miércoles, 7 de mayo de 2008

La Paz esté con ustedes

Martes 06.05.2008
Editorial - Programa Nº 335

------------------------------------------------------------------

Animados por las palabras de Jesús "bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios", renovemos nuestro compromiso por este valor tan necesario en nuestro pueblo. Debemos estar seguros que -como en muchos mensajes de la Jornada Mundial de la paz, el Papa Juan Pablo II nos ha enseñado-, "no hay paz sin justicia, no hay justicia sin perdón y no hay perdón sin amor". Estas palabras del Cardenal Julio Terraza, Arzobispo de la Arquidiócesis de Santa Cruz de la Sierra, en Bolivia dirigidas a su pueblo unos días atrás nos muestran, como hemos dicho en editoriales anteriores, que vivimos en una Latinoamérica violenta y que existen sectores que desean el caos, la confusión y la división de los pueblos.

El Cardenal Terraza recordó también, con relación a la misión de la Iglesia, que es preferible sufrir por hacer el bien, si es la voluntad de Dios, que por hacer el mal. Y ya sabemos que es voluntad Divina que implantemos el bien, la bondad, el amor, la misericordia, la libertad y la defensa de la persona y de la vida. El pasado domingo 27 de abril la Iglesia Boliviana convocó a una jornada de oración por la paz. En esa línea, el Cardenal pidió a todos los bolivianos dedicar un tiempo a la oración personal, familiar y grupal, no solamente para pedir la conversión de los de “arriba”, sino también por una conversión de nuestros ambientes cotidianos en el trabajo, la universidad, la calle y el hogar, donde lamentablemente también la violencia ha ingresado. “Hagamos en lo pequeño lo que tengamos que hacer para edificar la casa del Señor”.

Más adelante el Arzobispo de Santa Cruz de la Sierra, agregaba: “hay que trabajar por esto, pero fíjense, como dice Pedro a los primeros cristianos, `háganlo con dulzura y respeto, háganlo, trabajen por la paz con dulzura y respeto y mantengan una buena conciencia y así se avergonzarán de sus calumnias todos aquellos que los difaman, porque ustedes tienen buena conducta como servidores de Cristo”. Ahí está la manera en que a veces muchas personas, inclusive nosotros mismos, los creyentes, no entendemos este mensaje. ¿Por qué tendríamos que usar dulzura y respeto? Si nos insultan, nos maltratan, nos calumnian, ¿acaso lo normal no sería llenarnos de odio y salir a tomar venganza? La diferencia no está en el que grita más o la grita menos, sino en aquel que sabe que su esperanza no está en un proyecto humano, sino en la palabra eterna de Dios y en la obra que ha realizado y sigue realizando para que dejemos de pertenecer a aquellos que no tienen más esperanza.

Así podríamos seguir citando palabras del prelado boliviano sobre lo que se veía venir en esta Santa Cruz de la Sierra, que hoy en día es una sociedad cosmopolita, en la cual se reflejan los rasgos de la colonia española, los rasgos de origen guaraní, y también el legado de otras migraciones europeas importantes (alemanes, italianos, portugueses, yugoslavos), migraciones asiáticas (japoneses y chinos mayoritariamente) y árabes, la mayor parte libaneses y palestinos.

El domingo 4 de Mayo, más del 80 por ciento de los votantes aprobaron el estatuto autonómico que convierte a la provincia, de hecho, en un territorio con facultades que hasta hoy sólo tiene el gobierno unitario de Bolivia. A la gran mayoría de los 935 mil cruceños habilitados para votar no le importó que el gobierno de Evo Morales hubiera declarado ilegal la consulta. Desde muy temprano salieron hacia las escuelas, donde se les preguntó por medio del voto si estaban de acuerdo con profundizar la vocación autonómica de esta región que representa el principal motor económico del país. Ante este triunfo de autonomía tachado de separatista por el Gobierno, fue víctima por choques violentos que causaron 35 heridos.

Santa Cruz de la Sierra, es considerada la región más próspera de Bolivia. Lidera un movimiento de autonomía que secundan otras regiones opositoras como Beni, Pando y Tarija, que tienen previsto celebrar también consultas en el mes de junio para aprobar sus estatutos. Bolivia está sumida en una crisis política que enfrenta a estas regiones autonomistas, a las que se suman Cochabamba y Chuquisaca, con la refundación constitucional que impulsa el Gobierno de Morales.

El prefecto de la región boliviana de Santa Cruz, Rubén Costas, afirmó que la votación lograda da inicio a un proceso que convertirá a Bolivia en "el país más unitario y descentralizado" de América Latina. "Hoy nace la Bolivia autonómica, la Bolivia digna y soberana, iniciamos el camino hacia una nueva república (...) hasta convertirse en el estado más unido y más descentralizado de toda esta América morena".

"Argentina, Brasil y Colombia expresan su convicción de que más que nunca es necesario el pronto establecimiento de un diálogo franco y sincero entre los principales actores políticos de Bolivia, con miras a la preservación de la institucionalidad democrática y la integridad territorial boliviana", se afirmó con un comunicado de prensa proveniente del grupo de países amigos de Bolivia. Las tres naciones expresaron su confianza en que "el pueblo boliviano sabrá encontrar los caminos para la superación de las presentes adversidades en democracia y con pleno respeto al estado de derecho y a la unidad del país".

Uno de los personajes que quedó marcado en este cambio y tuvo cruces con autoridades del Gobierno de Evo Morales, fue el Cardenal Julio Terraza. La Conferencia Episcopal Boliviana (CEB), a través de su oficina de prensa, ha aclarado públicamente que "el Cardenal Julio Terrazas es ciudadano boliviano y cruceño y, como tal, tiene el legítimo derecho de ejercer su voto. Esta responsabilidad ciudadana no es incompatible con su función de Presidente de la Conferencia Episcopal Boliviana y líder de la Iglesia Católica. Como él mismo ha señalado en reiteradas oportunidades, la Iglesia seguirá sirviendo a la población, velando por la unidad y el bien común de todos los bolivianos".

Si nos detenemos aquí podemos leer declaraciones que diera hace unas semanas atrás el Cardenal Julio Terrazas sobre los acontecimientos que traería esto: “…en el momento actual que vivimos, en el momento de tantas amenazas, de tantas cosas que se dicen, que ponen los pelos de punta, quisiéremos que esta palabra del Señor: “la Paz esté con ustedes”, la tomen en serio nuestros gobernantes, nuestros responsables del país, del departamento. Quisiéramos reconocer que el discurso que están manejando últimamente, de que no habrá confrontaciones, que no se va permitir todo eso, se haga realidad, para que realmente sintamos un clima de paz. Pero también, a quienes esperan el otro domingo, (esto es por el domingo 4 de mayo), para convertirlo en un día de fiesta, como dicen, ojala sea una fiesta, una fiesta sin sangre, sin insultos, sin peleas, que sea realmente una fiesta de quienes encuentran el Espíritu, las razones para seguir adelantando y confiando que el Señor quiere auténticamente pacificadores, y auténticamente libres de cualquier atadura, siempre pensando en el bien de todos y no en los bienes privados.

En síntesis: si miramos unos meses atrás vemos situaciones que van ocurriendo en este Continente de la Esperanza, que están llenas de violencia. Faltan casi cuatro meses para comenzar a transitar la Misión Continental que se lanzará en Quito, Ecuador. El objetivo de la misma es, en definitiva, que volvamos a Cristo, que conozcamos la Palabra de Jesús, palabras que nos muestran el único camino que conduce a la Verdad, y ésta a la Vida misma. Si nos quedamos solamente con lo bonito que suenan estas palabras y no le encontramos el sentido que tienen y el de quien las dijo, creo que seguiremos inmersos en la Latinoamérica de la división, de la corrupción, de la discriminación. Un continente donde parece que el DIÁLOGO entre los pueblos no existe, donde lo único que importa es el dominio, el control, el poner de rodillas a los débiles y manipularlos a su voluntad. Los creyentes sólo nos pondremos de rodillas ante Dios y los no-creyente pueden ser jenuflexos ante la verdad y la justicia, nada más. No habrá ningún grupo de poder, llámese político o no-político, que nos someta a sus designios, muchas veces oscuros e impresentables. La dignidad del ser humano y la dignidad de los pueblos deben ser defendidas con actitudes que se ajusten a ellas.

Alfredo Musante
Director Responsable
Programa Radial
EL ALFA Y LA OMEGA

0 comentarios: