martes, 28 de diciembre de 2010

Sabías que...

* Antes de la batalla, los centuriones romanos pasaban por la manicura y además se depilaban el vello de las piernas.

* En la España de Felipe III, los juegos de naipes estaban prohibidos por la ley. Sin embargo, eran muy populares en todas las clases sociales, e infinidad de españoles se entregaban a los mismos con gran afición... entre ellos el propio monarca.

* Las madres de la tribu pondos de Sudáfrica están deseosas de que sus hijos se casen con tantas mujeres como les sea posible, ya que las recién casadas pasan a ser auténticas esclavas de la suegra.

* En el antiguo Egipto, los días se dividían en buenos, amenazadores y nefastos, según los hechos que en ellos hubieran ocurrido durante la época en que los dioses moraban la Tierra. En los días nefastos la gente no podía bañarse, subirse a un barco, viajar, comer pescado ni nada que viniera del agua. Tampoco se podía matar una cabra, un buey o un pato. Otros días era recomendable no tener relaciones con las mujeres, so pena de infección. Y otras veces, era mejor no escuchar canciones alegres ni pronunciar el nombre del dios Seth, que tenía fama de pendenciero.

* El 27 de agosto de 1896, estalló entre Gran Bretaña y Zanzíbar -hoy parte de Tanzania- una guerra que duró 38 minutos.

* Cuando iban al mercado, los verdugos de la antigüedad no podían poner la manos sobre la mercadería y tenían que hacer las compras provistos de una vara, con la que señalaban lo que deseaban comprar. Ello se debía al rechazo que hacía ellos sentía la mayoría de la comunidad.

martes, 21 de diciembre de 2010

Solo la verdad salva

Al tener que hacer la penúltima editorial del año 2010, me gustaría plantearla dentro del espíritu navideño que estamos viviendo y que de alguna manera nos haga reflexionar sobre dos temas que han estado marcando una tendencia muy importante en la sociedad estos días.

Uno de ellos fueron los graves abusos sexuales cometidos por algunos miembros del clero y la posición que tomara el Papa sobre este tema: "Nos ha sorprendido precisamente este año –dijo el Papa- que en una dimensión inimaginable, hayamos conocido la existencia de abusos contra menores por parte de sacerdotes, que convierten el Sacramento en su contrario: bajo el manto de lo sagrado hieren profundamente a la persona humana en su infancia y le producen un daño para toda su vida".

También señaló que en este contexto le había venido a la mente "una visión de Santa Hildegarda de Bingen, que describe de modo sorprendente lo que hemos experimentado este año. En la visión de esta santa, el rostro de la Iglesia está cubierto de polvo, y así lo hemos visto. Su vestido está desgarrado –por culpa de los sacerdotes–. Al igual que ella lo vio y expresó, así lo hemos vivido este año. Debemos acoger esta humillación como una exhortación a la verdad y una llamada a la renovación".

Solo la verdad salva. Debemos preguntarnos qué podemos hacer para reparar toda la injusticia producida. Tenemos que preguntarnos en qué nos hemos equivocado en nuestro anuncio, en nuestro modo de configurar el ser cristiano, de modo que pudiese suceder una cosa así.

Recordó que en sus encuentros "con las víctimas de este pecado", siempre había hallado a "personas que con gran dedicación, están junto a quien sufre y ha sufrido daños. Esta es la oportunidad para agradecer también a tantos sacerdotes buenos que transmiten con humildad y fidelidad la bondad del Señor, y en medio de las devastaciones, son testigos de la belleza no perdida del sacerdocio".

"Somos conscientes de la especial gravedad de este pecado cometido por sacerdotes y de nuestra correspondiente responsabilidad. Pero no podemos permanecer en silencio sobre el contexto en el que se dan estos eventos. Hay un mercado de la pornografía de los niños, que de alguna manera parece ser considerado cada vez más por la sociedad como algo normal".

Luego me pareció muy importante que analizáramos el papel que han tenido aquellos que ejercen la conducción de una Nación y nos hemos “escandalizado” con las filtraciones de WikiLeaks, organización que se ofrece a recibir filtraciones que desvelen comportamientos no éticos por parte de gobiernos, con énfasis en los países que considera tienen regímenes totalitarios, pero también de religiones y empresas de todo el mundo. Por el momento las actividades más destacadas de WikiLeaks se han centrado en la actividad exterior de los Estados Unidos, especialmente en relación con las guerras de Irak y de Afganistán.

Y ante este hecho de proporción mundial, recuerdo lo que dijera el Papa, "renuevo el llamado para que surja una nueva generación de católicos, personas interiormente renovadas que se esfuercen en la actividad política sin complejos de inferioridad. Tal presencia, ciertamente no se improvisa, permanece como el objetivo hacia el cual debe tender un camino de formación intelectual y moral que, partiendo de las grandes verdades en torno a Dios, al hombre y al mundo, ofrezca criterios de juicio y principios éticos para interpretar el bien de todos y de cada uno".

En síntesis: en un mundo cada vez más complejo, alejado de Dios, que lo busca en senderos equivocados y nuestras “meas culpas” sobre la descristianización de la sociedad, hacen que vayan surgiendo estos hoyos en el camino que conduce a la Verdad y se suman desafíos que en la mayoría de las veces no sabemos enfrentarlos y dar respuesta. Este tiempo que estamos viviendo, tiempo de espera, de encuentro con el Hijo del Padre que se nos viene en ese portal, alejado de todos pero tan cerca de cada uno de nosotros, es para comenzar a edificar un nuevo destino, un nuevo futuro sobre roca firme.

Todo llega porque Dios lo permite o porque así lo desea, como dice en Isaías 45,7: “Yo formo la luz y creo las tinieblas, hago la felicidad y creo la desgracia: yo, el Señor, soy el que hago todo esto”; todas estas cosas son para que nos demos cuenta que a lo largo del camino definitivamente solo la verdad… salva

Tradiciones Navideñas en Latinoamérica

La Navidad se celebra en el mundo entero de muy diferentes formas. En Latinoamérica, la Nochebuena, tiene una connotación muy particular, ya que el cálido clima, es propicio para festejar prácticamente la noche entera. Se celebra de diferentes maneras, de acuerdo al país.

Argentina

El 8 de diciembre, día de la Virgen, se arma el arbolito con luces de colores, adornos, moños y guirnaldas. Se decora la casa entera y se arma el pesebre. El 24 se reúnen toda la familia para juntos comer y celebrar. El menú es de lo más variado, se acostumbran servir platos fríos y calientes, como pavo o cerdo. Los más creyentes concurren a la Misa de Gallo, la que generalmente se celebra a las nueve de la noche. A las doce se brinda con sidra o champagne, bien helado, y se comen frutos secos, pan dulce y turrones.

Los regalos se abren en ese mismo momento, y se reparten abrazos, saludos entre los presentes, e incluso se realizan llamados telefónicos a los que se encuentran lejos. Es muy usual festejar con fuegos artificiales, los que se siguen arrojando hasta entrada la madrugada. Luego del festejo familiar, los más jóvenes se reúnen y salen a festejar por su cuenta. Al mediodía siguiente, es muy habitual reunirse nuevamente, y almorzar lo que hubiera sobrado del suculento banquete de la noche anterior.

República Dominicana

En las iglesias se prepara un altar con el Nacimiento simbólico y en las casas se coloca el Nacimiento (representación del Pesebre) junto al tradicional Árbol de Navidad. En República Dominicana se le llama "Nacimiento" al "Pesebre" o la representación que se hace con figuras del nacimiento de Jesús. A diferencia de otros países, en el Nacimiento se coloca la figura del bebé desde el mismo momento en que se arma el Nacimiento.

Una fiesta sigue a la otra y diciembre es un constante celebrar entre amigos y familiares. Los dominicanos ausentes, que han emigrado a otros países, vuelven para pasar las fiestas en casa y llegan cargados de regalos para todos. En Santo Domingo, la noche del 24 de diciembre se cena entre familiares y amistades para luego acudir al malecón a compartir todos juntos y al amanecer desayunar con un té de jengibre o chocolate caliente y pan.

Ecuador

Los integrantes de cada hogar, se reúnen los primeros días de diciembre, para armar el árbol de Navidad y el pesebre. Se lo adorna con luces de colores y nieve artificial. Cada familiar aporta ideas y materiales. El nacimiento se realiza con musgo, piedras, tierra, plantas y fuentes de agua, para darle un toque natural. Las figuras son de porcelana o madera, las cuales pueden estar vestidas con los trajes típicos de cada región del país.

El 15 de diciembre, comienza la novena. Consiste en reunirse en cada hogar para rezar y cantar villancicos, se prende incienso y se toma chocolate con galletas. El 24 de diciembre a las 12 de la noche, cuando toda la familia se reúne, se cena. Lo tradicional es pavo relleno o pollo con salsas a base de ciruelas pasas, ensaladas y algún tipo de arroz con queso y maíz y, por supuesto, vino. También es muy habitual, concurrir a la Misa de Gallo, y al regreso se brinda y se intercambian regalos. A los niños se les depositan sus regalos al pie de la cama mientras duermen, para ser abiertos a la mañana siguiente.

México

En México se acostumbra presentar obras teatrales cortas, generalmente cómicas, que tienen como argumento las vicisitudes que debe enfrentar un grupo de pastores con características propias del pueblo mexicano para llegar al portal de Belén para adorar al niño Jesús. También se celebran las posadas en las cuales se realiza la procesión de los peregrinos cantando, se rompen las piñatas y se ameniza una fiesta para las que se elaboran ponche, buñuelos y tamales.

Perú

En Perú la costumbre es preparar desde días antes el Nacimiento con figuras del pesebre de Belén, con el niño Jesús, José, María, los Reyes Magos, animalitos, pastores, plantitas, luces de colores, entre otros elementos. También se arma un árbol navideño decorado con bolas, luces de colores, a cuyos pies se colocan los regalos que serán intercambiados. El 24 de diciembre se hace una cena familiar con pavo, puré de manzana, ensalada, chocolate caliente y champán. Las familias van a la Misa del Gallo. A la medianoche se se cantan villancicos y las personas se obsequian regalos. En las calles se queman fuegos artificiales, todo en un ambiente de alegría.