miércoles, 21 de agosto de 2019

SELVAS, BOSQUES Y JUNGLAS

Selva proviene del latín silva, que significa “terreno arbolado”; bosque viene del alemán Busch, que significa 'arbusto' y por extensión 'monte de árboles'; y jungla viene del sánscrito jangala, que es un terreno silvestre (es decir, no cultivado) y por extensión un bosque como los indostánicos.

Estos términos tienen un origen similar y su significado se presta a ambigüedad; otra acepción de bosque sería: “gran desorden, confusión, maraña, asunto complejo”. A veces un entorno urbano puede ser llamado una selva o una “jungla de cemento” o “de hormigón” refiriéndose a los edificios. El término “la ley de la selva” es también originariamente usado en este tipo de contexto, en la novela El libro de la selva de Rudyard Kipling —en donde la sociedad humana y la animal tienen altercados entre sí—. Y lo mismo podemos decir de la novela Canaima de Rómulo Gallegos, ambientada en la selva guayanesa, que relata la enorme dificultad de la lucha contra el medio selvático por parte de los buscadores del caucho a mediados del siglo XX, antes de que se lograra la obtención del caucho artificial como un derivado de la industria petrolera.

Selva y bosque

No hay un criterio unánime para definir los límites de las regiones consideradas como selva. Los diccionarios definen la selva como un 'terreno silvestre muy poblado de árboles’, condición que se da comúnmente en las regiones tropicales muy lluviosas. En cambio, bosque se define como un lugar con árboles y arbustos, por lo que es natural que en el habla popular exista una clara diferencia entre selva y bosque. Así pues, la selva corresponde a una floresta densa, biodiversa, de follaje frondoso, de hoja ancha, siempre verde, con dosel cerrado, epífitas y complejo sotobosque. En cambio, el bosque corresponde a la floresta rala o semidensa, con dosel abierto, sotobosque simple, hoja caduca. Según el clima, puede ser xerófilo, espinoso o subcaducifolio, si el clima es seco, o ser caducifolio o de hoja acicular (de coníferas) si el clima es frío.

Esta aparente claridad que diferenciaría a la selva del bosque no la encontramos fácilmente en otros idiomas. De este modo, los estudios más importantes usan el término inglés forest, que en las fuentes redactadas en nuestro idioma se ha universalizado como bosque y se ha evitado en gran medida usar el término selva, pasando ésta a considerarse un “bosque tropical o lluvioso”. El problema se agudiza con los regionalismos, ya que en México el término selva se extiende a todos los bosques tropicales de frondosas, aunque estos sean muy secos; por otro lado, en Chile se llama comúnmente selva a las florestas muy húmedas de las latitudes templadas e incluso subpolares. También podríamos decir que selva es un “terreno muy arbolado”).

Jungla

Jungla es un término que se refiere usualmente a la selva densa e impenetrable, de un clima tropical cálido y lluvioso. Alrededor del 6 % de la superficie continental de la Tierra son ecosistemas que podrían clasificarse como jungla. Alrededor del 57 % de todas las especies vegetales viven en entornos selváticos.

La palabra jungla es un anglicismo que proviene originalmente del sánscrito jangala 'terreno no cultivado'. Es usado en muchos idiomas del subcontinente indio, donde se refiere a cualquier tierra salvaje (p.ej., en sánscrito), paisajes de bosque (p.ej., en urdu) y selva enmarañada (p.ej., en la interpretación anglo-india).

El término no es usado en un contexto técnico, pero puede describir la selva tropical como bioma forestal, es decir, un bosque caracterizado por una extensa biodiversidad y densamente poblado, incluyendo maleza, árboles jóvenes, enredaderas y lianas, y plantas herbáceas. Como biomas forestales, las junglas están presentes en ambas zonas climáticas cálidas, y están asociadas con fases pre clímax de la selva. Por esta razón, la jungla podría distinguirse de la selva tropical, ya que la primera es una maraña profusa de arbustos tropicales, enredaderas y árboles pequeños que crecen en áreas fuera de la copa de bloqueo de luz de una selva tropical, mientras que en la selva los árboles deben sobrevivir buscando la luz solar, que no está presente debido a la espesa vegetación. Por lo tanto, la jungla está algunas veces situada en los bordes de las verdaderas selvas, donde la actividad humana puede incrementarse dependiendo de cuanta más luz solar esté disponible.

En el uso común, no todas las regiones llamadas junglas se pueden calificar como selvas lluviosas, como en el caso de los bosques tropicales del norte de Tailandia o del sur de Guangdong en China. Científicamente, éstos son bosques monzónicos o bosques tropicales de hoja caduca o selvas secas, pero no selvas lluviosas.

0 comentarios: