martes, 23 de marzo de 2021

TARZÁN


Tarzán es un personaje ficticio creado por Edgar Rice Burroughs. Su primera aparición fue en la revista PULP ALL STORY MAGAZINE en octubre de 1912, adaptado posteriormente como novela (Tarzán de los Monos) y a la que sucedieron veintitrés secuelas, además de haber sido adaptado numerosas veces, especialmente en los cómics, así como en cine y televisión. John Clayton III, Lord Greystoke, es el único hijo de una pareja de aristócratas escoceses abandonados en la selva africana a finales del siglo XIX tras el motín del barco en el que viajaban. Después de la muerte de sus padres, John es adoptado por una manada de simios parecidos a los gorilas, los «mangani», estos le llaman «Tarzán», que en maganí significa «mono blanco». Tarzán adquirió grandes habilidades físicas, podía saltar desde los árboles, columpiarse por la lianas y era capaz de enfrentarse a cualquier animal salvaje para defender a su familia; asimismo, también heredó un gran nivel de habilidad mental. Solamente vuelve a contactar con seres humanos cuando ya es adulto. En este período, aprende a hablar francés e inglés y visita el mundo civilizado, pero lo rechaza para volver a la jungla. En historias posteriores se cuentan otras aventuras que lleva a cabo, varias veces descubriendo civilizaciones perdidas.

Por su propia naturaleza, el argumento y la imaginería de Tarzán cuentan con una cierta tendencia a la transgresión, desde el punto de vista de ser un aristócrata británico que prefiere vivir como un salvaje. Dicha cercanía con la transgresión volvió a surgir con el personaje de Jane, mujer también blanca con la que convive inicialmente y contrae matrimonio después. Curiosamente, o quizá no tanto, es más transgresor el relato escrito que su aparición posterior en el campo de la imagen. Así por ejemplo, en la serie de novelas, Jane y Tarzán tienen un hijo, Korak el Matador, en cambio en la pantalla no tienen hijos, Boy sería un hijo adoptado. El hijo como heredero de las características del padre, pero sin llegar a su nivel, es típico de la literatura del autor, como se puede ver igualmente en su serie marciana. El personaje en el campo de la imagen tiene la posibilidad de traspasar las costumbres existentes hasta el momento: aparece con la primera indumentaria de dos piezas y sin ropa interior bajo ella, lucida por Maureen O'Sullivan en Tarzán de los monos, la cual fue sustituida en la siguiente cinta, Tarzán y su compañera, por un traje más largo y de una sola pieza, en aplicación del código Hays. Más adelante Jane aparecería en topless en la película Tarzán, el hombre mono, interpretada por Bo Derek en 1981.

Una interpretación mantiene que Tarzán es la encarnación moderna de la antigua tradición literaria del «héroe criado por animales». Otros ejemplos son RÓMULO Y REMO de Virgilio, los legendarios hermanos fundadores de Roma que fueron amamantados por una loba, y Mowgli de EL LIBRO DE LA SELVA, escrito por Rudyard Kipling (1894) también sobre un niño criado por lobos que adquiere la capacidad de comunicarse con algunos animales. La historia de Tarzán tiene reminiscencias con el conocido como Mito del buen salvaje, ya esbozado por Tácito en su libro sobre los pueblos de Germania. Según este mito, las personas que viven aisladas y en la naturaleza no se ven contaminadas por la civilización; así el muchacho puede desarrollar todos sus cualidades físicas gracias a vivir en dicho entorno, algo que un mundo civilizado impediría. También está basada en ideas no científicas, más recientes que la obra de Virgilio, sobre la evolución y el darwinismo social, exploradas en la literatura popular de ese período por autores tales como Jack London y Robert E. Howard.

Por otro lado, existe el punto de vista según el cual la obra de Burroughs es propia de su tiempo, con una visión colonialista de África, su fauna e incluso su gente. En las distintas novelas, y después otros géneros, se ve como un hombre blanco, no sólo se adapta perfectamente a un hábitat que no es el suyo, sino que llega a dominarlo por completo y ser su rey de forma "natural", pese a la ventaja de la raza negra en algunas actividades físicas. Esta idea de los blancos como seres destinados a reinar sobre los demás estaba plenamente vigente antes, durante y después del siglo XIX. Una visión parecida seguiría el artista belga Herge cuando dibujó a Tintín en 1930, quien es llevado en honor de multitudes por el Congo y caza sin cesar; es necesario reseñar que incluso el propio autor se disculpó por dicho relato, especialmente ante la crueldad mostrada con los animales a los que mata incluso con explosivos.

Posteriormente Lee Falk y Ray Moore crearon en 1936 a The Phantom, quien comparte con Tarzán algunas cualidades físicas y también el ser monarca de los nativos con los que viven las distintas generaciones. Pese a la visión del héroe belga, según la cual África era un territorio inagotable al servicio del hombre blanco, el incipiente pensamiento decimonónico protector de la Naturaleza sí aflora progresivamente. Tarzán muestra estos tintes al estar en contra de la matanza indiscriminada de fieras y cazarlas en lucha cuerpo a cuerpo, no con trampas u otros medios. Esta fue una idea llevada por los europeos al Continente Negro, la de matar a los animales de la manera más rápida e indolora posible, siguiendo un incipiente pensamiento ecologista.

0 comentarios: