domingo, 1 de agosto de 2021

SE NOS OLVIDÓ

Fue un momento muy valioso, pero solo eso, un momento. La humanidad se mantuvo conteniendo la respiración para no contagiarse, en ese tiempo sí se reflexionó acerca de la vulnerabilidad de nuestras vidas, del miedo a la muerte y después… todo se olvidó. Fueron meses donde la duda y la incertidumbre se apoderaron de nuestro pensamiento, muchos se acercaron sincera y honestamente al amor de Dios, buscaron esa relación personal en tiempos de pandemia. Pensé que estábamos frente a ese cambio en el rumbo de la humanidad, donde la solidaridad, el respeto y las acciones que habíamos llevado a cabo hasta ese momento, tendrían un nuevo horizonte, quería creerlo, pero después… se olvidó. Llegó la vacuna como una protección para volver a ser y hacer lo mismo: Actitudes de egoísmo, exceso de poder e imposición de pensamiento, la humanidad sigue su mismo rumbo.

Para muchos el objetivo principal es “comerse el mundo”, aunque no dejen nada para nadie. Tener el poder es lo que importa, el bien común no es algo que se encuentre en las prioridades de la población mundial, el amor sigue siendo para aquello que viven en un estado idílico. Una gran parte de las personas no quiere aprender, ni acercarse al conocimiento, como parte valiosa de su vida, más bien, buscan el entretenimiento todo el tiempo y no quiero decir que este sea menospreciado o algo que no debamos valorar, lo que quiero exponer es que se ha convertido en parte vital, indispensable de la población mundial como algo a lo que se debe aspirar, el entretenimiento por encima de todo y esto es lo desalentador. Puede faltar el conocimiento, pero que nunca falte un dispositivo para evadirse de la realidad. La vida regresa a su frenesí, a lo mismo… se nos olvidó que un día se detuvo el planeta entero y que pudimos cambiar.

Los bancos siguen hablando el lenguaje del dinero y eso los deshumaniza, las empresas continúan pensando en incrementar sus ventas con estrategias inhumanas para sus trabajadores, el consumo como estilo de vida. Lentamente se regresa a la vida como la conocimos un día, niños a las escuelas, personas en las calles, negocios abiertos y tráfico cotidiano. El planeta lentamente se vuelve a contaminar, las personas regresan a sus oficinas para continuar con el trabajo esclavizador, la vida vuelve a ser la misma… se nos olvidó. ¿Era inevitable? ¿Es parte de nuestra esencia? Estuvimos a muy poco y no lo hicimos. Tal vez, los dirigentes del mundo no quieren que seamos una sociedad diferente, una humanidad evolucionada, esos enormes emporios que dictan la forma en la que debemos hacer las cosas no quisieron esa transformación hacia la bondad, a la ayuda comunitaria, cambios que no benefician al sistema económico. Una vez más se trata de poder y de diferencias entre naciones.

Pudimos alcanzar el reino de Jesús, ese reino de amor y unidad, pero no quisimos, no pudimos o no nos dejaron. Veo tantos intereses en las personas que dirigen el rumbo de nuestro planeta, que el hambre y la desigualdad, seguirán siendo determinantes para el control de la misma humanidad.


Desde México en su segmento exclusivo “La Sencillez del Amor” Rafael Salomón.

REMBRANDT


(Rembrandt Harmenszoon van Rijn; Leiden, Países Bajos, 1606 - Amsterdam, 1669) Pintor holandés. Nacido en el seno de una acomodada familia de molineros, Rembrandt van Rijn recibió una esmerada educación y llegó a ingresar en la Universidad de Leiden, donde estudió un curso, ya que por entonces decidió dedicarse a la pintura. De los dos maestros que tuvo, uno en Leiden y otro en Amsterdam, fue este último el que más influyó en el artista y el que le transmitió las tendencias italianizantes en boga. De hecho, sus primeras creaciones (como la Lapidación de san Esteban) manifiestan una evidente influencia del estilo de Pieter Lastman.

En 1625, considerándose ya formado, abrió taller en Leiden junto con Jan Lievens. Durante los años de Leiden, el arte de Rembrandt evolucionó desde unos inicios de colores brillantes y gestos grandilocuentes hacia una creciente afirmación del claroscuro. El sabio empleo que hizo el artista de esta nota tan típica del Barroco es lo que confiere a su obra una fuerza y una personalidad indiscutibles. Ya en época temprana, hacia 1630, el claroscuro se convierte en el más poderoso medio de expresión del pintor, tal como evidencian obras como Sansón traicionado por Dalila y La presentación de Jesús en el templo.

En 1630, a raíz de la muerte de su padre, se trasladó a Amsterdam, donde se asoció con el marchante Hendrick van Uylenburgh, con cuya hija, Saskia, se casó. Comenzó entonces para él una etapa de prosperidad económica y de vida mundana, que se truncó repentinamente en 1642, año de la muerte de su esposa. Los reveses económicos se sucedieron, hasta que en 1656 se vio obligado a subastar todas sus pertenencias (casa, colecciones de arte, etc.). El consuelo le llegó de la mano de Hendrickje Stoffels, que entró a su servicio para hacerse cargo de su hijo Tito y con quien mantuvo una relación sentimental, sin llegar a casarse con ella para no perder la herencia de Saskia.

Las dos etapas, próspera y adversa, de la vida de Rembrandt van Rijn se reflejan en sus obras, particularmente en los autorretratos, un género que el artista cultivó a lo largo de toda su carrera; mientras que los primeros son alegres, brillantes y un tanto superficiales, los de los últimos años tienen un carácter sombrío, sereno, y reflejan una profundidad muy superior. De los numerosos géneros que cultivó, el religioso y el retrato fueron los dos en que más brilló su talento de maestro del Barroco.

A Rembrandt se le recuerda, de hecho, sobre todo por sus magistrales retratos de grupo, absolutamente alejados de los convencionalismos al uso. La maestría compositiva, la perfecta caracterización de los personajes, el detallado estudio de los ademanes, la agudeza de los rostros, hacen de sus tres grandes creaciones de este género (La lección de anatomía del doctor Tulp, La ronda de noche y Los síndicos del gremio de pañeros) unas obras llenas de vida y de genio.
En las creaciones de los últimos años (El hombre del yelmo de oro, Jacob bendice a los hijos de José o La novia judía), el pintor eleva todas sus conquistas al plano de la madurez, del estilo conseguido a base de años y de esfuerzo, y manifiesta un absoluto dominio de las técnicas y de los efectos.

Rembrandt fue también un gran dibujante y un grabador genial, que dejó cerca de 1.500 dibujos y alrededor de 400 grabados. Tanto los dibujos como los aguafuertes son obras plenamente barrocas, dominadas por la acción, el dramatismo y un realismo derivado de la observación del mundo circundante muy característico del arte de Flandes y de los Países Bajos. En todo ello se asemejan a las pinturas del artista, de las cuales se diferencian en la mayor importancia que en dibujos y grabados tiene la línea sobre el claroscuro.

