martes, 6 de septiembre de 2016

ESPACIOS COMPARTIDOS EN LA ERA DIGITAL



Sabemos que un río transporta un caudal de agua mayor o menor en función de su ancho.  Análogamente, es el mismo concepto a tener en cuenta en lo relacionado con un canal de transmisión de información en general, por aire o por vínculo físico. Sabemos también que el mismo permite mayor información por segundo, por ejemplo, de imagen y sonido, cuando más ancho es el canal que transporta a la misma.

Para el caso de la Argentina, el servicio de TV ABIERTA por aire, ese ancho de banda está definido en 6MHz. para cada canal del espectro radioeléctrico asignado, ya sea analógico o digital, por la Administración de Frecuencias, conforme al Convenio Internacional del que nuestro país es parte. Actualmente, se está en una etapa de transición hacia la TV digital. Con el estándar adoptado para la misma ese ancho de canal de transmisión utilizado sigue siendo el mismo desde el año 1951, cuando nació la televisión en la Argentina.

Pero con esa tecnología digital se lo aprovecha mucho más. Es más eficiente su uso. Por ejemplo, tiene como ventaja la posibilidad de difundir tanto una señal de audio y/o video de muy alta calidad y de muy alta definición, o de lo contrario, una multiprogramación de señales simultáneas, todas de común acuerdo con la “línea editorial” del titular de la licencia o autorización de la respectiva emisora, pero con menor calidad en función de la cantidad de las mismas, siendo todas aceptables según el servicio brindado.

Esto es semejante a la emisión analógica de TV, cuando el titular de la licencia o autorización de la emisora, en su programación diaria, acuerda con productoras propias o ajenas diversos espacios sucesivos. Para el caso de la TV digital pueden así ser señales o programas de 24 horas de duración, simultáneos.

No debemos olvidar también, que los espacios radioeléctricos asignados son como “terrenos” a edificar. Que son las respectivas plantas transmisoras las que generan los mismos, y que los respectivos titulares son los responsables de esas asignaciones ante una Administración de Frecuencias controlante, que representa a la sociedad, ya que la misma posee, como patrimonio, un “territorio” muy escaso, el espectro radioeléctrico, y que constituye un único vínculo para un servicio definido como de “radiodifusión”, directo, y sin ningún tipo de contrato o abono mensual, abierto para el público en general.

Buenos Aires, setiembre de 2016
Fuente:

0 comentarios: