martes, 8 de septiembre de 2015

VIRGEN DE LA ALMUDENA

En 1623, Isabel de Borbón, primera esposa de Felipe IV, acudió a la iglesia de Santa María para pedir a la Virgen de la Almudena dar a luz felizmente. Con este motivo se trasladó la Virgen desde un altar lateral al altar mayor, descubriéndose detrás de unos maderos que tapaban el retablo del altar mayor una pintura de una Virgen, a la que bautizaron con el nombre de Nuestra Señora de Lis, por la flor que lleva en la mano derecha.

Aunque se cree que la imagen fue pintada al consagrarse la iglesia poco después de 1085, año en que Alfonso VI conquistó Madrid, permaneciendo mucho tiempo en completo olvido tras la aparición milagrosa de la imagen de la Virgen de la Almudena en un cubo de la muralla, la imagen del fresco data del siglo XIII o XIV. En 1638, el trozo de muro en que fue pintado se trasladó a los pies del altar y en 1834 a una capilla dentro de la iglesia de Santa María. Desde 1911 se encuentra en la cripta de la Catedral de la Almudena, siendo restaurada recientemente.

La leyenda cuenta que tras la conquista de Madrid por el rey Alfonso VI en noviembre de 1085, comenzó la búsqueda de la imagen de la Virgen que, casi cuatrocientos años antes, en el año 712, había escondido un herrero para evitar que los musulmanes la profanaran a su entrada en Madrid. Aunque nadie la había olvidado porque sabían de su existencia por los antepasados, se ignoraba el lugar exacto donde permanecía oculta.

Después de nueve días de constantes plegarias y preces un cubo de la muralla se resquebrajó dejando al descubierto la imagen de la Virgen flanqueada por dos cirios que la habían alumbrado durante los 373 años de forzoso “exilio”. La imagen fue trasladada hasta la entonces cercana y hoy desaparecida parroquia de Santa María, demolida en 1868 para ampliar la calle de Bailén. Desde entonces se la llamó “Virgen de la Almudena”, en recuerdo de la "almudayna" o ciudadela, en la que fue encontrada.

Según la tradición, la primitiva imagen fue tallada en vida de la Virgen por San Nicodemo, pintada por Lucas y colocada en el trono por San Colocero o Colócero. Algunos opinan que este Lucas no se refiere al evangelista (que era médico) sino a un pintor del siglo V. Y sigue contando la tradición que fue traída a España por el apóstol Santiago en el año 38.

De esta primitiva imagen se desconoce lo que fue de ella ni cuando fue sustituida por la actual. Y de ésta tampoco se tienen datos de cuando fue tallada ni quien fue su autor. La imagen actual es de finales del siglo XVI o principios del XVII y representa a la Virgen de pie, con el Niño en los brazos. Está realizada en madera de pino, se halla en la Catedral de la Almudena, calle Mayor, 82 en Madrid y se trata de un fresco de 1,53 x 0,92 cm.

0 comentarios: