miércoles, 2 de octubre de 2019

SABNAC EL DEMONIO ENEMIGO DEL ARCÁNGEL MIGUEL


La mayoría de los grimorios y libros prohibidos de la Edad Media sostienen que fue Satán, o Lucifer, el verdadero enemigo del arcángel Miguel. Tradiciones mucho más antiguas, relacionadas principalmente con los mitos hebreos, aseguran que el contendiente original fue un demonio prácticamente olvidado, llamado SABNAC.

Algunos dicen que SABNAC, luego de un tiempo, le cedió su predominio a Satanás, y que desde entonces se convirtió en arquitecto de castillos y fortalezas. En su nuevo rol instruyó a los hombres en la correcta utilización de las piedras para erigir hogares mucho más sólidos que las chozas y tiendas a las que estaban acostumbrados.

Investigadores audaces esbozan una conjetura polémica: el verdadero propósito de SABNAC no era enseñar arquitectura a los hombres, sino instruirlos en el sutil arte de la adoración a través de monumentos que desafiaran el paso de los siglos. La mayoría de los mitos le atribuyen a SABNAC un impresionante valor y poderío físico. En este aspecto ni siquiera Satanás logró igualarlo.

Las viejas tradiciones sostienen que fue SABNAC el único de los demonios que luchó cuerpo a cuerpo con el arcángel Miguel antes de las Guerras Celestiales, e incluso que llegó vencerlo, según algunas versiones, pero la intervención divina inclinó la balanza hacia el arcángel. Lo que no afirman ni las tradiciones ni los mitos es el motivo que enfrentó a SABNAC y Miguel, ni qué hubiese ocurrido si Dios, en su infinita previsión, hubiese decidido no intervenir en el aquel combate titánico.

0 comentarios: