miércoles, 14 de marzo de 2018

LA SALUD DEL PLANETA-SEGUNDA PARTE


Peces en problemas:  ha aumentado el apetito humano por el pescado, y, cada vez es más difícil atraparles. La reciente revisión en las pautas dietéticas instó en los EEUU. a la población a comer más pescado para la salud del corazón y el control del peso. Más personas han comenzado a notar los grandes beneficios para la salud de la dieta mediterránea, en la que se prioriza el pescado sobre la carne.

La industria pesquera ha aumentado esfuerzos, pero ha habido una considerable caída en la pesca, en mares, lagos y en ríos. En un estudio realizado en el año 2006, se concluye que todas las especies de mariscos silvestres podrían colapsar en los próximos 50 años si no se hace algo más para proteger la fauna acuática. Según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, alrededor de 2300 especies de peces están en peligro o amenazas de extinción.

En otras investigaciones anteriores, los científicos advirtieron que esta caída puede comprometer la necesidad de proteínas y micronutrientes de los seres humanos, en particular de los países en desarrollo. Hoy en día, el 45% de las muertes entre los niños menores de 5 años se debe en gran medida a los problemas de salud causados por la desnutrición, según un estudio del año 2013.

Agua Dulce Amenazada: La tierra ha visto una reducción del 26% en la cantidad de agua dulce disponible per cápita desde la carta de 1992. Si los esfuerzos de conservación y los niveles de contaminación de la industria no cambian, la UNESCO predice que el mundo enfrentará un déficit global de agua de un 40% para el año 2030. El crecimiento de la población, la industrialización, la urbanización y un aumento en el consumo de agua han amenazado significativamente nuestras fuentes de agua dulce, según diversas investigaciones científicas. Actualmente, el 20% de las fuentes acuíferas del mundo son sobreexplotadas. La inversión en infraestructura de agua ha aumentado globalmente y en los EEUU., pero algunos científicos preguntan si esa inversión será suficiente.

Bosques amenazados: Entre los años 1990 y 2015, el mundo ha perdido 129 millones de hectáreas de tierras forestales, un área aproximadamente del tamaño de Sudáfrica. La mayor parte de la deforestación se ha dado en áreas tropicales, pero Estados Unidos también ha perdido importantes tierras forestales. Los estudios han proyectado que, dado que el crecimiento de la población de Estados Unidos sigue como se predijo, el país podría perder 50 millones de acres (unos 203 mil kilómetros cuadrados) más para el año 2050.

Los árboles no son simplemente bonitos: Ayudan a limpiar el aire y el agua, proporcionan madera para la construcción, crean hábitats para los animales y ayudan a mitigar el impacto del cambio climático. Sin embargo, hay algo de esperanza en lo que respecta a los bosques, ya que los estudios han demostrado que la deforestación se ha desacelerado y que se están gestionando mejor los bosques en todo el planeta. Este dato sugiere que, si los humanos se lo proponen, las tendencias ambientales negativas pueden cambiar.

Incremento de la población insostenible: Ha habido un aumento del 35% de la población humana desde la carta de 1992. Esto no hace más que recordar con insistencia la cantidad cada vez más limitada de recursos naturales disponibles. Lo que agrava esta proyección es que no se espera que esa tendencia cambie pronto. Los investigadores predicen que habrá cerca de 10.000 millones de personas viviendo en la tierra para el año 2050, según las Naciones Unidas, y gran parte del crecimiento de la población se producirá en países en desarrollo con las tasas de fecundidad más altas, pero también la seguridad alimentaria más baja. Asimismo, se ha visto progreso en lo que respecta a la desaceleración del crecimiento, en forma de una mayor educación para mujeres y niñas y esfuerzos concentrados en planificación familiar.

Animales Desapareciendo: Ha habido una reducción colectiva de casi el 29% en el número de animales en el mundo desde la carta de 1992. Los científicos dicen que estamos viviendo la sexta extinción masiva en la tierra, lo que significa que tres cuartas partes de todas las especies podrían desaparecer en los próximos siglos. Una publicación en el 2017, también analizó un grupo de 177 especies de mamíferos y descubrió que todos ellos habían perdido al menos el 30% de su territorio entre los años 1900 y 2015. Además, más del 40% de esas especies “experimentaron bajas severas de su población", lo que significa que perdieron al menos el 80% de su rango geográfico durante ese tiempo. Dicho de otra manera: esta extinción en particular es “más severa" de lo que se pensaba anteriormente.

Informe de Jen Christensen para la CNN, 15 de Noviembre del 2017.

Jorge Francisco Muñoz Somarribas
En exclusivo para EL ALFA Y LA OMEGA

0 comentarios: