martes, 28 de junio de 2016

HISTORIA DE ARMENIA

Tierra bíblica, Armenia es citada en el Antiguo Testamento con el nombre de Reino de Urartu (Ararat). En las faldas de sus montañas Noé habría cultivado la viña y se habría embriagado bebiendo su vino. Y gracias a la traducción Armenia de un evangelio apócrifo sabemos los nombres de los Tres Reyes Magos: Melchor, Gaspar y Baltasar. Si bien la tradición refiere que los apóstoles Bartolomé y Judas Tadeo fueron sus evangelizadores, es probable que haya sido obra de los misioneros de Siria y Capadocia. De cualquier forma, fue tan fuerte que en el 301, gracias al apostolado de san Gregorio el Iluminador, Armenia se convierte en la primera nación que abraza el cristianismo y lo proclama religión de estado (antes incluso del Edicto de Milán (313) por el cual el Imperio Romano toleraba el cristianismo y del Edicto de Teodosio con el cual en el 380 el Imperio reconocía al cristianismo como religión de estado.

Agregada inicialmente a la Iglesia metropolitana de Cesárea de Capadocia, en territorio romano, la Iglesia Armenia se proclamó autónoma al principio del siglo V bajo la jurisdicción de un patriarca que tomó el nombre de Katholikós, título atribuido en sus orígenes al jefe de una comunidad cristiana fuera de los confines del imperio romano –bizantino, es decir, fuera de la jurisdicción de los patriarcas. Actualmente conservan ese título los jefes de las Iglesias Armenia, nestoriana y georgiana. A partir del siglo IV se consolidan las instituciones eclesiásticas armenias y toma forma la liturgia, fuertemente influenciada por el antiguo rito de Jerusalén. Al mismo tiempo nace el alfabeto armenio que la tradición atribuye al monje Mesrop lo cual hace posible traducir en la lengua nacional los textos litúrgicos escritos hasta entonces solo en griego y en sirio.

La Iglesia Armenia se separa de la católica tras el Concilio de Calcedonia (451) que estableció la doble naturaleza, humana y divina, de Cristo. La adhesión al monofisismo (una sola naturaleza de Cristo) de la Iglesia Armenia fue confirmada en dos concilios nacionales sucesivos celebrados en 506 y en 551. La edad de oro de su arquitectura religiosa abarca los siglos VI y VII, cuando nace una multitud de monasterios en sus montañas y se crean grandes centros religiosos y culturales.

En el siglo XI comienza la apertura hacia Roma. El Katholikós Gregorio II peregrina a Roma para honrar las reliquias de los apóstoles Pedro y Pablo y en los años sucesivos diversos Katholikós reconocerá al Pontífice como Sucesor de Pedro. A partir de 1205 varios recibirán el Palio en Roma. En el siglo XIV llegan a Armenia misioneros franciscanos y dominicos que fundan centros religiosos, pero problemas con las jerarquías locales, llevan a una fractura en 1441, año también en que la jerarquía Armenia se desdobla en dos sedes, la de Sis y la de Etchmiadzin.

En 1740 un sínodo de obispos armenios reunidos en Roma elige al primer patriarca católico de rito armenio que se establece provisionalmente en Kraim (Líbano) y en 1742 se instituye una nueva sede del Patriarcado armenio católico en Bzommar (Líbano). Trasladada a Constantinopla en 1866 regresa de nuevo a Bzommar, donde se encuentra todavía, en la segunda década del siglo XX. El patriarca católico es actualmente Su Beatitud Grégoire Pierre XX Ghabroyan y su jurisdicción se extiende a todos los armenios católicos de Oriente y de la diáspora.

La Iglesia Armenia es independiente y autocéfala, se define apostólica ya que remonta sus orígenes a los apóstoles Tadeo y Bartolomé. Si bien mantiene buenas relaciones en espíritu ecuménico con las Iglesias ortodoxas, católicas y protestantes, tiene una cabeza propia, el Katholicós, completamente independiente de las jerarquías eclesiásticas de las otras confesiones y como explicamos más arriba, tiene su origen en el cisma del Concilio Ecuménico del 451.

Asimismo, se define tanto ortodoxa como católica, ya que considera que es expresión, sea de la verdadera fe cristiana, que de la universalidad de la Iglesia. En diciembre de 1996 San Juan Pablo II y Su Santidad el Katholicós de todos los armenios Karekin II firmaron una declaración conjunta en la que se afirmaba el origen común de la Iglesia Armenia y de la Iglesia Católica Romana.

Sacramentos: La Iglesia Armenia, igual que la Católica Romana y Ortodoxa, acepta los siete sacramentos: Bautismo, Confirmación, Santa Comunión, Penitencia, Santo Matrimonio, Ordenación Sagrada y Visitación a los Enfermos. Pero, con respecto a la administración de los sacramentos, posee modalidades propias:

Sobre el Bautismo: la Iglesia Armenia realiza el Bautismo sumergiendo al niño tres veces dentro del agua, en recordación de los tres días de entierro de Jesús. Con ello muere el hombre viejo y nace el nuevo hombre.

Sobre la Confirmación: inmediatamente después del Bautismo, la Iglesia Armenia realiza la ceremonia de la Confirmación, que confiere a los bautizados la gracia del Espíritu Santo. El símbolo material del Espíritu Santo es el Santo Oleo, preparado con diferentes y numerosas flores y aceites perfumados. El Santo Oleo es bendecido cada siete años por el Kathólikos de Todos los Armenios, quedando siempre en el nuevo Santo Oleo restos de los anteriores. Después, se reparte a las demás Iglesias armenias del mundo. El Santo Oleo es símbolo de unidad de todos los armenios de todos los tiempos. Durante la Confirmación se unge a los bautizados en nueve partes del cuerpo: frente, ojos, oídos, nariz, boca, manos, corazón, espalda y pies. La Iglesia Católica Romana después del siglo XIII separó la confirmación del Bautismo y su administración se reservó solo para los obispos.

Sobre la Penitencia: la Iglesia Armenia tiene dos clases de confesión de los pecados: personal y general.

Sobre la Comunión: la hostia de consagración es siempre única. Se administra el sacramento en partículas pequeñas de ésta remojadas en vino puro. De acuerdo a la costumbre los creyentes deben tomar la Santa Comunión por lo menos en cinco grandes fiestas del año: Navidad, Pascuas, Transfiguración, Asunción de la Virgen María y Exaltación de la Santa Cruz.

Sobre la Ordenación Sagrada: el sacerdote puede casarse, sin embargo, esto se debe producir antes de su ordenación. También la Iglesia Armenia tiene sacerdotes célibes que generalmente son monjes, ellos pueden elevarse al grado de obispos. Solo el obispo puede otorgar la ordenación sacerdotal y de diácono en la Iglesia Armenia. El obispo recibe su ordenación solamente por el Katholikós.

Sobre el Santo Matrimonio: conocido con el nombre de Coronación. El divorcio es admitido en ciertos casos, y es concedido por la autoridad cathelicosal o patriarcal.

Sobre la Visitación de los Enfermos: la Iglesia Armenia reza sobre los enfermos, no los unge, porque en el momento de la confirmación, el niño es ungido para esta situación.

0 comentarios: