martes, 21 de mayo de 2019

PARQUE NACIONAL FIORLAND EN NUEVA ZELANDA

LOS PARQUES NACIONALES DEL MUNDO

Es una serie que hemos pensado para usted, para que conozca la herencia natural, que, gracias a decisiones políticas muy acertadas y humanistas, han permitido la preservación de extensos terrenos, que se han convertido hoy por hoy, en auténticos santuarios que emulan sobradamente al paraíso terrenal. Acompañados de las notas de este tema musical, que programamos desde que iniciamos esta sección ecológica…, y, que lleva por nombre, “The Beautiful Planet Earth”…, que en español significa, “El Hermoso Planeta Tierra”…, del autor y compositor griego “Vangelis”, quien alcanzó la fama gracias a que el científico y exobiólogo Carl Sagan, utilizó algunas de sus composiciones para musicalizar la serie “Cosmos” que fue seguida por más de 400 millones de televidentes en todo el mundo, aprendiendo mediante ese programa, cómo se originó la vida, la huella de importantes hombres de ciencia y las maravillas que encierra la creación. Con estas reflexiones nosotros hacemos homenaje de respeto y admiración, por todo lo que Dios ha creado y renovamos nuestro compromiso en defensa de la vida, conscientes, de que hay que proteger con esfuerzo denodado, este planeta que es realmente “Nuestra Casa Común”.  

EL PARQUE NACIONAL FIORLAND

El Parque Nacional Fiordland se encuentra ubicado en la esquina suroeste de la isla Sur en Nueva Zelanda, en la región homónima de Fiorland. Es el más grande de los 14 parques nacionales que existen en Nueva Zelanda, con un área de 12.500 km². El parque es administrado por el Departamento de Conservación de Nueva Zelanda. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1990 y está conformado a su vez por tres Parques Nacionales. En las eras glaciares se formó gran cantidad de fiordos, (el fiordo es una bahía muy profunda), el más famoso y más visitado es el Milford Sound. Otros fiordos notables son el Doubtful Sound y Dusky Sound.

La costa de Fiordland es accidentada, con los fiordos extendiéndose por los valles de los Alpes Meridionales, tales como las montañas Kepler y las montañas Murchison. En la región norte del parque se erigen varios picos entre los cuales algunos superan los 2000 metros de altura. El hielo ha tallado islas, siendo las más importantes las de “Secretario” y “Resolución”. Muchos lagos bordean el parque, siendo los más importantes el Te Anau, el Manapouri, el Monowai, el Hauroko y el Poteriteri.

La cascada Sutherland, al sudoeste de Milford Sound sobre el sendero Milfors, se cuenta entre las de mayor caída en el mundo.La vida salvaje en el parque incluye delfines, focas, pequeños roedores como ratones, ratas y conejos; también cuenta con una gran variedad de pájaros y ciervos. Entre las que se encuentran especies de pájaros y entre ellas está el kakapo, que es el único loro no volador en el mundo. También se encuentra el kiwi, que es nativo de Nueva Zelanda.

El acceso está restringido a la carretera Milford (SH 94), la cual se extiende desde Te Anau, bordeando el parque antes de penetrarlo cerca de los termales del río Eglinton. Desde allí cruza la esquina noroeste del parque, finalizando en Milford Sound. Al sur de Te Anau una pequeña carretera enlaza con Manapouri. Avionetas y Helicópteros prestan servicios de transporte hasta Milford Sound, en donde se cuenta con una pequeña flota de marina.

El parque es un destino popular para escaladores, alpinistas y especialmente para excursionistas que recorren los senderos Milford, Kepler, Hollyford y Routeburn. Este Parque Nacional de Nueva Zelanda, es tan solo uno de los muchos destinos que usted y yo vamos a visitar, gracias a la magia de la radio y de este esfuerzo muy profesional de Anunciar Grupo Multimedio de Comunicación Asociación Civil. Cada uno de estos reductos de vida, son vitales para el planeta.

Reconocemos el esfuerzo de las generaciones que nos precedieron para entregarnos este maravilloso legado, por eso en este espacio “El Show de la Vida”, decidimos viajar por lo ancho y lo largo de este mundo, para conocer el altísimo valor de cada uno de estos hábitats, que son inconmensurables tesoros. Aborde con nosotros la nave de la imaginación, y… ¡sumérjase, en todo un océano de rincones de ensueño, en este, nuestro increíble “Planeta Tierra”!

Desde Costa Rica
Jorge Muñoz Somarribas
Coordinador
ANUNCIAR Contenidos Latinoamerica

0 comentarios: