció al cargo.

La muerte de Juan Pablo II en abril de 2005 desencadenó el grito espontáneo de la muchedumbre reunida en la plaza de San Pedro para que fuera declarado "Santo Súbito" (Santo ya).Para el fallecido cardenal Carlo María Martini, identificado como la cabeza pensante de los sectores progresistas de la iglesia, "no era necesario" canonizar a Juan Pablo II, según afirma en un libro el fundador de la Comunidad de San Egidio, Andrea Riccardi. Juan Pablo II "ya era un hombre de Dios, no era necesario hacerlo santo", aseguró Martini, quien había cuestionado la decisión de Juan Pablo II de no renunciar pese a su grave enfermedad, que el mundo entero siguió dramáticamente en directo. La canonización del primer papa polaco de la historia se celebra en un plazo récord, aunque ha seguido todos los pasos exigidos por la Iglesia, entre ellos la demostración, según la Iglesia, de dos milagros, uno de ellos realizado el día de su beatificación, el 1º de mayo del 2011, con la cura inexplicable de la enfermedad de Parkinson a una mujer de Costa Rica.

Los caminos de la santidad fueron muy distintos para los dos papas. "Uno era reformista, abierto y bonachón; el otro amaba el espectáculo (Karol Wojtyla fue de joven actor en Polonia) y era intransigente y enemigo del pensamiento teológico libre". La idea de una "Iglesia de los pobres", que fue la propuesta estrella de Juan XXIII a través del Concilio Vaticano II, "fue un camino que no siguieron Juan Pablo II y Benedicto XVI", sostiene en un artículo el renombrado teólogo progresista español Juan José Tamayo. Francisco, en su año de pontificado, volvió por su lado a tender algunos puentes con la Teología de la Liberación, que se había visto marginada en los tiempos de Juan Pablo II y de Benedicto XVI. La doble canonización invita a apreciar y a venerar a dos modelos de religiosos, tanto por su modo de actuar como de pensar, pese a la rivalidad histórica entre sectores conservadores y progresistas en el seno de la Iglesia.

Ironía de la historia, en el año 2000 Juan Pablo II beatificó (paso previo a la canonización) a Juan XXIII junto con Pío IX, que tuvieron trayectorias inversas. Mientras el llamado "papa bueno" pasó de ser un eclesiástico conservador a convertirse en el pontífice de la apertura, Pío IX (1846-1878), con una imagen inicial de liberal, se convirtió en el papa que rechazó el modernismo.

0 comentarios: