miércoles, 27 de septiembre de 2017

¿PUEDE APARECERSE LA VIRGEN?-Segunda Parte

Las revelaciones marianas, cuando son auténticas, tienen como finalidad santificar al vidente, no a los demás. Por eso son “PRIVADAS”. Los casos de LOURDES (cuyos mensajes hicieron santa a BERNADETTE SOUBIROUS) y de FÁTIMA (cuyos mensajes hicieron a LUCÍA abandonar el mundo e ingresar como monja de clausura) lo confirman. El primer destinatario de los mensajes es, la persona que los recibió. Ella es quien debe meditarlos, convertirse y cambiar de vida. Sólo ella queda comprometida a vivir lo que los mensajes piden. En este sentido, la Iglesia considera, con razón, a los videntes como la mejor prueba de la autenticidad de un mensaje. Si la Virgen quisiera hacer conocer sus mensajes a las demás personas, ¿por qué no se presenta directamente ante los demás? ¿Por qué emplea intermediarios, a veces dudosos, haciendo más difícil las cosas, con el riesgo de que éstos no sean creídos, si la intención de la Virgen es allanar los caminos hacia Dios?

Las experiencias místicas son para santificar al vidente, y a través de él a los demás. Pero no obligándolos a creer en los mensajes, que si bien pueden ser útiles a él, no necesariamente se adecuan a la espiritualidad del resto del pueblo de Dios. Por eso cuando alguna revelación mariana conlleva la orden de ser difundida y obedecida en todas partes, no es probable que sea auténtica. El tercer punto que hay que aclarar, es que cuando el Papa, o un obispo, aprueban una determinada manifestación de la Virgen María, lo que aprueban es el culto, la devoción, el rezo bajo esa determinada forma, pero no la visión ni los mensajes. La Iglesia simplemente constata que el rezar a María en ese lugar, bajo ese nombre, y con esas características, no hace mal ni tiene desviaciones. Pero no asegura que hayan sido auténticas las experiencias que le dieron origen.

Pongamos un ejemplo. En el pueblo de Italia, llamado LORETO, se venera una pequeña casa que, según la tradición, era la residencia de la Virgen María en Nazaret. ¿Cómo llegó esta casa desde Nazaret a Loreto? Según la tradición, cuando en el siglo XIII los cristianos europeos no podían peregrinar a Tierra Santa para visitar los lugares sagrados, porque habían caído en manos de los musulmanes, los ángeles trajeron “volando” la casa hasta Italia, para que los peregrinos pudieran visitarla y no tuvieran que viajar hasta allí. Por eso NUESTRA SEÑORA DE LORETO es la patrona de la aviación. Ahora bien, el PAPA SIXTO V en el siglo XVI aprobó la devoción a esta advocación, pero no sus “REVELACIONES”. Es decir, el viaje aéreo de la casa (la cual, según los estudios arqueológicos, ni siquiera corresponde al tipo de edificación palestina) no es objeto de fe.

La Iglesia, cuando acepta una devoción, no avala la revelación que la originó. Aceptó la devoción de LA SALETTE pero no sus mensajes. Aceptó la devoción de FÁTIMA pero no sus tres “secretos”. ¿Por qué esa diferencia? Porque mientras reconoce que las “devociones” no hacen mal (si están correctamente orientadas), las “revelaciones” privadas responden a las necesidades espirituales del que las experimentó, y no a la de los demás creyentes. Por eso la única revelación sobre la que se asienta la fe de la Iglesia, y de la cual da totales garantías, es la Biblia. Luego de estas tres precisiones, respondamos ahora a la cuestión central: ¿cómo saber si una revelación privada tiene posibilidad de ser auténtica? ¿Qué características debe mostrar?

Existe una regla de oro para saberlo, y es la siguiente: cuando una revelación privada contradice a la Biblia (revelación pública) no es legítima. Porque la Biblia viene de Dios, y Dios no puede contradecirse. A la luz de este principio hagamos ahora un análisis de algunos “mensajes” que conocemos, y que se hallan ampliamente difundidos entre muchos cristianos bien intencionados. En primer lugar, en las revelaciones privadas María ha asumido un rol preponderante. Se la ve por todas partes, varias veces al año, en las ciudades y pueblos más distantes del mundo. Ella es la figura central, fundamental, y a veces hasta reclamando una atención exclusiva a su persona. María de los Evangelios, en cambio, siempre se mostró prudente, mesurada, discreta, y en segundo plano respecto de Jesús.

En las revelaciones privadas María habla muchísimo, muestra una locuacidad y verborragia impresionantes. Libros enteros recogen sus mensajes, y se publican gruesos volúmenes con sus profecías y vaticinios. María de los Evangelios, en cambio, casi ni habla. En todo el Nuevo Testamento apenas la oímos expresarse en seis oportunidades. Sólo dijo seis “palabras”. Una menos que las siete palabras de Jesús en la cruz. En las revelaciones privadas María anuncia casi siempre mensajes lúgubres, tétricos, sombríos. Sus vaticinios son de catástrofes y desgracias. Parece haberse vuelto pesimista, depresiva y amargada. María en los Evangelios, en cambio, es una mujer de esperanza, de optimismo y alegría. En los peores momentos de su vida la oímos cantar de gozo, y mirar con confianza el futuro del mundo. Pero lo peor de todo es que, en las revelaciones privadas, María anuncia mensajes que contradicen las palabras de Jesús recogidas en la Biblia. Por ejemplo:

a) Jesús repite constantemente en su prédica: “no tengan miedo” (Lc 5,10; 12,7; Mt 14,27; 17,7; 28,5; 28,10; Jn 14,27; Ap. 1,17). En cambio María en casi todos sus mensajes parece que buscara aterrorizar a la gente con anuncios tremendistas de infortunios y cataclismos cósmicos.

b) Jesús no quiso dar la fecha del fin del mundo, ni siquiera de un modo aproximado. En cambio, en muchos mensajes María advierte que el fin del mundo está próximo, y hasta ha llegado a fijar la fecha.

c) Jesús enseñó que Dios está al lado de todos los hombres, sean santos o pecadores. Que Dios hace salir el sol sobre buenos y malos, y llover sobre justos e injustos (Mt 5,45). En cambio, María en sus mensajes promete únicamente estar al lado de los buenos, y ayudar a los que rezan el rosario, la invocan y la veneran.

d) Jesús nunca dijo que se salvará sólo quien amen a Dios. Al contrario, reconoció que es posible salvarse sin conocer a Dios, si uno ama y ayuda a sus semejantes; pues con esto está agradando a Dios, sin darse cuenta (Mt 25,40). Ya desde el Concilio Vaticano II la Iglesia enseña claramente la posibilidad de salvación de los ateos. En cambio, María dice que sólo se salvarán los que tienen fe en Dios y aman a ella.

e) Jesús nunca aseguró que por practicar un rito o devoción los cristianos ganarían la vida eterna. Dejó bien en claro que sólo el amor al prójimo es lo que salva (Mt, 25.31-46; Mc 10,17-22; Jn 13,33). En cambio, María advierte en sus mensajes que, para poder salvarse, hay que tener agua bendita, velas para cuando venga la oscuridad final, rezar el rosario, y tener una imagen de Jesús.

f) La Biblia enseña que la idea de salvar a la humanidad viene de Dios. Que él es el autor del proyecto salvífico. La carta a Tito dice: “Dios, nuestro salvador” (1,3; 2,10), y el Apocalipsis: “La salvación viene de nuestro Dios” (7,10; 12,10; 19,1). En cambio, María nos dice que Dios quiere castigar al mundo, destruirlo, acabar con los hombres, pero ella hace fuerzas para salvarnos. Con lo cual, quienes aceptan estos mensajes, en vez de buscar la protección en Dios, ¡buscan protección contra Dios!

María no puede ser la autora de estos mensajes, ni de ningún otro que se les parezca. Un examen sereno nos lleva a concluir que provienen más bien de los traumas, rencores, miedos y resentimientos inconscientes del supuesto vidente. Y lo peor de todo, es que al atribuírselos a María la hacen quedar muy mal. No tenemos derecho a agraviar a la Virgen de ese modo, atribuyéndole textos y mensajes que lejos de expresar su grandeza resultan más bien ofensivos para ella. La imagen que se desprende de éstos es más la de un ser vengativo y rencoroso, que la de que aquella que cantaba: “La misericordia de Dios se extiende de generación en generación” (Lc 1,50).

María fue la criatura más sublime de la historia de la salvación. La Biblia le otorga títulos que no se los da a ningún otro ser humano. Es la “LLENA DE GRACIA” (Lc 1,28), la “BENDITA ENTRE LAS MUJERES” (Lc 1,42), la “BIENAVENTURADA POR TODAS LAS GENERACIONES” (Lc 1,48). Por eso aquellos que veneramos y amamos a María, como nuestra Mamá del Cielo, debemos cuidar que su imagen nunca se opaque para que siga siendo el reflejo de la alegría, la esperanza y el optimismo cristiano.

Ariel Alvarez Valdés
Biblista

NELLIE BLY

Periodista, autora, industrialista y trabajadora voluntaria. Nellie es la creadora del periodismo de investigación y pionera en el trabajo secreto de investigación periodística. Elizabeth Jane Cochran nació en un hogar pudiente, pero la muerte de su padre seis años más tarde, cambió radicalmente su vida y la de su familia. Aunque un hombre prominente, su padre el Juez Michael Cochran, no había testado sus bienes, por lo que fueron subastados, sin darle a su familia derecho a reclamación. La familia se mudó a un hogar más modesto y Elizabeth ayudó a cuidar de sus hermanos. Para asegurar el bienestar de sus hijos, su madre volvió a casarse al poco tiempo de la muerte de su marido. Desafortunadamente, su padrastro era un hombre violento y abocado al alcoholismo. Seguramente esta experiencia traumática, tanto para su madre como sus hijos, fue la que impulsó a Elizabeth a luchar por los derechos de la mujer.

Haciendo uso de su imaginación fértil, Elizabeth buscó una manera de expresarse y salir al mundo. A los 18 años escribió una carta anónima al director del Pittsburgh Dispatch como respuesta a un artículo sexista. El director quedó tan impresionado, que puso un aviso en el diario pidiéndole que se presentara. Al día siguiente, Elizabeth fue a las oficinas del diario y obtuvo su primer trabajo como periodista. Al considerarse indecoroso que una mujer escribiera para un periódico bajo su propia identidad, Elizabeth tuvo que buscar un seudónimo con que firmar su trabajo. Nellie Bly nació para el lector, con un artículo sobre derechos de la mujer trabajadora, el tema central en su trabajo.

Nellie ideó nuevos métodos periodísticos para cubrir temas delicados y exponer verdades sociales molestas. Se hizo pasar por una pobre trabajadora explotada para exponer la crueldad y las condiciones extremas en que trabajaban las mujeres en una serie de artículos reveladores. Cuando los dueños de las empresas amenazaron con dejar de anunciar en el Dispatch, transfirieron a Nellie para que cubriera la sección de modas. Fue entonces, con veintiún años, que Nellie decidió trabajar como corresponsal extranjera en México, desde donde continuó escribiendo artículos para el periódico, denunciando la pobreza y la corrupción política del dictador Porfirio Díaz. Finalmente, molesto por la realidad que Nellie exponía, el gobierno de México decidió expulsarla del país.

A su regreso a USA, Nellie pasó por Nueva York, donde aspiraba a trabajar para uno de los principales periódicos, The New York World de Joseph Pulitzer. Cuatro meses más tarde, todavía no había conseguido trabajo y no tenía un centavo. Decidida a no regresar a Pittsburgh, Nellie convenció a los guardias que la dejaran pasar y obtuvo una entrevista con el director ejecutivo del New York World. Allí expuso sus ideas sin vacilar y consiguió su atención y el interés de Joseph Pulitzer. En septiembre de 1887, Nellie se unió al personal del New York World. Su primer trabajo periodístico significó investigar informes de brutalidad y negligencia en un manicomio de mujeres. Nellie entonces decidió fingirse una mujer perturbada y logró que la internaran allí. Al cabo de diez días espeluznantes, la información que obtuvo abrió paso a una investigación judicial y subsiguientes cambios, que incluyeron un aumento en el presupuesto para dichos establecimientos. Además, esta audaz y aventurada maniobra periodística lanzó a Bly a la fama dentro del periodismo neoyorkino, y fue pionera en “la edad de las maniobras periodísticas”, en la que las mujeres arriesgaban tanto su reputación como sus vidas para entrar al mundo masculino de la prensa.

Nellie continuó con este estilo periodístico secreto para el New York World hasta el otoño de 1888, cuando en una reunión ejecutiva del periódico, se decidió enviar a un hombre alrededor del mundo en 80 días. Enfurecida, Nellie amenazó que lo haría en menos tiempo para otro periódico, si no le permitían hacerlo. El 14 de noviembre de 1889, Nellie Bly comenzó su viaje alrededor del mundo. Nunca recibió un trato especial durante su recorrido tanto en tren, barco o cualquier medio de transporte a la mano. Las experiencias de su viaje se publicaban diariamente en el New York World, y sus artículos eran esperados por todos con ansiedad. Setenta y dos días, seis horas y once minutos más tarde, Nellie regresó. Fue recibida con bandas, fuegos artificiales, desfiles y ovaciones, y alcanzó fama mundial.
Abatida y contrariada por la falta de reconocimiento de los directores del periódico, Nellie presentó su renuncia. Las historias en su vuelta al mundo aumentaron la circulación del periódico de manera tan contundente, que esperó recibir alguna bonificación, que nunca llegó.

En 1893, Nellie regresó al New York World. En sus artículos tocaba diversos temas relacionados con los derechos de la mujer y la lucha contra la injusticia. Sus jefes la adoraban porque sus historias vendían, pero también aumentaban la conciencia pública sobre los problemas sociales. Nellie expuso la corrupción en los sectores público y privado, y los ciudadanos comenzaron a pedir reformas sociales. Dio a conocer la lucha de las madres solteras y se convirtió en portavoz de la mujer. En 1895, Nellie se casó con el industrial millonario, Robert Livingston, un hombre 40 años mayor que ella y, por fin, dejó la carrera periodística. Luego de su muerte, 10 años más tarde, Nellie quedó al frente de la compañía de su marido, donde implementó cambios radicales, que incluyeron la eliminación del trabajo a destajo, la construcción de un centro de recreación, el establecimiento de clubes de caza y pesca, una biblioteca para los empleados, entre otras cosas. Desgraciadamente, sus buenas intenciones y su reforma radical no pudieron sortear un manejo financiero deficientemente que llevó a la compañía a la bancarrota.

En 1914, Nellie viajó a Inglaterra para alejarse de sus dificultades financieras durante unas semanas, sin esperar que estallara la Primera Guerra Mundial. Durante su estadía, aprovechó la oportunidad para cubrir la guerra y permaneció en Europa hasta 1919, cuando le llegó la noticia de que su madre estaba enferma. Regresó a casa, y retomó su carrera periodística, esta vez para el New York Evening Journal. Nellie Bly murió de neumonía en Nueva York, y todos los periódicos cubrieron el hecho con elaboradas notas necrológicas.

“¿Qué cosa, además de la tortura, instigaría la locura con mayor rapidez que los tratamientos en este establecimiento? A estas mujeres se las confina para curarlas. Si los médicos que aquí me tienen, tomaran a una mujer sana y saludable y la encerraran y la obligaran a sentarse en duros bancos de madera, desde las 6 de la mañana hasta las 8 de la noche, sin dejarla hablar ni moverse todo ese tiempo, sin dejarla leer o saber del mundo exterior, y además la alimentaran mal y le dieran un tratamiento severo, ¿cuánto tiempo creen que esa vida la llevaría a la locura. En dos meses esta mujer estaría desquiciada y enferma.”

Nellie Bly
(De sus observaciones durante la experiencia en el manicomio)

COMPROMETIDOS CON LA VIDA

Marchan los docentes, marchan los alumnos, los trabajadores, los desempleados, los de la izquierda y los de la derecha, los del interior y los de la capital... Cientos de motivos y causas los llevan a las calles. Hay en nuestra sociedad una marcada vocación por marchar, por poner el cuerpo, como forma de expresión de un reclamo o de una adhesión colectiva que se activa y se enseñorea del espacio público convirtiéndolo en propio, incluso pasando por encima del derecho a circular de los demás.

Dentro del conjunto de los derechos de una persona, hay uno cuya defensa justifica las más encendidas expresiones y que, paradójicamente, suscita los más inconcebibles ataques. Nos referimos al derecho a la vida. Entretanto, voces como la de la diputada VICTORIA DONDA exigen que la legalización del aborto se trate en el Congreso. Estos sectores plantean disparatadamente que la legalización de estas crueles prácticas es una deuda de la democracia para con las mujeres o que no instaurarlas atenta contra los derechos humanos, vapuleado e ideologizado argumento que sirve también a esta criminal causa. Lo que sí es cierto es que el Estado debe garantizar el derecho a la vida de todos consagrado por la Constitución y acompañar debidamente para que las mujeres puedan planificar la vida familiar, llevar a buen término su embarazo, criar dignamente a sus hijos, previendo mecanismos legales que faciliten la entrega en adopción si optaran dolorosamente por ese camino. El derecho a la vida está en juego.

Aunque suene a obviedad, sólo los vivos pueden pretender salvaguardarlo. Somos quienes hemos tenido la suerte de nacer, los únicos que podemos alzar la voz para demandar el respeto al derecho de quienes nunca podrán disfrutar del sol, de la ternura, de una rica comida, del viento en la cara o de la lluvia. Las llamadas Marchas por la Vida nacieron para defender a los más débiles, a los inocentes e indefensos cuya dignidad se menoscaba en todo el mundo con argumentos inconsistentes y egoístas. Se repiten en distintos lugares. En Roma, 40.000 personas caminaron en mayo. En Lima, se juntaron 800.000 contra una posible ley del aborto. También en decenas de países.

Entre nosotros, se vienen realizando en Rosario, pero será el 27 de septiembre de 2017, en coincidencia con el Día de los Derechos del Niño, cuando tendrá lugar, a las 18, la Primera Marcha Nacional por la Vida, desde la Plaza de Mayo hasta el Congreso. La convocatoria no es confesional y a la Iglesia Católica se adhirieron las iglesias evangélica y ortodoxa, los musulmanes y los judíos. Está claro que la propuesta es ampliamente superadora y alejada de lo partidario, pues el derecho a la vida dista de ser patrimonio exclusivo de una facción. La iniciativa propone que todos quienes trabajan por la vida se sumen para recordar que ésta, desde el instante mismo de la concepción, con el caudal de evidencia científica que las modernas tecnologías en 3D confirman, no se discute.

Esta movilización procura darles voz a quienes no la tienen. Busca encarnar los miles de gritos silenciados en los vientres. Sumarnos será una forma de expresar una más comprometida defensa de la vida consagrada por la Constitución, en la antesala del día internacional de lucha por la despenalización del aborto. No debiéramos permanecer de brazos cruzados frente al activismo de quienes, con falaces argumentos y egoístas proclamas, quieren imponernos el derecho a cercenar la inocente vida por nacer, tan ajeno a nuestras leyes como a nuestro espíritu.

Fuente:

miércoles, 20 de septiembre de 2017

BAT FRIENDLY

Bat Friendly, (Traducido al español significa, Murciélago Amigable), es una iniciativa de RSE en favor del medio ambiente. Como una exitosa práctica de Responsabilidad Social Empresarial, nace Bat Friendly, es un distintivo para las marcas que apoyan la iniciativa de conservar el Agave. El Agave es una planta con la que se produce el tequila y el mezcal. Esta planta es visitada por el murciélago que se alimenta de su néctar y a su vez, este ayuda a la planta a polinizarla. El murciélago es un mamífero que se encarga de dispersar semillas de diversas frutas como la Guayaba, el Zapote y el Capulín. Contribuyen en el control de insectos que afectan la agricultura. Por la noche ellos consumen toneladas de estos bichitos. Si a usted le gusta el tequila y el mezcal, debe saber que el murciélago es el mejor amigo de los productores de estas bebidas, porque al polinizar las flores de agave, ayudan a conservar la diversidad genética de esta planta.

Con la asesoría de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), los productores de tequila han dejado al menos 5% de los agaves para que florezcan en lugar de procesarlos. En el año 2016 los productores lanzaron en Guadalajara 300 mil botellas de tequila con el distintivo Bat-Friendly. Destacando con esto que el producto y su elaboración es amigable con los murciélagos y con la naturaleza. En el mundo existen más de 1300 especies de murciélagos, solo 3 consumen sangre, por lo que consideramos injusto que se considere a este animalito como una especie peligrosa. 75% de los murciélagos comen insectos, 12% se alimenta de frutas, 10% consume néctar y polen, 3 o 4 especies atrapan peces, otras comen pájaros y ratones. En México hay aproximadamente 138 variedades de murciélagos, casi el 10% de la población mundial. Cada especie es diferente. Unos son de orejas y ojos grandes o pequeños, trompas largas o cortas, con o sin cuerno en la nariz, cada uno de estos mamíferos cumple una tarea diferente en la ecología. En EEUU, algunas especies han servido de experimento para el control de plagas de mosquitos y así combatir el virus del Zika. Cada millón de murciélagos destruye diez toneladas de insectos cada noche, lo que beneficia a los productores de cultivos como el algodón y el maíz entre otros. Estos animalitos son grandes regeneradores de las selvas mexicanas. Se encargan de la polinización y ayudan en la reproducción de plantas como la Pitaya, el Cactus y el Agave.

LA INDUSTRIA DEL TEQUILA: Desde hace más de 100 años se cosecha las plantas del agave, antes de que estas florezcan, y esto provoca que el murciélago se quede sin alimento, lo que les pone en peligro de extinción. Este proceso se ha revertido en los últimos años, luego que especialistas convencieran a los productores de tequila, sobre la importancia de dejar florecer el agave para conservar su diversidad genética. La UNAM y el Tequila Interchange Project se unieron para otorgar el distintivo bat-friendly a las marcas de tequila y mezcal que apoyan la iniciativa de la conservación de los agaves. Los murciélagos son animales maravillosos, se aparean en el centro y sur de México, las hembras viajan al norte y viven en cuevas, cuando salen a buscar comida lo hacen a una velocidad de 36 kilómetros por hora al atardecer y regresan antes que amanezca.

Información tomada de EXPOK, Comunicación de Sustentabilidad y Responsabilidad Social Empresarial.

Desde Costa Rica
Jorge Muñoz Somarribas
Coordinador

ANUNCIAR Contenidos Latinoamerica

LAS PROFECÍAS DADAS POR NUESTRA SEÑORA DE LA SALETTE

En 1846 la Virgen María se manifestó a dos niños en la SALETTE, Francia. Dos mensajes secretos entregó ese día, uno a cada niño. El de MAXIMINO nunca fue revelado públicamente por el Vaticano. A continuación esta es la versión escrita por MELANIE en 1879 rememorando el mensaje de 1846. Algunos dicen que en esa época, la niña estaba dolida por el tratamiento que había recibido de la Iglesia. María le dijo: “Esto que yo te voy a decir no será siempre secreto, puedes publicarlo en 1858”. Un extracto del mismo fue publicado en 1879 por MELANIE, con imprimatur del Obispo. En el año 1999, en forma inesperada, el sacerdote francés MICHEL CORTEVILLE encontró en los archivos del Vaticano una caja con los documentos oficiales de las manifestaciones de NUESTRA SEÑORA DE LA SALETTE, fechado en septiembre de 1846, perdidos hacía mucho tiempo. Fue así que pudo defender con éxito la tesis sobre dicho tema en la célebre FACULTAD DE TEOLOGÍA ANGELICUM, de la Orden Dominica en Roma, y posteriormente escribir un libro en colaboración con el P. RENÉ LAURENTIN.

El descubrimiento despertó un gran interés en el mundo cristiano dado que, aunque aprobado por el Papa Beato PÍO IX, el mensaje de LA SALETTE había provocado en su momento una reacción violenta por parte de los enemigos de la Iglesia y también en medios católicos liberales, al punto que se difundieron falsos mensajes. La confusión generada motivó que en 1915 la Santa Sede prohibiera la publicación de toda versión del mensaje, aunque de ninguna manera desalentaba la devoción a NUESTRA SEÑORA DE LA SALETTE.

1. “Melanie, lo que voy a decirte ahora no permanecerá siempre en secreto. Podrás publicarlo en 1858.

2. Los sacerdotes, ministros de mi Hijo, los sacerdotes, por su mala vida, por sus irreverencias y su impiedad al celebrar los santos misterios, por amor del dinero, por amor del honor y de los placeres, los sacerdotes se han transformado en cloacas de impureza.
Sí, los sacerdotes reclaman venganza, y la venganza está suspendida sobre sus cabezas. ¡Desdicha de los sacerdotes y las personas consagradas a Dios que por sus infidelidades y su mala vida crucifican de nuevo a mi Hijo!
Los pecados de las personas consagradas a Dios claman al cielo, y llaman la venganza, y he aquí que la venganza está a sus puertas, pues no hay más nadie para implorar misericordia y perdón para el pueblo.
No hay más almas generosas, no hay más persona digna de ofrecer la Víctima sin mancha al Eterno en favor del mundo.
3. Dios va a golpear de una manera sin ejemplo.
4. ¡Desdichados los habitantes de la tierra! Dios va a agotar su cólera, y nadie podrá sustraerse a tantos males reunidos.
5. Los jefes, los conductores del pueblo de Dios, han descuidado la oración y la penitencia, y el demonio ha oscurecido sus inteligencias.
Se han convertido en esas estrellas errantes que el viejo diablo arrastrará con su cola para hacerlos perecer.
Dios permitirá a la antigua serpiente poner divisiones entre los que reinan, en todas las sociedades y en todas las familias; se sufrirán penas físicas y morales.
Dios abandonará los hombres a sí mismos y enviará castigos que se sucederán durante más de treinta y cinco años.
6. La sociedad está en la víspera de las plagas más terribles y de los más grandes acontecimientos; hay que esperar ser gobernado por una vara de hierro y beber el cáliz de la cólera de Dios.
7. Que el Vicario de mi Hijo, el Soberano Pontífice Pío IX, no salga más de Roma después del año 1859.
Pero que sea firme y generoso, que combata con las armas de la fe y del amor; yo estaré con él.
8. Que desconfíe de Napoleón; su corazón es doble y cuando querrá ser a la vez Papa y emperador, enseguida Dios se retirará de él.
Él es esa águila que, queriendo siempre elevarse, caerá sobre la espada con que deseaba servirse para obligar a los pueblos a elevarle.
9. Italia será castigada por su ambición al querer sacudirse el yugo del Señor de los Señores; también ella será entregada a la guerra, la sangre correrá por todas partes.
Las iglesias serán cerradas o profanadas; los sacerdotes, los religiosos serán expulsados; se los hará morir y morir de una muerte cruel.
Muchos abandonarán la Fe y será grande el número de los sacerdotes y religiosos que se apartarán de la verdadera religión; entre estas personas habrá incluso Obispos.
10. Que el Papa se cuide de los hacedores de milagros pues ha llegado el tiempo en que los prodigios más asombrosos tendrán lugar sobre la tierra y en los aires.
11. En el año 1864, Lucifer con un gran número de demonios serán soltados del infierno: abolirán la fe poco a poco, incluso en las personas consagradas a Dios.
Los cegarán de tal manera, que, a menos de una gracia particular, estas personas tomarán el espíritu de esos ángeles malos.
Muchas casas religiosas perderán enteramente la fe y perderán muchas almas.
12. Los malos libros abundarán sobre la tierra y los espíritus de las tinieblas extenderán en todas partes un relajamiento universal para todo lo que concierne al servicio de Dios.
Tendrán un gran poder sobre la naturaleza; habrá iglesias para servir a estos espíritus.
De un lado a otro serán transportadas personas por estos malos espíritus e incluso sacerdotes, pues ellos no se habrán conducido según el buen espíritu del Evangelio, que es espíritu de humildad, de caridad y de celo por la gloria de Dios.
Se resucitará a muertos y a justos [es decir que esos muertos tomarán la figura de almas justas que han vivido sobre la tierra, con el fin de seducir mejor a los hombres; éstos que se dicen muertos resucitados, que no serán sino el demonio bajo sus figuras, predicarán otro Evangelio contrario al del verdadero Cristo-Jesús, negando la existencia del cielo o aún las almas de los condenados. Todas estas almas parecerán unidas a sus cuerpos] (nota de Melanie).
Habrá en todas partes prodigios extraordinarios puesto que la verdadera fe se ha extinguido y la falsa luz ilumina al mundo. Desdichados los Príncipes de la Iglesia que sólo se hayan ocupado en acumular riquezas sobre riquezas, en salvaguardar su autoridad y en dominar con orgullo.
13. El Vicario de mi Hijo tendrá mucho que sufrir, pues, por un tiempo, la Iglesia será librada a grandes persecuciones.
Esto será el tiempo de las tinieblas; la Iglesia tendrá una crisis terrible.
14. Olvidada la santa fe de Dios, cada individuo querrá guiarse por sí mismo y ser superior a sus semejantes. Se abolirán los poderes civiles y eclesiásticos, todo orden y toda justicia serán pisoteados; sólo se verán homicidios, odio, celos, mentira y discordia, sin amor por la patria ni por la familia.
15. El Santo Padre sufrirá mucho. Yo estaré con él hasta el fin para recibir su sacrificio.
16. Los malvados atentarán muchas veces contra su vida sin poder dañarle; pero ni él ni su sucesor… verán el triunfo de la Iglesia de Dios.
17. Los gobiernos civiles tendrán todos un mismo designio, que será abolir y hacer desaparecer todo principio religioso para hacer lugar al materialismo, al ateísmo, al espiritismo y a toda clase de vicios.
18. En el año 1865 se verá la abominación en los lugares santos; en los conventos, las flores de la Iglesia se pudrirán y el demonio se hará como rey de los corazones.
Que los que están a la cabeza de las comunidades religiosas tengan cuidado con las personas que deben recibir, pues el demonio hará uso de toda su malicia para introducir en las órdenes religiosas personas entregadas al pecado, ya que los desórdenes y el amor de los placeres carnales serán extendidos por toda la tierra.
19. Francia, Italia, España e Inglaterra estarán en guerra; la sangre correrá en las calles, el francés combatirá con el francés, el italiano con el italiano; luego habrá una guerra general que será espantosa.
Por un tiempo Dios no se acordará de Francia ni de Italia, puesto que el Evangelio de Jesucristo no se conoce ya más. Los malvados desplegarán toda su malicia; se matará, se masacrará mutuamente hasta en las casas.
20. Al primer golpe del rayo de su espada las montañas y la tierra entera temblarán de pavor puesto que los desórdenes y los crímenes de los hombres traspasan la bóveda de los cielos.
París será quemada y Marsella será engullida por el mar, muchas grandes ciudades serán sacudidas y engullidas por terremotos: se creerá que todo está perdido.
Sólo se verán homicidios, sólo se oirán estrépito de armas y blasfemias.
Los justos sufrirán mucho; sus oraciones, sus penitencias y sus lágrimas subirán hasta el Cielo y todo el pueblo de Dios pedirá perdón y misericordia, y pedirá mi ayuda y mi intercesión.
Entonces Jesucristo, por un acto de su justicia y de su misericordia, ordenará a sus ángeles que todos sus enemigos sean ejecutados.
De pronto, los perseguidores de la Iglesia de Jesucristo y todos los hombres entregados al pecado perecerán, y la tierra será como un desierto. Entonces se hará la paz, la reconciliación de Dios con los hombres.
Jesucristo será servido, adorado y glorificado; en todas partes florecerá la caridad. Los nuevos reyes serán el brazo derecho de la Santa Iglesia que será fuerte, humilde, piadosa, pobre, celosa e imitadora de las virtudes de Jesucristo.
El Evangelio será predicado en todas partes, y los hombres harán grandes progresos en la fe, porque habrá unidad entre los obreros de Jesucristo y los hombres vivirán en el temor de Dios.
21. Esta paz entre los hombres no será larga; veinticinco años de abundantes cosechas les harán olvidar que los pecados de los hombres son causa de todas las aflicciones que acontecen sobre la tierra.
22. Un precursor del anticristo con sus ejércitos de varias naciones combatirá contra el verdadero Cristo, el único Salvador del mundo; derramará mucha sangre y querrá aniquilar el culto de Dios para hacerse tener como un Dios.
23. La tierra será golpeada por toda clase de plagas (además de la peste y el hambre, que serán generales).
Habrá guerras hasta la última guerra, que será hecha por los diez reyes del anticristo, que tendrán todos un mismo designio, y serán los únicos que gobernarán el mundo.
Antes que esto acontezca habrá una especie de falsa paz en el mundo; sólo se pensará en divertirse.
Los malvados se entregarán a toda clase de pecados, pero los hijos de la Santa Iglesia, los hijos de la fe, mis verdaderos imitadores, crecerán en el amor de Dios y en las virtudes que me son más queridas.
Dichosas las almas humildes conducidas por el Espíritu Santo. Yo combatiré con ellas hasta que lleguen a la plenitud del tiempo.
24. La naturaleza reclama venganza para los hombres, y, esperando lo que debe ocurrir a la tierra manchada de crímenes, se estremece de pavor.
25. Tiembla, tierra, temblad vosotros, los que hacéis profesión de servir a Jesucristo y que por dentro os adoráis a vosotros mismos.
Pues Dios va a entregaros a su enemigo, puesto que los lugares santos se hallan en la corrupción.
Muchos conventos no son más las casas de Dios sino pasturas de Asmodeo y los suyos.
26. Será durante este tiempo que nacerá el anticristo, de una religiosa hebrea, de una falsa virgen que tendrá comunicación con la antigua serpiente, el señor de la impureza; su padre será Ev.
Al nacer vomitará blasfemias, tendrá dientes; será, en una palabra, el diablo encarnado; lanzará gritos terribles, hará prodigios, sólo se alimentará de impurezas.
Tendrá hermanos que, aunque no sean demonios encarnados como él, serán hijos del mal.
A los doce años se señalarán por sus valientes victorias, pronto estará cada uno a la cabeza de ejércitos asistidos por legiones del infierno.
27. Las estaciones se alterarán, la tierra sólo producirá malos frutos, los astros perderán sus movimientos regulares, la luna sólo reflejará una débil luz rojiza.
El agua y el fuego darán al orbe de la tierra movimientos convulsivos y horribles terremotos que engullirán montañas, ciudades, etc.
28. Roma perderá la fe y se convertirá en la sede del anticristo.
29. Los demonios del aire con el anticristo harán grandes prodigios sobre la tierra y en los aires, y los hombres se pervertirán cada vez más.
Dios cuidará de sus fieles servidores y de los hombres de buena voluntad; el Evangelio será predicado en todas partes,
¡Todos los pueblos y todas las naciones tendrán conocimiento de la verdad!
30. Yo dirijo un apremiante llamado a la tierra; llamo a los verdaderos discípulos de Dios viviente y reinante en los cielos.
Llamo a los verdaderos imitadores de Cristo hecho hombre, el único y verdadero Salvador de los hombres.
Llamo a mis hijos, mis verdaderos devotos, aquellos que se han entregado a mí para que los conduzca a mi Hijo divino, aquellos que, por así decir, llevo en mis brazos; aquellos que han vivido de mi espíritu.
Llamo en fin a los apóstoles de los últimos tiempos, los fieles discípulos de Jesucristo que han vivido en desprecio del mundo y de sí mismos, en la pobreza y en la humildad, en el desprecio y en el silencio, en la oración y en la mortificación, en la castidad y en la unión con Dios, en el sufrimiento y desconocidos del mundo.
Es tiempo de que salgan y vengan a iluminar la tierra. Id y mostraos como mis hijos queridos, yo estoy con vosotros y en vosotros con tal vuestra fe sea la luz que os ilumine en estos días de infortunio.
Que vuestro celo os haga como hambrientos de la gloria y del honor de Jesucristo. Combatid, hijos de la luz, vosotros, los pocos que veis, pues he aquí el tiempo de los tiempos, el fin de los fines.

miércoles, 13 de septiembre de 2017

NUEVOS BEATOS DE COLOMBIA

En el marco de su visita a Colombia, el Papa Francisco presidió la ceremonia de beatificación de Mons. Jesús Emilio Jaramillo y del P. Pedro María Ramírez Ramos, conocido como el Cura de Armero. La Misa se realizó en la ciudad de Villavicencio, a la que asistieron alrededor de medio millón de personas. Las virtudes heroicas de ambos mártires fueron reconocidas por el Santo Padre el 7 de julio a través de un decreto. Para conocer la importancia de esta beatificación para los colombianos, detallaremos los hechos que marcaron la vida de Mons. Jaramillo y el Cura de Armero.

MONS. JESÚS EMILIO JARAMILLO

Nació el 14 de febrero de 1916 en Santo Domingo, departamento de Antioquia. En sus primeros años como sacerdote, una de sus tareas pastorales era la capellanía de la Cárcel de Mujeres de Bogotá. También se destacó por sus sermones en Semana Santa y por su don de consejo por lo que fue director espiritual de religiosas y seminaristas. En 1945 es nombrado profesor en el Seminario Mayor de los Misioneros de Yarumal donde enseñó las cátedras de Dogma, Sagrada Escritura, griego y hebreo. Un año después fue designado formador de los novicios y llegó a ocupar el cargo de superior general.

Se caracterizó por inculcar en los seminaristas el ideal de santidad, la oración constante ante el Sagrario y las virtudes sacerdotales. Los que lo recuerdan dicen que tenía “una risa abierta y cordial, una conversación llena de agudos chispazos, un acercarse siempre y no eludir situaciones difíciles, un consejo comprensivo y acertado, un amor de padre por sus hijos futuros misioneros”. El 11 de noviembre de 1970 el Beato Pablo VI lo nombró Vicario Apostólico de Arauca y Obispo titular de Strumnitza. Su ordenación episcopal fue el 10 de enero de 1971. Después fue nombrado Obispo de Arauca en 1984 y ocupó este cargo hasta su muerte.

Se desempeñó como pastor en Arauca, primero como Vicario Apostólico y luego como Obispo, el mártir lideró programas educativos, de catequesis y de salud que beneficiaron a los campesinos y a los indios tunebos. En ese entonces, como los habitantes de la localidad sufrían por los azotes de la fiebre amarilla, la malaria y el paludismo, el Prelado ayudó a fundar el hospital Ricardo Pampuri. Por otro lado, su ministerio episcopal también estuvo marcado por los enfrentamientos entre el grupo guerrillero Ejército de Liberación Nacional (ELN) y el gobierno. En medio de esta situación, Mons. Jaramillo denunció la violencia de los guerrilleros contra los pobladores y la Iglesia.

En uno de sus escritos, el mártir expresó que la Iglesia “tiene que ser imparcial como una madre cuyos hijos están peleando entre sí. Ella no puede ser testigo de un hijo contra el otro. Esta imparcialidad de la Iglesia no significa cobardía. Al contrario, es una posición heroica, es un sacrificio cruento en favor del hombre”.
El Ejército de Liberación Nacional se sintió amenazado por la presencia del Obispo y el 2 de octubre de 1989 lo secuestraron y lo asesinaron a balazos. Tenía 73 años. La vida y obra de Mons. Jesús Emilio Jaramillo hicieron que San Juan Pablo II lo proponga como uno de los “testigos de la fe” en el siglo XX.

P. PEDRO MARÍA RAMÍREZ RAMOS: EL CURA DE ARMERO

Nació en la provincia de Huila el 23 de octubre de 1899. Cuando tenía 16 años ingresó al seminario de María Inmaculada, ubicado en la localidad de Garzón. Sin embargo, se retiró en 1920 porque quiso discernir nuevamente su vocación. Ocho años después entró al seminario en la localidad de Ibagué y fue ordenado sacerdote el 21 de junio de 1931. Celebró su primera Misa en la parroquia de San Sebastián, ubicada en la localidad de La Plata, donde se bautizó y recibió su Primera Comunión. En su primer año como sacerdote, el Obispo de Ibagué, Mons. Pedro Martínez, lo nombró párroco de una iglesia en Chaparral y, tras pasar por varias parroquias, en 1946 fue designado párroco de un templo en Armero, donde permaneció hasta su muerte. El 9 de abril de 1948 estalló en Colombia una revolución por el asesinato de Jorge Eliecer Gaitán, que era candidato a la presidencia. La localidad de Armero no se salvó de los enfrentamientos provocados por los simpatizantes de Gaitán. Ese día, el P. Ramírez estaba regresando a su casa después de visitar a los enfermos cuando escuchó el desorden que se estaba generando en el pueblo.

Corrió a refugiarse en la iglesia y durante la noche puso a los objetos sagrados y a un grupo de religiosas a salvo. Luego permaneció en oración. En la tarde del 10 de abril un grupo de personas irrumpió en el templo, perpetró profanaciones y exigió al P. Ramírez que les entregara unas armas que supuestamente estaban escondidas en el lugar. Sus asesinos no encontraron ningún arma y le pidieron al sacerdote que abandonara la ciudad. Este se negó y entonces fue llevado hasta el centro de la plaza donde lo mataron a machetazos. Antes de morir, el P. Ramírez dijo: “Padre, perdónalos. Todo por Cristo”.

BATALLA DE LITTLE BIG HORN

El 25 de junio de 1876, un regimiento del 7º de Caballería del Ejército de Estados Unidos, liderado por el TENIENTE CORONEL GEORGE ARMSTRONG CUSTER, cayó sobre un campamento indio al lado del RÍO LITTLE BIGHORN. Media hora después, 268 soldados y 19 guerreros habían muerto, incluido el comandante. La tragedia, se le ha achacado a un error de cálculo, y hay cierta verdad en ello. Pero hay más. Sin duda el carácter arrojadizo y arrogante del rubio héroe de la Guerra Civil tuvo mucho que ver. En su lugar, es muy posible que otros altos mandos hubiesen sido más cautos en la ribera del RÍO LITTLE BIGHORN. Hubiese, al menos, esperado los refuerzos, que no estaban lejos.

Pero aquel caluroso día en las estepas de Montana no mandaba cualquiera, ni mucho menos. Era CUSTER, adicto al status de celebrity, novio de la autopromoción y cazador dispuesto a lograr la gloria sin importar lo alto que fuera su precio. Lo consiguió, pero pagó su capricho con su vida. Tristemente, se llevó consigo a cientos más. Vanidoso, rebelde y arriesgado, quien llegara a General de Brigada a los 23 años y se distinguiese durante la Guerra Civil estadounidense, GEORGE ARMSTRONG CUSTER vivía y moría por la batalla. Para él, y aparte de su esposa LIZI, no había nada fuera de la lucha. Era darlo todo por la gloria, como Aquiles, como Alejandro.

En 1876, llevaba ya 10 años participando en las Guerras Indias, aunque ya hemos visto que, en realidad, apenas y tuvo contacto con los nativos. Eso sí, su participación en las campañas del GENERAL HANCOCK y en la BATALLA DE WASHITA RIVER le habían marcado. Su agresividad, y en especial, su crucial papel en el anuncio del hallazgo de oro en las montañas BLACK HILL, territorio sagrado de los indios, le había ganado una enorme enemistad con los nativos americanos.  Desde principios de las colonias, los europeos habían empujado a los indios hacia el oeste. Ya fuese por medio de tratados incumplidos, o por la fuerza bruta, muchas tribus ya habían aceptado entrar en reservas indias, mientras que otras preferían emigrar hacia las tierras aún vacías de colonos.

Pero los sucesivos gobiernos, seguidores de la Doctrina Monroe y la Teoría del Destino Manifiesto, creían que la expansión y conquista de todas las tierras hasta el Pacífico era más que un derecho, una obligación histórica. Cada vez más colonos emigraban al oeste, y cada vez más territorio perdían los indios. Y cada vez les quedaba menos. En 1876 ya eran pocas las tribus que se resistían a entrar en las reservas, pero aquellas que quedaban eran las más rebeldes, las más radicales. Nadie tomó eso en cuenta en el ejército, menos aun cuando creían que los indios eran poco más que salvajes. Durante las Guerras Indias, TORO SENTADO, líder de los HUNKPAPA LAKOTA, y de todos aquellos que no aceptaban las ofertas de los blancos, había revivido un antiguo ritual indio conocido como la DANZA DEL SOL.

El Ejército de los Estados Unidos estaba planeando su campaña de verano para empujar a más indios a las reservas. La estrategia consistía en un ataque con tres brazos, en manos de sendas columnas. La primera, a cargo del CORONEL JOHN GIBBON, la segunda bajo el mando del GENERAL GEORGE CROOK, y la tercera del GENERAL ALFRED TERRY, compuesta de 12 compañías del 7º de Caballería, con CUSTER al frente. En la madrugada del 25 de junio, los exploradores de los americanos informaron haber visto una gran manada de ponis, y señales de un campamento indio a unos 25 kilómetros. CUSTER los acompañó, pero no pudo ver nada. Estando ahí, no obstante, recibió la noticia de que un grupo de indios había encontrado el rastro del 7º.

En la experiencia de CUSTER, las tribus no solían presentar batalla, sabedoras de su inferioridad tecnológica, y a menudo numérica. Esto era aún más obvio cuando el ejército atacaba un campamento, con la presencia de niños, mujeres y ancianos. Para los guerreros, era más importante poner a salvo a sus familias que luchar. Precisamente la intención de CUSTER en LITTLE BIGHORN era entrar en la aldea, y capturar al mayor número de no combatientes posibles, esto es, mujeres, niños y ancianos, para utilizarlos, ya fuese como rehenes, o como escudos humanos. El mayor miedo que tenía el comandante del 7º era que los indios se enteraran de su presencia y pusieran pies en polvorosa.

El 7º de Caballería era uno de los regimientos más conocidos del Ejército de los Estados Unidos, y en buena parte gracias a CUSTER. La mayoría de sus soldados y oficiales eran inmigrantes, alemanes, ingleses e irlandeses. Ahora bien, casi un 20% de los soldados rasos se habían enlistado en el último medio año. Estos hombres aún no habían completado su adiestramiento, y para muchos LITTLE BIGHORN sería su primera batalla. Peor aún, y a pesar de que contaban con buen equipo, muchos de los reclutas más recientes estaban malnutridos, no tanto por su estancia en el ejército, sino por su vida previa en Europa. Investigaciones arqueológicas recientes han descubiertos grandes carencias de importantes minerales y vitaminas en los restos de los soldados. Muchos de ellos tenían los dientes podridos.

El 7º sufría de otras carencias, como el hecho de que el ratio de oficiales a rasos era más alto del indicado. En resumen, no era un cuerpo de élite, ni mucho menos. Del otro lado estaban los indios. La mayoría armada con fusiles, expertos jinetes, y sobretodo, muy motivados. Para las tribus “hostiles”, como el gobierno llamaba a aquellas que no habían entrado en las reservas, era una lucha de vida o muerte. Por si fuera poco, los nativos americanos tenían a sus familias de por medio. No hay mejor motivación para luchar y ganar que defender a la familia, cuando esta está presente. La mañana del 25 de junio, y ante la creencia de que los indios pudiesen escapar, CUSTER decidió atacar. Dividió a sus tropas en tres columnas, la primera, con tres compañías, unos 150 hombres, bajo el mando del MAYOR MARCUS RENO; la segunda, también con tres compañías, y lideradas por FREDERICK BENTEEN. CUSTER se quedó con cinco compañías, y la 12ª se quedó a cuidar los pertrechos en la retaguardia.

Poco antes de las 15:00, CUSTER dio la orden, y RENO cruzó el río unos cientos de metros al sur del campamento. Poco después sus hombres viraron hacia el noroeste, y cargaron en campo abierto hacia la aldea. Mientras tanto, CUSTER avanzó hacia el norte siguiendo el río. Poco a poco el número de indios en la línea de fuego creció. Conforme RENO se acercaba, se dio cuenta de que los defensores eran muchos más de los que esperaban, y a unos 150 metros decidió frenar el ataque, dar la orden de desmonte, y formar una línea de “escaramuza”, en la que cuatro de cada cinco soldados hincaría la rodilla y dispararía, mientras el quinto se quedaba con los caballos. La línea de RENO funcionó por unos minutos, pero poco a poco el enemigo fue avanzando sus propias líneas, con un número cada vez mayor de atacantes. Finalmente, dio la orden de retirada (mejor dicho, la orden la dio uno de sus oficiales, pues RENO estaba paralizado, y levemente herido) hacia un meandro en el río bien protegido por árboles. En esta posición aguantó hasta que BENTEEN llegó con su propia columna para reforzarlo.

Respecto a todo lo que sucedió en el ataque de CUSTER, no estamos muy seguros. La razón, ninguno de sus hombres sobrevivió para contarlo. La reconstrucción de lo que sucedió se ha hecho basándose en los testimonios de los indios, y en investigaciones arqueológicas hechas sobre los cadáveres, equipo y munición encontrada. Según la versión más aceptada, cabalgó hacia el norte en paralelo al río, y al campamento. Aparentemente, creyendo que la aldea era mucho más pequeña, intentó cruzar el río unos 800 metros al noroeste de donde había cruzado RENO. Pero como el campamento era mucho más grande, ese punto en realidad era el centro. Además, CUSTER creía que RENO ya habría entrado por el sur, y desconocía que ese ataque había sido rechazado. Según la versión más aceptada, intentó vadear el río en el punto llamado MEDICINE TAIL COULEE, pero pronto se encontró con una fuerte oposición, y tuvo que retroceder con algunas bajas. De acuerdo con una investigación más reciente, CUSTER habría enviado una de sus columnas más al norte, sólo para distraer, pero esta columna también fue rechazada.

Según los testigos, todo sucedió muy rápido. Cuando CUSTER y sus hombres bajaron al río, se encontraron con una muy fuerte oposición, y se retiraron. Los indios les persiguieron, por ese mismo punto, liderados por CABALLO LOCO, y desde el norte, aquellos que habían rechazado el ataque de la segunda columna. Nadie en el 7º de Caballería se esperaba tal contraataque, y la confusión reinó por unos segundos. Poco a poco, no obstante, los montados se fueron reuniendo en una pequeña colina y se reorganizaron, montando una línea defensiva con lo que pudieron. Pero todo fue inútil. CABALLO LOCO, VACA TORO BLANCO y cientos de guerreros más fueron demasiado para los soldados americanos, y en poco más de media hora todos estarían muertos. CUSTER recibió un disparo en el costado izquierdo y en la sien izquierda. Ambas heridas serían mortales por sí solas, pero como la segunda no sangró, se cree que ocurrió cuando el comandante ya había muerto. Junto con él, murieron dos de sus hermanos, su cuñado y un sobrino, además de casi 250 soldados más. El hecho de que algunos cuerpos se hayan encontrado a unas decenas de metros, en un barranco, hace pensar a los investigadores que al menos 25 hombres intentaron escapar el cerco indio.

Aniquilada la fuerza de CUSTER, los guerreros indios se reagruparon y volvieron a atacar a RENO Y BENTEEN. La lucha duró hasta la caída del Sol, y los soldados mantuvieron el perímetro. Al día siguiente algunos indios volvieron, pero para entonces la tropa había retrocedido un cuarto de kilómetro y levantado mejores defensas. La BATALLA DE LITTLE BIGHORN se saldó con una aplastante victoria para las tribus indias. El 7º de Caballería perdió a 268 hombres, contra 19 de los nativos, que incluían algunas mujeres. Para muchos, el rubio militar sigue siendo un héroe, para otros un villano, como suele suceder. De lo que no cabe duda es que CUSTER consiguió su objetivo, la muerte en el campo de batalla, y la gloria de entrar en los libros de historia.