PROGRAMA Nº 1180 | 17.07.2024

Primera Hora Segunda Hora

EL ARTE DE LA SUPERFICIALIDAD

0
En la era digital, hemos tejido un lazo peculiar con un espectro en constante expansión: el fantasma de las redes sociales. Este ente hiperactivo, alimentado por más de 3.500 millones de individuos en todo el planeta, no posee rostro ni forma, pero su influencia es innegable. Inmune al cansancio, esta "Red social de relaciones", como algunos lo han bautizado, se ha colado en nuestras vidas como un amigo entrañable y perpetuo.

Curiosamente, no es su naturaleza fantasmal lo que nos desconcierta, sino la paradoja que trae consigo. En nuestra búsqueda de destacar, caemos en la trampa de generar y consumir contenido frívolo, hueco. Videos de gatitos, de chicas bonitas bailando, memes sin sentido y aprobaciones virtuales inundan nuestro tiempo, a menudo sin aportar un ápice de significado. Nos sumimos en un torbellino de "me gusta" y clics que, en su conjunto, parecen carecer de propósito.

Las redes sociales, en su esencia, son corporaciones que monetizan nuestra información personal al venderla a empresas publicitarias. Son plataformas que generan adicción al mantenernos conectados, consumiendo y contribuyendo al flujo interminable de datos. Sin embargo, es importante comprender que también somos actores activos en este juego. Siguiendo perfiles que reflejan opiniones divergentes y preferencias distintas a las nuestras, alimentamos los algoritmos que construyen burbujas de información, limitando nuestra perspectiva del mundo.

El mundo virtual tiende a amoldarse a nuestras preferencias, presentándonos una versión estrecha y distorsionada de la realidad. Este estrechamiento puede ser inadvertido, y nos hallamos cómodos entre las voces que coinciden con la nuestra. En este proceso, nuestras miras se estrechan, nuestras interacciones se homogenizan y nuestra apertura a nuevas ideas se empequeñece.

Es imperativo abordar las redes sociales con escepticismo. ¿Acaso no resulta inquietante que estas plataformas conozcan nuestros movimientos, relaciones y deseos? La comodidad que nos brindan no debe cegarnos ante el precio que pagamos: una comprensión del mundo empobrecida, un sentido de comunidad que reside en el virtual y un sentido de identidad que a menudo se construye sobre las bases de la aprobación digital.

Así, te invito a no confiar en el placebo que nos ofrecen las redes sociales. La búsqueda de la felicidad y la realización va más allá de la acumulación de "likes" y seguidores. Existen numerosas fuentes de plenitud y satisfacción, que van desde las relaciones reales hasta el descubrimiento personal y la conexión con la naturaleza.

No permitas que tu vida se evapore en un ciclo interminable de desplazamiento y participación superficial. La vida es única y valiosa, y su esencia trasciende las fronteras digitales. Es hora de liberarnos del fantasma de las redes sociales, de redescubrir lo que realmente nos importa y de encontrar significado en lo que realmente tiene peso en nuestras vidas.

Recopilación
El PELADO Investiga
# EXPEDIENTE 4

Entradas que pueden interesarte

Sin comentarios