SAN CAYETANO

En el año 1480 nace Cayetano. Su padre es Gaspar y su madre María Porto. Tiene dos hermanos: uno mayor, Juan Bautista y Alejandro, el menor. A los dos años quedan huérfanos de padre. Con el comienzo del nuevo siglo, poco después del descubrimiento de América, Cayetano cursa la carrera de abogado. Sus compañeros lo eligen delegado estudiantil en la Facultad y sus profesores lo alaban por las altas notas obtenidas. Responde con sencillez:

El Papa Julio II nombra a Cayetano, Conde de Thiene, en un importante puesto en la Cancillería de los Estados Pontificios. Uno de sus secretarios escribe: "A pesar del puesto; Cayetano no se da ninguna importancia. Viste con sencillez, atiende a todo el mundo aunque sea fuera del horario de oficina. Siempre activo donde lo necesitan. Trata a todos igual, ya sean ricos o pobres. Si mantiene esta actitud tan servicial llegará a ser un hombre muy importante..."

"Siento que día a día mi vida suspira por amar a Dios. Mis años de abogado me enseñaron que el pueblo necesita palpar a Dios a través de las obras de los cristianos, de su acción, de sus enseñanzas, de su entrega. Quisiera hacer siempre la voluntad de Dios: esto deseo, y a esto aspiro. Ahora voy a dar otro rumbo à mi vida. Mi camino es dejar todo sin mirar atrás. Uniré mi propia vida a la Cruz de Cristo. Seré sacerdote"

A los 36 años, el 30 de septiembre de 1516, Cayetano es ordenado sacerdote. Comienza su acción apostólica en Venecia. Le preocupa el excesivo lujo de los palacios y la miseria de los suburbios. Se propone "no dejar de luchar hasta que vea a los cristianos correr hambrientos para nutrirse del Pan Sagrado" Organiza el primer Hospital de Enfermedades Infecciosas y cuando no queda dinero para pagar el sueldo a los mejores médicos de la ciudad ni para alimentar a los enfermos, ordena la venta de su biblioteca, lo último que queda de sus bienes: "Jamás dejaré de entregar lo mío a los necesitados hasta que me vea en tal pobreza que no me quede ni siquiera un metro de tierra para mi tumba, ni tenga un centavo para mi entierro"

Son tiempos difíciles. En Alemania Martín Lutero, un monje, proclama la separación del Papa y se independiza de la Iglesia de Roma. Cayetano responde con un nuevo proyecto: "Creo que la Iglesia es siempre la Iglesia. Como esposa de Cristo no tiene ninguna mancha, ninguna arruga, es blanca y pura; pero por culpa de los hombres aparece corrompida... Quisiera presentar ante los ojos del clero un grupo de sacerdotes que vivan juntos, cumplan con el celibato, no busquen el dinero, sepan ser pobres... entonces el ejemplo arrastrará y comenzaremos la reforma desde nosotros mismos"

El Papa Clemente VII aprueba el proyecto a pesar de la oposición de algunos asesores. Cayetano con varios compañeros dicen: "Somos célibes, como lo pide la Iglesia a todos sus sacerdotes. Queremos ser pobres: no poseeremos rentas, ni tierras. Sólo aceptaremos las donaciones espontáneas del pueblo. La riqueza no da al clero ni paz ni libertad para el apostolado. No viviremos ni en conventos ni en monasterios, sino en casas sencillas. Tendremos un superior responsable y dependeremos directamente del Papa. Nos dedicaremos al estudio de la Biblia, a la liturgia, a ayudar a los presos, pobres, enfermos. Nos Ilamamos Clérigos Regulares"

El 6 de mayo de 1527 las tropas del emperador Carlos V saquean Roma. El Papa huye por un túnel secreto. Las tropas se apoderan de los bienes, incendian casas, violan, profanan templos... Al llegar a la casa de los Clérigos Regulares les exigen dinero. Los sacerdotes responden que son pobres. La tropa no les cree y torturan a Cayetano enganchando su cuerpo con una soga de la que tiran a través de una polea. Se desmaya. Golpean al resto de los compañeros y se alejan furiosos. Otros soldados los encuentran. Los llevan prisioneros para pedir el rescate a sus familiares.

El pueblo de Nápoles se rebela contra el Virrey, representante de Carlos V. Tropas españolas y napolitanas se enfrentan en las calles y en las plazas. La furia de la multitud masacra brutalmente, el ejército imperial degüella sin contemplaciones. Cayetano, con sesenta y siete años, busca un acuerdo entre los rivales. Parece no conseguirlo. Enferma gravemente. Pide la Comunión. A las cinco de la tarde del 7 de agosto de 1547 muere. El pueblo le atribuye la paz, porque los embajadores del Emperador traen un acuerdo justo. El 12 de abril de 1671 el Papa lo declara santo.

¿QUÉ ES LA REDENCIÓN?

El significado de la palabra "redimir", viene del latín "redimére" y significa "rescatar o sacar de la esclavitud al cautivo mediante un precio". La palabra "redención" viene de "redemptio" que significa "re-compra, rescate". La voz redención es uno de los términos que desde sus orígenes el cristianismo ha usado para describir la salvación del género humano realizada por Jesucristo.  Se utilizan otras expresiones como expiación, Justificación, reconciliación, liberación, etc. El cristianismo entiende por Redención a la liberación que Jesucristo hace del hombre, arrancándole del pecado, restaurándolo a una situación de unión sobrenatural con Dios y prometiéndole en el más allá un fin bienaventurado. Dios preparó a la humanidad para la venida de Nuestro Señor Jesucristo, Redentor de los hombres. Dios realizó esta preparación eligiendo al pueblo de Israel revelándose por medio de los patriarcas y los profetas: todo el contenido del Antiguo Testamento es la preparación a la venida del Mesías. Ya desde las primeras enseñanzas, después de la caída de nuestros primeros padres, Dios promete un Redentor: « Pondré enemistad entre ti y la mujer, entre tu linaje y el suyo. El te aplastará la cabeza y tú le acecharás el talón» (Gén. 3, 15), es decir, un descendiente de Eva vencerá al demonio.

Dios establece Alianza con los patriarcas Abraham, Isaac y Jacob que se renueva y concreta más tarde por medio de Moisés. A lo largo de la historia del pueblo Judío, Dios va manifestando las características del Mesías prometido. Y, también, como se cuida de señalar la Sagrada Escritura, a las otras naciones «no las dejó sin testimonio de sí» (Hech 14, 16-17), y por esto existía entre los demás pueblos de la tierra como una preparación remota para esperar al Mesías. La Sagrada Escritura enseña que es la gracia de Dios la que justifica al hombre; la que le hace pasar del pecado a la amistad con Dios. Pero como la gracia es un don gratuito de Dios: «Ahora son justificados gratuitamente por su gracia, por la redención de Cristo Jesús» (Rom 3, 24), es la obra redentora de Jesucristo la que libera del pecado a los hombres y no sus propias fuerzas, «pues de gracia habéis sido salvados por la fe, y esto no os viene de vosotros, es don de Dios» (Ef 2, 8-9).

La Redención es una decisión libre de Dios ante la miseria humana ocasionada por el pecado. Es un «misterio de su voluntad divina» (Ef 1, 9). Si el estado de Justicia original de Adán y Eva fue un acto gratuito de Dios, debido a su amor y misericordia, con mucha más razón la restauración de la justicia inicial perdida es también un acto gratuito de Dios. No existe fuera de Cristo ninguna otra iniciativa redentora que proceda de Dios, que incida en la historia humana y nos haya sido dada a conocer por revelación divina.  Por tanto, el género humano, según el decreto divino, ha sido redimido por el Hijo de Dios encarnado. La Revelación muestra esta gran verdad de fe: «El Hijo del hombre ha venido a buscar y salvar lo que estaba perdido» (Lc 19, 10); «Dios no ha enviado a su Hijo al mundo para que juzgue al mundo, sino para que el mundo sea salvo por Él» (Jn 3, 17); «Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores» (1 Tim 1, 15).

Es claro que la fe de la Iglesia es que la Encarnación del Hijo de Dios se realizó para la remisión de los pecados de los hombres. Ahora bien, es posible preguntarse si la Redención decretada por Dios se hubiera podido-realizar por otros medios sin que fuera necesaria la Encarnación. Está claro que Dios hubiera podido redimir a los hombres de otra manera; pensar lo contrario sería limitar la omnipotencia, sabiduría y justicia de Dios, que estaría limitada a la única posibilidad de la Encarnación de su Hijo Unigénito. Podía, por ejemplo, salvar a los hombres sin recibir ninguna satisfacción de la humanidad pecadora. Por el contrario, si Dios quiso una satisfacción adecuada, es necesaria la Encarnación de una Persona divina (sentencia cierta), puesto que la ofensa infinita a Dios merece una satisfacción infinita, que sólo pueda ofrecerla el mismo Dios.

La liberación del hombre efectuada por la Redención tendrá lugar plenamente en el futuro; pero, a la vez, está ya presente por la gracia: contiene un ya y un todavía no. Cristo murió por todos, y no solamente por algunos. Esto significa que la redención efectuada por Jesus es comunicable a todos sin excepción, de modo que cualquier hombre puede apropiarse los frutos de esa redención objetiva y universal, si cumple la voluntad de Dios. La Escritura enseña claramente esta verdad en multitud de pasajes. Entre otros muchos, Cristo «se dio a sí mismo en precio del rescate por todos» (1 Tim. 2, 6), «Él es propiciación por nuestros pecados; Y no sólo por los nuestros, sino también por los de todo el mundo» (1 Jn 2, 2). Pecado y Redención se comportan respectivamente como sombra y luz en la vida humana. «Todos pecaron y están privados de la gloria de Dios -enseña Pablo-, y son justificados gratuitamente por su gracia, por la redención de Cristo Jesús» (Rom 3, 23-24).

La Redención de Jesucristo presenta dos aspectos:

-. Redención objetiva. Es el hecho mismo de la muerte de Jesús en la Cruz. Por este hecho, su muerte, Cristo adquiere méritos para salvar del pecado a todos los hombres.

-. Redención subjetiva. Es la aplicación a cada uno de los hombres singulares de la Redención objetiva.

Aunque el efecto de la Redención objetiva es universalísimo -es para todos los hombres-, esto no significa que todos los hombres automáticamente se salven. Cada hombre debe, por sus buenas obras, aplicar a su vida la Redención objetiva. De tal manera que el que no realiza buenas obras con la ayuda de la gracia tampoco recibe el mérito y por tanto no se le perdonan los pecados. Para los protestantes, las buenas obras realmente no existen, pues todos los hombres son siempre pecadores, como consecuencia de que el pecado original ha corrompido totalmente la naturaleza humana.  Por tanto, no pueden hacer obras con ayuda de la gracia para conseguir su salvación. La Redención objetiva es suficiente y es Dios quien libremente, salva a unos hombres y condena a los otros. La salvación que Dios realiza de los hombres tampoco les quita el pecado, sino que simplemente no se lo tiene en cuenta. Es una salvación o justificación extrínseca que no borra los pecados. Para los protestantes, la muerte de Jesucristo en la Cruz no ha sido un verdadero sacrificio. En todo caso, dicen que se puede hablar de sacrificio sólo en el sentido de que Dios ha entregado a su Hijo, como un cualquier otro condenado a muerte. La muerte de un condenado no es un sacrificio en sentido estricto, porque le falta libertad y por ello no muere voluntariamente para agradar a Dios. Por tanto, la muerte de Jesucristo en la Cruz no es una expiación ofrecida voluntariamente a Dios por la humanidad de Cristo. Por ello, la satisfacción de la Cruz es simplemente penal y Jesucristo ha sido castigado, ha sufrido la pena, por nuestros pecados, pero no nos los ha quitado. De todo esto, concluye que la Santa Misa no es tampoco un sacrificio.

LARIMÓN EL SECRETO DE LAS FANTASÍAS FEMENINAS

LARIMÓN es uno de los íncubos más citados en libros prohibidos y grimorios, lo cual ha hecho pensar a muchos que se trata del primero de su especie, y acaso el amante más aventajado de todos. En el oscuro tratado de DEMONOLOGÍA SOBRE SUCUBOS E INCUBOS de LUDOVICO MARÍA SINISTRARI, se dice que la belleza y la perfección masculina de LARIMÓN no son elementos decisivos para obtener, casi sin esfuerzo, el amor y la pasión de todas las mujeres que caen bajo su influencia. El verdadero punto fuerte de LARIMÓN reside en el conocimiento intuitivo e infalible de las fantasías femeninas, sobre todo de las fantasías inconfesables.

Favorecido por este contexto, la tasa de aciertos de LARIMÓN es casi perfecta. Cuanto más clara y evidente se vuelve para LARIMÓN. Justamente por eso se dice que las caricias de LARIMÓN son inolvidables. Y sus amantes, que alaban entre gemidos la pericia del íncubo, desconocen que fueron ellas mismas quienes diseñaron cada acrobacia, cada inciso, cada vértigo.

EL FUSILAMIENTO DE LAS TRECE ROSAS ÍCONO DE LA REPRESIÓN FRANQUISTA


Se trato de trece mujeres con edades comprendidas entre los 18 y los 29 años, presas en la cárcel de Las Ventas por su supuesta actividad política.

Sus nombres eran Carmen Barrero Aguado, Martina Barroso García, Blanca Brisac Vázquez, Pilar Bueno Ibañez, Julia Conesa Conesa, Adelina García Casillas, Elena Gil Olaya, Virtudes González García, Ana López Gallego, Joaquina López Laffite, Dionisia Manzanero Salas, Victoria Muñoz García y Luisa Rodríguez de la Fuente.

La ejecución se justificaba oficialmente como castigo por el asesinato  del comandante de la Guardia Civil Issac Gabaldón, de su hija y de su chófer, que se atribuyó a una supuesta gran red comunista a la que habrían pertenecido las ajusticiadas; se trató, no obstante, de una condena injusta y falsa, ya que en el momento de esta muerte (el 27 de julio anterior) LAS TRECE ROSAS ya se encontraban en la prisión de Las Ventas.

Para los historiadores que han estudiado el caso, la ejecución (que se produjo simultáneamente a la de otros 43 varones, incluido un menor de 14 años) respondía más bien a la voluntad del régimen de Franco, tan sólo cuatro meses después de vencer la Guerra Civil, de reprimir a sus adversarios políticos y enviar un mensaje ejemplarizante a los ciudadanos.  La repercusión del incidente, se debió principalmente al rechazo internacional que suscitó, en gran medida por el perfil de las trece mujeres.

Se trataba de jóvenes que no habían participado de manera activa en la guerra, aunque algunas de ellas estaban vinculadas en distinto grado de intensidad a las Juventudes Socialistas Unificadas (JSU) o al Partido Comunista  de España (PCE). No era el caso de todas, no obstante: por ejemplo, la pianista de 29 años Blanca Brisac Vázquez había sido detenida por mantener relación con un músico del PCE, sin que conste ninguna militancia por su parte.

De hecho, ocho de las trece asesinadas eran, en aquel momento, menores de edad, ya que la mayoría legal se situaba en 21 años.  Por ello, se organizó una campaña de protesta en París, impulsada por una hija de Marie Curie, que supuso el origen del sobrenombre con el que hoy son conocidas estas víctimas; una campaña que sin embargo no amilanó al régimen franquista, que continuó con la ejecución de la amplia mayoría de los 364 detenidos en relación con el atentado de Gabaldón.

El fusilamiento tuvo lugar en una tapia  del cementerio de La Almudena al este de Madrid, cercano a la prisión de Las Ventas. En dicho lugar se colocó por primera vez en 1988 una placa conmemorativa y desde entonces cada cinco de agosto se celebran homenajes a las Trece Rosas.

Fuente:

domingo, 25 de julio de 2021

LA VIDA OCULTA DE JESÚS-Tercera Parte

¿Qué profesión practicó JESÚS durante su adolescencia? Sabemos que todo padre de familia judío procuraba para su hijo una ocupación, pues los rabinos decían: “El que no le enseña a su hijo un oficio, le enseña a robar”. Marcos, como vimos, dice que cuando JESÚS fue a predicar en la sinagoga de Nazaret los aldeanos comentaron: “¿No es éste el carpintero?” (Mc 6,3). La palabra griega TÉKTON (CARPINTERO) se aplicaba a quien trabajaba con materiales duros como la piedra, el hierro o la madera. Era propiamente un artesano. Requería esfuerzo y fuerza muscular. Muchos han puesto en duda esta afirmación de Marcos.

Mateo, por ejemplo, dice que la gente comentaba que JESÚS era “hijo” del carpintero (Mt 13,55), no que él lo fuera. Lucas, por su parte, dice que la gente preguntaba: “¿No es éste el hijo de José?” (Lc 4,22), con lo cual ninguno de los dos sería carpintero. Segundo, porque Nazaret, ubicada en la fértil región de la Galilea, era un pueblo de campesinos, donde la mayoría de sus habitantes se dedicaba a la agricultura y a criar ganados. Y tercero, porque en casi todas las parábolas de JESÚS hay imágenes del ambiente agrícola (el sembrador, la cizaña, la viña, la higuera, la semilla de mostaza, etc.), y no del ambiente de la carpintería.

Sin embargo hoy los biblistas han concluido que Marcos, el primer evangelista que escribió, no se habría animado a llamar a JESÚS “carpintero”, ocupación que gozaba de poco prestigio en aquella época, si no fuera porque efectivamente era cierto. En cambio sí hay motivos para que Mateo haya cambiado la información: como él buscaba acentuar en JESÚS la figura de un Maestro sabio, pensó que llamarlo carpintero sería poco respetuoso, por lo que prefirió llamar así a José. Y Lucas, más sensible que Mateo, vio como una burla de los galileos la mención de semejante oficio, y optó por suprimirlo tanto de José como de JESÚS.

El hecho de que sus parábolas aludieran tanto a la agricultura se debe a que su auditorio estaba formado, en su mayoría, por agricultores, por lo que buscó amoldarse a ese lenguaje. Podemos, concluir que JESÚS, durante los años de su vida oculta, trabajó como carpintero. Otras de las cosas que aprendió durante su adolescencia en Nazaret fue a rezar. Todo niño israelita a partir de los 13 años adquiría el hábito de orar tres veces por día: a la mañana, al mediodía y a la noche (Sal 55,18; Dn 6,11). Para ello se le enseñaba a cubrirse la cabeza y los hombros con un manto especial, llamado “TALIT”, que tenía en sus cuatro esquinas unos flecos o “ZITZIT”.

Éstos representaban las leyes divinas que un judío observaba de corazón por las “cuatro esquinas” de su vida. Eran en total 32 flecos (8 en cada esquina), porque el número 32 simboliza la palabra “corazón” en hebreo. Esta costumbre la había ordenado Dios a Moisés en el libro de los Números: “Habla a los israelitas para que se pongan flecos en la punta de sus mantos. Así al verlos, se acordarán de los mandamientos del Señor” (15,37-41). Dos eran las oraciones que un judío, desde su adolescencia, debía recitar cada día. La primera se llamaba “SHEMÁ” (en hebreo: “Escucha”), porque comenzaba diciendo: “Escucha, Israel: Yahvé es nuestro único Dios”. Más que una oración era una profesión de fe, sacada del libro del Deuteronomio (6,4-7). Y la segunda era la llamada “SHEMONÉ ESRE” (en hebreo: “Dieciocho”) porque consistía en dieciocho oraciones (tres alabanzas, doce peticiones y tres agradecimientos a Dios). En estas oraciones, repetidas a lo largo del día, el niño JESÚS fue aprendiendo a llamar a Dios “PADRE NUESTRO”. Y fueron éstas las que crearon el clima espiritual en el que creció, y las que marcaron profundamente su psicología religiosa de niño.

Desde su infancia, y acompañado por sus padres, el niño JESÚS concurría los sábados a la sinagoga de Nazaret. Como cualquier otro niño, se habrá sentido aburrido y distraído ante las interminables oraciones de la asamblea, que duraban casi toda la mañana, y que le resultarían difíciles de seguir porque eran en hebreo, lengua que él no entendía, ya que hablaba el arameo. Pero con el paso de los años fue aprendiendo las plegarias y los ritos, hasta que se le volvieron familiares. Además de concurrir a la sinagoga, el sábado debía ser venerado mediante la práctica del reposo total. Así, desde el viernes a la tarde el niño JESÚS debió de ayudar a su madre María en los preparativos de la celebración: traer doble provisión de agua, limpiar la humilde vivienda, colocar en su lugar las herramientas de trabajo, mientras María preparaba las dos comidas: para el viernes a la noche y el sábado al mediodía.

La vida oculta de JESÚS, no tuvo nada de extraordinario ni prodigioso, como la pintan las absurdas leyendas tejidas sobre ella. Fue en esta atmósfera sencilla y familiar, propia de los poblados de Galilea, donde el niño creció, maduró y descubrió la vida. El coro de los chicos en la escuela, la voz de las muchachas en la fuente de agua, el monótono golpear del martillo en la carpintería, el grito repetido de las madres llamando a casa a sus hijas entretenidas en la calle, fueron el clima que JESÚS respiró y asimiló durante 30 años. Y cuando un día su Padre del cielo le pidió que dejara todo y saliera a predicar el mensaje de salvación a sus hermanos los hombres, nunca se arrepintió de los años transcurridos en su pueblo, en su casa y con su gente; de sus años ocultos y silenciosos; de su trabajo en el taller y de sus reuniones con amigos. Nunca consideró ese tiempo como “perdido”, vivió cada día y cada época como la mejor que tenía. Y así también lo enseñó, cuando fue mayor: “No se preocupen por el día de mañana; mañana ya habrá tiempo para preocuparse. Cada día tiene bastante con sus propios problemas” (Mt 6, 34).

Ariel Alvarez Valdez
Biblista

¿QUÉ ES EL TERROR RELIGIOSO? La influencia de la religión en el cine

Si hay un género cinematográfico trillado por experiencia es el de las películas de posesiones demoníacas, la presencia del demonio de diferentes maneras y formas. Todas son prácticamente iguales, todas consisten en lo mismo, todas acaban igual… Y, aún así, todos los años salen mínimo tres o cuatro. Algunas consiguen tener más difusión, mientras que otras acaban pasando más desapercibidas, pero siempre están ahí.

Pero, ¿Por qué todo el mundo continúa viéndolas? Creo que, al menos en este caso, la respuesta está bastante clara: la gente sigue viéndolas porque funcionan, y funcionan porque hacen referencia a un miedo que la religión, a través de la sociedad, ha introducido en nosotros. Tenemos un miedo atroz al mal, al demonio, y a todo lo que consideramos opuesto a Dios, porque así se nos ha educado y me atrevo a decir: programados.

El terror implica principalmente cuestiones relacionadas con Dios, su antagonista Lucifer, el alma, la posesión, todos temas relacionados con el cristianismo y de la religión católica. Hasta cierto punto, terror y religión han estado siempre indisolublemente unidos. Una de las armas que ha usado y en algunos casos sigue usando el catolicismo, ha sido el terror implantado al creyente, el miedo al castigo divino o a la representación del mal que ha ofrecido la Iglesia a través de sus siglos de existencia.

Breve recorrido en la literatura y el cine
Durante la Edad Media, la Inquisición ejerció su poder con mano férrea, penando a los teóricos culpables de herejía con castigos que parecían provenientes del Averno. Y precisamente, esa mitología infernal arrojaba imágenes terribles que provenían de la Biblia, y después recuperada por Dante Alighieri en su obra La Divina Comedia.

Cuando nació la literatura gótica, precedente de la moderna literatura de terror, los miedos del ser humano quedaron representados, con apariciones espectrales por un lado (el miedo a la muerte, uno de los grandes temores ancestrales que padecemos, los seres humanos) pero también con el mal satánico, como ejemplifica la excepcional novela gótica “El Monje” (The Monk) escrita por Matthew Gregory Lewis, que se publicó por primera vez en 1796. Lewis la escribió antes de cumplir los veinte años y tardó solo diez semanas en escribirla. En el 2011 se realizó una película que se llama igual que la novela y realmente es recomendable 100%

(Tráiler) Dominik Moll | 2011 | El Monje (The Monk)

El cine, desde casi su mismo nacimiento, se sintió también interesado por las figuras que había creado el cristianismo, sobre todo el catolicismo con el fin de provocar temor entre sus fieles. Hay un director, el francés Georges Méliès, es considerado como el inventor del cine como arte. Sus primeras obras de finales del siglo 19 e inicios del 20 ofrecían al diablo como una figura guasona y lúdica más que como una representación del mal con mayúsculas. Menciono tres de sus grandes obras en este género:

Georges Méliès | 1896 | La Mansión del Diablo (Le manoir du diable)
Georges Méliès | 1903 | El Caldero Infernal (Le chaudron infernal)
Georges Méliès | 1898 | La Condenación de Fausto (La damnation de Faust) 

Hay una película muda del año 1922 que comienza a darle otra faceta al demonio y que este de miedo. El director dinamarqués Benjamín Christensen, nos presenta Häxan, La brujería a través de los tiempos. En 1928, otro genio nórdico, el danés Carl Theodor Dreyer, brindaría lo que podría considerarse la otra cara de la moneda con La pasión de Juana de Arco, donde se presenta la parte más despiadada e intolerante de la Iglesia católica.

Benjamín Christensen | 1922 | Häxan | La brujería a través de los tiempos
Carl Theodor Dreyer | 1928 | La Passion de Jeanne d’Arc | La pasión de Juana de Arco

Hay dos películas que han quedado perdidas en lo más oscuros y recónditos rincones del infierno del cine: la primera es: La Nave de Satanás, de 1935, de Harry Lachman.

Harry Lachman | 1935 | Dante’s Inferno | La Nave de Satán

La otra La Séptima Victima de Mark Robson en 1943. En esta última su guión se enfoca en una joven provinciana, que decide ir a Nueva York para buscar a su hermana, que ha desaparecido. Con la ayuda de su ex marido y de un prestigioso psiquiatra, descubren que la desaparición de su hermana está relacionada con una secta satánica.

Mark Robson | 1943 | The Seventh Victim | La Séptima victima

Muchos mencionan que su estructura remite de manera inequívoca a otra de las grandes películas que está considerada como una de las que conforman esa triada o trilogía satánica del cine, El Bebe de Rosemary del año 1968, de Roman Polanski.

Análisis de El Pelado Investiga sobre El Bebe de Rosemary
Curiosidades de El Pelado Investiga sobre El Bebe de Rosemary

En todo caso, conviene destacar una película que, pese a su intencionalidad contraria, también podría ser paradigmática a la hora de hablar de “terror religioso”. En la coproducción hispano italiana Marcelino Pan y Vino, donde vemos al pequeño Pablito Calvo subiéndose a un ático donde los monjes, por ignotas razones, tienen escondida la imagen de un Cristo crucificado; los propios religiosos imponen al pequeño la prohibición de subir a ese lugar, pero el niño con su rebeldía típicamente infantil, hará oídos sordos. Allí descubre a un Jesús crucificado que le hablará; desclavará su mano de la cruz y la extenderá hacia él, llevándolo hacia el reino de la Muerte. Tuvo su remake en el año 1991.

Ladislao Vajda | 1954 | Marcellino Pane e Vino | Marcelino, pan y vino
Remake | Luigi Comencini | 1991 | Marcellino Pane e Vino | Marcelino, pan y vino

Extendiéndonos en esa imagen de las representaciones implícitamente cristianas de la pasión, como un reflejo distorsionado que provoca escalofrío en el espectador, hay una que quizás podemos conectarla con la misma narrativa, en español se la conoce como El Anticristo, del italiano Alberto de Martino. En un momento la posesa, en las primeras fases de su trance, contemplará una estampita que suele portar, con la imagen tradicional de Jesús; sin embargo, la representación se transmutará, y exhibirá unos rasgos malignos de Cristo absolutamente estremecedores.

Alberto De Martino | 1974 | El Anticristo | L’anticrist

La polémica Mártires (Pascal Laugier, 2008), que se aleja de lo sobrenatural para llenar el terror religioso de un género conocido como Cine Gore o Cine Splatter, se centra en lo visceral y la violencia gráfica extrema. Estas películas, mediante el uso de efectos especiales y exceso de sangre artificial, intentan demostrar la vulnerabilidad, fragilidad y debilidad del cuerpo humano y teatralizar su mutilación.

Folk Horror
No puedo hablar de terror religioso sin mencionar el Folk Horror, aunque dicho género resulte infinitamente más extenso y no esté necesariamente fijado en el terror religioso, aunque muchos críticos hacen algunos cruces. En muchos sentidos, los temores del horror del folklore son innatos a la psique humana. El temor a lo desconocido, la bondad de los extraños, y las inseguridades de los urbanitas en entornos rurales, alejados pero amigables. Las películas que se adscriben a la etiqueta Folk Horror tratan sobre personas en entornos naturales, recónditos y poco explorados que encuentran a otras que esconden algo. Voy hacer mención de tres que para El Pelado Investiga son clave y que han forjado el concepto.

Cuando las brujas arden, del director Michael Reeves, de 1968, la primera de las tres pioneras que sustenta al subgénero, quizá la que es más difícil de catalogar en el mismo. El mundo de los cazadores de brujas en la Inglaterra puritana supo aprovechar la superstición de los ignorantes de paranoia arraigada. El miedo al otro, a un colectivo que no entiendes, es suficiente para caldear el terror en el medio rural, y aquí se define en una falta de elementos sobrenaturales aparentes que llevará el subgénero a su definición clave. Si bien a menudo se hace referencia a poderes superiores, a demonios o incluso al mismo diablo, es raro que aparezcan en su forma monstruosa. Aquí, en realidad, el mal es la pura locura y la histeria del individuo, encarnada en posiciones de poder que se aprovechan del ambiente crédulo.

Michael Reeves | 1968 | Witchfinder General | Cuando las brujas arden

La Garra de Satán, del director Piers Haggard de 1971, ubicada en una aldea rural en el siglo XVII en Inglaterra, la historia comienza cuando se encuentra un cráneo deformado en un campo, provocando una cadena de eventos escalofriantes. Los jóvenes de la aldea son poseídos por poderes sobrenaturales y muchos le salen extrañas ronchas de pelo en la piel que tendrán que ver con rituales sacrificiales paganos.
Aquí se presentaban ya los elementos básicos del horror popular: un culto religioso, la lucha entre el cristianismo y las prácticas satánicas o pre-cristianas, el uso efectivo de los paisajes naturales, bosques y campos, destacando la conexión entre el paganismo y la naturaleza. En el trasfondo, una respuesta al clima de la época: la contracultura hippie en pleno apogeo, con ideas revolucionarias sobre política y sexualidad y la espiritualidad alternativa. El guionista de La Garra de Satán, admitió que la Familia Manson fue parte de la inspiración de los “adoradores del diablo” de esta película.

Piers Haggard | 1971 | Blood on Satan’s Claw | La Garra de Satán

El Hombre de Mimbre, del director Robín Hardy del año 1973, es la película que encabeza los textos sobre cualquier película Folk Horror esencial. Se han derramado cantidades de tinta sobre por qué es el pináculo del género. Su trama trata sobre un oficial de policía británico que viaja a una isla frente a la costa de Escocia, para investigar la desaparición de un niño local que encuentra una próspera comunidad pagana llena de gente que parece demasiado feliz, siempre sonriendo, casi siempre cantando. Cuando se da cuenta de que le están persiguiendo, ya es demasiado tarde. Son ese tipo de film que ya te podes imaginar cómo va a terminar, pero se disfruta todo el camino hacia su clímax icónico. Como la anterior, es un producto de su época. La contracultura hippie provocó un renovado interés en el neopaganismo y esta obra hizo una sátira de ambos cultos, ridiculizando al puritanismo imperante. Tuvo su remake en el 2006 con el mismo nombre interpretada por Nicolás Cage.

Neil LaBute | 2006 | The Wicker Man | El Hombre de Mimbre

Terror Psicológico
Saint Maud, dirigida por Rose Glass, del año 2019, es una película de terror psicológico que nos lleva a la mente de una perturbada enfermera en un pueblo de Reino Unido. La cinta explora el refugio en la religión, el fanatismo y la delgada línea entre lo real y lo que nos imaginamos. Un nuevo salto al terror religioso en el que los ángeles y los demonios no están en los rincones de casas abandonadas si no dentro de uno mismo. Una historia que presenta como una serie malos momentos y traumas puede cambiar la forma de percibir la realidad. La película no pretende ser una crítica a la religión cristiana ni a sus seguidores. Además, hace un buen trabajo en demostrarlo. Tampoco son sus prácticas populares lo que busca criticar. Es una historia sobre una persona llevada por sus propios traumas y como retuerce la realidad que le rodea.

Rose Glass | 2019 | Saint Maud

En síntesis:
El cine de terror funciona como una amenaza y una catarsis al confrontarnos con nuestro miedo a la muerte, lo sobrenatural, lo desconocido y lo irracional, “el otro” en general, una pérdida de identidad y fuerzas más allá de nuestro control.

Otra perspectiva, más común en los últimos años, es invertida, la de cómo Dios es malvado; los aspectos de retribución desproporcionada de fuego y azufre del dios del Antiguo Testamento se basan en representarlo como la gran fuerza malévola.

Las historias de “Dios es el diablo” tienen una superposición con la historia del Horror Cósmico, conocido también como Horror Lovecraftiano o simplemente Lovecraftiano, es un sub-género de terror creado por el escritor estadounidense H.P. Lovecraft en sus historias. El horror Lovecraftiano ha sido usado en literatura, arte, cómics, películas, televisión y videojuegos después de la muerte del autor.

Ocasionalmente, la historia gira en torno a una “religión del mal” que no tiene nada que ver con Satanás, que puede reemplazarlo o no con un arquetipo satánico o un dios vengativo, pagano. Incluso si estos son más imaginativos en sus conceptos que las obras basadas en el cristianismo, no son necesariamente más extraños.

El terror religioso ha probado ser uno de los más efectivos dentro del género, capaz de ponerle los pelos de punta al ateo mejor plantado. La materia prima es inmejorable: el Bien y el Mal, la tentación, la caída, el pecado, la sangre, la corrupción, la carne, la condenación y una liturgia que puede ser verdaderamente inquietante.

Sigmund Freud definió lo siniestro como una vivencia en la que aquello que nos resulta familiar se retuerce en algo extraño, que guarda semejanza pero se vuelve incómodo e irreconocible. Por tanto, es comprensible que el horror se asome entre las grietas de aquello que nos recuerda a lo humano pero se nos hace desconocido y ajeno.

El Pelado Investiga


LA PACHAMAMA

PACHAMAMA o MAMA PACHA"MADRE TIERRA". Creencia religiosa usada en pueblos autóctonos andinos Pachamama o más usualmente pacha (del aymara y quechua pacha: tierra y, por posterior extensión bastante moderna "mundo""cosmos"mama: madre -es decir “Madre Tierra”) es la gran deidad, entre los pueblos indígenas de los Andes Centrales de América del Sur. Los pueblos guaraníes también festejan la PACHAMAMA. La divinidad PACHAMAMA representa a la Tierra, pero no solo el suelo o la tierra geológica, así como tampoco solo la naturaleza; es todo ello en su conjunto. No está localizada en un lugar específico, pero se concentra en ciertos lugares como manantiales, vertientes, o apacheta. Pero es una deidad inmediata y cotidiana, que actúa directamente, por presencia y con la cual se dialoga permanentemente, ya sea pidiéndosele sustento o disculpándose por alguna falta cometida en contra de la tierra y todo lo que nos provee. No es una divinidad creadora sino protectora y proveedora; cobija a los hombres, posibilita la vida y favorece la fecundidad y la fertilidad. A cambio de esta ayuda y protección, el pastor de la Puna Meridional está obligado a ofrendar a la Pacha parte de lo que recibe, no sólo en los momentos y sitios predeterminados para el ritual sino, particularmente, en todos los acontecimientos culturalmente significativos, configurándose así una suerte de reciprocidad. Sin embargo se la considera asimismo con una faz negativa: la PACHAMAMA tiene hambre frecuente y si no se la nutre con las ofrendas o si casualmente se la ofende, ella provoca enfermedades.

Los quechuas, los aymaras y otras etnias agricultoras de la región andina, realizaban ofrendas en su honor, sacrificando camélidos para derramar su sangre. Entre otros objetos se ofrecían hojas de coca, conchas marinas mullu y sobre todo el feto de la llama, según una creencia para fertilizar la tierra sin que faltara jamás la cosecha, este tipo de ofertorio suele llamarse en los Andes centro meridional "corpachada"La PACHAMAMA, más las deidades MALLKU y Amaru, conforman la trilogía de la percepción aimara, sociedad - naturaleza; y sus cultos son las formas más antigua de celebración que los aimaras aún realizan en la actualidad. Con la invasión de los españoles y la persecución de las religiones nativas, la deidad PACHAMAMA producto del sincretismo, comenzó también a ser muchas veces invocada a través de la VIRGEN MARÍAEl ritual central a la PACHAMAMA es la challa o pago (tributo). Se la realiza el primer día del mes de agosto, durante todo el mes, y en muchos lugares también el primer viernes de cada mes. Las ceremonias estaban a cargo de personas ancianas o de mayor autoridad moral dentro de cada comunidad. En el caso del pueblo aimara esta persona recibe el nombre de 'YATIRI'. También se realizan ceremonias a la PACHAMAMA en ocasiones especiales, como al partir de viaje o al pasar por una apacheta. La religión centrada en la PACHAMAMA se practica en la actualidad en forma paralela al cristianismo, al punto tal que muchas familias son simultáneamente cristianas y pachamamistas. En Perú, específicamente en Puno, la PACHAMAMA es identificada con la VIRGEN DE LA CANDELARIA. En la provincia de Jujuy se celebra la PACHAMAMA todo el mes de agosto.

CARAÍ AGOSTO

El 1º de agosto, según la tradición dice que se toma caña con ruda en los hogares del litoral y Mesopotamia argentina. En ayunas o de lo contrario no tiene el mismo efecto. La creencia popular considera que sirve para combatir los supuestos males que vienen con el mes más frío del año: agosto. La bebida en estos tiempos se ha modernizado en sus componentes. Del licor fabricado con chañar, algarroba, pata y o tunas, se pasó a la caña y el lugar de la mezcla de hierbas medicinales ahora es ocupado por la ruda. Según cronistas de la conquista, en esta época del año se producían grandes lluvias, las que, agregando el frío estacional, provocaban enfermedades epidemiológicas. Muchas aldeas se diezmaban a causa de las pestes. Los nativos encontraron la forma de combatir los males. A través de sus chamanes elaboraron el remedio consistente en mezclar hierbas con licores, del cual debía beberse un trago al comenzar la estación de las lluvias.

La bebida se elabora días antes, y debe ingerirse como primer alimento del día. Esta costumbre se remonta a varios siglos, cuando culturas aborígenes a través de la elaboración de un remedio consistente en mezclar hierbas con licores pretendían prevenir las enfermedades que se contraían durante la época del año, y en el mes de Agosto en la que se producían grandes lluvias, a parte del intenso frío. Según historiadores, el encuentro de culturas generó la predominancia de la conquistadora que cambió los componentes, llegando a nuestros días como se la conoce. El primero de agosto se toma una copita de caña con ruda, brebaje que se prepara con anticipación para que macere: se compra una botella de caña, se echan dentro algunas hojas de ruda, se la cierra y se la guarda. Llegado el momento, se la sirve a los seres queridos para que tengan un buen año.

Cuales son los componentes de esta milagrosa bebida: RUDA: La ruda es una planta perenne perteneciente a la familia de las rutáceas. Posee tallos erguidos y ramosos, de unos 70 centímetros de altura; hojas alternas gruesas compuestas de hojuelas partidas en lóbulos alargados y de color garzo azulado, flores menudas de cuatro pétalos de color amarillo en corimbos terminales y fruto capsular con abundantes semillas negras pequeñas y en figura de riñón, de olor desagradable. La hoja se suele emplear en medicina. Se la mezcla con alcohol para frotar los músculos y evitar calambres. También para combatir estados gripales. Con un preparado no muy fuerte se fricciona la espalda del enfermo. Es poco exigente con respecto a suelos, prospera bien en terrenos secos, pedregosos y expuestos al sol. Los climas templados o templados fríos son los más favorables. CAÑA: La caña es una bebida alcohólica destilada de la caña de azúcar dulce. Lugar de origen de la planta: Europa meridional. El CARAÍ AGOSTO es un CARAÍ DEL ÁRA (del guaraní), es decir un CARAÍ o SEÑOR DEL TIEMPO CRONOLÓGICO, de lo que va a venir. Es esta una vieja creencia, la del mes de agosto, que vinculó creencias guaraníes con creencias hispánicas. Las misiones jesuíticas y franciscanas fueron los ámbitos donde más se promovieron estas tradiciones, y entre ellas surgió la RUDA, una planta medicinal pero más mágica. Si bien se entrecruza muchas veces lo medicinal con lo mágico, en la tradición guaranítica existen plantas más medicinales y otras más ligadas a lo mágico. La RUDA es una de las plantas mágicas que existen en Corrientes, y desde esa magia se la vincula a lo medicinal.

FALUN GONG

El movimiento FALUN GONG es un movimiento que incluye una mezcla de creencias budistas y taoístas para el crecimiento espiritual. Su número de seguidores es tan grande que habría superado el de miembros del Partido Comunista de China. Pero el gobierno chino lo ve como una organización que va en su contra y cuyas prácticas ponen en peligro la integridad mental y física de las personas. Según la literatura del grupo, Falun Gong o Falun Dafa -Ley de la Rueda- se originó en los tiempos prehistóricos, pero sólo llegó a la luz pública en 1992, cuando Li Hongzhi, un hombre de unos cuarenta y tantos años al que se refiere como “el maestro”, creó un centro de estudios en Beijing. Falun Gong incluye una mezcla de creencias budistas y taoístas, los seguidores tienen una devoción religiosa al Maestro Li. En China, cientos de personas se reúnen en las plazas y parques en todo el país para su práctica. La manifestación más pública de Falun Gong es la práctica de una serie de ejercicios relacionados con el antiguo arte chino de qigong – una especie de respiración meditación.

A finales de 1990, la relación del Partido Comunista con el movimiento Falun Gong se volvió cada vez más tensa. Los informes sobre la discriminación y la vigilancia por parte de la Oficina de Seguridad Pública fueron en aumento, y los practicantes realizaron sistemáticamente sentadas en manifestaciones que respondían a artículos de prensa elaborados por el gobierno cuyo contenido consideraban injusto. Los seguidores de Falun Gong dicen que son un grupo tranquilo y respetuoso con la ley, que siguen una filosofía y un régimen de ejercicios que conducen a la iluminación espiritual y a la mejora de la salud. Las autoridades de China ven a Falun Gong como algo mucho más siniestro. Actuando bajo órdenes del gobierno, la policía comenzó a acosar a los practicantes, que les impedía practicar juntos, y amenazaban con detenerlos. Mientras tanto, algunos periódicos comenzaron a imprimir artículos con contenidos negativos acerca de esta práctica.

Los partidarios de Falun Gong acusan al Gobierno chino de ser responsables de torturas y muertes. Desde el año 2000, el Informador Especial de las Naciones Unidas identificó 314 casos de tortura en China, que representan más de 1.160 personas, por parte del Gobierno. Falun Gong representa el 66% de todos los casos de tortura denunciados. Las estimaciones sobre el número de practicantes de asesinados durante la persecución son muy variables. En 2009, el New York Times informó que, de acuerdo con grupos de derechos humanos, la represión se había cobrado “al menos 2.000” vidas. Amnistía Internacional informó de que se creía que al menos 100 practicantes de Falun Gong habían sido asesinados en el año 2008, ya sea en prisión o poco después de su liberación. Fuentes de Falun Gong han reportado aproximadamente 3.400 muertes.

En marzo de 2006, la revista afiliada a FALUN GONG EPOCH TIMES publicó una serie de artículos que alegaban que en China se está llevando a cabo una generalizada y sistemática práctica de extracción de órganos a personas vivas practicantes de Falun Gong. El sitio web afirma que los practicantes son detenidos en campos de trabajo, sótanos de hospitales o prisiones y se les realiza pruebas de sangre y orina, y su información es almacenada en bases de datos informáticas, para ver posibles compatibilidades con los receptores de órganos. En el plazo de un mes, investigadores terceros, incluidos los representantes del Departamento de Estado de EE.UU., dijeron que no había pruebas suficientes para apoyar la acusación. En julio de 2006, se publicó el “Informe sobre los alegatos de sustracción de órganos de practicantes de Falun Gong en China”, que concluyó que un gran número de practicantes de este movimiento han sido víctimas de la sistemática sustracción de órganos a lo largo en toda China, aun estando vivos.

Los alegatos del gobierno chino son que Falun Gong “propaga la superstición feudal”, que el Maestro Li había cambiado su fecha de nacimiento, y que la práctica del cultivo espiritual es explotado para hacer política sediciosa, alegan por parte del gobierno que Falun Gong participa en el control mental y la manipulación a través de “mentiras y falacias” causando la “muerte innecesaria de un gran número de practicantes”. Los medios estatales se apoderaron de los escritos del Maestro Li en los que expresa que las enfermedades son causadas por el karma, y que Li ha declarado en varias ocasiones que el signo de un verdadero practicante es rechazar medicamentos o atención médica. Li fue retratado como un charlatán que ha supuestamente “hecho enormes cantidades de dinero con sus libros y vídeos”

La AGENCIA OFICIAL DEL PARTIDO COMUNISTA, declaró que Falun Gong se “opone al Partido Comunista de China y al gobierno central, y predica el idealismo, el teísmo y la superstición feudal”. Otros artículos que aparecen en los medios de comunicación estatales en los primeros días y semanas de la prohibición postulaban que Falun Gong debían ser derrotados porque su “teísta” filosofía estaba en contradicción con el paradigma marxista-leninista y con los valores seculares del materialismo. Cuando se pregunta en China acerca de Falun Gong la reacción suele ser contenida. A la gente no suele gustarle hablar de este tema debido a que la mayoría sólo dispone de la información oficial procedente del gobierno chino, que incluye toda clase de comentarios negativos acerca de la organización en un claro intento de sembrar el miedo. Cuando se visita Hong Kong es habitual encontrar carteles en las calles en defensa de la organización, así como también algunos en contra (promovidos principalmente por los partidarios del Partido Comunista Chino).

A día de hoy existen abundantes argumentos a favor de Falun Gong, no considerándola como secta, y fuera de China mayormente no se la identifica como tal. Fuera de Hong Kong, Macao y Taiwán donde la influencia del Partido Comunista es menor, es precisamente dónde se realiza un ataque severo a la organización afirmando que se trata de una secta y que por ello su existencia debe ser prohibida.