martes, 22 de abril de 2008

El grito sordo de la Tierra

Martes 22.04.2008
Editorial - Programa Nº 333
------------------------------------------------------------------

En la primera parte del libro del Génesis podemos observar cómo el hagiógrafo, el escritor sagrado, para tratar la vocación de Abraham, busca los antepasados del pueblo hebreo, refiriéndose a la "historia del género humano", al comenzar por "la creación del universo". Éste afirma:"(...)Y vio Dios que era bueno...”.

El texto Sagrado nos lleva del mundo visible al invisible, nos estimula a descubrir "la interdependencia de las criaturas...", "la belleza del universo". En la jerarquía de las criaturas, el hombre es la cumbre de la obra de la creación". "Existe una solidaridad entre todas las criaturas por el hecho de que todas tienen el mismo Creador, y que todas ellas están ordenadas a su Gloria...". Así lo expresa San Francisco de Asís (Patrono de la Ecología) en su "Cántico a las Criaturas".

La Ecología es la parte de la Biología que se ocupa del estudio de las relaciones entre los seres vivos y el medio ambiente, es decir las diferentes especies de plantas y animales, incluyendo al hombre, que viven en él (...). El medio ambiente incluye las condiciones externas y los elementos naturales que influyen sobre los organismos.

Hace tiempo que con Carlos queríamos comenzar a desarrollar dentro del programa el tema de la Ecología. Llamó nuestra atención un "fenómeno" que ocurrió hace unos días atrás y que es de conocimiento público, tanto a nivel nacional como internacional. La ciudad de Buenos Aires y sus alrededores se vio afectada por una densa capa de humo y cenizas, ocasionada por la quema de pastizales, una práctica muy utilizada en todo el mundo.

Existe una ley provincial –que obviamente se ignora por completo– que prohíbe el "desmonte, tala o quema de pastizales y todo tipo de deforestación". Este desastre ecológico que afecta el ecosistema del humedal de las Islas del Delta del Paraná, fue la principal víctima de los incendios provocados en esa región por los productores ganaderos.

En la zona se hallan 700 especies vegetales, 543 especies de vertebrados y 172 clases de peces. Las hectáreas afectadas por el incendio suman un total de 66 mil, de las cuales 10 mil pertenecen a Buenos Aires y el resto a la Provincia de Entre Ríos.

¿Pero, qué dice la Iglesia respecto de la administración y el cuidado del medio ambiente? Desde la Encíclica "Rerum Novarum" de León XIII, Benedicto XV, Pío XII (1939 a 1953), y en numerosas cartas y radiomensajes se predica sobre la armonía y el orden imperante en la naturaleza, y cómo el hombre ha de servirse de tales bienes que debe respetar.

Juan XXIII, en la Encíclica "Mater et Magistra" (1961) refiere a la expresión "dominad la tierra", sin depredarla. En la Encíclica "Pacem in Terris" (1963) menciona el respeto al orden moral en el uso de la naturaleza y al equilibrio de población, tierra y capitales. El Concilio Vaticano II habla de higiene, circulación y convivencia. Pablo VI, en la Encíclica "Populorum Progressio" (26/03/1967) plantea el concepto integral del desarrollo y en "Humanae vitae" (25/07/1968) defiende la vida.

En la Carta Apostólica "Octogesima adveniens" (14/05/1971) se plantea la necesidad del respeto a la ecología y diversas problemáticas como la contaminación, la disminución de las reservas de agua, los desechos, el crecimiento desordenado de la urbanización. Juan Pablo II en la Carta Encíclica "Redemptor Hominis" (04/03/1979) alude a la creación que "gime y sufre" por la contaminación industrial.

Durante su pontificado insiste en el tema en varias encíclicas, como "Laborem Excercens" (14/09/1981) y "Sollicitudo Rei Sociales" (30/12/1987), donde dice que se debe tener en cuenta el enfoque sistémico de la cuestión ecológica y la dimensión moral del desarrollo. En la encíclica "Centesimus Annus" ((01/05/1991): con motivo del centenario de la Encíclica " Rerum Novarum " (1891) de León XIII, la opción moral y cultural de las investigaciones, refiere a los nuevos problemas ecológicos, consumismo y cuestión ecológica.

El consumismo en las sociedades post industriales y en las naciones empobrecidas está afectando la ecología y el medio ambiente de manera preocupante. El uso de la biotecnología sin una prudente regulación política, jurídica y ética puede conducir a la humanidad a un proceso impredecible en el deterioro y destrucción de los recursos renovables y no renovables; traspasando el imprescindible equilibrio ambiental que posibilita la vida en el planeta Tierra.

En los Documentos del Magisterio Social, la Iglesia insiste en la necesidad de una acción mancomunada de los estados y de las organizaciones libres del pueblo, a nivel nacional e internacional. Sostiene la necesidad de rescatar el valor de la “solidaridad” y de la promoción y efectiva vigencia de los derechos humanos y sus deberes correlativos. Ello supone un cambio de conducta, ajustada a una ética social, política y económica. Recuperar la noción del rol del hombre como administrador de los bienes creados y rechazar un comportamiento desaprensivo.

Los graves problemas ecológicos requieren un efectivo cambio de mentalidad que lleve a adoptar nuevos estilos de vida. La cuestión ecológica no debe ser afrontada únicamente en razón de las terribles perspectivas que presagia la degradación ambiental. Tal cuestión debe ser, principalmente, una vigorosa motivación para promover una auténtica solidaridad de dimensión mundial.

Pero, volviendo a la quema de los pastizales, en todos los medios de comunicación podíamos ver cómo el Ministro del Interior confirmaba que dos personas habían sido detenidas, mientras que una tercera se encontraba prófuga y era buscada por la Justicia. También afirmó que los responsables de los incendios en el Delta del Paraná eran "productores agropecuarios". “Moleste a quien moleste es necesario que la población sepa claramente que estos señores son los responsables de que estemos viviendo desde hace unos días en este estado y con inconvenientes tan importantes”, agregó el ministro.

Ante estos hechos no sé si se ha tomado conciencia que estamos frente a un desastre ecológico. Tal vez para algunos sea sólo ver quién tiene más poder y hacerlo valer sin medir el daño que se le hace al ecosistema.

La actitud que debe caracterizar al hombre ante la creación es esencialmente la de gratitud y reconocimiento. El mundo se presenta a la mirada del hombre como huella de Dios, lugar donde se revela su potencia creadora, providente y redentora. La bondad del orden creado, adquiere plenitud en el misterio de Cristo. La Tierra será restaurada por Él, que creará cielos nuevos y tierra nueva.

Sabemos que Dios es el Creador y el único digno de adoración. Es quien nos ha confiado la administración y cuidado de la Creación. Todas las criaturas tenemos que elevar un himno de alegría y acción de gracias a Dios por los bienes que hemos recibido, en especial por el ambiente natural, por la Tierra que habitamos.

Alfredo Musante
Director Responsable
Programa Radial
EL ALFA Y LA OMEGA
____________________________
Fuentes
El hombre y el ambiente natural en la Doctrina Social Católica
Prof. Ernesto Gaspar Francisco Luna, nació en San Javier, el 23/05/47. Académico correspondiente la Academia Argentina de Asuntos Internacionales en Santa Fe. Profesor Titular en la Universidad Católica de Santa Fe- Extensión áulica Reconquista y en el Departamento Académico Rafaela de la Universidad Católica de Santiago del Estero. Miembro de la Asociación Internacional de Derecho Cooperativo, Universidad de Deusto – Bilbao - España y de la Sociedad Científica Argentina.

Diario La Nación
Una reserva en riesgo de desastre ecológico
Domingo 20 de Abril de 2008
www.lanacion.com.ar

Agencia de Noticias TELAM
Informe Especial
La quema de pastizales
Afectan al ecosistema de humedales de las Islas y el Delta del Paraná
Lunes 21 de Abril de 2008
www.telam.com.ar

0 comentarios: