martes, 2 de septiembre de 2014

Los Errores de la Biblia – Primera Parte

Al comienzo, no más, de la Biblia, encontramos dos relatos contradictorios sobre la creación del mundo. En el capítulo 1 del Génesis se dice que Dios creó el mundo en 6 días. En el capítulo 2, la creación se realizó en un solo día (v. 4). Según Génesis 1, Dios crea a los seres vivos en orden progresivo: primero las plantas, luego los animales, y finalmente los seres humanos. Según Génesis 2, Dios crea primero al hombre (v. 7), luego las plantas (v. 9), los animales (v. 19), y finalmente a la mujer (v. 22). Según Génesis 1, antes de la creación del mundo lo que había era una inmensa masa de agua (v. 2). Según Génesis 2, antes de la creación del mundo lo que había era un inmenso desierto (v. 5). Según Génesis 1, Dios crea el mundo empleando únicamente su palabra (por eso repite a cada rato: Dijo Dios..., y así fue). Según Génesis 2, Dios trabaja manualmente para crear: como alfarero, para hacer a Adán y los animales; como jardinero, para plantar los árboles; como cirujano, para hacer dormir a Adán, sacarle una costilla y crear a Eva. 

Del mismo modo, en el relato de Caín y Abel encontramos algunas contradicciones. Por ejemplo, después de asesinar a su hermano, exclama Caín arrepentido: Ahora cualquiera que me encuentre me Matará (Gn 4, 14). Pero, ¿quién lo va a encontrar, si no existía nadie más que Adán y Eva? Y más adelante el Génesis dice: Caín se unió con su mujer, y ella quedó embarazada (Gn 4, 17). ¿De dónde sacó Caín una mujer?  La historia del arca de Noé también nos sorprende. Según Génesis 7, 12 el diluvio duró 40 días y 40 noches. Pero un poco más adelante se dice que estuvo Iloviendo 150 días, hasta que Dios se acordó de Noé e hizo dejar de llover (Gn 7, 24-8, 2). En cuanto a los animales que Noé introdujo en el arca, según Génesis 6, 19 era una pareja por especie. En cambio según Génesis 7, 2 fueron 7 parejas por especie. Podemos encontrar más contradicciones en las historias de los patriarcas. Por ejemplo, ¿por qué Jacob viajó a Mesopotamia? ¿Para escapar de su hermano Esaú que lo quería matar (Gn 27, 41-45), o para buscar una mujer con quien casarse (Gn 27, 46-28, 5)? Y el patriarca José, ¿a quién fue vendido como esclavo? ¿A los ismaelitas (Gn 37, 27), o a los madianitas (Gn 37, 28)? 

También los relatos de Moisés manifiestan varias incoherencias. Se dice que Moisés fue la primera persona a quien Dios le reveló su nombre propio de Yahvé, diciéndole: Me aparecí a Abraham, a Isaac y a Jacob, pero mi nombre de Yahvé no se lo di a conocer (Éx 6, 3). Sin embargo, leemos en el Génesis que varios siglos antes, Abraham ya le decía a Dios Mi señor Yahvé (15, 2); y también lo llamaba así su esposa Sara (16, 2). ¿Quién fue entonces el primero en llamar a Dios "Yahvé"?  Siguiendo con Moisés, ¿cómo se llamaba su suegro? ¿Reuel (Éx 2, 18), Jetró (Ex 3, 1; 4, 18), o Jobab (Núm 10, 29)? ¿Era un sacerdote madianita (Éx 2, 16; 3, 1) o era quenita (Jc 1, 16; 4, 11)? ¿Y dónde murió su hermano Aarón? ¿En Hor (Núm 33, 38), o en Moserá (Deut 10, 6)? La narración de las plagas de Egipto nos depara también varias sorpresas. ¿Cómo es posible que, si en la quinta plaga murió todo el ganado de Egipto (Éx 9, 6), en la sexta el ganado tuviera úlceras (Éx 9, 9) y en la séptima fuera amenazado por el granizo (Éx 9, 19)? ¿Y cómo, si Moisés convirtió en sangre toda el agua de Egipto (Éx 7, 20), los magos pudieron hacer más tarde lo mismo? ¿De dónde sacaron más agua? (Éx 7, 22). 

Si pasamos a la historia de David, en el Primer Libro de Samuel hay dos versiones contradictorias sobre cómo éste conoció al rey Saúl. Según una (c. 16), se conocieron cuando David fue llevado al palacio de Saúl para tocar el arpa y entretener al rey con su música. Según la otra, se conocieron cuando este venció al gigante Goliat (c. 17). Y a propósito de este célebre duelo, ¿quién mató en realidad a Goliat? Porque el Segundo Libro de Samuel asegura que no fue David, sino un hombre llamado Elhanan (2 Sam 21, 19). ¿Y cómo conquistó el rey David la ciudad de Jerusalém? ¿Con sólo su guardia personal, como dice el 2o libro de Samuel (5, 6), o con todas las tribus de Israel, como narra el Primer libro de las Crónicas (11, 4)? Y para seguir con David, ¿era el octavo hijo de Jesé, como dice el Primer Libro de Samuel (16, 10-11), o el séptimo, como asegura el Primer Libro de las Crónicas (2, 15)? 

También en el Nuevo Testamento hallamos contradicciones

Por ejemplo, ¿dónde pronunció Jesús las Bienaventuranzas? Según Mateo, fue en la cima de una montaña (5, 1). En cambio Lucas dice expresamente que fue "en un lugar llano" (6, 17). 

¿Y cuál fue el primer milagro que hizo Jesús? Según Juan, convertir el agua en vino en las bodas de Caná (Jn 2, 1-11). Según Marcos, fue la curación de un endemoniado en la sinagoga de Cafarnaúm (Mc 1, 21-28). Y según Mateo, la curación de un leproso (Mt 8, 1-4). El evangelista Marcos cuenta que en cierta oportunidad los apóstoles Santiago y Juan le pidieron a Jesús ocupar los primeros puestos en el futuro reino que Él iba a instaurar (Mc 10, 35-37). En cambio Mateo cambia, y dice que no fueron los apóstoles quienes hicieron este insólito pedido, sino la madre de ellos (20, 20-21). ¿Quién está contando la verdad? Sabemos que Jesús fue crucificado entre dos ladrones. Pero dice Lucas que uno de ellos era un "buen" ladrón, y defendía a Jesús de los insultos del otro (23, 39-43). En cambio Mateo dice que los dos ladrones lo insultaron y no dice que ninguno lo haya defendido (Mt 27, 44). 

Marcos cuenta que Jesús curó a un solo ciego en Jericó (Mc 10, 46); en cambio Mateo dice que eran dos (Mt 20, 30). También hay discrepancias sobre las últimas palabras de Jesús en la cruz. Para Mateo y Marcos fueron: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado? (Mt 27, 46; Mc 15, 34). Para Lucas fueron: Padre, en tus manos pongo mi espíritu (23, 46). Y para Juan: Todo está cumplido (19, 30). Lo mismo ocurre con las mujeres que se presentaron en la tumba del Señor el domingo de Pascua. Según Juan, fue una sola (20, 1). Según Mateo, dos (28, 1). Según Marcos, tres (16, 1). Y según Lucas, fueron todas las mujeres que habían seguido al Señor desde Galilea (24, 1).

Ariel Álvarez Valdés
Biblista

0 comentarios: