miércoles, 19 de julio de 2017

GANGES EL RÍO SAGRADO

El río nace en el Himalaya occidental, en el estado indio de UTTARAKHAND, y tras 2.510 km de recorrido desemboca formando, con el río Brahmaputra el mayor delta del mundo, el delta del Ganges, en el golfo de Bengala. Durante mucho tiempo ha sido considerado un río sagrado por los hindúes, que lo han adorado como la DIOSA GANGA del hinduismo. Históricamente, también ha sido importante: muchas de las capitales antiguas provinciales o imperiales (como PATALIPUTRA, KANNAUJ, KARA, ALLAHABAD, MURSHIDABAD y CALCUTA) se han emplazado en sus riberas. El GANGES y sus afluentes drenan una cuenca fértil de 907 000 km² que soporta una gran concentración de población, con una de las densidades del mundo más altas (en el año 2005, una de cada doce personas del mundo (un 8 %) vivían en la región). La profundidad media del río es de 16 metros y la profundidad máxima es de 30 metros.

La polución del río GANGES se ha incrementado de forma alarmante en los últimos años. Los productos que lo contaminan incluyen restos de las cremaciones humanas, esqueletos de animales, aguas residuales y desperdicios de las fábricas que, día a día, afectan gravemente a sus aguas. A esto hay que añadir que no es extraño encontrar cadáveres enteros de personas y animales flotando en sus aguas. Han existido diversos intentos de limpiar el GANGES pero, hasta el momento, todos han fracasado. Según leyendas antiguas, en tiempos inmemoriales las aguas del GANGES cruzaban el cielo, mientras las tierras desérticas de la India perecían de sed. El rey BHAGUIRATHA elevó plegarias a los dioses para que el cielo regara con sus aguas las tierras sedientas de la India. Los dioses escucharon sus plegarias y enviaron las aguas a la tierra, pero estas cayeron con tal violencia que amenazaron con cegar la vida de todos los hombres. SHIVA, compadecido de la humanidad atribulada, hizo que las aguas cayeran sobre su cabeza y resbalaran por sus cabellos largos durante mil años, antes de que el río sagrado naciera en el Himalaya, manso y moderado, sin peligro para los hombres. Por eso todos los años millones de fieles hindúes se bañan en el río que veneran, para purificarse.

0 comentarios: