PROGRAMA Nº 1159 | 21.02.2024

Primera Hora Segunda Hora

EL AGUA, UN VALIOSO RECURSO NATURAL-Parte 2

0
La atmósfera de la tierra:
es como un inmenso océano de gases, en el que fluye gracias a las corrientes, gran cantidad de agua en estado gaseoso. Es vapor de agua, invisible, incoloro. Ocupa un 4% de espacio en la atmósfera. El vapor de agua en algún momento se condensará y después se precipitará, ya en estado líquido el agua podrá ser usada por los seres vivos para saciar su sed. Somos muchos, muchísimos los que dependemos de este regalo de la naturaleza. Dependiendo de su localización geológica, el agua llega a convertirse en hielo, este más tarde se puede derretir por el efecto de la temperatura convirtiéndose en líquido y después en vapor de agua, a este proceso se le llama el ciclo del agua.

El vapor de agua se ubica desde la superficie terrestre hasta una altura de mil quinientos metros. Cuando alcanza una altura mayor se condensa convirtiéndose en líquido y también si se enfría mucho se congela precipitándose como gotitas de agua o en copos de nieve. Las gotitas se forman gracias a las partículas suspendidas en el aire, estas pueden ser granitos muy pequeños de sal marina, esporas de las plantas, residuos del humo, polvo terrestre, todas ellas dispersadas ya sea por el viento o las corrientes de aire.

Las nubes son el resultado de la condensación del agua, en la mayoría de los casos adquieren  las formas más bellas que el ojo humano puede mirar. Nacen en áreas de baja presión en donde las corrientes verticales arrastran el aire húmedo, este aire al enfriarse se satura y condensa el vapor de agua quedando en suspensión, esto forma las nubes. Dentro de una nube podemos encontrar minúsculas gotitas de agua, copos de nieve y cristales de hielo muy pequeños, todo esto depende de los factores atmosféricos.

Hay cuatro tipos de nubes: los cirros, los cúmulos, los nimbos y los estratos. Los cirros del latín “rizos”, están compuestos de pequeños cristales de hielo y están ubicados a unos 8 k.m. de altura. Los cúmulos del latín “montón”, son  nubes de base plana macizas, a las que se les da el nombre de “balas de algodón”. Se forman gracias a las corrientes ascendentes en verano, dan lugar a turbonadas cuando se convierten en  cúmulos nimbos. Los estratos son nubes bajas horizontales que se observan principalmente de noche e indican la proximidad de lluvias. Deben su nombre a que parece que forman capas. Los nimbos son nubes que no tienen formas, son grises, traen lluvias o nevadas, estas nubes son las que nublan literalmente el cielo a veces durante varios días.

Las nubes ayudan a mantener una temperatura uniforme porque impiden la radiación excesiva del calor terrestre, esta es la razón por la cual una noche nublada es más caliente que una noche con cielo despejado.

La niebla, el rocío y la escarcha: son otras formas en las que se presenta el agua. Cuando hay condensación en lugares a muy poca altura, eso forma la niebla, la niebla es simplemente una nube muy próxima a la superficie, se le encuentra en valles y llanuras cuando se acumula durante la noche el aire frío y pesado, por la mañana el sol la disipa. También se produce niebla cuando en la madrugada una masa de aire húmedo pasa por sobre una superficie fría. En las madrugadas de invierno los vientos húmedos y tibios del mar al soplar sobre la tierra muy fría también producen niebla.

El rocío y la escarcha son otra forma de condensación, cuando el aire se enfría durante la noche por debajo del punto de saturación, llamado también punto de rocío, sobre hojas de plantas y de objetos fríos, se condensa el vapor de agua en forma de gotas. Y esas gotitas son llamadas rocío. Si la condensación se produce a temperaturas inferiores a 0° C, en lugar de rocío aparece la escarcha. El rocío y la escarcha se forman directamente sobre las superficies, no caen. Son formas de condensación no de precipitación. La escarcha es muy común durante el invierno en los países fríos.

¿Qué es la precipitación?, veamos: Cuando las partículas de vapor de agua condensado en la atmósfera alcanzan tal peso que no pueden seguir flotando en forma de nubes, caen por efecto de la gravedad. Esto es lo que llamamos precipitación o más comúnmente lluvia. Si la precipitación ocurre a una temperatura superior a 0° C se producirá la lluvia, pero si la temperatura es inferior a 0° C, no caerá lluvia, sino nieve.

También hay otras formas de precipitación que son el granizo y el aguanieve. La lluvia es la principal fuente de abastecimiento de agua dulce para beber, cocinar y para asearse. Cuando una nube se enfría mucho, sin descender de 0° C, aumenta la condensación, el tamaño de las gotitas de agua es mayor y por el peso de la gravedad ya no pueden seguir flotando en la nube, entonces caen precipitándose hacia la tierra. Al enfriarse el aire se produce la lluvia, por factores como el empuje de corrientes de aire verticales (convección) hacia una capa superior de la atmósfera más fría. También cuando las nubes impulsadas por el viento pasan por las tierras frías después de cruzar sobre los mares calientes. Otra causa viene siendo cuando una nube empujada por el viento tropieza con una montaña y es forzada a ascender, hasta llegar a capas más frías.

Si la precipitación se produce a una temperatura inferior a 0° C, no adopta la forma de gotas de agua, sino de nieve. Los cristales de hielo pueden formar curiosas y muy bellas estrellas de seis puntas, no son agua congelada, sino vapor de agua condensado a temperaturas muy bajas, en las capas altas de la troposfera. Durante el invierno en los países fríos, la nieve se precipita lentamente en forma de copos, o sea, conjuntos de cristales de nieve. La precipitación comienza como nieve a grandes alturas, al descender los copos y encontrar capas de aire más caliente, se licúan cayendo en forma de lluvia.

Pero y qué es el granizo y el aguanieve que referimos anteriormente, veamos: El granizo está constituido por esferas de nieve y hielo, que caen algunas veces durante las turbonadas. Es la forma más violenta de precipitación que puede causar daños considerables. Las granizadas se producen casi siempre en el verano durante el paso de ciclones extra tropicales y también en las turbonadas o tormentas eléctricas en las regiones tropicales.

El granizo está constituido por capas concéntricas, lo forman gotas de lluvia helada que fueron impulsadas varias veces hacia capas superiores frías, que se van envolviendo cada vez por capas de agua fría y pueden llegar a tener el tamaño de una bola de béisbol. El aguanieve, llamado también cellisca, está constituido por gotas de agua congelada. La nieve es vapor de agua que ha pasado al estado sólido directamente, pero el aguanieve se forma cuando las gotas de agua de la lluvia encuentran al caer una temperatura más fría en las capas inferiores de la troposfera y se congelan antes de llegar a la tierra.

Entradas que pueden interesarte

Sin comentarios