martes, 29 de julio de 2014

¿Qué es el Karma?

El concepto de karma es frecuentemente interpretado erróneamente, como algo negativo, inclusive en Asia, en donde el concepto ha sido incorporado a la cultura en el curso de la historia. Tal vez, esto se debe a que el concepto de karma fue aplicado para alentar a las personas que vivían en situaciones de desventaja dentro de la sociedad a conformarse ante las circunstancias, asumiendo todo como fruto de su propia obra y de las causas negativas realizadas en el pasado. El sentido de culpa, sin embargo, acarrea una grave sensación de impotencia y de angustia.

Por el contrario, el karma permite comprender que el destino depende de cada uno y que cada persona tiene el poder de transformar su vida para bien en cualquier momento. Karma –que significa acción— resume el principio de la causalidad del universo, similar a la de la ciencia moderna, en donde cada acción tiene su correspondiente resultado. Incluye, además, los aspectos espirituales, tales como la sensación de felicidad, miseria, gentileza y crueldad.

De acuerdo a la definición enciclopédica se nos dice lo siguiente: Karma: Palabra sánscrita que significa trabajo o acción. Según algunas creencias, el destino de un ser humano, tanto en su vida actual como en sus futuras reencarnaciones, esta prefijado por el conjunto de sus acciones y pensamientos, o sea el karma. El karma es, por tanto, una continua evolución, un constante devenir, que no se detiene hasta que el hombre se libera, gracias a la elevación moral, de las cadenas de las reencarnaciones.

Según el pensamientos y las enseñanzas de La Nueva Era: el Karma: es el resultado del uso de la vida a través del tiempo. Es el efecto de lo que hemos decidido libremente hacer, pensar, sentir e irradiar a la vida, a través del uso de la energía de Dios. Recordamos que esa energía pura nos es ofrecida por la Divina Presencia constantemente desde que fuimos creados por el Padre Amor, junto a Su energía nos dio los poderes de pensamiento y sentimiento que nos capacitara como co-creadores con El, y como si esto fuera poco, también nos dio libertad... libre albedrío para crear con esa Su Energía lo que fuese nuestro deseo.

La Ley Kármica, según la Nueva Era, esta muy unida al Principio de Causa y efecto que rige la creación entera. Nada ni nadie puede llegar a pensar que le es posible dañar alguna parte de vida y no asegurarse esa experiencia para si mismo por Ley de Circulo, ya que así actúa la vida, como un círculo que nos trae lo que le hemos dado alguna vez, lo recordemos ahora o no. No existe la injusticia, cada energía que utilizamos en forma de pensamiento, sentimiento, palabra o acción lleva nuestro sello personal y reconoce en su retorno exactamente su fuente, o sea su creador. Tampoco existe el castigo, solo retorna con un fin... ser libre de la calificación imperfecta que la ha aprisionado quien sabe durante cuanto tiempo, y cada experiencia que llega a la pantalla de nuestra vida, lo hace con el fin de que aprendamos, no de dañarnos.

La forma en que recibamos esas experiencias, la forma en que las tomemos y las tratemos, determinara cuanto karma será redimido o cuanto aumentado. Al usar el Libre albedrío hemos creado una herencia de karma, el bien hecho se convirtió en cada bendición que hoy disfrutamos y el mal en el peso de las creaciones que nos acompañan hasta que revirtamos ese error.

0 comentarios: