martes, 26 de enero de 2021

LA SANTA VEHME


La SANTA VEHME era una sociedad secreta medieval, perduró hasta el S. XIX y sus métodos estaban pensados para tocar los miedos profundos del pueblo. Los orígenes de la SANTA VEHME están envueltos en leyenda. Se cree que Carlomagno, tras su victoria sobre los sajones y su intento de cristianizarlos, encontró unos rebeldes incontrolables que le causaban muchos inconvenientes, sobre todo el duque sajón Widukind.

Se dice que este gobernante envió un emisario al Papa León III para pedirle consejo sobre estos paganos insurrectos. El Papa no le respondió, fue al jardín, cortó las malas hierbas y las colgó para secarlas. El emisario contó a Carlomagno lo visto y éste lo interpretó a su manera creando en el 772 la SANTA VEHME, también conocida como “LOS TRIBUNALES SECRETOS DE WESTFALIA” por ser donde comenzaron su “sagrada misión”.

Carlomagno les dio el llamado “poder sobre la vida y la muerte”, es decir, la capacidad de ejecutar libremente a quien consideraran culpable de delito. Alemania se llenó de temor hacia los espías y secretos verdugos que podían ser cualquiera de sus vecinos. Básicamente se castigaba la falta hacia los diez mandamientos, la moralidad o la patria y con la pena máxima, es decir, la muerte para así sembrar el terror.

Funcionaban como una sociedad secreta, con sus rituales y pruebas de iniciación, sus secretos y códigos que sólo entendían entre ellos, así como claves para reconocerse. Los neófitos eran reclutados por un alto dignatario del tribunal. Debían pasar dos fases de iniciación. Se desconoce en qué consistían exactamente, pero si se sabe que primero estaba la fase de “el que ignoraba” que, una vez superada, se convertiría en “el sabio o el que conoce”.

El postulante debía presentarse con la cabeza rapada ante sus maestros, responder sus preguntas sobre su honor y cualidades, arrodillarse, colocar el dedo pulgar e índice sobre un dogal y la hoja de un puñal o espada ritual con las letras S.S.G.G. grabadas, de significado todavía ignorado, pero con un profundo carácter místico. Prestando el siguiente juramento bajo pena de muerte si lo incumplía: "Ocultar la SANTA VEHME de su mujer y de sus hijos, de sus padres y de sus hermanos, del fuego y del viento, de cuanto bañan los rayos del sol, de cuanto humedezca la lluvia, de cuanto esté entre el cielo y la tierra". Y prometían denunciar incluso a padres o hermanos si incurrían en falta y, si de su mano quedara darles muerte, así procederían. Tras el juramento pasarían a ser fronboten (criados de Dios).

El “modus operandi” de esta sociedad secreta era muy novelesco y psicológicamente bien pensado creando un halo enigmático y terrible. Durante la noche, cuando no hubieran testigos, dejaban su puñal ritual clavado en la puerta del acusado con una nota cerrada con un sello de cera roja que representaba un caballero con armadura. En la nota una lista de sus faltas y con esta frase: "Nosotros, los secretos vengadores del Eterno, los jueces implacables de los crímenes, y los guardias de la inocencia, lo citamos de aquí a tres días, ante el tribunal de Dios. ¡Apareced, apareced". El acusado tenía varios días para poner sus cosas en orden. Si intentaba escapar sería dado muerte sin juicio con el famoso puñal ritual a la espalda con la nota de sus faltas.

Absolutamente nadie debía escapar de la SANTA VEHME por ello los jueces francos procedían de un modo particular a la hora de enfrentarse con aquellos condenados que intentasen huir. Antes de comparecer a juicio tras resultar evidente su ausencia, uno de los asesores llamaba al acusado dirigiéndose a los cuatro puntos cardinales, si seguía sin aparecer, el funcionario procedía a la acusación formal mediante una desoladora proscripción secreta capaz de truncar una vida para siempre en el nombre de la justicia de Dios:

“…Por la presente te retiro la paz y los derechos y la libertad otorgados por el emperador Carlomagno y aprobados por el Papa león atestiguados mediante juramento por todos los príncipes, nobles caballeros y vasallos de Westfalia entregándote a la mayor desgracia y al deshonor, te declaro indigno fuera de la ley común consagramos tu cuello a la cuerda y tu cuerpo a las aves de rapiña para que lo devoren hasta que no quede nada de el que nuestra justicia santa te prive de la vida y de tus bienes que tu mujer se convierta en viuda y tus hijos en huérfanos” instantes después el juez franco escupía al suelo y entregaba a sus asesores un placet sellado con cera roja que validaba la sentencia y daba inicio a una inclemente cacería santa.

0 comentarios: