martes, 12 de enero de 2016

ES FRANCISCO ¿EL PAPA NEGRO?

El martes 12/03/2013 los cardenales se reunieron para votar al nuevo líder de la Iglesia Católica, el nuevo Papa. Y el miércoles 13/03/2013 a las 19:07 apareció la “Fumata Blanca”, ya se habían obtenido ha obtenido los 77 votos exigidos para que el nuevo Papa. Bergoglio fue proclamado como el Papa Francisco, el primer Papa jesuita. Él es el Papa número 266. Para muchos cristianos un profeta, un santo de la Iglesia Católica, pero para muchos otros es simplemente la cuenta atrás de los papas hasta el fin de los tiempos, ya que después del Papa Francisco se acaba la lista. La decisión llegó en un momento donde los números místicos y las fases lunares indican que con este Papa se cumple con la profecía de San Malaquías:

La profecía es el resultado de una visión de un irlandés llamado Malaquías y su lista que describe a cada uno de los papas, junto con algunos anti-papas, comenzando por el Papa Celestino II, elegido en 1143 y concluyendo con el sucesor del Papa Benedicto XVI, un Papa descrito en la profecía como “Pedro el Romano”, cuyo pontificado terminará con la destrucción de Roma y de la Iglesia Católica. Pero las profecías de San Malaquías son totalmente crípticas. No se menciona el nombre exacto de cualquiera de los Papas.

Los expertos afirman que “Pedro” hace referencia al nuevo Papa llamado “Francisco”, en referencia a San Francisco de Asís. El nombre original de San Francisco de Asís era “Giovanni Francesco di Pietro Bernardone”, “Pietro” que en español es “Pedro”. Con la expresión “Romano” existe una gran controversia debido a que algunos mantienen que se trata de una designación común a los latinos, “romanos”. Existen otras teorías sobre “Petrus Romanus” como que su apellido tiene varios significados: Berg = montaña (roca/petrus) y Oglio = un río en Lombard (Roma). También se dice que todos los papas que son elegidos son considerados “Pedro”, o que Bergoglio es italiano a pesar de su nacionalidad Argentina, por lo que en esencia es un romano. Pero la realidad es que multitudes de combinaciones tienen un mismo resultado.

Nostradamus predijo el último Papa y el final la Iglesia misma en el mismo momento en que un gran cometa llenará nuestros cielos. El cometa Ison, del cual se dice que es uno de los más brillantes.

“La gran estrella durante siete días arderá,
Nublado hará dos soles aparecer.
El gran mastín todas las noches aullará.
Cuando el gran pontífice cambiará de terreno”.

Otro de los escritos de Nostradamus también hace referencia al fin de la Iglesia Católica:

“Allí aparecerá hacia el Norte
No lejos de Cáncer la estrella con barba:
Susa, Siena, Beocia, Eretria,
El grande de Roma morirá, esa misma noche.”

Según algunos expertos en profecías, Pío XIII debía ser elegido durante la luna nueva en un día de 13º en un año 13. Curiosamente el nuevo Papa fue escogido el 13 de marzo de 2013 a la 07:06pm hora local (7 + 6=13). El Papa Francisco tiene 76 años, otra coincidencia que da como resultado 13.

En la décima centuria del médico y consultor astrológico, Michel Nostradamus, publicada en el año 1568 se profesa:

“Clero Romano el año mil seiscientos y nueve, en la cumbre del año se hará elección: De un gris y negro de la Compañía salido, que nunca fue tan maligno”. 

Hasta el momento se ha interpretado que un "rey negro" en el trono del Vaticano será el último antes de que el mundo sucumba frente al Apocalipsis: "Al principio habrá enfermedades mortales como advertencia; luego habrá plagas, morirán muchos animales, habrá catástrofes, cambios climáticos y finalmente empezarán las guerras e invasiones del rey negro". 

Con la llegada del nuevo papa, Francisco se desempolva esta “profecía”, debido al origen de Jorge Mario Bergoglio; hace parte de la Compañía de Jesús, más conocidos en el mundo como Jesuitas, desde los siglos XVI y XVII se ha conocido al Padre General de esta orden religiosa como el “PAPA NEGRO”, debido al color de las sobrias sotanas que visten todos sus miembros, en contraste con la vestimenta blanca del Papa. También se debe en parte a la concepción del pasado que tenían los países protestantes europeos del poder relativo que ejercían los jesuitas en la Iglesia Católica.

0 comentarios: