miércoles, 3 de junio de 2009

La hipocresía mata la fe

Martes 02.06.2009
Editorial - Programa Nº 391
------------------------------------------------------------------

Comenzar el programa de hoy con esta editorial que tendrá como eje fundamental los casos de pedofilia que lamentablemente han sufrido muchos niños, victimas inocentes de hombres y mujeres que se dicen ministros, se dicen sacerdotes, se dicen religiosos o religiosas, se dicen obispos, se dicen hipócritas…

Este un tema que ya hemos hechos comentarios aquí en el programa, pero lo que queremos afirmar para que no se malinterprete lo que deseamos comunicar, es un tema fundamental: que quede claro que no estamos defenestrando al sacerdocio, ni tampoco al mundo de las congregaciones religiosas, sino lo que REPUDIAMOS son los hechos de inmoralidad que han realizado “algunos” miembros del Cuerpo Místico de Cristo, abusando de su poder y estado para terminar contaminando con sus actitudes, no solo a las víctimas -que son los niños y adolescentes- sino a todo el Cuerpo que es la Iglesia, que somos TODOS nosotros, el PUEBLO DE DIOS.

Irlanda, pueblo fervientemente católico, tanto que su propia identidad se cruza con la historia de la evangelización ha sufrido en las últimas décadas el castigo de una serie de escándalos que minaron profundamente el prestigio de la Iglesia.

En Mateo 5-15, Jesús nos dice: “...No se enciende una lámpara para meterla debajo de un cajón, sino que se la pone sobre el candelero para que ilumine a todos los que están en la casa”.

Este texto no sirve para traer luz sobre este velo de oscuridad, engaño, hipocresía, de ocultamiento, de silencio y de mentira que algunos hombres que pastorean nuestra amada Iglesia han hecho sobre este tema.

Pero gracias a Dios, hubo un caso concreto que destapó los horrores de los abusos ocurridos en aquel país y fue el “INFORME FERN”, llamado también “EL LIBRO NEGRO” del catolicismo irlandés. Una comisión gubernamental investigó durante tres años y produjo 270 páginas de historias terribles, con datos y testimonios. Más de un centenar de sacerdotes resultaron involucrados en 40 años de silencios, con más de 350 víctimas. Obispos complacientes cubrían o como máximo transferían a los sacerdotes culpables.

La investigación comenzó en el año 2002 a raíz de la dimisión de una de las principales figuras de la Iglesia católica irlandesa, el obispo de Ferns, Mons. Brendan Comiskey. El obispo debió renunciar tras la investigación que reveló que no había defendido a las víctimas pese a que sabía de los abusos cometidos por sacerdotes de su parroquia.

Tres años antes se había suicidado el párroco Sean Fortune, acusado de múltiples abusos sexuales. Embestida por las denuncias y acusaciones formales, la Iglesia debió pagar 128 millones de euros en indemnizaciones a las víctimas.

El Papa definió estos y otros casos como “crímenes enormes”, después de que en EE.UU. estalló el más grande escándalo de abusos sexuales en la historia de la Iglesia universal. En junio de 2002 la Conferencia Episcopal norteamericana nombró una comisión independiente para indagar los casos.

Si ustedes recuerdan que también el centro del escándalo fue la arquidiócesis de Boston, con cientos de denuncias. También en la arquidiócesis de Los Ángeles hubo 508 casos de abusos y en Chicago hubo 250 chicos abusados. El acuerdo de pago permitió evitar la cárcel a los sacerdotes y religiosos culpables.

El cardenal Bernard Law, arzobispo de Boston, acusado de haber tapado los escándalos “debió renunciar a su cargo” (entre comillas) residiendo hoy en Roma, como archiprete de una de las cuatro basílicas pontificias, (estas son las cosas que no entiendo). Varias diócesis norteamericanas han debido pagar cientos de millones de dólares en indemnizaciones ordenadas por la justicia y los procesos judiciales continúan.

Hay un hecho para resaltar y es en particular la de la potente Congregación de los Hermanos Cristianos, los CHRISTIANS BROTHERS, que abrieron su primera escuela en Irlanda en 1802 y que aún gestiona dos centenares largos de escuelas por todo el mundo.

Los Hermanos Cristianos estaban al frente de la escuela industrial de Artane (Dublín), probablemente escenario de los abusos a mayor escala durante varios decenios.

Los 152 miembros del clero han sido objeto de investigaciones, 140 por acusaciones directas y 12 por sospechas. En cuanto a las víctimas, serían unas 400, pero es muy probable que esa cifra no sea definitiva.

En Marcos 3, 22-23 dice: "Porque no hay nada oculto que no deba ser revelado y nada secreto que no deba manifestarse. ¡Si alguien tiene oídos para oír, que oiga!"

Texto que nos introduce a lo que hace un momento les había comentado del “INFORME FERN”, en el 2002, y en el 2008, el 19 de diciembre fue publicado el “INFORME CLOYNE” preparado por un organismo de la Iglesia irlandesa que se ocupa de la salvaguardia de los menores y que actúa en forma independiente de las jerarquías eclesiásticas.

Luego el 08 de Marzo del 2009, Benedicto XVI, ordena sustituir como obispo de Cloyne a Mons. John Magee, aquel que fuera secretario personal de los Papas Pablo VI, Juan Pablo I y Juan Pablo II, este “obispo” es el protagonista de un nuevo gran escándalo de abusos sexuales en la Iglesia irlandesa.

El cardenal primado de Irlanda, Sean Brady, dijo que “la decisión del Santo Padre es una indicación de cuánto es importante para la Iglesia la tutela de los menores y el cuidado de las víctimas”.

"Es únicamente conociendo toda la verdad sobre el pasado como podremos mejorar el nivel de seguridad de los niños de hoy", declaró el arzobispo en un comunicado difundido tras audiencias a puerta cerrada en una investigación interna de la Iglesia.

Para terminar pienso que la mejor metida de pata y de querer tapar la luz del sol con la mano, la realizo el cardenal prefecto de la Congregación por el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, Antonio Cañizares, consideró que "no es comparable" el caso de los abusos a menores en escuelas católicas irlandesas entre los años 50 y 80 con el aborto, porque el primero afecta a "unos cuantos colegios" y el segundo supone que "más de 40 millones de seres humanos se han destruido legalmente".

El aborto "ha destruido legalmente más de 40 millones de vidas humanas, cuando la legislación debería dar apoyo a los derechos y la justicia", ha afirmado Cañizares. En este sentido, ha señalado que la reforma de la ley del aborto que impulsa el Gobierno "debilita los fundamentos de nuestra sociedad" porque "el primer derecho es el derecho a la vida".

La ministra de Sanidad y Política Social, Trinidad Jiménez, ha pedido al cardenal Antonio Cañizares que retire sus declaraciones en las que ha comparado el aborto con la violación. La ministra ha manifestado que "una cosa es hablar de un derecho y otra de un delito". Horas antes, la titular de Sanidad calificaba de "muy graves" e "irresponsables" las declaraciones del cardenal. En opinión de Jiménez, "son completamente inadecuadas, sobre todo en una persona que ocupa la posición del arzobispo Cañizares". "Es muy grave que se compare una cosa con la otra", ha dicho la ministra, ya que las agresiones sexuales se cometen "normalmente en menores y contra su voluntad, y les afectan de una manera terrible para el resto de sus vidas".

En síntesis: Quiero terminar esta editorial negra que no hubiera querido realizar hoy aquí en EL ALFA Y LA OMEGA, citando lo que dijera en su reflexión Mons. Rubén Oscar Frassia, obispo de Avellaneda-Lanús para el programa radial "Compartiendo el Evangelio", del pasado domingo 3 de mayo, allí Mons. Frassia, recordaba la Jornada Mundial de oración por las vocaciones sacerdotales y religiosas, pero sobre todo la simple y profunda reflexión que hace sobre el celibato sacerdotal, hoy tan cuestionado…

“El sacerdote ha recibido un don de Dios. Personal y para la Iglesia. Es un compromiso público ante Dios y ante su Pueblo, que es la Iglesia. No cosas que se pueden escindir, cortar o destruir. Hay una fidelidad a Dios y a su Pueblo que debe ser considerada, ponderada y respetada…”

Más adelante el obispo continúa: “…Acordarse de esta llamada: la llamada al sacerdocio ministerial es para amar más. Este amar más implica también una renuncia y un sacrificio. La renuncia y el sacrificio a través del celibato, que significa no formar una propia familia para que su familia sea el Señor y toda la Iglesia, es un regalo y un privilegio”.

Algunos dicen que el celibato está en crisis; yo más bien diría que está en crisis la confianza en la iniciativa de Dios y la confianza en la respuesta humana. ¡Eso sí que está en crisis! No está en crisis el celibato, está en crisis la fe, por eso hace dudar en el seguimiento, en la perseverancia y en la fidelidad de aquel que es llamado”.

Cierro esta editorial con el texto de Mateo 18, 6-7; 10 “Pero si alguien escandaliza a uno de estos pequeños que creen en mí, sería preferible para él que le ataran al cuello una piedra de moler y lo hundieran en el fondo del mar. ¡Ay del mundo a causa de los escándalos! Es inevitable que existan, pero ¡ay de aquel que los causa! Cuídense de despreciar a cualquiera de estos pequeños, porque les aseguro que sus ángeles en el cielo están constantemente en presencia de mi Padre celestial”

Oremos mucho por las víctimas que fueron abusadas y tengamos aún más mucha misericordia con las personas que cometieron estos delitos, estas aberraciones a la libertad y dignidad humana, pisoteando los derechos de los más débiles que son los niños… terminemos, paremos con el ocultamiento, basta a la hipocresía a la mentira… de una vez por todas… basta!

Alfredo Musante
Director Responsable
Programa Radial
EL ALFA Y LA OMEGA

0 comentarios: