miércoles, 25 de noviembre de 2009

Dios esta en el dial

Martes 24.11.2009
Editorial - Programa Nº 326
------------------------------------------------------------------

El pasado viernes 20 de noviembre, ANUNCIAR Grupo Multimedio de Comunicación, asociación civil, celebró sus primeros 10 años de vida y lo hizo reconociendo el trabajo de muchas personas que desde un carisma diferente pero luchando por mantener una presencia en los medios, pudimos observar la diversidad de talentos puestos al servicio de la Palabra.

Pero al pensar esta editorial y recordando las palabras de los que compartieron su alegría y también su pensamiento por la lamentable falta de acompañamiento y de apoyo a los productos como este programa y otros formatos audiovisual, mi compañero de ruta Carlos Guzmán, me acerco hace muy pocas horas un informe de un diario porteño donde nos ponía frente a una triste realidad.

Al introducirme en la nota, descubría que si las iglesias cristianas (no católicas) reunieran a todas sus radios, tendrían veinte veces más licencias para operar en el espectro radioeléctrico que los cuatro principales multimedios con fines de lucro de la Argentina.

Usted sabía que los evangelistas, son el principal multimedios de Argentina, al contar con unas mil radios propias, como estiman en tres asociaciones que los nuclean. La cuenta no incluye los espacios que los pastores alquilan en emisoras y canales de TV.

El fenómeno, aunque no muy conocido en el país, no es novedoso en la región. “En Brasil, por ejemplo, los evangelistas tienen más medios que el grupo O Globo y todos los grandes multimedios”, explicó el especialista Martín Becerra que investigó la propiedad de los medios en América latina.

Becerra estima que la Iglesia Católica cuenta con 125 radios, al menos, en la Argentina, lo que el universo de “medios confesionales” crece otro 12 por ciento.

Tener medios no es tener rating. Como en Brasil, en la Argentina los grupos evangelistas cuentan con más espacios que los grupos con fines de lucro, pero son los segundos, con menos de la mitad de emisoras, los que acaparan a la audiencia.

No existe en Argentina, un estudio del rating de las emisoras de baja potencia típicas en el universo evangelista. “Pero no hay que olvidar que contamos con siete millones de seguidores en todo el país”, recordó Alfredo Ptisco, al frente de la Federación Evangélica Bonaerense.

…en estos puntos suspensivos, me pregunto, ¿porque el Dios de los evangélicos llega a la gente y el Dios de los católicos no?

Si es el mismo Dios, lo único que cambia es el modo de presentarlo… no hace mucho nosotros presentábamos un Dios castigador, donde todo es pecado y siempre esa imagen de Jesús sufriente o con cara de estampita, lo mismo para la imagen de María, interpretada por “supuestas” locutoras que pareciera que más que darle la voz a María para contarnos que nos dice la Virgen en sus apariciones, pareciera que estuviera pariendo o que hace mucho tiempo que no va al excusado…

En particular nuestras producciones tanto radiales y televisivas son pobres, es decir, escasas en producción, arte, digitalización, guión, pero lo que más observo es la falta de creatividad, como por ejemplo y esto es muy usado en programas de televisión, el típico conductor de traje y corbata, un escritorio o tarima, la imagen de la Virgen de Luján –en nuestro caso aquí en la Argentina- y un cuadrito del Papa, así son las mayorías de nuestras producciones, salvo algunas –muy pocas– que tratan de hacerlas mas atractivas.

Sabemos que por falta de recursos no podemos hacer más… es verdad, pero en este tiempo he observado que nos falta adentrarnos más aún, es decir, no nos animamos a más… haber que quiere decir Musante, tenemos miedo de hacer un producto diferente pero que el mensaje este insertado.

Recuerdo lo que dijera en México el 23 de marzo de 2008, el cardenal Norberto Rivera Carrera, llamó al uso de nuevos medios y métodos para evangelizar, pues reconoció que debido a que la Iglesia Católica se ha "dormido" los falsos profetas aprovechan para hacerse de más adeptos.

"No hemos caminado al ritmo de los cambios de la sociedad, se nos ha olvidado cómo evangelizar con nuevos medios, con nuevos métodos. Diversas religiones falsas están confundiendo a los que antes conservábamos seguidores seguros de la Iglesia", afirmaba el Cardenal Carrera.

Podría citar muchas llamadas de atención, pero nosotros los católicos nos quedamos en eso, en llamadas de atención, mucho piripipi, piripipi, piripipi, piripipi y no hacemos nada.

Ustedes saben que soy muy admirador de Luis Palau y ahora he comenzado a seguir la obra del Pastor Osvaldo Carnival, dos pastores argentinos, el primero ya conocido mundialmente por su estilo y modo de llevar con amplitud y creatividad la Palabra de Dios y el segundo ha comenzado a transformar la comunicación evangélica con una emisora muy bien presentada en su programación y con una diversidad de temas, incluido el mensaje de la Buena Nueva y en la televisión transita con un programa envasado que se las trae.

Entre nuestros productores televisivos y radiales tenemos buenos muchachos que tratan de hacer las cosas profesionalmente con los “pocos” recursos que tienen y el “apoyo” de empresas que costean los altos costos de realización de estos productos audiovisuales.

Por parte de nuestros pastores, como siempre, están sintonizando otra radio o cambiando el programa de televisión, ya que estamos TOTALMENTE solos en esta tarea… más allá de lo bonito que suena lo que nos plantean los documentos del Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales y de los mensajes para la Jornada Mundial relacionado a lo mismo, es eso… queda en el papel… no se lleva a la obra, porque no existe un acompañamiento en el tema.

En síntesis: tengo la esperanza que algún día podremos disfrutar de un REZANDO POR UN SUEÑO, donde el mensaje de Jesús, sea el que nos tenga 3 horas delante de la tele, viendo a personas como cambian su vida y la de los demás, donde el conductor tenga la habilidad de dejarse llevar por el espíritu y la total confianza en Dios para que sea instrumento de su Palabra y que no este condicionado si puede hacerlo así, sin tener el prejuicio, de que si a las autoridades religiosas le gusta o no el modo.

Si nuestros hermanos evangélicos y de otras denominaciones religiosas tienen 1.000 emisoras y nosotros solamente 125, es algo que como Iglesia debemos plantearnos para volver a ocupar los espacios que hemos perdido por negligencia, por comodidad, por falta de interés y me atrevería a decir… por ignorancia.

Es dramático ver el imperio multimediatico que ha armado Edir Macedo, fundador de la IGLESIA UNIVERSAL DEL REINO DE DIOS (IURD) en el país hermano del Brasil, cuando en los primeros tiempos apenas sobrevivía económicamente hasta que una feligresa vendió un terreno y le donó el dinero. En ese momento compro 10 minutos por día en la radio Río Metropolitana, del país carioca y comenzó el éxito, hasta la actualidad...

En síntesis: todos somos responsables por el sostenimiento y apoyo de los medios católicos, tanto oyentes, como autoridades eclesiásticas, en menor o mayor grado, somos como nos lo recuerda el decreto conciliar INTER MIRIFICA, del Concilio Vaticano II, relacionado a los medios de comunicación social, en el párrafo 17, nos dice: “Puesto que resulta indigno que los hijos de la Iglesia permitan que, por su apatía, la palabra de salvación sea amordazada y obstaculizada por las exigencias técnicas o los gastos monetarios, ciertamente cuantiosos, propios de estos medios, este santo Sínodo les advierte que tienen la obligación de sostener y ayudar a los diarios católicos, a las revistas y a las iniciativas cinematográficas, emisoras y transmisiones radiofónicas y televisivas cayo fin principal sea divulgar y defender la verdad y promover la formación cristiana de la sociedad humana. Al mismo tiempo, invita insistentemente a las asociaciones y a los particulares que gocen de mayor autoridad en las cuestiones económicas y técnicas a sostener con generosidad y de buen grado, con sus recursos y su competencia, estos medios, en cuanto que sirven al apostolado y a la verdadera cultura”.

Alfredo Musante
Director Responsable
Programa Radial
EL ALFA Y LA OMEGA

0 comentarios: