miércoles, 20 de febrero de 2013

Breve resumen de Papas que han renunciado al Papado


El primero fue el papa Clemente I (del 88 al 97) quien fue arrestado y condenado al exilio. Para que la Iglesia no se quedara sin un guía espiritual, declinó a favor de Evaristo. De la misma forma, el papa Ponciano (230 al 235) dejó su cargo a favor de Antero al haber sido enviado al exilio, mientras que el papa Silverio (536 al 537) fue obligado a renunciar a favor del papa Vigilio.

Curiosamente, el primero en dimitir fue Benedicto IX, en 1048. En ese entonces, el papa Víctor II escribió: “Prefirió vivir más como Epicuro que como obispo. Abandonó la ciudad trasladándose a uno de sus castillos de las afueras”. Este mensaje surgió luego de que Benedicto IX confesara que dejaba el papado para casarse con una mujer.

El siguiente papa que dejó el vaticano fue Celestino V. Esta vez, no sería la vida de excesos lo que lo atraía. Fue coronado el 29 de agosto de 1294, luego de haber fundado la orden de los celestinos, que luego se uniría a la de los benedictinos. Se decía que era un santo, que era el hombre indicado para recuperar la imagen del vaticano. En la época, la administración de la Santa Sede perdía legitimidad ante los creyentes ante la imposibilidad de elegir un Papa en los dos últimos años.

Celestino V no aguantó más de tres meses en el vaticano. Como nunca había tenido experiencia diplomática decidió irse a orar en una cabaña lejos de la Santa Sede. Renunció formalmente el 13 de diciembre de 1294. En la memoria de los cardenales quedó marcado el hecho de que Celestino V fuera el primer Papa en vivir fuera de los estados pontificios.

Una similitud entre la renuncia de Benedicto XVI y Celestino V es renunciar alegando problemas de salud. “Yo, papa Celestino V, impulsado por razones legítimas para la humildad y debilidad de mi cuerpo y la malicia de la gente renuncio al trono”. Después de este acontecimiento lo remplazó el cardenal Benedetto Caetani; fiel discípulo de Celestino V, que apoyó su dimisión, fue elegido como papa Bonifacio VIII.

El último Papa en renunciar fue Gregorio XII, en 1415. En 1406, Gregorio XII, de 80 años, fue elegido Papa legítimo. En ese entonces el Vaticano atravesaba por la crisis conocida como el ‘Cisma de Occidente’, en donde la Iglesia alcanzó a contar con tres papas al mismo tiempo.

En la disputa Gregorio XII juró que renunciaría si su rival, Benedicto XIII, hacía lo mismo. Este acto, muy común en el mundo mundano, no fue bien visto por los cardenales, quienes le manifestaron su disgusto al papa legítimo. En junio de 1409, el concilio de Pisa eligió a Alejandro V como papa, dejando a Gregorio XII y a Benedicto XIII en el limbo. Gregorio XII no tardó en convocar al concilio Cividale de Friuli, en donde se declaró que los otros dos papas eran cismáticos y perjuros.

La tempestad por el poder en el Vaticano no cesó. En 1415, cansado de la tensión entre cardenales, renunció voluntariamente. Con el concilio de Constanza, el emperador Segismundo obligó a dimitir a los tres pontífices, pero solo Gregorio XII obedeció. Después de él fue elegido papa Martín V. El antipapa Juan XXIII, que había convocado la conciliación, intentó a huir a Constanza cuando comenzaron a develarse sus intenciones ocultas. Sin embargo, la renuncia de Gregorio XII fue avalada por la Iglesia.

0 comentarios: