miércoles, 29 de marzo de 2017

LA HISTORIA DEL ASNO QUE MONTO JESÚS

Aunque la mayoría de cristianos preferiría no preocuparse por algunos de los detalles más mínimos de la vida de Jesús que se registran en el Nuevo Testamento, cuando se nos reta a defender la inherencia del Libro que registra la historia hermosa de Jesús, hay momentos en que esos detalles requieren nuestra atención. Este es el caso con la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén durante la última semana de Su vida. Los que llevan el nombre de Cristo disfrutan leyendo acerca de los gritos de la gente antigua, “¡Hosanna!”, y meditando en el hecho que Jesús fue a Jerusalén para dar salvación al mundo. Por otra parte, los escépticos leen este evento y gritan, “¡Contradicción!”. Supuestamente, Mateo entendió mal la profecía de Zacarías, y por ende contradijo lo que Marcos, Lucas y Juan escribieron concerniente a la entrada final de Jesús a Jerusalén, Mateo registró lo siguiente:

“Cuando se acercaron a Jerusalén y llegaron a Betfagé, al monte de los Olivos, Jesús envió a dos discípulos, diciéndoles: «Vayan al pueblo que está enfrente, e inmediatamente encontrarán un asna atada, junto con su cría. Desátenla y tráiganmelos. Y si alguien les dice algo, respondan: «El Señor los necesita y los va a devolver en seguida». Esto sucedió para que se cumpliera lo anunciado por el Profeta: "Digan a la hija de Sión: Mira que tu rey viene hacia ti, humilde y montado sobre un asna, sobre la cría de un animal de carga". Los discípulos fueron e hicieron lo que Jesús les había mandado; trajeron la asna y su cría, pusieron sus mantos sobre ellos y Jesús se montó. Entonces la mayor parte de la gente comenzó a extender sus mantos sobre el camino, y otros cortaban ramas de los árboles y lo cubrían con ellas. La multitud que iba delante de Jesús y la que lo seguía gritaba: « ¡Hosanna al Hijo de David! ¡Bendito el que viene en nombre del Señor! ¡Hosanna en las alturas!” (Mateo 21, 1-9).

Los escépticos señalan rápidamente que los otros escritores del evangelio mencionan solamente que los discípulos adquirieron “un asno” sobre el cual Jesús se sentó. Marcos registró que Jesús dijo a los discípulos que ellos encontrarían “Vayan al pueblo que está enfrente y, al entrar, encontrarán un asno atado, que nadie ha montado todavía. Desátenlo y tráiganlo” (11-2). Los discípulos entonces “…fueron y encontraron un asno atado cerca de una puerta, en la calle, y lo desataron. Algunos de los que estaban allí les preguntaron: « ¿Qué hacen? ¿Por qué desatan ese asno?». Ellos respondieron como Jesús les había dicho y nadie los molestó. Entonces le llevaron el asno, pusieron sus mantos sobre él y Jesús se montó” (Marcos 11-4,7). Notemos que Marcos, Lucas y Juan no dijeron que se consiguió solamente un asno para Jesús, o que solamente un asno viajó a Jerusalén con Jesús. Los escritores simplemente mencionan un asno. Ellos nunca niegan que otro asno (la madre del asno) estuviera presente. El hecho que Marcos, Lucas y Juan mencionaran un asno joven no significa que no hubiera dos. Si dos amigos suyos, José y Bernabé, vinieran a su casa el jueves en la noche, pero el próximo día usted mencionara a un amigo de trabajo que José estuvo en su casa el jueves en la noche (y excluyera a Bernabé de la conversación por alguna razón), ¿sería esa una mentira? Desde luego que no. Usted simplemente declaró el hecho que José estuvo en su casa. Similarmente, mientras que Marcos, Lucas y Juan declararon que un asno estaba presente, Mateo simplemente suplementó lo que los otros escritores registraron.

Aunque Mateo mencionó que Jesús y Sus discípulos fueron a Betfagé, Marcos y Lucas anotaron Betfagé y Betania. Marcos y Lucas indicaron que la cría de la asna que adquirieron para Jesús nunca había sido montado. Mateo omitió esta información. Mateo fue el único escritor del evangelio que incluyó la profecía de Zacarías. Marcos y Lucas incluyeron la pregunta que los dueños de la asna hicieron a los discípulos cuando fueron a conseguir el asno joven para Jesús. Mateo excluyó esta información en su relato. Como puede notar, en esta historia (y en el resto de los relatos del evangelio), los escritores suplementaron consistentemente los relatos de los demás. Este suplemento es evidencia de escritores diferentes—algunos de los cuales fueron testigos oculares. Es muy posible que Mateo fuera específico en su numeración de los asnos, debido a la probabilidad que él fuera uno de los testigos oculares de la entrada final de Jesús a Jerusalén. (Tenga en cuenta que Mateo fue uno de los doce apóstoles; Marcos y Lucas no lo fueron).

Segundo, en cuanto a la acusación que Mateo escribió dos asnos, en vez de uno porque supuestamente entendió mal la profecía de Zacarías, se debe notar primero que la profecía de Zacarías realmente menciona dos asnos (incluso cuando se declara que solamente uno transporta al Rey de Jerusalén). El profeta escribió: “¡Alégrate mucho, hija de Sión! ¡Grita de júbilo, hija de Jerusalén! Mira que tu Rey viene hacia ti; él es justo y victorioso, es humilde y está montado sobre un asno, sobre la cría de un asna”. (Zacarías 9-9). En este versículo, Zacarías usó paralelismo poético hebreo (un balance de pensamiento entre dos partes consecutivas en la poesía). Los términos asna, e cría designan al mismo animal.

Zacarías mencionó que este asno era el hijo de una asna. Se puede suponer que el profeta estaba simplemente declarando algo obvio cuando mencionó la existencia de la madre, sin embargo, cuando se considera el evangelio de Mateo, aparece la asna que Zacarías 9-9 apenas menciona. La cría y la asna fueron traídas a Cristo en el Monte de los Olivos, y ambos hicieron el viaje a Jerusalén. Ya que el asno joven nunca había sido cabalgado, o ya que nadie se había sentado en él (como Marcos y Lucas declararon), se entiende la dependencia en su madre (como Mateo implica). El punto principal del problema que el escéptico propone en cuanto a la entrada de Jesús a Jerusalén es cómo pudiera haber cabalgado en los dos asnos al mismo tiempo. Ya que Mateo 21-7 declara, “…trajeron el asna y su cría, pusieron sus mantos sobre ellos y Jesús se montó”, algunos han concluido que Mateo quiso que sus lectores entendieran que Jesús cabalgó como alguna clase de acróbata—entrando a Jerusalén más como un payaso que como un rey. Este razonamiento es absurdo. Mateo pudo haber querido decir que Jesús cabalgó en el asno joven mientras que la asna, su madre, caminaba al lado. Otra solución posible para este “problema” es que Jesús sí cabalgó en ambos asnos, pero que lo hizo en tiempos diferentes. Aunque algunos piensen que esta solución no es probable, no hay nada en la profecía de Zacarías o los relatos del evangelio que la prohíba. Tal vez una respuesta probable a la pregunta, “¿Cómo pudo Jesús sentarse encima (de los asnos) durante su marcha a Jerusalén?”, es que esto no hace referencia a los asnos en absoluto sino a los mantos.

Cuando Mateo escribió que Jesús “se sentó encima”, él pudo haber querido que sus lectores simplemente entendieran que esto se refería a los mantos, y no a los asnos. Si se colocaron los mantos de los discípulos sobre ambos asnos (como Mateo indicó), y luego Jesús cabalgó en el asno más joven, se pudiera concluir lógicamente que Jesús se sentó en los mantos (que se colocaron sobre la cría de la asna). Finalmente, para no dejar ninguna acusación sin responder concerniente a los pasajes que se discuten en este artículo, se debe enfatizar un punto más. Aunque se ha acusado a Jesús y a sus discípulos de “haber robado a la asna y su joven cría” en el desfile a Jerusalén, el texto nunca indica algún hurto. Jesús pudo haber hecho un arreglo en cuanto al uso de los animales. Sin embargo, ya que los dueños de los asnos no conocían quiénes eran los discípulos, había la necesidad de decir a estos lo que Jesús les dijo. Después que los discípulos declararon, “El Señor lo necesita”, los dueños dejaron que se los llevaran (Lucas 19:32-35). Esto fue voluntario. Jesús realmente no apoyó el hurto en esta ocasión, o en ninguna otra (Mateo 19-18; 1 Pedro 2-22; cf. Éxodo 20-15;). La Biblia no tiene la obligación de presentar cada detalle de cada evento, como nos cuenta Juan 21-25: “…pienso que no bastaría todo el mundo para contener los libros que se escribirían”

LA PASIÓN SEGÚN SAN MATEO POR JOHANN SEBASTIAN BACH

La segunda esposa de Bach, Ana Magdalena, confiesa en su Diario que su admirado Sebastián -así le llamaba- fue la persona más sensible a los valores religiosos que conoció en su vida, en la que pudo tratar a personas de alta espiritualidad. De esa profunda y sincera piedad surgieron sus dos inigualables Pasiones: LA PASIÓN SEGÚN SAN JUAN (1724) y LA PASIÓN SEGÚN SAN MATEO (1729), esta es, posiblemente, la más grande obra religiosa de la historia de la música: texto y música, fidelidad al relato evangélico, elevada creación poética, piedad…, se unen en ella de manera que no podemos separar ningún aspecto como más sobresaliente. La obra, que lleva el número de catálogo BWV 244, fue compuesta por Bach entre 1727 y 1729 (se desconocen el año exacto y las circunstancias de la composición).

Con una duración de más de dos horas y media (en algunas interpretaciones incluso más de tres horas), es la obra más extensa del Bach. Aunque se relaciona directamente con la música fúnebre para el príncipe LEOPOLD DE ANHALT-CÖTHEN de 1729, se desconoce si la cantata fúnebre sirvió como modelo para la pasión o si la pasión fue el modelo de la cantata (o si existen otros orígenes anteriores). De cualquier forma, LA PASIÓN SEGÚN MATEO fue interpretada el 15 de abril de 1729 (Viernes Santo) en la IGLESIA DE SANTO TOMÁS EN LEIPZIG bajo la dirección del compositor, en una representación para la cual Bach no pudo disponer de los recursos idóneos (en un memorándum al Consejo de la ciudad de Leipzig, se quejó de que únicamente 17 de los 54 miembros del coro hubieran estado a la altura).

El texto del libreto está basado, por una parte, en los capítulos 26 y 27 del evangelio de Mateo en la traducción de MARTÍN LUTERO y, por otra parte, en poesías del escritor CHRISTIAN FRIEDRICH HENRICI (también conocido como PICANDER) y en corales luteranos relacionados con la pasión. Consta de dos grandes partes conformadas por 68 números. El texto del evangelio es cantado literalmente por un evangelista, y las personas de la trama (Cristo, Judas, Pedro, etc.) por los demás solistas. Alrededor del texto bíblico se agrupan coros, corales, recitativos y arias con la intención de interpretar el texto. Con una duración de más de dos horas y media (en algunas interpretaciones incluso más de tres horas), es la obra más extensa del compositor.

A pesar de que la obra no fue muy estimada en su tiempo por su estilo “operístico”, rechazado en su mayoría por los representantes del Pietismo dentro de la burguesía de Leipzig, Bach revisó algunas de las partes de la obra varias veces, la última de ellas en 1736, en donde incluyó un grupo de continuo con órgano para cada uno de los dos coros. Tras la muerte de Bach, la obra cayó en el olvido (como, en general, toda la obra del compositor) y no fue hasta 1829 cuando el compositor y director FELIX MENDELSSOHN volvió a interpretarla con la SING-AKADEMIE DE BERLÍN en una versión abreviada. La reinterpretación de esta obra dio inicio a un fuerte interés por el estudio y el análisis de las obras de Bach, particularmente las de gran escala, que ha persistido hasta nuestros días.

miércoles, 22 de marzo de 2017

LA VALKIRIA DURMIENTE

El relato, la película de Disney y la música de THAIKOVSKY que convirtió la narración de notas musicales para el ballet que se estrenó en San Petersburgo el 3 de enero de 1890, como muchos otros cuentos populares, lo que ahora conocemos de la Bella Durmiente es una evolución de distintas historias cuyo origen se pierde en los oscuros años medievales. La SAGA VOLSUNGA es un relato escrito en Islandia en el siglo XIII que rescata historias aún más antiguas que se remontan al año 800 a.C. aproximadamente. La saga recoge la historia de dos personajes míticos que podrían ser aun más lejanos en el tiempo. Se trata de SIGURD y BRUNILDA.

El relato nos presenta a una Valkiria, una deidad femenina que tiene su origen en la mitología nórdica, de nombre BRUNILDA, como todas las Valkirias, debía recoger a los héroes que habían muerto en el campo de batalla para trasladarlos al gran salón de la ciudad de ASGARD conocido como EL VALHALA, allí vive el dios principal de la mitología nórdica, ODÍN. Este le pide a BRUNILDA que elija a quién debe salvar en la batalla entre los reyes AGNAR y HJALMGUNNAR. BRUNILDA no escoge al segundo, quien era el favorito de ODÍN y este la condena a un sueño eterno después de despojarla de su naturaleza de diosa.

BRUNILDA duerme su largo sueño en el MONTE HINDARFJALL, en los Alpes, hasta donde llega un caballero llamado SIGURD enviado por su rey, GUNNAR. Este rey, conocedor de la historia y la maldición de BRUNILDA, espera conseguir su mano por mediación de SIGURD quien se disfraza con las ropas de su rey para despertar a BRUNILDA con un beso. El final de SIGURD y BRUNILDA es dramático y no conseguirán vivir su amor prohibido. En el siglo XVII, el italiano GIAMBATTISTA BASILE escribió un cuento titulado SOL, LUNA Y TALIA que narraba la historia de TALIA, hija de un rey maldita por una profecía que asegura que se pinchará con una astilla envenenada oculta entre el lino.

A pesar de los intentos del desdichado rey de evitar la presencia de lino en su reino, TALIA encuentra una rueca de hilar lino y se clava una astilla que la fulmina. El rey, desolado, deja el cadáver de su hija dentro del palacio que termina abandonando sumido en una profunda tristeza. Poco tiempo después un noble llega por casualidad a aquel extraño palacio abandonado y encuentra el cuerpo de TALIA que no está muerta, sino atrapada en un profundo sueño. Prendado de su belleza sucumbe a ella, la besa y tiene relaciones con ella. TALIA da a luz a dos gemelos, niño y niña, Sol y Luna, nueve meses después, los niños son cuidados por unas hadas que velan también el cuerpo de la princesa durmiente que despertará gracias al beso de su hijo en el dedo herido por la astilla.

En el mismo siglo XVII, CHARLES PERRAULT, y un siglo después los HERMANOS GRIMM escribieron sus propias versiones de una princesa que terminaba durmiendo por algún maleficio. Fueron estos dos cuentos los que inspirarían el clásico de Disney y el ballet clásico al que puso música THAIKOVSKY.

viernes, 17 de marzo de 2017

ATENTADO CONTRA LA EMBAJADA DE ISRAEL, RELATO, CONFESIONES Y DUDAS DE UN CRONISTA

El 17 de marzo de 1992 quien firma este artículo trabajaba como cronista del programa “DESPERTAR AL PAÍS”, que se emitía todas las mañanas por el entonces llamado ATC. A las 14,47 hs, momento exacto de la explosión, me encontraba en el estacionamiento subterráneo ubicado sobre Avenida Corrientes esquina San Martín. A pocas cuadras del lugar. Debo reconocer que mi primera impresión fue que se había iniciado un temblor o terremoto. Hay que tener en cuenta que en Argentina fue la primera vez que sufrimos un atentado terrorista con explosivos de tan alto poder. En ese momento solamente tenía mi grabador de mano, ya que también trabajaba en Radio del Plata por la mañana. No recuerdo exactamente por qué ese día no estaba en el canal. Corrí todas las cuadras que separan el garaje mencionado con lo que quedaba de la Embajada de Israel.

Decenas de personas, de cronistas, de argentinos solo atinábamos a mirar con una infantil cara de asombro y de terror y a caminar en círculos levantado trozos de vidrio, de cemento, de ladrillos. Jamás habíamos visto semejante calamidad. Todos recuerdan la conmovedora aparición espontánea de los ciudadanos que –luego de enterarse a través de los medios de comunicación del espantoso atentado- se acercaron a la calle Arroyo para colaborar en lo que fuera necesario. Se les colocó una pechera amarilla pocas horas después. Fue la primera vez que percibí esa extraña mezcla entre aroma y sensación indescriptible de la muerte por asesinato. Allí comprobé que esa muerte despierta un sexto sentido profundo en todos los que sobrevivimos ¿Miedo? ¿Espanto? ¿Aturdimiento? Si...todo eso y algo que es inexorablemente inexplicable.

Todo lo que había aprendido mal o bien del oficio hasta esa mañana quedaba entre paréntesis. Nada servía. Todo se volvía a inventar. Aunque resulte doloroso y sin medir las consecuencias, siento el deseo y la obligación de contar ciertas cosas que hasta hoy callé, un poco por no lastimar a familiares de las víctimas y otro poco por ese temor que se siente al revivir recuerdos e imágenes tan escalofriantes. Todo lo que usted pueda imaginar cómo morboso y escalofriante es poco: trozos de cuero cabelludo, un ojo, un antebrazo. Me cuesta aún contarlo. Pero lo más doloroso no fue ver eso mientras realizaba mis varias salidas al aire informando sobre la mañana más conmovedora por lo espantosa de la historia argentina, siendo consciente de que en todo el país estaban pendientes de lo que decía con extrema avidez de noticias, sino lo que voy a relatar a continuación y que es, justamente, el único silencio del cual me culpo luego de tantos años de ejercer mi oficio.

Recién terminábamos de informar que el embajador israelí había ordenado que se suspendieran las tareas de remoción de escombros. El argumento que se nos brindó fue que “puede provocar más desmoronamientos y si hay sobrevivientes, aplastarlos”. Un voluntario se acercó a mí en uno de los cortes en su mano tenía un palo un trozo de madera. Me llevó hasta el supuesto cráter que la supuesta camioneta-bomba Ford F-100 había dejado. “¿Eso te parece un cráter?”- me preguntó de manera airada. Aunque sea materia opinable y la Justicia haya determinado que tenía 1 metro y medio de profundidad, debo decir que el sentido común me sigue indicando que lo que vi no era un cráter. Semejante explosión no pudo haber dejado una marca en el asfalto de tan escasa profundidad. Lo que vi no era un metro y medio ni mucho menos.

Pensé en esa costumbre tan argentina de convertirnos en especialistas de lo que fuere con tal de “tener la posta” y esa tendencia a ser peritos en materias supinamente desconocidas por nosotros, y decidí no ahondar sobre la cuestión. Además, estábamos realmente desbordados por versiones, evidencias y hechos que debían ser informados y nunca opinados. Todo era realmente caótico y no había tiempo ni espacio para detenerse en "detalles". Solo habían pasado unas pocas horas desde la explosión. Una pregunta que aún me hago, quizás por ignorante y desinformado: ¿alguna vez se publicaron fotografías de los restos de esa supuesta camioneta que la Justicia dijo haber hallado? Lo pregunto solamente de puro desinformado. Sigo. Este voluntario –de quién no sé su nombre y a quien jamás volví a ver- no era el “cráter” lo único que quería mostrarme.

Me tomó del brazo pidiéndome “acompáñame por favor”. Me llevó hasta donde –según se decía- se encontraban los primeros subsuelos de la embajada. Se encontraba en sentido opuesto a la pequeña sala que había sido improvisada como “centro de operaciones” de los amateurs rescatistas voluntarios en una edificación lindera con la embajada. Me llevaba del brazo hacia la zona de la embajada más cercana a la calle Suipacha. Una versión circulaba insistentemente: debajo del sitio exacto donde nos dirigíamos habría algo que el gobierno israelí no estaría dispuesto a mostrar al público y que deseaba esconder celosamente. Y recordemos que el terreno de una embajada es considerado diplomáticamente como territorio del país al cual representa. ESE LUGAR puntual era territorio israelí. Una guardia numerosa de la Policía federal nos impedía a los periodistas o voluntarios llegar hasta la zona.

Recordemos que las labores de rescate estaban suspendidas por órdenes del embajador ITZHAK SHEFFI ¡A pocas horas de ocurrido el atentado! Los agentes de MOSSAD (SERVICIO DE INTELIGENCIA DE ISRAEL) ya estaban en el país. Todo era terriblemente desconcertante y confuso y, reitero, era la primera experiencia argentina en atentados de semejante magnitud. El muchacho que me guió, que no llegaba a los 30 años, golpeó 3 veces en el suelo (suelo argentino...a centímetros del suelo considerado como israelí) con ese trozo de madera. Y escuchamos, solo él y yo, como desde las profundidades nos devolvían el mismo código de comunicación: “TOC… TOC... TOC...”. Era la prueba de que aún quedaban sobrevivientes. Inmediatamente corrí al móvil de exteriores y pedí que me dejaran salir al aire de manera urgente.

Mi intención era hacer público mi descubrimiento o, mejor dicho, el descubrimiento de ese voluntario anónimo. Es más. Todos los voluntarios insistían ante los cronistas que había sobrevivientes y era un verdadero crimen suspender las tareas de rescate. La distancia de los años me impide recordar detalles, como el tiempo que demoró una voz desde el canal a través del móvil de exteriores en decirme: “Dante...ni se te ocurra decir todavía lo que viste o escuchaste...”. “¡Pero van a dejar morir a personas...no sean hijos de puta!”- grité. La respuesta fue un “quédate tranquilo”, y después...el silencio. Así ocurrió, palabras más, palabras menos. Ninguna prueba. Ofrecí acercarme al lugar con cámara y micrófono y que se escuche en vivo y directo lo que yo había escuchado. Fue en vano.

Horas después, miles de almas se habían concentrado en la avenida 9 de julio aplaudiendo a rabiar al embajador ITZHAK AVIRAN, quien reemplazó a ITZHAK SHEFFI a pocos días del atentado por orden del gobierno israelí. ¿Por qué el gobierno israelí decidió cambiar su embajador en Argentina a pocas horas del atentado? ¿Por qué ese voluntario me eligió únicamente a mí para presentarme esa prueba? ¿Solo porque desde el único televisor que tenían en su “búnker” los voluntarios estaban sintonizando ATC? ¿Será cierta la "pista israelí" de la que tanto se habla? ¿Matar a su propia gente? Esos sonidos que escuché ¿habrá sido pura sugestión causada por el horror? Respuestas que jamás conoceré.

Concluido este artículo no crea que me siento más desahogado. Hay tres sonidos que vienen a mi cada 17 de marzo. Y otros días también. Casi todos los días: TOC – TOC – TOC.

Lo relatado en este segmento es un resumen de lo escrito por el periodista Dante López Foresi

miércoles, 15 de marzo de 2017

4 AÑOS DE LA ELECCIÓN DEL PAPA FRANCISCO

El 13 de marzo de 2017 se cumplieron cuatro años desde que el Arzobispo de Buenos Aires, el entonces Cardenal Jorge Mario Bergoglio, fuera elegido como Sucesor de San Pedro, convirtiéndose así en el primer Papa latinoamericano y jesuita. Antes de la elección, los cardenales acordaron que fuese cual fuese el elegido, este debía impulsar una reforma profunda a la Curia romana. En estos años, Francisco ha demostrado ser el Papa para estos tiempos y sigue llamando la atención de muchos, dentro y fuera de la Iglesia por su sencillez, desprendimiento, audacia y cercanía. Luego de un mes de ser electo, Francisco creó un Consejo para la reforma institucional de la curia en la que participan 9 cardenales de su confianza, al que se conoce como C9. Una de las tareas en las que más se ha comprometido el Pontífice para garantizar la transparencia financiera del Vaticano es la reforma económica de los distintos estamentos de la Curia y por ello creó el Consejo y la Secretaría de Economía, presidido por el Cardenal George Pell.

En el segundo año el Papa Francisco realizó viajes apostólicos a Asia, Sudamérica (Ecuador, Bolivia y Paraguay), África, Cuba y a Estados Unidos. Tal vez el viaje más impactante fue el que realizó a Sri Lanka y Filipinas en enero del 2015. En este último el Santo Padre celebró una Misa en la capital (Manila) ante más de seis millones de personas, un evento que quedará en la historia como la Eucaristía más multitudinaria que se ha celebrado en el mundo. En abril del 2015 el Santo Padre convocó oficialmente el Jubileo Extraordinario de la Misericordia para que la Iglesia ponga más en evidencia su misión de ser testimonio de la misericordia y “seamos misericordiosos como el Padre”. El Año Santo comenzó con la apertura de la Puerta Santa en la Basílica Vaticana durante la Solemnidad de la Inmaculada Concepción el 8 de diciembre. Entre el 19 al 28 de septiembre del mismo año el Papa Francisco realizó una visita apostólica a Cuba y Estados Unidos, la más larga de su pontificado.

En Cuba el Santo Padre pidió libertad para la Iglesia y abogó por el fin de las dinastías, y tuvo una reunión privada con el fallecido expresidente y líder de la Revolución Fidel Castro. Mientras que en Estados Unidos participó del Encuentro Mundial de las Familias en Filadelfia. En el mes de octubre el Papa Francisco participó del Sínodo de los Obispos sobre la Familia, una reunión mundial de representantes de la Iglesia en todo el mundo para debatir sobre los diversos desafíos actuales de la institución familiar. Al término del Sínodo se reafirmó la doctrina católica sobre el matrimonio, su indisolubilidad; y se resaltó la belleza de la familia y del plan de Dios para ella. También se habló sobre la situación de los divorciados en nueva unión. En el 2016 el Papa Francisco sostuvo en la Habana (Cuba) un encuentro privado y firmó una declaración en conjunto con el Patriarca ortodoxo Kirill de Moscú y de toda Rusia. Este encuentro fue el primero en la historia entre un Pontífice y el líder de los ortodoxos rusos.

Inmediatamente después llegó a México para un visita apostólica entre el 12 y 17 de febrero. Según las cifras dadas a conocer por la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), en total más de 10 millones 500 mil personas participaron en las actividades del Santo Padre. El 12 de marzo del 2016 el Vaticano confirmó que el Papa Francisco iría a Polonia del 27 al 31 de julio de ese año, con motivo de la celebración de la XXXI Jornada Mundial de la Juventud. El 27 de julio el Pontífice arribó a Polonia, concretamente a Cracovia, donde presidió la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), la segunda de su pontificado luego de la realizada en Río de Janeiro en 2013 donde más de tres millones de jóvenes celebraron la fe con el Santo Padre. También pudo visitar el campo de concentración de Auschwitz, como hizo Benedicto XVI en 2006, y el Santuario Mariano de Czestochowa.

Luego, en una multitudinaria Misa celebrada el 4 de septiembre en la Plaza de San Pedro en el Vaticano, a la que se calcula asistieron unas 120 mil personas, el Papa Francisco canonizó a Santa Teresa de Calcuta. El 16 de octubre el Papa Francisco canonizó a siete nuevos santos en el Vaticano, entre ellos el niño mexicano José Sánchez del Río, mártir de la guerra cristera, y el sacerdote argentino José Gabriel del Rosario Brochero, el “Cura Brochero”. En este 2017, entre las noticias más saltantes, estuvo el reciente anuncio, el día 10 de marzo, que hizo el Nuncio Apostólico en Colombia, Mons. Ettore Balestrero, quien dio a conocer que el Santo Padre viajará a ese país sudamericano del 6 al 11 de septiembre, donde visitará Bogotá, Villavicencio, Medellín y Cartagena.

Fuente:
www.aciprensa.com

LISANDRO DE LA TORRE

Político argentino, nacido en Rosario en 1868. En 1886 se trasladó a Buenos Aires para estudiar derecho; se graduó en el tiempo récord de dos años con una tesis sobre el régimen municipal. En 1890 participó en la revolución del Parque, movimiento cívico-militar que, aunque derrotado en las armas, logró el reemplazo del presidente Juárez Celman por el vicepresidente Carlos Pellegrini. Como corolario de la revolución frustrada, dos de sus dirigentes, Leandro N. Alem y Aristóbulo Del Valle, se retiraron de la Unión Cívica y fundaron la Unión Cívica Radical (UCR). Los siguieron Juan B. Justo, fundador luego del Partido Socialista; Hipólito Yrigoyen, que sería en 1916 el primer presidente de la Nación por el radicalismo; José Félix Uriburu, que como general derrocaría al anterior en 1930, y Lisandro de la Torre.

Este último volvió a su ciudad natal, donde participó del levantamiento armado de la UCR de julio de 1893. En Santa Fe la sublevación fue un éxito: fue derrocado el gobernador y se constituyó un gobierno provisorio del que Lisandro de la Torre fue ministro de Justicia, pero el movimiento fracasó en el ámbito nacional. Su posición política era en aquel tiempo más cercana a la de Aristóbulo del Valle, negociador y pactista, que a la más inflexible de Leandro Alem. En 1896 murió Aristóbulo Del Valle, por lo que Lisandro de la Torre quedó al frente de la fracción acuerdista de la UCR, y ese mismo año se suicidó Leandro N. Alem, hecho que dejó a Yrigoyen como jefe del sector intransigente. Al acercarse las elecciones de 1898, Lisandro de la Torre dirigió el diario El argentino, en Buenos Aires, para juntar fuerzas que permitieran a la UCR disputarle a Julio A. Roca la presidencia de la República.

Ideó a tal efecto un acuerdo con Bartolomé Mitre, ex presidente durante el período 1862-1868, a lo que se opuso terminantemente Yrigoyen. Ante su fracaso, De la Torre renunció a la UCR con una carta que motivó que Yrigoyen lo retara a un duelo, que se llevó a cabo el 6 de setiembre de 1897 y que granjeó al primero una lesión en la mejilla. De vuelta a Rosario, se dedicó a las tareas del campo, pero pudo además fundar el diario La República en 1898, con la colaboración de Florencio Sánchez, que estaba iniciándose en el periodismo. Viajó entre 1900 y 1902 a París, Londres y fundamentalmente a Estados Unidos, donde pudo reafirmar sus convicciones municipalistas. Admiró la organización federal del país del norte, la cual, partiendo de la célula más pequeña, el municipio con su sheriff, y continuando por el condado, el estado local y por último el gobierno federal, vértice de la pirámide del poder, le pareció la manera más fecunda y prudente de administrar el poder.

Regresó a su país y en 1907 fue presidente de la Sociedad Rural de Rosario y, al año siguiente, volvió a la política fundando la Liga del Sur, cuyo programa político, redactado por el mismo Lisandro de la Torre, preveía la reforma de la constitución de la provincia de Santa Fe, la del colegio electoral y del Senado provinciales, la concesión a cada distrito rural del derecho a elegir en comicios sus autoridades policiales, su juez de paz y su consejo escolar y la inamovilidad de los jueces. Con esta plataforma logró en 1911 ingresar a la legislatura provincial como representante de la minoría por el departamento de San Lorenzo, pero su actuación fue breve porque la provincia fue intervenida por disidencias internas entre la mayoría. En 1912 se sancionó la ley que instituía el voto universal, secreto y obligatorio para todos los varones, en reemplazo del voto cantado vigente hasta ese momento.

En la Cámara de Diputados presentó, a los dos meses de su incorporación, un proyecto de ley de municipalidades que establecía que toda población superior a doscientos habitantes tenía derecho a elegir su comisario, juez de paz, jefe del registro civil y otras autoridades, y que las comunas así creadas serían autónomas. La ley no prosperó, no sólo porque la mayoría no la apoyó, sino además porque en un régimen federal las provincias conservan el derecho de reglamentar sus municipios. En 1914 murió el presidente Roque Sáenz Peña, gestor de la ley del voto secreto, y fue reemplazado por su vicepresidente Victorino de la Plaza, que prosiguió con su proyecto de liberalizar las elecciones confiado en que el partido del gobierno iba a mantener los principales resortes del poder, incluso la presidencia.

En 1922, ante las elecciones presidenciales, el PDP presentó como candidato a una figura menor y Lisandro de la Torre se reservó la candidatura a diputado por su provincia. Es así como volvió al recinto que había dejado en 1915 y ocupó un escaño hasta 1925. Luego se retiró a la vida privada en el campo. Sin embargo, poco antes del golpe militar del 6 de septiembre de 1930, Lisandro de la Torre regresó a Buenos Aires y se reincorporó a la actividad política. El PDP se declaró en esa oportunidad, antes del movimiento golpista, contrario a todo acto que significase desconocer la constitución nacional. El gobierno surgido del levantamiento llamó a elecciones presidenciales a fines de 1931, tras de una compulsa que demostró que el radicalismo seguía vivo, motivo por el cual se lo declaró interdicto.

El régimen había creado la Concordancia, conjunto de fuerzas políticas lideradas por el general Agustín P. Justo, y el PDP formalizó una alianza con el socialismo bajo el nombre de Alianza Demócrata-Socialista, cuya fórmula estuvo encabezada por Lisandro De la Torre, mientras el segundo término correspondía al socialista Nicolás Repetto. Sabía que se enfrentaba a la maquinaria política del golpismo, que no se amilanaría ante la posibilidad de llevar a cabo un fraude. En el ámbito nacional las elecciones fueron ganadas por la fórmula oficial, pero la Alianza triunfó en la Capital Federal y en la provincia de Santa Fe. El socialismo logró incorporar 43 diputados nacionales y dos senadores, mientras que el PDP obtenía la gobernación de Santa Fe y el acceso de Lisandro de la Torre al Senado.

En 1934 se formó una comisión en el senado para investigar las exportaciones de carnes al Reino Unido, de la cual formaba parte Lisandro de la Torre, que dio lugar a lo que en la historia argentina se ha dado en llamar "el debate de las carnes". El pacto Roca-Runciman, entre Argentina y Gran Bretaña, fijaba que un 15% del total de las exportaciones de carnes a ese país podían realizarse a través de frigoríficos argentinos, mientras las restantes debían procesarlas los de origen inglés. Esto creaba una situación de monopolio por parte de estos últimos que dañaba los intereses de los pequeños productores, que no tendrían otra posibilidad que venderles su producción a los ingleses. Pero cuando comenzaron las investigaciones se pusieron en evidencia, por parte de los frigoríficos extranjeros, maniobras de toda índole para ocultar ganancias y evadir impuestos. En la sesión del Senado del 23 de julio de 1935, en la que Lisandro de la Torre interpeló al ministro de Hacienda, un individuo del público le disparó, pero falló e hirió de muerte al senador Enzo Bordabehere, de la provincia de Santa Fe.

El debate se suspendió y el Senado, dominado por el oficialismo, negó su aprobación al despacho propiciado por la comisión, aunque el ministro de Hacienda, Pinedo, y el de Agricultura, Duhau, debieron renunciar. La contraofensiva del régimen no se hizo esperar, y fue intervenida la provincia de Santa Fe hacia fines de 1935 para evitar un nuevo triunfo del PDP. Lisandro de la Torre fue acusado de comunista y, desazonado, renunció a su escaño en enero de 1937. Durante los dos años siguientes se dedicó a dictar conferencias, pero rechazó varias ofertas para incorporarse a diversas universidades como profesor. En 1952 se publicaron sus discursos y escritos en Obras Completas de Lisandro de la Torre (3 tomos).

martes, 7 de marzo de 2017

LA HISTORIA DE LAS MUJERES DIACONISAS

Debido al contexto sociológico de la época, la Iglesia primitiva no pudo, de forma inmediata, extraer las consecuencias que se derivaban del nuevo y revolucionario concepto de sacerdocio propuesto por Cristo. Pablo sabía que el bautismo de Cristo había suprimido en principio la distinción entre libres y esclavos (Gálatas 3, 38) y dedujo, como lógica conclusión, que los esclavos debían ser liberados (1 Corintios 7, 21-23). Sin embargo, el sistema social de la época, le llevó a aceptar la esclavitud como un mal necesario. De la misma forma, las ideas vigentes en su tiempo le imposibilitaron realizar en profundidad la igualdad en Cristo entre hombre y mujer en la que creía firmemente (Gálatas 3, 28). En este contexto, es extraordinariamente significativo que ya en tiempos de Pablo, las mujeres ejercieran funciones de ministerio en la Iglesia.

"Les recomiendo a nuestra hermana Febe, diaconisa de la Iglesia de Cencreas, para que la reciban en el Señor, como corresponde a los santos, ayudándola en todo lo que necesite de ustedes: ella ha protegido a muchos hermanos y también a mí." (Romanos 16, 1-2).

La palabra DIAKONOS aplicada a Febe no tiene realmente el sentido de una función ministerial precisa tal como la tendrá más tarde cuando se referirá a las mujeres. Aquí tiene el sentido de “servidora” habitual en el Nuevo Testamento. (cf. Efesios 6, 22).
En la misma carta a los Romanos 16-1,16, encontramos una variedad de saludos:

[…] Saluden a Priscila y a Aquila, mis colaboradores en Cristo Jesús.

[…] Saluden a María, que tanto ha trabajado por ustedes.

[…] Saluden a Trifena y a Trifosa, que tanto se esfuerzan por el Señor; a la querida Persis, que también ha trabajado mucho por el Señor.

Aquí, Pablo se refería con certeza a tareas apostólicas.

[…] Exhorto a Evodia y a Síntique que se pongan de acuerdo en el Señor. Y a ti, mi fiel compañero, te pido que las ayudes, porque ellas lucharon conmigo en la predicación del Evangelio, junto con Clemente y mis demás colaboradores, cuyos nombres están escritos en el Libro de la Vida. (Filipenses 4,2-3).

"Por el Evangelio" indica, sin duda, una participación en la tarea de la evangelización. Los apóstoles, dedicados sin respiro a la tarea de la evangelización, como corresponde a su ministerio, han llevado consigo mujeres, no como esposas sino como hermanas, para compartir su ministerio hacia las mujeres que viven en sus hogares: por medio de ellas, las enseñanzas del Señor llegan a las estancias de las mujeres sin levantar sospechas.
Así como las mujeres habían acompañado a Cristo en su ministerio (Lucas 8, 1-4), también las mujeres participaron en la construcción de las primeras comunidades cristianas. El profeta, según el Nuevo Testamento, no es simplemente alguien inspirado; él o ella es alguien que realiza una misión en la comunidad. Felipe el evangelista tenía cuatro hijas que "profetizaban" (Hechos 21, 9).

[…] "En consecuencia, el hombre que ora o profetiza con la cabeza cubierta deshonra a su cabeza; y la mujer que ora o profetiza con la cabeza descubierta deshonra a su cabeza, exactamente como si estuviera rapada" (1 Corintios 11, 4-5). La profecía realizada por una mujer, tiene aquí la misma consideración que la realizada por un hombre. La palabra tiene el mismo significado para los dos. El profeta tiene una clara función en la asamblea litúrgica.

En el Nuevo Testamento, la palabra viuda puede designar distintos tipos de personas aunque relacionadas entre sí. Los Hechos de los Apóstoles (6, 1-2; 9, 39) nos informan que "viudas ancianas" eran atendidas por la comunidad. Se trata aquí de una simple cuestión de viudedad en el sentido ordinario del término. Pero ya en la carta a Tito, vemos a estas viudas jugando un papel particular en la comunidad:

[…] "Que las mujeres de edad se comporten como corresponde a personas santas. No deben ser murmuradoras, ni entregarse a la bebida. Que por medio de buenos consejos, enseñen a las jóvenes a amar a su marido y a sus hijos, a ser modestas, castas, mujeres de su casa, buenas y respetuosas con su marido. Así la Palabra de Dios no será objeto de blasfemia" (Tito, 2, 3-4).

En la primera carta a Timoteo encontramos una comparación con la Febe de la carta a los romanos y con las viudas de la carta a Tito:

[…] "Hay viudas que lo son realmente, porque se han quedado solas y tienen puesta su confianza en Dios, consagrando sus días y sus noches a la súplica y a la oración. Pero la que lleva una vida disipada, aunque viva, está muerta. Incúlcales esto para que sean irreprochables: el que no se ocupa de los suyos, sobre todo si conviven con él, ha renegado de su fe y es peor que un infiel. Para estar inscrita en el grupo de las viudas, una mujer debe tener por menos sesenta años y haberse casado una sola vez. Que sus buenas obras den testimonio de ella; tiene que haber educado a sus hijos, ejercitado la hospitalidad, haber lavado los pies a los hermanos, socorrido a los necesitados y practicado el bien en todas sus formas." (1 Timoteo 5, 3-10).

Parece claro que “las mujeres” en cuestión no son las esposas de los diáconos, puesto que su descripción es paralela a la de los mismos. Debemos pues entender que se habla de "DIACONISAS". Esto indica un ministerio que forma parte de los ministerios ordenados. Sin embargo, durante los primeros siglos, continuó la confusión terminológica y práctica. No es hasta el siglo tercero que la Iglesia clarifica la posición de las DIACONISAS con mayor precisión, posiblemente a causa de los problemas que tenía con las viudas poco organizadas. En la Didascalia (siglo tercero) y en las Constituciones Apostólicas (siglo cuarto) se definen los distintos papeles de las viudas y de las diaconisas.

Los Concilios fijaron las condiciones para su ordenación sacramental y se elaboraron los rituales de ordenación. En la Iglesia Bizantina el diaconado femenino se desarrolló durante los siglos octavo y noveno. Muchas mujeres diaconisas santas son veneradas en el calendario de la Iglesia Ortodoxa.

El declive del diaconado femenino ha sido atribuido a dos causas principales:

[…] el miedo a la impureza ritual debido al periodo menstrual femenino;

[…] el descenso de bautismos de adultos. Esto hizo disminuir la necesidad de la ayuda de mujeres diaconisas, tal como se menciona en algunos rituales sirios antiguos.

Siempre ha habido mucha oposición a las mujeres diaconisas en las zonas de la Iglesia de habla latina, como: Italia, norte de África, la Galia y Bretaña. Las principales razones fueron: la influencia del derecho romano, según el cual la mujer no podía ocupar ningún puesto de autoridad. En el transcurso de la edad media, pocas personas conocían lo que el diaconado de las mujeres había significado en la Iglesia primitiva.

LAS MUJERES EN LA BIBLIA - ¿QUIÉN ERA ESTER?

"Mardoqueo había criado a Hadasá - es decir, a Ester - hija de un tío suyo, que había quedado huérfana de padre y madre. La joven era muy hermosa y atractiva, y a la muerte de sus padres, Mardoqueo la había adoptado como hija." (Ester 2:7).

Ester es la última mujer del Antiguo Testamento de la cual conocemos bastante para hacer un perfil de la misma. Encontramos en su carácter y conducta puntos dignos de elogio, pero también otros que lo son menos. Digamos en primer lugar que, como dice el versículo, era muy hermosa. Tenía que serlo, pues el rey Asuero había ordenado que su imperio fuera reseguido y buscado para encontrar las mujeres más hermosas, y que éstas fueran traídas a Susa. Entre tanta belleza Ester fue considerada superior. Asuero se sintió cautivado por ella y la eligió para sustituir a la reina arrinconada Vasti. Como cualidades de carácter encontramos dos que son agradables. Primero es su afecto por Mardoqueo, su padre adoptivo y segundo su decisión y valor al oponerse a Amán. Hay muchas personas que cuando emergen de la oscuridad a posiciones de autoridad y favor no se acuerdan más, o fingen no acordarse de las personas con quienes se habían frecuentado antes, incluso de sus deudos y familiares. No podemos decir esto de Ester.


Su valor es indudable. Arriesgó su vida al aparecer ante Asuero sin ser llamada: «Si perezco que perezca», resuena todavía como una demostración de su valor. Sus acciones fueron decisivas, realizadas con mucho tacto. Era una persona de carácter. Entre los rasgos menos dignos de alabanza hay la impresión que produce su conducta de que vaciló bastante antes de decidir presentarse al rey (Ester 4, 1-17). Mardoqueo tuvo que usar lenguaje bastante enérgico para convencerla:

“Cuando informaron a Mardoqueo de lo que había dicho Ester, él mandó que le respondieran: "No te imagines que por estar en la casa del rey vas a ser la única en escapar con vida entre todos los judíos. No, si te quedas callada en este preciso momento, el alivio y la liberación les vendrán a los judíos de otra parte, mientras que tú y la casa de tu padre desaparecerán...” Y especialmente la conmovió otra parte del mensaje: “¡Quién sabe si no has llegado a ser reina precisamente para una ocasión como esta!” (Ester 4, 12-14)


Puede mencionarse también el hecho de que aceptara la proposición de Asuero de hacerla reina con evidente alegría. Vasti no había sido depuesta por una causa legítima, y aunque para discutir con Asuero sus acciones (sería ridículo pensar que podía haberle echado en cara este acto), no hay duda que el que una hija de Abraham se casara con un potentado pagano era una flagrante violación de las órdenes de Dios. En otras palabras, si su conciencia la hubiera acusado de un acto reprobable, podría haber procurado no causar tan buena impresión en el rey. También es reprobable el que se dejara llevar por el deseo de venganza, o sea, que una vez había conseguido el decreto que permitió a los judíos matar a quinientos hombres en Susa que se oponían a ellos; entre ellos a los diez hijos de Amán (aparte del mismo Amán) no considerara que ya había bastante. Todavía le pidió al rey un día más de venganza (trescientos hombres murieron en esta nueva matanza), y que se dejara colgando de la horca a los diez hijos de Amán. Esto es reprobable. Los planes de Amán eran para la eliminación de todo el pueblo judío, Ester incluida, si fuera posible, pero Ester no mostró clemencia. Tenemos que llegar al Nuevo Testamento para hallar figuras dulces como María, la madre de Jesús, o María de Betania. Ester también contribuyó a su manera a la redención de su pueblo. Es necesario que sea erigida la cruz en el Gólgota para que cesen todas estas matanzas y la paz y el amor se enseñoreen de los corazones.

EL ESCANDALO Y LA PERPLEJIDAD DE BERTONE

Después de siete años de haberlo condenado al silencio, el Vaticano levantó finalmente la sanción que pesaba sobre el biblista y doctor en Teología argentino ARIEL ÁLVAREZ VALDÉS. Mediante una carta, escrita de puño y letra por el papa Francisco, le fue comunicado al teólogo santiagueño que Roma ya no mantiene proceso alguno contra él. Como ustedes recordarán, en 1997 el CARDENAL TARSICIO BERTONE, entonces Secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe, le abrió una causa al DR. ARIEL ÁLVAREZ VALDÉS, debido a sus enseñanzas y escritos. Si bien BERTONE reconocía expresamente que los libros del biblista no contenían ningún error, decía que provocaban PERPLEJIDAD Y ESCÁNDALO ENTRE LOS FIELES. El tema que, según BERTONE, resultaba MÁS URTICANTE DE SUS ENSEÑANZAS, TAL COMO CONSTA EN SUS CARTAS, ERA LA HISTORICIDAD DE ADÁN Y EVA (que BERTONE PRETENDÍA OBLIGAR A ÁLVAREZ VALDÉS A RECONOCER).

Ahora si el CARDENAL TARCISIO BERTONE se rasgaba las vestiduras por las escandalosas enseñanzas del DR. ARIEL ÁLVAREZ VALDÉS, me dedique unos minutos a ver que era de BERTONE y encontré esto en el vasto océano virtual de la internet: lo que vamos a compartir ahora es público, usted saque sus propias conclusiones:

“…La justicia vaticana investiga al el ex Secretario de Estado, CARDENAL TARSICIO BERTONE, acusado de ser cómplice de un gasto de 422 MIL EUROS pagados por la fundación del hospital pediátrico del Niño Jesús, de Roma, propiedad del Vaticano, no para atender a los niños enfermos sino los gastos de restructuración de su ático de 700 metros cuadrados. BERTONE se defiende contraatacando, lo que potencia el escándalo de una Caja de Pandora de magníficos privilegios que vuelven a poner en primer plano las oscuras luchas de facciones y la corrupción en la Curia Vaticana”

…son todas calumnias contra mi y no voy a retroceder ni un milimetro. Hace cuarenta años que presto servicios en el Vaticano y si me fuera se la daría ganada a los que me atacan”, afirmó, según BERTONI, la gobernación del Vaticano, propietaria de su apartamento en el palacio San Carlos, a cien metros del hotel de Santa Marta, donde se aloja el Papa, le reclamó el pago de facturas que le habían llegado por 300 MIL EUROS. “Yo pagué todo”, afirma el cardenal”

“…la remodelación del departamento ubicado en el tercer piso del Palacio San Carlos en el Vaticano, en donde vive el CARDENAL TARCISIO BERTONE, podría haber sido pagada dos veces. El primer pago habría sido de la FUNDACIÓN DEL HOSPITAL BAMBIN GESÙ, entonces guiado por el dirigente GIUSEPPE PROFITI, hombre de confianza del ex Secretario de Estado, mediante 7 facturas de alrededor de 400 MIL EUROS a la empresa CASTELLI RE de GIANANTONIO BANDERA. Y una segunda vez habría pagado el cardenal, de su dinero, 300 MIL EUROS al Gobernatorado vaticano”

“…si BERTONE dice la verdad, los números dicen que los gastos se pagaron dos veces, al menos en gran parte. O sea que hay que añadir a la corrupción un fraude, una estafa. Porque BERTONE, cuando comenzó el escándalo, decidió hacer una donación “espontánea” de 150 MIL EUROS a la fundación del hospital pediátrico.

“…la empresa CASTELLI RE presentó a la FUNDACIÓN DEL BAMBIN GESÙ un proyecto por 600 MIL EUROS, con un descuento del 50%, y se comprometió también a devolver lo cobrado por las obras mediante una donación al hospital pediátrico, para que la Fundación no tuviera que pagar nada. La Fundación pagó, pero al mismo tiempo el Gobernatorado presentó al CARDENAL BERTONE las facturas por las obras que llevó a cabo la misma empresa. La CASTELLI RE de Bandera estaba haciendo dos obras en el mismo edificio: la primera se ocupaba de las zonas comunes, como la reestructuración de los sótanos y del techo; la segunda se ocupaba de la remodelación de la futura vivienda del cardenal. Es difícil pensar que el Gobernatorado le pidiera a BERTONE que pagara por la remodelación de los espacios comunes. Los 300 MIL EUROS que BERTONE pagó, pues, fueron para su departamento, que ocupa con tres monjas y a donde llevó su archivo. Entonces, ¿por qué la empresa recibió otros 400 MIL EUROS? Al declarar la banca rota, la CASTELLI RE acabó en la mira de los tribunales y fue de esta manera que salió a la luz toda la historia”

“…aquí no hay lujos”, asegura el purpurado, pero entre las facturas figuran costosas maderas de roble destinadas a decorar las paredes y abundantes piezas de mármol de Carrara para hacer los pisos. También 20 MIL EUROS para pagar un aparato de alta fidelidad, equipos de aire acondicionado y toda la parafernalia de jardinería para convertir a la terraza en un pequeño paraíso atendido por las tres monjas domésticas que viven con el cardenal”

“…el cardenal deja entrever su enfado con los medios que “de forma malévola” publicaron hace unos días que se estaba construyendo un apartamento de casi 700 metros cuadrados en la última planta del palacio de San Carlos, un edificio del Vaticano situado justo al lado de la residencia de Santa Marta, donde el papa Francisco ocupa una habitación doble que no supera los 70 metros cuadrados”

“…el cardenal admite, no obstante, que el apartamento es “espacioso, como son normalmente las residencias en los antiguos edificios del Vaticano”, pero que la reestructuración correrá de su cargo y que, después de él, “lo usará otro”

“…el CARDENAL TARCISIO BERTONE, explica que los 300.000 EUROS pagados de su bolsillo para las obras de reforma del apartamento, situado cerca de la Casa Santa Marta, son, en la práctica un donativo, pues la propiedad continua siendo del Vaticano”

“…afirma que ese coste tan elevado para remodelar el generoso apartamento de 296 metros cuadrados se debe a que han tenido que acondicionar espacios para la extensa biblioteca, los enormes archivos, y las habitaciones para las tres religiosas que se ocupan de la administración, además de un despacho para la secretaria que el Santo Padre (afirma BERTONE) me ha proporcionado para escribir las memorias de tres Papas: Juan Pablo II, Benedicto XVI y Francisco

“…si el voto de pobreza no impide al CARDENAL BERTONE vivir en un ático que tiene, según él mismo ha reconocido, 296 metros cuadrados, con tres monjas a su servicio. El ático, por cierto, dispone de una terraza gigantesca, con vistas, y forma parte de un palacio situado en la milla de oro del Vaticano. Un hogar como Dios manda, en fin. Cierre usted los ojos e imagine un apartamento de soltero impresionante”

“Un apartamento de soltero en el que le estiran las sábanas, le doblan el pijama y le retiran la ropa sucia que abandona en cualquier sitio al meterse en la ducha. Un piso en el que lo único que ha de hacer a la hora del almuerzo es darse un paseo hasta el comedor, donde ya le espera la sopa humeante, la ensalada César o los espaguetis con berberechos. Decimos un paseo, aunque en realidad es una caminata que viene muy bien para abrir el apetito y preparar los jugos gástricos a fin de recibir como se merecen las viandas y el vino coherentes con ese tren de vida”

“…cierre usted los ojos e imagine que no tiene que preocuparse de la limpieza de los cuartos de baños (¿cuántos habrá en el ático?), ni de sacar la basura, ni de hacer la lista de la compra, ni de ir deprisa y corriendo el viernes por la tarde al supermercado y cargar con las bolsas cuyo peso, a cierta edad, produce tendinitis”

Hasta ahora no sabemos cómo termino esto, pero me gustaría terminar con lo que escribiera el Papa Emérito Benedicto XVI en la encíclica, DEUS CARITAS EST: "Sin justicia, ¿qué son los reinos, sino una banda de ladrones?"

MARIQUITA SÁNCHEZ DE THOMPSON

María de Todos los Santos Sánchez de Thompson y de Mendeville. Es una de las mujeres más famosas de la Argentina. Su origen y sus dos matrimonios le aseguraban una posición social de primera línea, pero demostró que su personalidad bastaba para colocarla en el nivel que ocupó. Llenó muchas páginas de la pequeña historia y se convirtió en símbolo de la mujer argentina del pasado por la brillantez de su desempeño y la franqueza de sus actitudes. Nacida en Buenos Aires el 1º de noviembre de 1786, fueron sus padres el español de Granada Cecilio Sánchez de Velazco y la porteña Magdalena Trillo.

Antes de cumplir quince años se enamoro de su primo Martín Thompson y se comprometió contra la opinión de sus padres. Empecinada, se presentó al virrey Sobremonte para que dejase sin efecto los arreglos que había hecho la madre -el padre ya había muerto- para casarla con Diego del Arco. Cerca de un año después de iniciado el juicio, los enamorados obtuvieron la autorización y la boda se realizó el 29 de julio de 1805. A partir de entonces, la vida de Mariquita estuvo ligada a los acontecimientos públicos. Abrazó con fervor la causa de la libertad y colaboró con todas las empresas patrióticas. Su casa de la calle Umquera, hoy Florida, acogió a las personalidades, atraídas por la hospitalidad graciosa y espiritual de la dueña.

Los problemas más delicados eran debatidos allí, lo mismo que los temas literarios. En ese célebre salón se canto por primera vez la canción patria, el 14 de mayo de 1813. Cinco hijos nacieron en tanto: Clementina en 1807, Juan en 1809, Magdalena en 1811, Florencia en 1812 y Albina en 1817. Este último año marcó una desgracia. Thompson, enviado a los EEUU, enloqueció y murió en el viaje de regreso. En 1820 la viuda, muy admirada, contraía nuevo matrimonio, esta vez con Washington de Mendeville, francés expatriado cuya conducta le deparó muchos sinsabores, que terminaron en separación, disimulada por las funciones diplomáticas del marido fuera del país.

Aquí había sido cónsul y muchos años mas tarde Mariquita reveló, en carta a Alberdi, las miserias de su vida con Mandeville. De este matrimonio tuvo un hijo: Julio. Cuando Rivadavia fundo la Sociedad Benéfica requirió la ayuda de Mariquita, que fue fecunda y entusiasta. Durante el gobierno de Rosas se exilio, a pesar de la vieja amistad que existía, pues tomo partido por los opositores, entre los que estaba su hijo Juan. Hacía algún viaje a Buenos Aires, pero su hogar estaba en Montevideo.

En 1846 fue a Río de Janeiro y al año siguiente volvió a Montevideo, donde permaneció hasta después de Caseros. Reanudó su labor en la Sociedad de Beneficencia, de la que había sido presidenta en 1830 y 1832, y su salón volvió a brillar como antaño, acogiendo cuanto tuviese que ver con la cultura y el patriotismo. En 1866 y 1867 volvió a presidir la Sociedad de Beneficencia todavía en plena capacidad intelectual, pues trabajaba y escribía cartas admirables. La muerte le llegó el año siguiente, el 23 de octubre de 1868.

miércoles, 1 de marzo de 2017

LOS 33 MANDAMIENTOS EGIPCIOS QUE INSPIRARON A MOISÉS

"No he causado sufrimiento a los hombres, no he matado ni ordenado matar, no he blasfemado de los dioses….": son algunas de las declaraciones que componen el maravilloso texto de la CONFESIÓN NEGATIVA, parte a su vez del LIBRO DE LOS MUERTOS, una obra muy extensa destinada a guiar a los difuntos en el camino hacia el más allá. Es inevitable asociarlas a los DIEZ MANDAMIENTOS DE MOISÉS; si la Biblia tiene razón y MOISÉS era octogenario cuando se enfrentó al faraón y sacó a su pueblo de Egipto, sus años juveniles coinciden no con los de RAMSÉS II sino con los -muy breves- de esa herejía monoteísta, cuyos rasgos esenciales se exponen. Queda por decir que, si bien no se puede establecer un vínculo directo entre ambos textos, sí debe analizarse esta CONFESIÓN NEGATIVA como la expresión del clima moral de la cultura en la cual, según la propia Biblia, se formaron los líderes hebreos -y MOISÉS en particular- que protagonizaron el Éxodo de su pueblo y su Pacto con Yahvé, el único Dios. Lo que resulta extremadamente interesante es la carga social de varios de estos "mandamientos" egipcios; entre otras cosas, el difunto debía decir: "no he hecho trabajar en mi provecho con exceso"; "no he maltratado a mis servidores"; "no he privado al indigente de su subsistencia"; "no he permitido que un servidor fuese maltratado por su amo"; "no he provocado el hambre"; "no he tratado de aumentar mis dominios empleando medios ilícitos", etcétera. Se revela también la dimensión del poder sacerdotal: varias de estas confesiones negativas aluden al respeto hacia el patrimonio de los templos: "no he disminuido la porción de las ofrendas", por ejemplo, o "no me he apoderado del ganado perteneciente a los templos de los dioses" o "no he robado los panes de los dioses".

Esta confesión, con forma de declaración jurada de inocencia, debía ser pronunciada por el difunto al llegar a la presencia de Osiris, tras un largo recorrido subterráneo sembrado de peligros y obstáculos a sortear, luego un laberinto y finalmente alcanzar la SALA DE LA DOBLE VERDAD. Era allí donde OSIRIS, DIOS DE LOS MUERTOS, pesaba el corazón del difunto en una balanza; del otro lado, una pluma. Así de ligero de pecados debía llegar el hombre ante este dios para poder acceder al Más Allá. Los DIEZ MANDAMIENTOS no son el único tramo de la Biblia con reminiscencias del LIBRO DE LOS MUERTOS. En el capítulo 31 de Job, también se alude a una balanza para pesar los pecados, cuando éste hace su descargo: "Si anduve con mentira, / Y si mi pie se apresuró a engaño, / Péseme Dios en balanzas de justicia, / Y conocerá mi integridad." Si bien las formas más antiguas del LIBRO DE LOS MUERTOS vienen del tercer milenio antes de Cristo, la obra se fue reestructurando hasta los días de la reina Cleopatra. Cada tanto se le agregaban nuevas fórmulas y conceptos. Uno de los más profundos fue la CONFESIÓN NEGATIVA. Ahora bien, una vez que ciertos procesos históricos terminaron conformando los primeros gestos del dominio de Occidente en el contexto global, el libro completo fue olvidado, sencillamente desapareció. Sólo gracias a la expedición a Egipto por parte de Napoleón llegó a las manos de JEAN-FRANÇOIS CHAMPOLLION, el primer traductor de jeroglíficos de la historia, un ejemplar del LIBRO DE LOS MUERTOS, en 1822.

Así como había hecho con la PIEDRA DE ROSETTA, comenzó a traducirlo un año antes de su muerte. Gracias a él, había surgido al fin la verdadera egiptología. Una explosión de conocimiento invadió a quienes se interesaban por Egipto. LEPSIUS acuñó el título de la obra hacia mediados del siglo XIX. Los trabajos de NAVILLE y BUDGE, de 1886 y 1889 respectivamente, fueron desde entonces los más consultados. En esa época llamaron al fragmento del libro "CAPÍTULO CXXV, DONDE EL DIFUNTO DICE PALABRAS EN SU FAVOR". Sólo más cerca de nuestro tiempo en la egiptología surgió la definición más correcta de "CONFESIÓN NEGATIVA", ya que, al leer cada frase, resultaba fácil observar que todas ellas comenzaban con un "NO". De lo cual se deduce que si el difunto hablaba a su favor, indicaba no haber cometido una serie de pecados que para los egipcios eran terribles. Dentro de este breve contexto, deberíamos recordar, por supuesto, las tan analíticas apreciaciones que nos dejó sobre el tema el celebérrimo egiptólogo argentino ABRAHAM ROSENVASSERPodemos preguntarnos ¿A qué dios (o dioses) va dirigida? ¿Qué uso se le daba? Iba dirigida al dios que presidía el Juicio de los Muertos. Su nombre era OSIRIS, rector y juez del más allá, que pesaba en una balanza el corazón del muerto, es decir "la memoria genuina del hombre", contraponiendo su peso moral al de una pluma ligera y pura. El objetivo era ver si sus acciones coincidían con la confesión que el espíritu del muerto iba pronunciando mientras este proceso se llevaba a cabo. La idea era saber de memoria los preceptos de la confesión a fin de satisfacer al dios. Si en algún momento el orante se veía traicionado por algo que confesaba, la pluma ganaba peso en la balanza y se le cerraba la entrada al CAMPO DE LOS BIENAVENTURADOS.

OSIRIS en definitiva era también el dios de la resurrección y permitía llegar al difunto a las puertas del Paraíso, un lugar muy parecido a la idea del más allá que comparten tanto el Islam como el cristianismo. ¿Cuál es su posible vínculo con los DIEZ MANDAMIENTOS? ¿Pudo haber inspirado a MOISÉS? La mayoría de los mandamientos de MOISÉS están incluidos en la CONFESIÓN NEGATIVA. Como ya adelantamos, la oración lleva semejante título porque aquel que recita estas palabras, dice cosas tales como "no he cometido crímenes, no he matado ni ordenado matar, no he blasfemado, no he nombrado a los dioses en vano". ¿Creció MOISÉS en el ambiente creado por una época de herejía monoteísta en Egipto? Muy probablemente. Pero, como añadido a este tema, es fundamental reflejar la verdadera edad que MOISÉS tenía al momento del éxodo judío y tratar de revalorizar los hechos más sobresalientes del anecdotario asentado en el Antiguo Testamento. «Moisés tenía ochenta años y Aarón tenía ochenta y tres años cuando hablaron con Faraón» (Éxodo 7:7). Si lo que la Biblia dice es o no verdad, sólo Dios podrá determinarlo. Lo cierto es que la historia asegura que si el Éxodo existió, tuvo lugar en los primeros tiempos del reinado de RAMSÉS IIPor lo tanto debemos instaurar los ejes fundamentales de la vida de MOISÉS, para deshacernos de la imaginería contemporánea que muestran el cine y la literatura. Entonces, si la Biblia asegura que el héroe de los hebreos se enfrentó al faraón y "abrió las aguas del mar" siendo ya de 80 años, la lógica retrospectiva que nos lleva a los días de su nacimiento, centra la acción en la dinastía hereje (respecto del tradicional politeísmo egipcio), que adoró a un solo dios. En conclusión, si MOISÉS nació en Egipto, tuvo que ser en plena herejía, es decir, en el período monoteísta.

Muchos pensamientos similares al saber mosaico, se manifestaron en el corazón de la literatura egipcia siglos antes de la redacción de la Biblia. Aparentemente existió en la antigüedad un proceso de evolución que dejaría su huella en muchos aspectos que impregnaron al primer judaísmo. Durante las últimas décadas, la arqueología interpretaría estas construcciones como una señal para abandonar la posibilidad de ver en el monoteísmo mosaico una verdadera revelación. El rey AKHENATÓN, yendo en contra de todas las costumbres egipcias, instauró el monoteísmo como la religión oficial de su imperio. El poema de adoración a este dios cuyo nombre era ATÓN, tiene un párrafo fundamental que nos afecta a los hombres de todas las épocas y religiones, y que dice: "¡Oh Dios Único! / Creaste la Tierra según tu deseo, tú, solitario, / A todos los hombres, el ganado y los rebaños; / Cuanto existe en la tierra que anda sobre sus patas, / Todo lo que hay en el cielo que vuela con sus alas, / Las tierras de Siria y Kush, /La tierra de Egipto" ¿Se puede asimilarse a este dios único ATÓN con el Yahvé de los hebreos? La imagen final de este dios se parece mucho a la del Dios de Israel. De alguna manera, la idea central de la religión de AKHENATÓN, perduró y tal vez sea la más fiel prefiguración de todos los monoteísmos subsiguientes. Pero el reinado de AKHENATÓN duró sólo unos 17 años. Lo sucedieron una serie de reyes confusos hasta que su pequeño hijo llegó al poder con el nombre de TUTANKHAMÓN. Igualmente la influencia herética de la familia de su padre se mantuvo hasta 1325 a.C., cuando la religión se abolió completamente tras lo que en nuestros días entenderíamos como un Golpe de Estado. Subió precisamente al poder un rey llamado "HOREMHEB" y que eligió como heredero único a RAMSÉS I, nombre con el que la historia comienza a cerrar.

Entre tantas otras cosas, la destrucción del becerro de oro resulta una interpretación bastante fiel de la típica actitud iconoclasta llevada adelante a partir del quinto año del rey AKHENATÓN. Vamos a compartir ahora, el texto completo de la CONFESIÓN NEGATIVA.

¡Salve, dios grande, Señor de la Verdad y de la Justicia, Amo poderoso: heme aquí llegado ante ti! ¡Déjame pues contemplar tu radiante hermosura! Conozco tu Nombre mágico y los de las cuarenta y dos divinidades que te rodean en la vasta Sala de la Verdad-Justicia, el día en que se hace la cuenta de los pecados ante Osiris; la sangre de los pecadores, lo sé también, les sirve de alimento. Tu Nombre es: "El-Señor-del-Orden-del-Universo-cuyos-dos-Ojos-son-las-dos-diosas-hermanas".

He aquí que yo traigo en mi Corazón la Verdad y la Justicia, pues he arrancado de él todo el Mal.

No he causado sufrimiento a los hombres.

No he empleado la violencia con mis parientes.

No he sustituido la Injusticia a la Justicia.

No he frecuentado a los malos.

No he cometido crímenes.

No he hecho trabajar en mi provecho con exceso.

No he intrigado por ambición.

No he maltratado a mis servidores.

No he blasfemado de los dioses.

No he privado al indigente de su subsistencia.

No he cometido actos execrados por los dioses.

No he permitido que un servidor fuese maltratado por su amo.

No he hecho sufrir a otro.

No he provocado el hambre.

No he hecho llorar a los hombres, mis semejantes.

No he matado ni ordenado matar.

No he provocado enfermedades entre los hombres.

No he sustraído las ofrendas de los templos.

No he robado los panes de los dioses.

No me he apoderado de las ofrendas destinadas a los Espíritus santificados.

No he cometido acciones vergonzosas en el recinto sacrosanto de los templos.

No he disminuido la porción de las ofrendas.

No he tratado de aumentar mis dominios empleando medios ilícitos, ni de usurpar los campos de otro. No he manipulado los pesos de la balanza ni su astil.

No he quitado la leche de la boca del niño.

No me he apoderado del ganado en los prados.

No he tomado con lazo las aves destinadas a los dioses.

No he pescado peces con cadáveres de peces.

No he obstruido las aguas cuando debían correr.

No he deshecho las presas puestas al paso de las aguas corrientes.

No he apagado la llama de un fuego que debía de arder.

No he violado las reglas de las ofrendas de carne.

No me he apoderado del ganado perteneciente a los templos de los dioses.

No he impedido a un dios el manifestarse.

¡Soy puro! ¡Soy puro! ¡Soy puro!"

Ahora vamos a compartir Los Diez Mandamientos, del LIBRO DEL EXODO, capítulo 20, del Antiguo Testamento:

"Y habló Dios todas estas palabras, diciendo: Yo soy Jehová tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre.

No tendrás dioses ajenos delante de mí.

No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra.

No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos.

No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano; porque no dará por inocente Jehová al que tomare su nombre en vano.

Acuérdate del día de reposo para santificarlo.

Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; mas el séptimo día es reposo para Jehová tu Dios; no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas.
Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de reposo y lo santificó.

Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da.

No matarás.

No cometerás adulterio.

No hurtarás.

No hablarás contra tu prójimo falso testimonio.

No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo.

Fuente:
Claudia Peiró