martes, 30 de agosto de 2016

NUESTRA SEÑORA DE LOS SCOUTS

La Virgen de los Scouts o Nuestra Señora de los Scouts, es una de las muchas advocaciones con la que se venera la figura de la Virgen María en el catolicismo. Es considerada por los católicos, la patrona del Escultismo. El cuadro original fue pintado al óleo en agosto de 1943 por la Hermana Margarita Toro Aguirre.

En la década del 50 muchos grupos scouts católicos difundieron esta imagen y se la entregaban como obsequio a los jóvenes que formulaban su Promesa Scout. En 1980 la Revista Siempre Listo, órgano oficial de difusión de la Unión Scouts Católicos Argentinos, reprodujo un póster con la imagen central del cuadro, allí aparece el scout apoyado en el árbol mirando la imagen de María y el Niño rodeada de scouts.

Durante mucho tiempo el original estuvo extraviado. En 2003 fue recuperado y, del 4 al 12 de octubre, se lo pudo venerar brevemente en la Catedral de Olivos, provincia de Buenos Aires. Finalmente en 2007 el cuadro original fue entronizado en la basílica de Nuestra Señora de Luján, junto al de la patrona nacional de Argentina, con ocasión del Centenario del escultismo. Una réplica se encuentra entronizada en el Santuario de El Challao, Mendoza.

Desde el 29 de junio de 2009 también un cuadro con la imagen de Nuestra Señora de los Scouts se encuentra en la sede del Movimiento Scout Católico (MSC) de España en la ciudad de Barcelona. El 26 de enero de 2010 como conclusión del Cruce de la Cordillera de los Andes con motivo del Bicentenario de la Independencia de Argentina y Chile fue entronizado un cuadro con la imagen de Nuestra Señora de los Scouts en la ciudad de Quillota, V Región de Valparaíso, (Chile) en la Capilla del colegio de los Hermanos Maristas.

Significado de la representación

El cuadro se divide en dos espacios. En la mitad superior se representa el mundo sobrenatural. Allí se destaca Nuestra Señora de los Scouts rodeada de jóvenes y debajo de ella un lago en calma y la barca que simboliza a la Iglesia. En la mitad inferior: la Naturaleza como obra de Dios confiada a los hombres y el campamento.

Se destaca que, aunque el cuadro está ambientado en una noche de campamento, la luz de la Luna llena ilumina la escena. La noche tiene dos significados, por un lado la paz y tranquilidad luego de una jornada campamentil agitada, pero por otro lado, las sombras y los miedos de la oscuridad en un lugar desconocido.

Sin embargo, estos aspectos sombríos son combatidos por tres elementos:

El Fuego: que representa al Espíritu Santo. La lucha contra el dragón: esta lucha contra el mal, que evoca la leyenda de San Jorge, patrono mundial de los Scouts, se libra sobre el campamento, simbolizando que la lucha frente a las tentaciones.

El Guía de Patrulla: que vela como un "buen pastor" por las ovejas de su Patrulla que le han encomendado.

Por último, los árboles del cuadro representan diferentes regiones geográficas, desde la selva (a la izquierda) hasta la cordillera. Este signo destaca la presencia de los scouts en todos los puntos cardinales del globo.

La consagración del Movimiento Scout a Nuestra Señora de los Scouts se realizó a mediados de 1980 en concordancia con el Año Mariano Nacional. El catolicismo celebra advocación mariana el 5 de setiembre de cada año. Fecha que fue ratificada en la Quinta Conferencia Nacional de Pastoral Scout Católica realizada en el año 2000.

El Oficio Votivo de Nuestra Señora de los Scouts fue presentado en 2007 con motivo del centenario del movimiento, y como “memoria propia” del escultismo argentino que en 1980 se puso bajo la protección de la Virgen María bajo esa advocación.

“Si tenés la costumbre de rezar alguna o todas las horas de la liturgia, como practica de piedad católica, te invitamos a sumarte en oración como Iglesia este 5 de septiembre, como el primer día en que sus scouts haremos el oficio en común”, se dice en la convocatoria.

Asimismo, se sugirió que para honrar plenamente a la patrona del movimiento “puede rezarse (este oficio) comunitariamente en un día de campamento dedicado a la patrona del movimiento”.

viernes, 26 de agosto de 2016

LA FORNICACIÓN

Encabezo deliberadamente esta nota con un título chocante; lo es porque la palabra empleada ha caído en desuso y puede causar extrañeza. No cito la definición del catecismo sino la del diccionario: “tener ayuntamiento o cópula carnal fuera del matrimonio”. Este vicio se ha convertido en algo trivial, común, insustancial. Lo llamo vicio porque el diccionario define “fornicario: que tiene el vicio de fornicar”. Él o ella en principio, aunque hoy día la “igualdad de género” permite otras combinaciones, antinaturales.

Indico dos ejemplos de banalización. En la Sección Espectáculos de EL DIA se puede seguir una crónica diaria de la fornicación en el mundo de la farándula; hay records notables de señoritas (no estoy seguro de que sea ésta la identificación que corresponde) que cambian de “novio” cinco o seis veces al año; se supone que no se reúnen con ellos a leer la Biblia. Antes, a estos comportamientos y a las personas que los practicaban se les aplicaban otros nombres. Se puede pensar que son casos extremos, que se exhiben en un escaparate para suscitar envidia y la ilusión de llegar a imitarlos. Escándalo, como se lo llamaba antaño: inducir a otro al mal, más intenso cuando la conducta desviada es promovida como una moda. La superficialidad de esos casos resulta irrisoria: escarceos, idas y vueltas, traiciones y arrepentimientos, cada tanto algún rumor de embarazo que no se confirma. La protagonista innombrada, por supuesto, es siempre la cama. Felizmente, la mayor parte de la gente no tiene tiempo ni plata para gastar en esas placenteras ociosidades. Pero el mal ejemplo cunde, fascina, lo anormal se puede ir convirtiendo en deseable primero, luego en moralmente neutro y finalmente en normal. “Lo hacen todos”, ese es el lema.

SEXO EN LOS JUEGOS OLIMPICOS

El segundo ejemplo prometido procede de los Juegos Olímpicos. El Ministerio de Salud de Brasil envió a Río de Janeiro nueve millones de profilácticos, 450.000 destinados a la Villa de los Atletas, donde se hospedaban 10.500 deportistas de todo el mundo, más los técnicos. La prensa brasileña hizo un cálculo: 42 condones por cada atleta, teniendo en cuenta los 17 días de duración de las competencias. La preparación para las mismas impone, como es lógico, la abstinencia, pero después de cada competición; ¡a coger atléticamente! No se asuste el lector por el uso de este verbo, no incurro en una grosería impropia de un obispo. El Diccionario de la Academia, en la acepción 24 del término señala que es un vulgarismo americano: “realizar el acto sexual”; pero en la acepción 19 define: “cubrir el macho a la hembra”; aquí entonces aparece en el significado de la palabra un matiz de animalidad. Quiero decir en consecuencia que la cultura fornicaria que se va extendiendo sin escrúpulo alguno es un signo de deshumanización, no es propia de mujeres y varones como deben ser según su condición personal. Algo de no humano, de animaloide aparecería en esa conducta.

La deshumanización del eros, que por su propia naturaleza es carnal y espiritual, comienza por el descarte del pudor, de la honestidad, de la modestia, del recato. En estos valores cifra la plena humanidad de la actuación sexual, que no se exhibe obscenamente, ni en sus preparaciones. Pienso en el “petting” descontrolado en lugares públicos. Valga una muestra del impudor hodierno: los “trajes” de baño femeninos que se reducen a tres trocitos simbólicos de tela; ¿no sería más sincero que en la playa o la pileta se presentasen desnudas? No cargo la cuenta sobre el bello sexo; era tradicional que el varón tomara la iniciativa, y lo hace muchas veces abusando de su vigor, aunque las artes de la seducción no le sean ajenas, ahora desplegando instrumentos cosméticos, gimnásticos y hasta quirúrgicos. Por no hablar del cine, la televisión y las series de internet; a la pornografía la camuflan verbalmente hablando de “escenas fuertes”.

LIBERTAD LUCIDA

La banalización que he señalado implica asimismo una confusión fatal acerca del amor: no es éste una mera efusión sentimental, ni la sola atracción física, sino especial y esencialmente un acto electivo de la voluntad, en el que se ejercita en pleno la libertad, una libertad lúcida, consciente, una decisión de permanencia que aquieta para siempre en el bien amado. La seducción de la belleza, por cierto, cumple su papel -Platón asociaba sabiamente belleza y eros- en el conjunto de la elección personal. Lo propiamente humano es que tal decisión electiva sea para siempre, como signo de madurez, preparada en una educación para el respeto mutuo, la amistad sin fingimiento, la disposición a afrontar juntos -él y ella- las dificultades de la vida tanto como las infaltables alegrías. Entonces cobra sentido la unión sexual de un varón y una mujer.

En el contexto de una recta antropología, de una idea completa del ser humano en la que se asume su realidad biológica y psicológica, es fácil comprender que el acto sexual tiene una doble finalidad: es unitivo y procreativo. El gesto de la unión corporal acompaña, ratifica e incentiva la unión de las almas. La fornicación lo convierte en una gimnasia superficial y provisoria, propia de parejas desparejas, sin el compromiso de por vida que integra la expresión sexual en el conjunto de la convivencia matrimonial, con la apertura a los hijos. Una señal alarmante de deshumanización se manifiesta en el lenguaje: novio-novia, ex novio- ex novia, pareja-ex pareja, ya no marido y mujer, esposo y esposa; aquello debe llamarse, en realidad, concubinato. Las consecuencias personales y sociales se pueden percibir en la orfandad afectiva –e incluso efectiva- de tantos niños y adolescentes y la cantidad superior de abusos que se registra precisamente en el interior de esas formas de “rejunte”, que no son verdaderas familias. Además la generalización de las relaciones sexuales entre adolescentes no permite augurar nada bueno. Comienza cada vez más temprano la banalización del sexo.

La finalidad procreativa del acto sexual es frecuentemente bloqueada, de modo expreso, intencional, en las fornicaciones ocasionales, pero también en la convivencia marital. El negocio de los anticonceptivos ha ocultado la sabia disposición de la naturaleza, que ordena en la mujer los ritmos de fertilidad. Todo ha sido bien hecho por el Creador, y el capricho humano se niega a utilizarlo, lo burla a su placer. La misma etimología lo esclarece de manera indiscutible: “genital”, “generación”, “génesis” integran una familia de palabras; en griego, en latín y en castellano: los órganos genitales y su uso sirven para dar origen a un nuevo ser.

Existe además –no lo olvidemos- la fornicación “contra naturam”, ahora avalada por las leyes inicuas que han destruído la realidad natural del matrimonio y que se fundan en la negación del concepto mismo de naturaleza y de la noción de ley natural. La razón comprende que el cuerpo del varón y el de la mujer se ensamblan complementariamente porque están hechos el uno para el otro; y también sus almas. La discriminación de los antidiscriminadores ha llegado a límites inconcebibles, como el de negar el derecho de los niños a ser criados y educados por un padre y una madre; así se ha visto en la entrega en adopción de niños a “matrimonios igualitarios”. Los enciclopedistas anticatólicos del siglo XVIII se horrorizarían de semejante atentado a la razón.

CULTURA DEL DESENFRENO

El laborioso remedio de una cultura fornicaria, del desenfreno, “akolasía” como lo llama Aristóteles, es la “sofrosyne”, la templanza, según el mismo Filósofo lo explicaba en el Libro III de su Ética a Nicómaco varios siglos antes de Cristo. Para nosotros, cristianos, a la destemplanza del incontinente la sana una especie concretísima de la templanza que se llama castidad. Aquel gran pensador observaba que hay algo de infantil, por la irreflexión, en el desenfreno, en la intemperancia; y añadía además que “se da en nosotros no en cuanto somos hombres, sino en cuanto animales”. Lo propiamente humano es que la potencia sexual y su actuación se integren armoniosamente a la riqueza de la personalidad, y que ese ejercicio se desarrolle en el orden familiar. Es éste el logro de la virtud.

Tengo pleno respeto por las personas concernidas en todo lo que he dicho, y comprendo con cercanía y afecto sus conflictos, pero no puedo dejar de proclamar la verdad. Mal que le pese al INADI, si se entera.

Mons. Héctor Aguer
Arzobispo de La Plata
Fuente:

martes, 23 de agosto de 2016

SANTA MARÍA VIRGEN REINA

"La Madre de Cristo es glorificada como Reina universal. La que en la anunciación se definió como esclava del Señor fue durante toda su vida terrena fiel a lo que este nombre expresa, confirmando así que era una verdadera "discípula" de Cristo, el cual subrayaba intensamente el carácter de servicio de su propia misión: el Hijo del hombre no ha venido a ser servido, sino a servir y a dar su vida como rescate por muchos (Mt 20, 28). Por esto María ha sido la primera entre aquellos que, "sirviendo a Cristo también en los demás, conducen en humildad y paciencia a sus hermanos al Rey, cuyo servicio equivale a reinar" (Const. Lumen gentium, 36), y ha conseguido plenamente aquel "estado de libertad real", propio de los discípulos de Cristo: ¡servir quiere decir reinar! (...).  La gloria de servir no cesa de ser su exaltación real; asunta a los cielos, ella no termina aquel servicio suyo salvífico..."

El dogma de la Asunción, que celebramos el pasado 15 de agosto, nos lleva de modo natural a la fiesta que se celebra el 22 de agosto, la Realeza de María. Nuestra Señora subió al Cielo en cuerpo y alma para ser coronada por la Santísima Trinidad como Reina y Señora de la Creación: "terminado el decurso de su vida terrena, fue asunta en cuerpo y alma a la gloria y fue ensalzada por el Señor como Reina universal con el fin de que se asemejase de forma más plena a su Hijo, Señor de señores (cfr. Apoc 19, 16) y vencedor del pecado y de la muerte". Esta verdad ha sido afirmada desde tiempos antiquísimos por la piedad de los fieles y enseñada por el Magisterio de la Iglesia. San Efrén pone en labios de María estas bellísimas palabras: "El Cielo me sostenga con sus brazos, porque soy más honrada que él mismo. Pues el Cielo fue tan sólo tu trono, no tu madre. Ahora bien, ¡cuánto más digna de honor y veneración es la Madre del rey que no su trono!".

Fue muy frecuente expresar este título de María mediante la costumbre de coronar las imágenes de la Santísima Virgen de forma canónica, por concesión expresa de los Papas. El arte cristiano, desde los primeros siglos, ha venido representando a María como Reina y emperatriz, sentada en trono real, con las insignias de la realeza y rodeada de ángeles. En ocasiones se la representa en el momento de ser coronada por su Hijo. La realeza de María está íntimamente relacionada con la de su Hijo. Jesucristo es Rey porque le compete una plena y completa potestad, tanto en el orden natural como en el sobrenatural; esta realeza, además de ser plena, es propia y absoluta. La realeza de María es plena y participada de la de su Hijo. Los términos Reina y Señora aplicadas a la Virgen no son una metáfora; con ellos designamos una verdadera preeminencia y una auténtica dignidad y potestad en los cielos y en la tierra. María, por ser Madre del Rey, es verdadera y propiamente Reina, encontrándose en la cima de la creación y siendo efectivamente la primera persona humana del universo. Ella, "bellísima y perfectísima, tiene tal plenitud de inocencia y santidad que no se puede concebir otra mayor después de Dios, y que fuera de Dios nadie podrá jamás comprender".

Los títulos de la realeza de María son su unión con Cristo como Madre -como le fue anunciado por el Ángel- y la asociación con su Hijo Rey en la obra redentora del mundo. Por el primer título, María es Madre Reina de un Rey que es Dios, lo cual la enaltece sobre las demás criaturas humanas; por el segundo, María Reina es dispensadora de los tesoros y bienes del Reino de Dios, en razón de su corredención. Esta fiesta de la Virgen fue instituida por Pío XII en 1954, respondiendo a la creencia unánime de toda la Tradición que ha reconocido desde siempre su dignidad de Reina, por ser Madre del Rey de reyes y Señor de señores. Santa María es una Reina sumamente accesible, pues todas las gracias nos vienen a través de su mediación maternal. La coronación de María como Reina de todo lo creado que contemplamos en el quinto misterio glorioso del Santo Rosario está íntimamente unida a su Asunción al Cielo en cuerpo y alma.

El reinado de María se ejerce diariamente en toda la tierra, distribuyendo a manos llenas la gracia y la misericordia del Señor. A Ella acudimos en cada jornada, pidiendo su protección; muchos cristianos los sábados le cantan o le rezan con devoción esa antiquísima oración: Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura, esperanza nuestra... Este reinado se ejerce en el Cielo sobre los ángeles y sobre todos los bienaventurados, quienes aumentan su gloria accidental "por las luces que María les comunica, por la alegría que experimentan ante su presencia, por todo cuanto hace por la salvación de las almas. Manifiesta a los santos y a los ángeles la voluntad de Cristo en orden a la extensión de su Reino". Nuestra Madre nos induce constantemente a pedir y a ofrecer sufragios por quienes todavía se purifican y esperan para entrar en el Cielo; presenta a Dios nuestras oraciones, lo que hace que aumenten su valor. Aplica en el nombre de su Hijo a estas almas el fruto de los méritos que Él nos alcanzó y el de sus propios méritos.

Nuestra Madre es una buena aliada para ayudar a las almas del Purgatorio y, si la tratamos mucho, Ella nos moverá a purificar nuestras faltas y pecados ya en esta vida y nos concederá poderla contemplar inmediatamente después de nuestra muerte, sin tener que pasar por ese lugar de espera y de purificación, porque ya habremos limpiado aquí nuestra alma de sus errores y flaquezas.

miércoles, 17 de agosto de 2016

LOS MILAGROS DE LOS INGRESOS BAJO LOS MANDAMIENTOS DE MACEDO

Lo primero que hace impacto es la imagen. La historia tiene como eje la vida de Moisés, el libertador de los hebreos y el que proporcionó a su pueblo las tablas de la Ley. Pero se toma no pocas atribuciones, como para entrar en el género y hacerlo más romántico y llevadero. Así es que donde el Antiguo Testamento tiene solamente dos personajes que disputan el poder, la versión televisiva incorpora, por ejemplo, una atractiva mujer que concentra el deseo de ambos y los convierte en contendientes. ¿Pero quién produce esta telenovela? MOISÉS Y LOS DIEZ MANDAMIENTOS es una producción de REDE RECORD. Creada en 1953, empezó a ser opacada en los años ’70 por la aparición y crecimiento de la GLOBO, y estaba muy decaída en todo sentido cuando la compró, en 1989, EDIR MACEDO, fundador de la IGLESIA UNIVERSAL DEL REINO DE DIOS. Hoy es la segunda cadena de Brasil, tanto en rating como en ingresos publicitarios. Sus telenovelas más exitosas, como VIDAS EN JUEGO o VICTORIA, van directo a la moraleja sin subterfugios, sumado a que en los últimos años, REDE RECORD se viene enfocando en las miniseries “bíblicas” como LA HISTORIA DE ESTHER, SANSÓN Y DALILA, REY DAVID, LOS MILAGROS DE JESÚS Y JOSÉ DE EGIPTO.

MOISÉS Y LOS DIEZ MANDAMIENTOS, que ya se está grabando la segunda temporada de esta telenovela, escrita por VIVIAN DE OLIVEIRA, y con dirección del experimentado ALEXANDRE AVANCINI.  Esta filmada en escenarios naturales de Israel, Egipto y el desierto de Atacama (en Chile), entre otras casi treinta locaciones en exteriores, con una ciudad escenográfica de 7.000 metros cuadrados para reconstruir las ciudades egipcias, y efectos especiales como la apertura de las aguas del Mar Rojo, el costo estimado de producción de esta novela fue de unos 230 MIL DÓLARES POR CAPÍTULOEn Brasil, el canal hogar de MOISÉS Y LOS DIEZ MANDAMIENTOS es REDE RECORD, una señal que ostenta la medalla de ser una de las más viejas a nivel mundial. Fundada en 1953, no tardó en posicionarse como una de las más importantes del país vecino. En los sesenta, el canal comenzó una etapa de oro que lo consolidó como líder de su país gracias a una variada programación que incluía populares ciclos centrados en la música y en comedias. Pero a comienzos de los setenta, el rating del canal comenzó a bajar paulatinamente, mientras su histórico rival, TV GLOBO, estrenaba una serie de novelas que no tardarían en ganarse el favor del público. Para colmo, varios incendios le costaron al canal cuantiosas sumas que acentuaron el espiral de pérdidas económicas en el que parecía sumido.

De esta forma, REDE RECORD entró en un período oscuro. En esa década, el canal empezó a perder audiencia y para comienzos de los ochenta la situación era francamente grave. Lejos de las producciones propias y de las ficciones exitosas, REDE RECORD empezó a retransmitir contenido ajeno, perdiendo su identidad por completo. A los pocos años, el canal tocaba fondo y los números en rojo lo dominaban, pese a que 25 años atrás, era una fuerza televisiva imparable. Pero cuando la señal parecía destinada al fracaso y posterior desaparición, surgió en escena EDIR MACEDO para reescribir la historia. Pero podemos preguntarnos: ¿Quién es EDIR MACEDO? MACEDO es el líder fundador, pastor, obispo y secretario general desde julio de 1977, de LA IGLESIA UNIVERSAL DEL REINO DE DIOS, conocida mundialmente por sus siglas como: LA IURD. Su sede, la "CATEDRAL MUNDIAL DE LA FE", como así la llama su creador, se encuentra en Río de Janeiro, y es uno de los mayores templos de este movimiento religioso en América Latina.
MACEDO se doctoró en Teología en 1981 en una institución evangélica pentecostal. LA IURD, tiene más de 30 MILLONES DE FIELES en Brasil y TEMPLOS EN CASI 200 PAÍSES. En Brasil LA IURD predica a través de 50 ESTACIONES DE TELEVISIÓN, más de 100 DE ESTACIONES DE RADIO, DOS PERIÓDICOS, DOS IMPRENTAS, y UN ESTUDIO DE GRABACION.

En su misión por predicar en los medios, en los años 1980 avanzo con el crecimiento de la cantidad de horarios alquilados en radio y televisión, pero sin aún concretar el antiguo objetivo de tener el propio medio de comunicación. Hasta que surgió la oportunidad de la primera adquisición: LA RADIO COPACABANA, una de las emisoras AM más populares y famosas de Río de Janeiro en esa época, en palabras de MACEDO:

“Para conseguir pagar el valor de la compra, vendí una casa que recientemente había construido en Petrópolis. La emisora exigía mi frecuente presencia en sus primeros años de funcionamiento. Y yo comprendía esa adquisición como una meta alcanzada para la prédica del Evangelio.”

A finales de 1989, el canal, que anteriormente pertenecía a PAULO MACHADO y SILVIO SANTOS, fue comprado por EDIR MACEDO por una suma mayor a los 40 MILLONES DE DÓLARES (transacción que fue motivo de varias investigaciones), con la firme idea de convertir la señal en una plataforma para la DIFUSIÓN EVANGÉLICA, pero debió cambiar de planes debido a una ley en la Constitución de Brasil. De esa forma, MACEDO reformuló su estrategia y paulatina (e inesperadamente) logró posicionar nuevamente a REDE RECORD como uno de los pesos pesado de su país. La REDE RECORD cuenta con varios socios en el mundo, entre ellas se encuentran las emisoras estadounidenses Fox, CNN y ABC, el portugués de radiodifusión RTP, el grupo mexicano TELEVISA, la cadena chilena TVN, el canal TELEFE DE ARGENTINA, de Venezuela RCTV, Paraguay TV y RPC Canal 13 de PARAGUAY y el canal CARTOON NETWORK, competidor de Canal 13, de los Estados Unidos.

Entre tanto, MACEDO fue blanco de más y más polémicas y, en 1992, llegó a estar once días preso acusado de fraude, curanderismo y charlatanería. Si bien fue absuelto, con el tiempo enfrentó cargos por LAVADO DE DINERO y por estar vinculado a EMPRESAS OFFSHORE EN PARAÍSOS FISCALES, habiéndose sospechado en más de una oportunidad que la principal fuente de sus ingresos, eran las donaciones de los fieles. Bajo la firme batuta de MACEDO, a partir de 1990, REDE RECORD resucitó con más fuerza que nunca. Con una programación que incluía segmentos para la mujer, noticieros sensacionalistas, pastores de medianoche y espectáculos de mal gusto, un hecho nefasto ocurrió el 12 de octubre de 1995, día de NUESTRA SEÑORA DE APARECIDA, durante el programa PALABRA DE VIDA, trasmitido por esta televisora, el Pastor SÉRGIO VON HELDER, comenzó a patear la imagen de la Patrona del Brasil, generando una de las mayores polémicas religiosas de la historia reciente de aquel país vecino. VON HELDER, obispo de LA IGLESIA UNIVERSAL DEL REINO DE DIOS, llegó a ser condenado por “incitar a la discriminación de prejuicio religioso, a través de palabras y gestos”, pero su mayor pena él ni se imaginaba cuál sería, vale la pena que al término de este informe hagamos un comentario al respecto.

Pero volviendo a EDIR MACEDO, la llegada de MOISÉS Y LOS DIEZ MANDAMIENTOS responde a la tendencia de la señal de imponer ficciones de corte bíblico. Gracias a la dirección de MACEDO, y a la posibilidad de invertir cuantiosas sumas de dinero en producciones más ambiciosas, el canal prestó especial atención a la posibilidad de instalar un nuevo tipo de ficción que no hubiera sido vista hasta el momento. Y en la génesis de esa moda, es imposible no destacar el rol fundamental de la guionista VÍVIAN DE OLIVEIRA, una joven autora de novelas con especial facilidad para las historias de corte religioso.

Con la brújula orientada hacia allí, REDE RECORD produjo, en 2010, la miniserie de diez episodios titulada LA HISTORIA DE ESTER, basada en el Libro de Ester; y, en 2011, una segunda producción de 21 capítulos, titulada SANSÓN Y DALILA, basada en el Libro de los Jueces y producida íntegramente en HD. Ambas ficciones fueron escritas por VÍVIAN DE OLIVEIRA, logrando un buen nivel de rating y demostrando el interés de los televidentes por este tipo de ficciones. Fría y calculadamente, REDE RECORD comenzaba a explotar un nicho totalmente nuevo. En 2012, le vuelven a confiar a VÍVIAN la escritura de un nuevo proyecto que se convierte en la serie REY DAVID, novela que le permitió al canal superar en rating a REDE GLOBO y cuyo éxito fue tan grande que incluso se vendieron los derechos para su transmisión en los Estados Unidos.

En 2013, compró el 49% de las acciones del BANCO RANNER DE BRASIL. MACEDO no tiene licencia técnica para operar en el mercado financiero de su país, pero aun así llevó a cabo esa operación. Como afirmamos anteriormente, MACEDO, como productor de medios de comunicación, y propietario de REDE RECORD, prefiere vivir en Atlanta y es dueño de una filial de la TELEVISORA TELEMUNDO, LA W67CI. En ese mismo año, otra miniserie bíblica titulada JOSÉ DE EGIPTO, que le supuso un nuevo pico de rating gracias a un nivel de producción ambicioso que los llevó a filmar en Chile y Egipto, entre otros lugares. El éxito de JOSÉ DE EGIPTO (también escrito por VÍVIAN DE OLIVEIRA) fue tan grande, que le permitió a REDE RECORD volver a colocar un éxito en los Estados Unidos, e incluso, en Japón, un mercado televisivo notablemente hermético. En enero de 2014, hace su apuesta más fuerte y lanza la serie MILAGROS DE JESÚS, otra historia bíblica de una inversión gigantesca y que se ocupó de adaptar distintos pasajes de la Biblia.

Luego de una sobrada prueba acerca de la efectividad de las series bíblicas, REDE RECORD decide hacer su apuesta más grande: producir una novela de tono religioso y con un gran presupuesto. De esa forma, se suma al equipo una vez más VÍVIAN DE OLIVEIRA y en marzo de 2015 se estrena la ficción bíblica más enorme del canal: MOISÉS Y LOS DIEZ MANDAMIENTOS, inaugurando definitivamente la categoría de "TELEDRAMATURGIA BÍBLICA", esa novela supuso el éxito más importante de la televisora brasileña en materia de novelas encuadradas en ese estilo. Con un presupuesto, que mencionamos al comienzo de este informe y vale la pena recordar, cada capítulo supera los 230 MIL DÓLARES.

MOISÉS Y LOS DIEZ MANDAMIENTOS se convirtió en el caballito de batalla más fuerte del canal de EDIR MACEDO, que gracias a esta ficción pudo destronar en el eterno liderazgo de REDE GLOBO. De esa forma, Moisés se coloca como el pico más alto de una moda creada por un canal que, con esta novela, no solo pudo adueñarse del rating en su país, sino que también logró meterse en una historia bíblica de esas que a MACEDO tanto parecieran interesarle. Con la gallina de los huevos de oro en su poder, la jugada de REDE RECORD es seguir apostando por las novelas bíblicas. Por un lado, se encuentra JOSÉ Y LA TIERRA PROMETIDA, que produjo con la intención de intercalar entre las temporadas de Moisés y que se espera sea uno de los platos fuertes de la televisión brasileña de lo que queda de este año 2016.

Para 2017, prepara otras dos producciones bíblicas cuyos títulos tentativos son RIO DE LÁZARO, y EL APOCALIPSIS. El vicepresidente de REDE RECORD, MARCELO SILVA, dijo: "Lázaro va a ser nuestro Forrest Gump y varias historias estarán presentes. De forma hollywoodense, vamos a contar nuestras visión del Apocalipsis". Así y con nuevas novelas bíblicas en camino, REDE RECORD escala posiciones no solo en Brasil, sino también en el mundo, haciendo de las ficciones religiosas el exitoso sello de un canal conducido por EDIR MACEDO, uno de los hombres más cuestionados de la actualidad.

En síntesis: el enamoramiento parece natural: un profeta libera a un pueblo oprimido con la ayuda de siete plagas enviadas por Dios, y eso, para entretener a un Brasil en años de crisis económica, política y social y con el ánimo derrotado. "La gente está pesimista, y Los diez mandamientos presenta un mensaje de esperanza, de un pueblo oprimido que se libera. Creo que la elección de esta temática fue muy oportuna, porque responde a la necesidad de un entretenimiento que señale un camino de salida", opina ALEXANDRE AVANCINI, director de la novela.

martes, 16 de agosto de 2016

EL PASTOR EVANGÉLICO QUE PATEO A LA VIRGEN

El 12 de octubre de 1995, día de NUESTRA SEÑORA DE APARECIDA, durante el programa PALABRA DE VIDA, el Pastor SÉRGIO VON HELDER, comenzó a patear la imagen de la Patrona del Brasil, generando una de las mayores polémicas religiosas de la historia reciente de aquel país vecino. Cierto tiempo después de episodio, VON HELDER comenzó a sentir fuertes dolores en la pierna izquierda, la misma con la cual había pateado la imagen de la Virgen. Intento todos los tratamientos posibles en su país para sanar su dolencia pero no lo logro, viajo por recomendación de su médico a los Estados Unidos para encontrar una cura, una vez allí internado en una clínica especializada, estuvo un buen tiempo internado.

Entre el personal que lo asistía, había una enfermera que le dedicó, siempre, una atención especial, lo acompañaba en los momentos más difíciles y de intenso dolor, principalmente durante las noches en que el dolor no pasaba por nada del mundo, ella cuidada su pierna y le daba confort y esperanza. El tiempo fue pasando y poco a poco el tratamiento daba resultado hasta lograr la sanación completa.

Cuando VON HELDER, recupero la salud y su pierna se sano, resolvió dar una fiesta de agradecimiento a todo el equipo que lo ayudo en la clínica. En la fiesta noto, que estaban todos los que lo asistieron, menos una persona, la enfermera morena que lo acompañaba cada noche en su sufrimiento.

VON HELDER, hablo con el Director de la clínica que participo de la fiesta y este le dijo que no conocía a ninguna enfermera bajo esa descripción y menos una morena en esa área específica, luego de que comprobó que esa mujer no trabaja en el establecimiento médico, VON HELDER cayó de rodillas, llorando en plena fiesta, dándose cuenta de lo sucedido… Nadie entendió lo que sucedió en ese momento, solamente VON HELDER. Se dio cuenta que todo ese tiempo de sufrimiento, dolor y soledad, la enfermera moreno que estuvo a su lado en todos esos momentos, no fue otra que Nuestra Señora la Virgen de Aparecida.

Embargado de vergüenza y remordimientos, VON HELDER se convirtió al catolicismo y hoy cuenta su historia a quien lo quiera escuchar… Un testimonio de fe tardía, que para la bondad infinita de Dios y el cariño y el gran amor de María, que aún humillada no abandonó a un hijo en su dolencia.

martes, 9 de agosto de 2016

SAN LORENZO

Era San Lorenzo uno de los siete diáconos de la Iglesia de Roma, cargo que era de gran responsabilidad, ya que consistía en el cuidado de los bienes de la Iglesia y la distribución de limosnas a los pobres. El año 257, el emperador Valeriano publicó el edicto de persecución contra los cristianos y, al año siguiente, fue arrestado y decapitado el Papa san Sixto II, San Lorenzo le siguió en el martirio cuatro días después.

Según las tradiciones cuando el Papa San Sixto se dirigía al sitio de la ejecución, San Lorenzo iba junto a él y lloraba. "¿A dónde vas sin tu diácono, padre mío? ", le preguntaba. El Pontífice respondió: "No pienses que te abandono, hijo mío, pues dentro de tres días me seguirás". 

San Agustín dice que el gran deseo que tenía San Lorenzo de unirse a Cristo, le hizo olvidar las exigencias de la tortura. También afirma que Dios obró muchos milagros en Roma por intercesión de San Lorenzo. Este santo ha sido, desde el siglo IV, uno de los mártires más venerados y su nombre aparece en el canon de la misa. Fue sepultado en el cementerio de Ciriaca, en Agro Verano, sobre la Vía Tiburtina. Constantino erigió la primera capilla en el sitio que ocupa actualmente la iglesia de San Lorenzo extra muros, que es la quinta basílica patriarcal de Roma.

ANÉCDOTAS DEL GENERAL SAN MARTÍN

Luego de Chacabuco, San Martín se permitió una venganza humorística contra los realistas. Un fanático fraile agustino, haciendo un juego de palabras, había predicado contra él durante el período de Marcó. "¡San Martín! ¡Su nombre es una blasfemia!", había exclamado desde el púlpito sagrado. "No le llaméis San Martín, sino Martín, como a Martín Lutero, el peor y mas detestable de los herejes". Llamado a su presencia y con ademán terrible, fulminándolo con su mirada, lo apostrofó: "¡Como! ¡Usted me ha comparado a Lutero, quitándome el San! ¿Como se llama usted?" "Zapata, señor general", respondió el fraile, humildemente. "Pues desde hoy le quito el Za, en castigo, y lo fusilo si alguien le da su antiguo apellido". Al salir a la calle un correligionario le llamó por su nombre. El fraile aterrado, le tapó la boca y prorrumpió en voz baja: "¡No! ¡No soy el padre Zapata, sino el padre Pata! ¡Me va en ello la vida!"

Cercano a la ciudad de Mendoza está el campo “El Plumerillo”. Allí, el general San Martín, adiestra los batallones que días después atravesarán la mole andina, en pos de la libertad de Chile. Para la revista final de las tropas, San Martín se ha trasladado a la capital mendocina, vestida de fiesta para recibir al Gran Capitán. Un mendocino:- ¡Qué hermoso es todo esto! ¡Cómo lucen los uniformes de los granaderos! Una mendocina: - ¡Y qué bella se ve la bandera, ofrecida al general San Martín por las damas patricias! Un anciano: - ¡Con esta bandera al frente, nuestro ejército no perderá una sola batalla!

En este momento sale una mujer desde la multitud y se dirige hacia la tropa. En las filas del ejército libertador tiene a su esposo y a tres hijos. La dama mendocina (avanza hacia ellos y los besa):

¡Qué Dios y la Virgen os protejan! Este escapulario que prendo en cada pecho será un escudo protector. ¡Nada de llanto! ¡Los valientes no lloran; solo saben luchar por su patria! ¡Ya veis: en mis ojos no hay una sola lágrima! ¡Qué orgullosa estoy por haber dado a la Patria estos cuatro varones!

El general San Martín (se acerca a la esposa y madre ejemplar y conmovido, le estrecha fuertemente la mano):
¡Gracias, noble mujer! ¡Vuestro sacrificio no será en vano! ¡Ahora sé de donde sacan mis soldados tanta firmeza! ¡Con madres como usted la Patria está salvada!

Esperando el momento propicio para entrar en Lima, capital del Perú, San Martín estableció su campamento en Huaral. En Lima contaba con numerosos partidarios de la Independencia; pero no podía comunicarse con ellos porque las tropas del general José de la Serna, jefe realista, detenían a los mensajeros. Una mañana, el general San Martín encontró a un indio alfarero. Se quedó mirándolo un largo rato. Luego lo llamó aparte y le dijo:

¿Quieres ser libre y que tus hermanos también lo sean?
Sí, usía. ¡Cómo no he de quererlo! - respondió, sumiso, el indio. -¿Te animas a fabricar doce ollas, en las cuales pueden esconderse doce mensajes? –Sí, mi general, ¡cómo no he de animarme! Poco tiempo después Díaz, el indio alfarero, partía para Lima con sus doce ollas mensajeras disimuladas entre el resto de la mercancía. Llevaba el encargo de San Martín de vendérselas al sacerdote Luna Pizarro, decidido patriota.


La contraseña que había combinado hacía tiempo era: “un cortado de cuatro reales” Grande fue la sorpresa del sacerdote, que ignoraba cómo llegarían los mensajes, al ver cómo el indio quería venderle las doce ollas en las que él no tenía ningún interés. Díaz tiró una de ellas al suelo, disimuladamente, y el sacerdote pudo ver un diminuto papel escondido en el barro. -¿Cuánto quieres por todas? Preguntó al indio. -Un cortado de cuatro reales- respondió Díaz, usando la contraseña convenida. Poco después, el ejército libertador, usaba esta nueva frase de reconocimiento: Con días y ollas... ¡venceremos!

ALFREDO MUSANTE Y LA EMISION ESPECIAL DEL CEN 2016 EN CLAVES PARA UN MUNDO MEJOR

miércoles, 3 de agosto de 2016

SAN CAYETANO

En el año 1480 nace Cayetano. Su padre es Gaspar, Conde de Thiene y su madre María Porto. Tiene dos hermanos: uno mayor, Juan Bautista y Alejandro, el menor. A los dos años quedan huérfanos de padre. Con el comienzo del nuevo siglo, poco después del descubrimiento de América, Cayetano cursa la carrera de abogado. Sus compañeros lo eligen delegado estudiantil en la Facultad y sus profesores lo alaban por las altas notas obtenidas. Responde con sencillez: "Creo que valgo por lo que soy, y no por lo que los demás digan de mí."

El Papa Julio II nombra a Cayetano, Conde de Thiene, en un importante puesto en la Cancillería de los Estados Pontificios. Uno de sus secretarios escribe: "A pesar del puesto; Cayetano no se da ninguna importancia. Viste con sencillez, atiende a todo el mundo aunque sea fuera del horario de oficina. Siempre activo donde lo necesitan. Trata a todos igual, ya sean ricos o pobres. Si mantiene esta actitud tan servicial llegará a ser un hombre muy importante..."

"Siento que día a día mi vida suspira por amar a Dios. Mis años de abogado me enseñaron que el pueblo necesita palpar a Dios a través de las obras de los cristianos, de su acción, de sus enseñanzas, de su entrega. Quisiera hacer siempre la voluntad de Dios: esto deseo, y a esto aspiro. Ahora voy a dar otro rumbo à mi vida. Mi camino es dejar todo sin mirar atrás. Uniré mi propia vida a la Cruz de Cristo. Seré sacerdote."

A los 36 años, el 30 de septiembre de 1516, Cayetano es ordenado sacerdote. Comienza su acción apostólica en Venecia. Le preocupa el excesivo lujo de los palacios y la miseria de los suburbios. Se propone "no dejar de luchar hasta que vea a los cristianos correr hambrientos para nutrirse del Pan Sagrado" Organiza el primer Hospital de Enfermedades Infecciosas y cuando no queda dinero para pagar el sueldo a los mejores médicos de la ciudad ni para alimentar a los enfermos, ordena la venta de su biblioteca, lo último que queda de sus bienes: "Jamás dejaré de entregar lo mío a los necesitados hasta que me vea en tal pobreza que no me quede ni siquiera un metro de tierra para mi tumba, ni tenga un centavo para mi entierro."

Son tiempos difíciles. En Alemania Martín Lutero, un monje, proclama la separación del Papa y se independiza de la Iglesia de Roma. Cayetano responde con un nuevo proyecto: "Creo que la Iglesia es siempre la Iglesia. Como esposa de Cristo no tiene ninguna mancha, ninguna arruga, es blanca y pura; pero por culpa de los hombres aparece corrompida... Quisiera presentar ante los ojos del clero un grupo de sacerdotes que vivan juntos, cumplan con el celibato, no busquen el dinero, sepan ser pobres... entonces el ejemplo arrastrará y comenzaremos la reforma desde nosotros mismos."

El Papa Clemente VII aprueba el proyecto a pesar de la oposición de algunos asesores. Cayetano con varios compañeros dicen: "Somos célibes, como lo pide la Iglesia a todos sus sacerdotes. Queremos ser pobres: no poseeremos rentas, ni tierras. Sólo aceptaremos las donaciones espontáneas del pueblo. La riqueza no da al clero ni paz ni libertad para el apostolado. No viviremos ni en conventos ni en monasterios, sino en casas sencillas. Tendremos un superior responsable y dependeremos directamente del Papa. Nos dedicaremos al estudio de la Biblia, a la liturgia, a ayudar a los presos, pobres, enfermos. Nos Ilamamos Clérigos Regulares."

El 6 de mayo de 1527 las tropas del emperador Carlos V saquean Roma. El Papa huye por un túnel secreto. Las tropas se apoderan de los bienes, incendian casas, violan, profanan templos... Al llegar a la casa de los Clérigos Regulares les exigen dinero. Los sacerdotes responden que son pobres. La tropa no les cree y torturan a Cayetano enganchando su cuerpo con una soga de la que tiran a través de una polea. Se desmaya. Golpean al resto de los compañeros y se alejan furiosos. Otros soldados los encuentran. Los llevan prisioneros para pedir el rescate a sus familiares.

El pueblo de Nápoles se rebela contra el Virrey, representante de Carlos V. Tropas españolas y napolitanas se enfrentan en las calles y en las plazas. La furia de la multitud masacra brutalmente, el ejército imperial degüella sin contemplaciones. Cayetano, con sesenta y siete años, busca un acuerdo entre los rivales. Parece no conseguirlo. Enferma gravemente. Pide la Comunión. A las cinco de la tarde del 7 de agosto de 1547 muere. El pueblo le atribuye la paz, porque los embajadores del Emperador traen un acuerdo justo. El 12 de abril de 1671 el Papa lo declara santo.

FIESTA DE LA TRANSFIGURACIÓN DEL SEÑOR

La tradición ha situado la escena en el monte Tabor. El texto de Mateo se limita a decir que "en un monte alto". Imaginemos la escena en tres tiempos: subida, estancia y bajada. Mientras suben, los discípulos llevan en su mochila el desconcierto causado por las palabras que Jesús les ha dicho un poco antes (cf Mt 16,24-28). No saben qué significa cargar con la cruz o perder la vida para ganarla. Nosotros subimos también a ese Tabor con nuestras dudas y aflicciones. Y la ascensión se nos hace pesada. El camino da vueltas y vueltas. En la cima del monte tiene lugar una experiencia de la belleza de Dios. Debió de ser de tal magnitud que Pedro, en nombre de los otros, exclama: "¡Qué bueno/bello es estar aquí". También podría haber dicho: "Si seguirte a ti consiste en esto, yo me anoto en esto". Es la experiencia de ver que "todo concuerda": Moisés (la ley) y Elías (los profetas) levantan acta de que Jesús no es un impostor sino el Mesías anunciado ("conversaban con Jesús"). Por si fuera insuficiente el testimonio de estos dos notarios del Reino, se oye la voz del que todo lo puede: "Este es mi Hijo amado". Tanta concordancia produce miedo. Y otra vez, como en el relato, Jesús tiene que repetir el mismo mensaje: "No tengan miedo". Pero añade algo: "No se lo cuenten a nadie".

La bajada debió de ser en silencio. Hay experiencias para las cuales no disponemos de palabras adecuadas. Y, sin embargo, se trata de experiencias que nos permiten seguir caminando en el llano con más sentido y con más esperanza. «Pasados como ocho días después de estas palabras, se llevó consigo a Pedro, a Juan y a Santiago y subió al monte a orar». Notemos en primer lugar cómo enlaza esta escena con la anterior. «Después de estas palabras»: referencia clara a las nuevas condiciones que acaba de poner a todo el que quiera hacerse discípulo suyo, motivadas por el hecho que los discípulos han descubierto que era el Mesías de Dios, pero que, por culpa de su mentalidad equivocada, identificada plenamente con la expectación mesiánica triunfalista de Israel, se han resistido a aceptar que el Mesías debía fracasar. «Pasados como ocho días»: la partícula «como» tiene valor comparativo, poniendo de relieve el número «ocho». Mt 17,1 y Mc 9,2 hablan de «seis» días, aludiendo a la creación del hombre; Lucas hace referencia al día después de la creación visible, el «octavo», es decir, al mundo definitivo, a la tierra prometida inaugurada con la resurrección de Jesús, que tuvo lugar «el primer día de la semana». El contenido de esta nueva escena tiene que ver con la predicción que ha hecho sobre la muerte y resurrección del Mesías.

«Tomó consigo a Pedro, a Juan y a Santiago»: de entre «los discípulos»o, lo que es lo mismo, del grupo de los Doce, es decir, de entre «los seguidores» que siguen plenamente identificados con la institución judía, Jesús separa a los tres más reticentes: Pedro, el portavoz de este grupo; Juan y Santiago, los dos hijos de Zebedeo. Son precisamente los tres primeros discípulos a los que Jesús llamó. Simón, sin embargo, aquí es nombrado «Pedro», por su tozudez; Juan ha pasado delante de Santiago: de hecho, Pedro y Juan aparecerán juntos frecuentemente en los Hechos de los Apóstoles, como líderes del grupo. Si lo compara­mos con la lista de la elección de los Doce, notaremos que allí Jesús respetaba los lazos familiares (Simón... y An­drés, su hermano, y Santiago y Juan y...»), sin hacer ninguna clase de discriminación entre ellos («y... y...»). Ahora, en cambio, los «toma consigo», como líderes que son del grupo de los Doce y teniendo en cuenta su personalidad. Todavía alientan aspiraciones de poder. Conviene separarlos del grupo, la revelación que les ha hecho sobre la suerte del Mesías y la nueva llamada al discipulado, dirigida a todos como quien dice haciendo borrón y cuenta nueva, no ha servido para hacerlos reflexionar.

«Subió al monte a orar»: es Jesús quien toma la iniciativa de subir para orar. Siempre que están en juego asuntos importantes, Jesús se dispone a orar. «El monte», con artículo, pero sin otra determinación, es el nuevo lugar donde Jesús se pone en contacto dialogante con el Padre. Se opone al monte Sión, donde se encuentra el templo de Jerusalén. A nivel psicológico, el monte acerca el hombre a Dios. El hombre está repleto de mitos. No podemos ir por la vida desmitificándolo todo: es necesario aprovechar, como lo hace Jesús, el lenguaje de las cosas. Los discípulos se obstinan en que la Escritura no habla sino de la victoria definitiva del Mesías sobre los enemigos del pueblo de Dios. Le aducen textos y más textos. Toda la tradición está a su favor. Ya ha pasado un lapso de tiempo considerable («como ocho días»), y no están dispuestos a ceder. «Lo esconde», se dicen; «Se hace el humilde», «¡El Mesías no puede fracasar, porque tiene a Dios a su favor!». Jesús se retira para pedir luz. «Mientras oraba», se le despeja el horizonte (sólo él reza; los otros, los encontraremos «dormidos», completamente despreocupados de su suerte).

El cambio externo que se produce en la figura de Jesús -la mal llamada «transfiguración»- no tiene por función anticipar la futura gloria de Jesús resucitado, como se suele comentar. Daría la razón a los discípulos: « ¡Ya lo decíamos nosotros que triunfaría!» No, su función consiste, en primer lugar, en suscitar dos figuras del pasado que encarnan toda la Escritura: Moisés y Elías representan la Ley y los Profetas, lo que nosotros llamamos el Antiguo Testamento. Jesús, con tal de poder conversar con personajes de la antigüedad, ha sido revestido con una aureola, indicándose así que la escena no pertenece al presente. En segundo lugar, se anticipa, ciertamente, la escena de la resurrección, pero no como una pregustación de la gloria futura, sino como una reafirmación de lo que Jesús les había predicho anteriormente: «Este Hombre... será ejecutado y resucitará al tercer día».

La misma expresión: «Y, miren, dos hombres... con vestidos resplandecientes», se repetirá en la escena del sepulcro vacío, para recordar a las mujeres (dimensión femenina del grupo) que el Mesías tenía que morir y resucitar. Todavía se aparecerán una tercera vez, de nuevo a los discípulos, después de la ascensión de Jesús, a fin de disuadirlos de esperar una manifestación inminente y clamorosa del reino de Dios. La función de la escena de la transfiguración consiste, pues, en visualizar lo que antes se había formulado de palabra: Moisés y Elías encarnan la Escritura que Jesús les había aducido en su momento, con el fin de hacerles ver cuál era el plan de Dios sobre el Mesías. El significado central de este relato es la revelación del Hijo de Dios. A mitad de camino entre la teofanía del Jordán (bautismo) y los hechos pascuales (resurrección), la altura de la Transfiguración sirve de lugar privilegiado para contemplar en visión panorámica todo el misterio de Jesús. El redactor centra el foco de su intención pedagógica no precisamente en la glorificación del Señor sino en la iluminación de la fe de los tres discípulos. El punto de encuentro entre la revelación y la fe es la persona de Jesús, el Hijo de Dios. El mismo es la nueva ley viviente que el Padre promulga a la Iglesia.

Sobre la montaña aparecen Moisés y Elías hablando con Jesús (la ley y los profetas, dicen algunos); Pedro reacciona como siempre y se ofrece para hacer tres tiendas; quiere quedarse, permanecer allí, porque humanamente es mejor quedarse en la gloria de este monte que emprender el camino a Jerusalén. Después de esto, sigue como centro de la unidad la teofanía, con una doble manifestación: una visual y otra acústica, la nube y la voz desde el cielo. Los dos signos visibles manifiestan la gloria de Dios, son signos reales de su presencia especial, actualizada, perceptible. En esta teofanía el Padre proclama a Jesús ante la pequeña comunidad representada en los tres discípulos como siervo de Yahveh al mismo tiempo que Mesías, todo ello elevado a la definitiva revelación de que es hijo suyo en sentido propio y único. La voz de Dios "desde la nube" en un "alto monte" evoca la revelación de Yahveh a Moisés en el Sinaí: Jesús es el nuevo Moisés. Desde la nube, en el Sinaí, la palabra de Yahveh dio la ley a Moisés. En el alto monte, la voz le habla a la pequeña Iglesia para decirle la única palabra que el Padre dirige a los hombres en todo el Nuevo Testamento al presentar a Jesús como ley viviente: "Escúchenlo".