PROGRAMA Nº 1159 | 21.02.2024

Primera Hora Segunda Hora

CUANDO SE DESEA CALLAR LO QUE HEMOS VISTO Y OÍDO

0

EL ALFA Y LA OMEGA

Martes 02.09.2008
Editorial - Programa Nº 352

Hoy deseo compartir con ustedes, dos temas que quizás no tienen nada que ver uno con el otro, pero que nos muestran dos realidades, que son diferentes pero que tiene algo en común que es la persona y el mensaje de Jesús.

Por medio de diferentes agencias de noticias que nos envían información dos de ellas me llamaron poderosamente la atención y por eso traigo aquí en este editorial el tema para que conozcamos y sepamos de hechos que no son noticias en los medios masivos pero que deben ser tenidas en cuenta por lo que contienen.

Los invito a que vayamos a Guayaquil (Ecuador), y allí observamos como los principales líderes de la Comunidad Evangélica Ecuatoriana visitaron al presidente de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana, Mons. Antonio Arregui, para apoyar la postura de la Iglesia Católica ante el polémico proyecto de nueva Constitución impulsado por el Gobierno.

José Medina, miembro del Consejo de Ancianos de la Iglesia Evangélica, y Pedro Medina, presidente de los Evangélicos Laicos del Ecuador, llegaron a la sede de la arquidiócesis de Guayaquil para solidarizarse con el prelado por los ataques que sufre y sumarse a la postura católica.

"Queremos expresar a usted nuestro más sincero respaldo a la labor que viene realizando en defensa y beneficio de la vida y la familia de nuestra comunidad ecuatoriana", indicó Pedro Medina. "Aprovechamos esta oportunidad para no sólo respaldar su labor sino también para adherirnos a este pronunciamiento suyo, que encierra el pensar de la Iglesia y pueblo cristiano del Ecuador", agregó.

Por su parte, Mons. Arregui agradeció el respaldo. "Reitero mi gratitud a los evangélicos laicos del Ecuador, aquí representados. Con gozo descubro que prima el común patrimonio cristiano para pronunciarnos en defensa de la familia, de la vida y la paz", indicó.

El llamado Consejo de Ancianos de la Iglesia Evangélica es la máxima autoridad que agrupa a las más de siete mil denominaciones evangélicas presentes en el Ecuador.

Pero por otra parte, la prensa ecuatoriana recogió las declaraciones de Wilson Calvas, vocero del Consejo de Ancianos, quien aclaró al Presidente Rafael Correa que los evangélicos ecuatorianos no apoyan el proyecto de Constitución Política que será sometido a referendo el próximo 28 de septiembre.

En su esfuerzo por lograr que el sí gane en la consulta popular, Correa desestimó el apoyo que líderes evangélicos expresaron a monseñor Antonio Arregui, víctima de incontables ataques por parte del mandatario y su entorno.

Los líderes evangélicos se sumaron a las voces que repudian el proyecto de Carta Magna por abrir las puertas al aborto y la legalización de uniones homosexuales.

Ante lo ocurrido, Correa señaló en cadena radial que "la gran mayoría de los evangélicos están con nosotros".

Calvas aclaró al mandatario que los evangélicos del Ecuador nunca dieron su respaldo a la Constitución porque consideran que atenta contra la Palabra de Dios, la vida y la familia.

Hasta aquí vemos que es posible la unión entre los hombres, mas allá de las diferencias doctrinales que puedan tener, si buscan en su conjunto, la escala de valores y un mensaje con valor agregado que beneficie al hombre y a la mujer de este tiempo.

Pero ahora si miramos hacia Nueva Delhi (India), notamos que el pasado viernes 29 de agosto, unas 45.000 escuelas cristianas de toda la India cerraron sus puertas para protestar por los "repetidos ataques" contra esta comunidad en la región oriental de Orissa, donde 26 personas murieron en la última semana en disturbios entre hindúes y cristianos.

El portavoz de la Conferencia Episcopal de la India, el hermano Joseph, explicó que los cinco millones de estudiantes que acuden a centros educativos cristianos seguirán la huelga y participarán en una jornada de ayuno y oración “por la promoción de la paz y la común armonía en la India” el próximo domingo 7 de septiembre.

"La supervivencia es más importante que la educación", dijo el portavoz. El pasado 23 de agosto murió en un tiroteo en Orissa un líder local del grupo hinduista Vishwa Hindu Parishad (Organización Mundial Hindú, VHP) y los integristas hindúes acusaron del asesinato a la minoría cristiana de la región, algo que éstos negaron.

Según un informe, 26 cristianos fueron asesinados, 12 de ellos sólo en el distrito de Kandhamal, y fueron destruidas 41 iglesias y lugares de culto, 17 casas, 4 conventos, 3 albergues, 7 sedes institucionales e innumerables vehículos.

“Las muertes y las atrocidades contra los cristianos -dice el informe- son organizadas por los fanáticos fundamentalistas. Éstos siguen sus actos violentos y el Gobierno de la Nación no fue capaz de proteger a los cristianos y otras personas inocentes”. Además, señalan que el pánico desatado entre los cristianos de esta región hizo que muchos de ellos hayan abandonado sus casas y corrido a refugiarse en la selva, o incluso abandonado el Estado. Los refugiados, afirman, son ya cerca de 60.000.

“El propósito de los fundamentalistas es expulsar a los cristianos de la región. Sabemos que la mayor parte de los sacerdotes, pastores, religiosos y religiosas de Kandhamal se refugiaron en la selva para salvar sus vidas, y que los fundamentalistas están buscándolos”, añade el escrito.

Los obispos cristianos afirmaron que éste es el “mayor desastre en la historia de la comunidad cristiana en la India, y más aún en Orissa”, por que piden el urgente despliegue de fuerzas militares en la zona para restablecer el orden, ya que “la policía hasta ahora no fue capaz de controlar la situación”, así como que se busque y juzgue a los responsables de los ataques, y se indemnice a las víctimas.

Hasta aquí vemos como se persigue, se desea silenciar y además expulsar el mensaje de Jesús en lugares que todavía hoy no se acepta ni se quiere aceptar, donde lamentablemente se llega al extremo de pagar un precio muy alto donde hay víctimas humanas… pero antes de terminar quiero llevarlos a Pakistán y allí terminar este editorial

En estos informes de prensa se nos dice que el secretario de la Comisión Bíblica Católica de Pakistán y párroco de una numerosa parroquia de Lahore, padre Emmanuel Asi, informó a la asociación católica internacional Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN), con sede en Königstein (Alemania), de que en Pakistán los cristianos viven “atemorizados y en constante amenaza”.

Así, por ejemplo, hace poco una niña cristiana de trece años de edad fue secuestrada y violada por un musulmán. El Párroco asegura que hechos como éste se repiten continuamente. Para evitar el castigo, los hombres afirman que la mujer violada es musulmana, se casan con ella y, al poco tiempo, la repudian. Nadie puede hacer nada, porque los “maridos” presionan y amenazan de muerte a las víctimas hasta el punto de hacerlas declarar ante el juez y en presencia de sus propios padres que se han convertido al Islam. De esta forma, un hombre musulmán puede secuestrar y violar a cualquier mujer sin temor a ser condenado.

El sacerdote señaló que los cristianos suelen ser objeto de una fuerte discriminación a la hora de buscar trabajo y acceder a colegios y universidades, porque un nombre cristiano basta para rechazar una solicitud. También ante la ley, los cristianos son ciudadanos de segunda clase.

No obstante, el padre Emmanuel Asi aseguró que los cristianos pakistaníes están “orgullosos y contentos de ser cristianos”, pues entienden su fe como “un don y una gran bendición”, aunque su vida esté marcada por “el dolor, el miedo y la frustración”. Y añade: “De los primeros cristianos sabemos que la persecución y la opresión fueron decisivas a la hora de difundir y profundizar en la fe, y ésa es también nuestra experiencia en Pakistán”.

En Pakistán, los cristianos pakistaníes son una pequeña minoría de un 1,5% frente al 97% de los musulmanes. Se les considera el estrato social más bajo y suelen ser víctimas de discriminación y agresiones.

En síntesis: no quiero terminar este editorial sin recordar cuando se rezaba por la Iglesia perseguida… por la Iglesia del Silencio, creo que hoy más que nunca, estos hermanos nuestros que en tres países diferentes están peleando por causas que se centralizan en el mensaje que pregona Jesús: AMOR. En lo personal creo en la oración y se el PODER que tiene, el tema es atreverse a que nuestro criterio sea mas amplio cuando pedimos al Padre lo que necesitamos o queremos, sería bueno que nos olvidemos un poco de nosotros y de nuestras necesidades para incluir en nuestras oraciones, a esa Iglesia Perseguida, que en el silencio sigue anunciando a Aquel, que es, que era y que vendrá.

Alfredo Musante
Director Responsable
Programa Radial
EL ALFA Y LA OMEGA

Fuentes consultadas:
Newsletter de AICA (Agencia Informativa Católica Argentina) - 02.09.2008

Entradas que pueden interesarte

Sin comentarios