PROGRAMA Nº 1172 | 22.05.2024

Primera Hora Segunda Hora

AGRADECER

0

No quería dejar de agradecer, si hay algo importante que nos enseñó el Señor es ser agradecido. 
Justamente a Él, primero que nada, quiero agradecerle por haber puestos sus ojos en mí, acompañarme, ayudarme en todo lo que he encarado en mi vida, en todos estos años, en mi trabajo, en mi familia y en el servicio que he intentado dar a través de muchas opciones que he tenido a lo largo de los años.

También está, de ser parte de esta familia de El Alfa y la Omega, de ANUNCIAR, que realmente me abrió las puertas, y por eso también debo agradecerle a Alfredo, que confió en mí hace 18 años, cuando prácticamente no tenía ningún tipo de experiencia, ni radiofónica, ni de ningún tipo de comunicación formal, por lo menos, tal vez estaba más relacionada a lo que era mi trabajo comercial, que siempre estuve en venta así, y por eso mi comunicación es fluida.

Pero él confió, aun sabiendo de que yo no tenía ningún tipo de experiencia en el medio, y que además éramos personas distintas con formaciones diferentes, y que de alguna manera a través de los años, hemos conformado una dupla que prácticamente es indestructible, ni siquiera el océano, logró separar esta fluida comunicación, que se ha producido entre nosotros y que nos ha permitido llevar adelante este producto que está cumpliendo 30 años y que realmente es algo que tenemos que agradecer.

Hoy por hoy, no hay muchos programas en el éter de la radio que puedan darse el lujo de cumplir 30 años, y menos desde una filosofía religiosa, un programa que tiene un sentido contenido religioso, y que nunca tuvo el apoyo comercial de nadie para llevarlo adelante.  Quiero agradecer desde ya, la intervención de Geyner Bermúdez y de Carlos Carballo, nuestros amigos, que nos ayudaron con todo lo mejor que pueden dar y que realmente se los agradecemos y se los agradezco particularmente de corazón, por todo lo que han puesto para llevar adelante esta edición distópica de los 30 años., q
ue realmente nos llenan de orgullo.

Estamos cerrando un nuevo capítulo, intentando abrir otros, porque en definitiva, como más de una vez lo hemos hablado con Alfredo, este es un programa que se ha ido transformando a través del tiempo, lo hemos ido moldeando como el Señor, molde la arcilla de cada uno de nosotros. Y cuando creíamos que estábamos ya medio conformes con lo que teníamos, y ya nos empezábamos a chanchar, venía otro cambio, venía otra propuesta, otra modificación, y así fue a través de todos estos años de este programa, y de los últimos 18 en los cuales yo me sumé y hemos conformado esta dupla.

Agradecer a nuestras familias, en mi caso, particularmente a Marisa, porque siempre ha estado conmigo, me ha bancado, el tiempo que yo le he dedicado a todo lo que ha sido el servicio, por supuesto, en muchos casos hemos hecho servicios juntos, pero en lo que es la radio, bueno, más de una vez tuvo que bancarse horas de grabación, preparación, de pre-producción y post-producción, así que por supuesto agradecer a ella.

Agradecer a todos los directores que hacen posible, como dice habitualmente Alfredo, que, El Alfa y la Omega esté presente en 10 países y 26 emisoras en toda Latinoamérica, que realmente es un orgullo y un compromiso, para nosotros sostener este producto, los temas elegidos, y la temática en general, la impronta que le queremos poner, la música que tratamos que sea diferente de los que se escucha en cualquier medio, en general y, por supuesto, desde ya, que no se escucha en emisoras católicas, tratando de ser innovadores, de renovar, que tal vez, no se puedan escuchar en ningún otro medio.

Así que estoy totalmente pleno y agradecido, porque muy pronto, dentro de no tantas emisiones, yo voy a cumplir 1000 programas con El Alfa y la Omega, así que, para mí, realmente es un orgullo enorme.

Agradecerle a todos los que nos acompañan, desde las radios, desde el blogspot, sosteniendo y apuntando este programa, desde mucho tiempo, otros sumándose más recientemente, pero a todos muy agradecidos, porque siempre han sido unos oyentes fieles, y desde ya que han sido siempre también muy respetuosos, y aceptaron todo lo que MUSANTE y GUZMÁN fueron proponiendo a través del tiempo.

Así que nada más, gracias por estar ahí, gracias por escucharnos, gracias por aceptarnos como somos, y nos comprometemos, a que seguiremos adelante con esta propuesta, de El Alfa y la Omega.

Carlos Guzmán

Entradas que pueden interesarte

Sin comentarios