miércoles, 9 de junio de 2010

Una Iglesia oscura y lúgubre

“Bergoglio necesita probar que él es un hombre humilde, modesto, austero. Un pibe de barrio que puede hablar de fútbol y de tango –como de hecho lo hace y con abundancia- lo más alejado posible de la imagen tradicional de un Príncipe Cristiano. Acorde con los tiempos y los gustos, y con la línea vulgarizante impuesta por alguno de sus antecesores, lo estimable ya no será el señorío jerárquico sino el muchachismo populista. No la estricta ortodoxia sino la mirada plural, contemporizadora, con calculados barnices de herejía. Tampoco y mucho menos la actitud magistral de quien por ministerio debe ser tenido como Maestro de la Verdad. Por el contrario, lo estimable será la duda, la vacilación, el enjuague, el espacioso mundo donde las ideas se pueden negociar”.

Así comienzo hoy mi editorial donde el personaje elegido es nuestro cardenal primado de la Argentina, Mons. Jorge Mario Bergoglio. Pero esto que acabo de compartir no es de mi autoria, ni mi pensamiento, solo es un extracto de un extenso comentario que hiciera Antonio Caponnetto, que es profesor de Historia, doctor en Filosofía, investigador del CONICET y director de la Revista Cabildo de tendencia nacionalista y católica de argentina.

Quiero hacer público mi agradecimiento a mi compañero de ruta, Carlos Guzmán que desde que compartimos el éter en esta nueva etapa de este programa, me mostró el otro rostro de Jesús y de su Iglesia… por eso hoy hago y me atrevo a hacer esta editorial. Usted, vos que me escuchas o que luego leerás en el blogspot esta editorial, sacaras tus propias conclusiones.

Esto viene sobre el tapete porque nuestro cardenal ha publicado un libro que se llama EL JESUITA, CONVERSACIONES CON EL CARDENAL. Hoy estoy pareciera a la defensiva, pero no voy a defender o poner en tela de juicio, actitudes o hechos que realizara Bergoglio, en el pasado o en el presente, voy si a refutar esta postura oscura y rancia que nos plantean muchos personajes como Antonio Caponnetto que desean que la Iglesia de Cristo, se como la de los tiempos del medioevo y hasta me atrevo a decir… para unos pocos… como son en algunos casos las sociedades herméticas y ocultistas.

Entre los párrafos que ha escrito Caponetto, sobre la personalidad de Jorge Mario Bergoglio, nos dice:

“Concorde con este clima intelectual y moral se presenta “prefiriendo el simple traje oscuro a la sotana cardenalicia” (p. 18), hincha de San Lorenzo, buen cocinero, antiguo bailarín de milonga (p.120) y ex laburante en un laboratorio (capítulo dos). Y por eso, verbigracia, interrogado acerca del ocio, no recurre para definirlo a los seguros autores clásicos que de él se ocuparon, ni a los modernos como Pieper o Guardini, que dice haber estudiado, sino a Tita Merello cantando: “che fiaca, salí de la catrera” (P. 37). Dar pruebas de “normalidad” para Bergoglio, no es apelar a lo normativo y eximio sino a lo que abunda, a lo populachero y sensibloide”.

Por lo que nos cuenta en este breve comentario que les mencione, aquí hay una paradoja no: parece que para ser cristiano no se puede ser “humano”, Musante que dice, por favor, es verdad parece que si soy cristiano o católico, debo ser un robot, como es eso! Haber me lo explica: bien peinadito, corbata, traje, muy buenos modales, escuchar a los grandes maestros de la música clásica, tener un muy buen manejo de la palabra y de las letras…!

Parece ser que el evangelio que leyó este hombre es diferente al que usted o yo conocemos… si, si… parece que es pecaminoso mostrar lo que somos y como el llamado de Jesús puede transformar una vida para anunciar su Palabra, pero Jesús no anula a la persona, no la hace un fanático o un ser que no razona por sus propios medios… como nos cuenta Pablo en Gálatas 2-20: “…y ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí: la vida que sigo viviendo en la carne, la vivo en la fe en el Hijo de Dios, que me amó y se entregó por mí”.

Porque queremos mostrar al mundo una jerarquía de autómatas o de aristócratas religiosos, cuando Jesús haciendo el mayor gesto de humildad y servicio: “Luego echó agua en un recipiente y empezó a lavar los pies a los discípulos y a secárselos con la toalla que tenía en la cintura”, que leemos en Juan 13-5 y yo les digo a ustedes y a Caponetto, dejo de ser quien era Jesús por hacer eso… ¿o no podía hacerlo porque sus manos eran puras y no podía tocar los pies sucios y roñosos de los apóstoles?.

Continuando con este personaje, no Bergoglio, sino Caponetto, en su comentario sobre el libro de nuestro cardenal nos dice:

“Amigo de neologismos y de chabacanerías, el Cardenal supo acuñar entre otras zarandajas, aquello de “dejate misericordear por Cristo”. Pero él –un exponente más del judeo catolicismo oficial, hoy dominante- ha preferido en principio, dar y recibir las ternezas de los deicidas…”

“…Mas aquí estamos ante la segunda obsesión del Cardenal. Se ha impuesto probar su afinidad y su afecto con el mundo israelita; y no conforme con las definiciones eclesiales públicas dadas en tal sentido, abunda ahora en El Jesuita, en testimonios menores, intencionalmente escogidos para agradar al Sanedrín”.


Lo que me encanta es como sigue vivo el espíritu del Tercer Reich, es increíble como les gusta calentarle la cabeza a la gente, revivir constantemente el discriminar al otro… el generar una persecución ideológica sobre otras razas, porque ¡claro nosotros los cristianos somos un ejemplo de conversión en el mundo…! pero el Maestro me trae un poco de luz sobre esto, saben donde, cuando fue cuestionado "éste come con pecadores y prostitutas" y si, seguirlo y intentar hacer su voluntad que a veces nos cuesta y mucho, tiene estas consecuencias y me trae a la memoria estas palabras de Jesús: "El que no tenga pecado, que arroje la primera piedra" (Juan 8-7).

Lo lamentable de esto que yo consumía este material que escribe Antonio Caponetto pero gracias a Dios, Dios me abrió el discernimiento y hoy por suerte me he podido librar de esa Iglesia fascista, donde pareciera que si siempre digo: “le pertenezco” y ciegamente obedezco y no cuestiono, tengo asegurado el Reino de los Cielos… que locura… no!

En síntesis: quiero terminar esta editorial sobre otro comentario totalmente racista hacia nuestros hermanos mayores, como los llamo a los judíos el papa Juan Pablo II, escuchen lo que Antonio Caponetto, escribe sobre un pensamiento de Bergoglio:

“Hace poco estuve en una sinagoga participando de una ceremonia. Recé mucho y, mientras lo hacía, escuché una frase de los textos sapienciales que nos recordaba: ’Señor, que en la burla sepa mantener el silencio’. La frase me dio mucha paz y mucha alegría”.

Y aquí Caponetto dice: “Lo que no sabemos es si Su Eminencia se refiere a la burla propia o a la que él le propina a Jesucristo al visitar obsecuentemente la morada de los negadores de su divinidad y artífices de su asesinato”.

Seguir culpando al pueblo judío que fueron los asesinos de Jesús es ignorar la misión salfivica de Cristo a la humanidad, a este hombre ilustrado que le encanta traer pensamientos, reflexiones y frases de grandes santos y santas de la Iglesia, se le olvido leer el evangelio y de ir seguramente a las clases de catequesis. Cierro mi editorial de hoy con este texto de Mateo 26-50,56, para que Caponetto termine de presentar una Iglesia lúgubre, cerrada y para una elite de personas… los dejo con el texto y saquen sus propias conclusiones…:

“Jesús le dijo: "Amigo, ¡cumple tu cometido!". Entonces se abalanzaron sobre él y lo detuvieron. “Uno de los que estaban con Jesús sacó su espada e hirió al servidor del Sumo Sacerdote, cortándole la oreja. Jesús le dijo: "Guarda tu espada, porque el que a hierro mata a hierro muere. ¿O piensas que no puedo recurrir a mi Padre? El pondría inmediatamente a mi disposición más de doce legiones de ángeles. Pero entonces, ¿cómo se cumplirían las Escrituras, según las cuales debe suceder así?". Y en ese momento dijo Jesús a la multitud: "¿Soy acaso un ladrón, para que salgan a arrestarme con espadas y palos? Todos los días me sentaba a enseñar en el Templo, y ustedes no me detuvieron". Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que escribieron los profetas”.

Alfredo Musante
Director Responsable
Programa Radial
EL ALFA Y LA OMEGA

4 comentarios:

Anónimo dijo...

La nota contra Caponnetto está escrita con un espíritu fariseaico y con un evidente desconocimiento de la obra de Caponnetto y los ilustres maestros del nacionalismo católico argentino.

Se puede no compartir algunas ideas del autor, pero no se puede desconocer su enjundia intelectual y su valiente compromiso con la Verdadera Fe.

Existe una vastísima bibliografía católica donde pueden econtrarse fundadas respuestas a todos los trillados lugares comunes que se vertieron en la triste editorial de marras.

Pero no creo que al autor de dicha editorial le interese conocer los fundamentos teológicos y filosóficos que sustentan la pervivencia de esa Iglesia "oscura y lúgubre", Piedra de Escándalo para los que tienen duro el corazón para contemplar la Verdad y para los que le temen más a una tapa de periódico o a un dirigente de alguna poderosa institución judía que al Juicio postrero y celestial.


Jerónimo Castilla

Anónimo dijo...

Hola me llamo Juan Carlos soy de capital y los escucho con mi esposa Cecilia y mis dos hijos Sergio y Matías, por medio del blogspot del programa, me gusta mucho, me divierto, aprendo, rezo, medito y hay veces que me hacen llorar... no respondan a este comentario que les hicieron en el blogspot, hay un dicho popular que dice: "A palabras necias, oidos sordos" rezo por ustedes adelante...!

Anónimo dijo...

Señor Juan Carlos: Mi única intención fue salir en defensa de un feligrés que da fiel testimonio de la Verdad y que dió justa crítica a un Cardenal que inmisericordiosamente ataca en su reeciente libro a un grupo de fieles de su Grey. El mismo ataque que recibe en esta nota de marras titulada, tristemente, "Una Iglesia oscura y lúgubre".

Festejo que en este blog se invite al rezo, a la meditación y al fortalecimiento de la Familia Cristiana. Pero no que se ataque injustamente a fieles de la Iglesia, los que deberían ser protegidos y cobijados por la jerarquía y no menospreciados por intereses mundanos y terrenales.

J. Castilla

Anónimo dijo...

Caponnetto critica al estado y mama de sus ubres, es sedevacantista pero le chupa las medias al Papa, se dice nacionalista y rara vez pasó la general Paz, se dice argentino pero ama a España.¿ que es caponneto? solamente un payaso, un triste payaso.
Abelardo