miércoles, 14 de octubre de 2009

Prohibido Opinar…

Martes 13.10.2009
Editorial - Programa Nº 410
------------------------------------------------------------------

“…el Señor designó a otros setenta y dos, y los envió de dos en dos para que lo precedieran en todas las ciudades y sitios adonde él debía ir. Y les dijo: "La cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos. Rueguen al dueño de los sembrados que envíe trabajadores para la cosecha. ¡Vayan! Yo los envío como a ovejas en medio de lobos”. (Lucas 10, 1-3)

Con este evangelio de Lucas 10, 1-3, donde el evangelista nos cuenta el envío de los 72 discípulos para que anuncien en su Nombre la Buena Nueva del Evangelio: ¿anunciar que? Si como me escucha: así comienzo mi editorial del programa de hoy… lo hago en un contexto un poco paradójico ya que, -no con asombro- sino con espanto y mucha decepción, hemos visto como se ha aprobado la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual que ha impulsado el gobierno de turno.

Ante un apuro institucional por “imponer” a toda costa una Ley que en definitiva, no beneficiara al usuario, como nos venden en los spots televisivos “el poder lo tenés vos” sino que, suponemos a quién, si le dará muy buenas dádivas enriqueciendo así las arcas personales de aquellos que desean seguir anclados en el poder, manejando y manipulando los medios masivos de comunicación para no encontrar una oposición mediática, sino todo lo contrario: mostrar la realidad que ellos quieren.

Pero lo que más me asombro, iluso de mí… es el poco interés del ciudadano argentino, y a mi modo de ver las cosas, testigo observador mudo de esta dolorosa realidad, me gustaría parafrasear a Martín Niemöller, y su mejor y más conocido poema “Cuando los nazis vinieron por los comunistas”, lo tienen que conocer, se le ha cambiado la letra, centenares de veces y trata acerca de las consecuencias de no ofrecer resistencia a las tiranías en los primeros intentos de establecerse. El orden exacto de los grupos y las palabras están sujetos a disputa, ya que existen muchas versiones, la mayoría transmitidas oralmente. Martín Niemöller, su autor, menciona que no se trataba originalmente de un poema, sino de un sermón en la Semana Santa de 1946 en Kaiserslautern, Alemania: “¿Qué hubiera dicho Jesucristo?”. Este poema se le atribuye erróneamente, en muchos idiomas, al dramaturgo y poeta alemán Bertolt Brecht, y dice así:

“Cuando los nazis vinieron a llevarse a los comunistas,
guardé silencio,
porque yo no era comunista,

Cuando encarcelaron a los socialdemócratas,
guardé silencio,
porque yo no era socialdemócrata,

Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas,
no protesté,
porque yo no era sindicalista,

Cuando vinieron a llevarse a los judíos,
no protesté,
porque yo no era judío,

Cuando vinieron a buscarme,
no había nadie más que pudiera protestar…”

Y esto es la impresión que me ha dejado en esta absurda Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, donde aquellos que la han impulsado hablan entre tantas otras cosas una reserva del 33% de frecuencias para un sector; ahora bien, sería importante que esa voluntad fuera posible de cumplir.

Lástima que los “hagiógrafos” que “escribieron” esta Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, perdón, perdón, estoy un poco confundido, el hagiógrafo es aquella persona que escribe vida de santos o que es inspirado por la divinidad para hacerlo en su nombre… me confundí como hoy muchos que nos gobiernan se “creen” Dios, se me mezclo el concepto de los que redactaron esta “Ley” lástima que no *recurrieron a los verdaderos idóneos en la materia: el Consejo Profesional de Ingenieros Técnicos (COPITEC), de la República Argentina y solicitarle un estudio de las factibilidades técnicas de asignación que hay en la actualidad.

Es inconcebible que para estudiar una ley de esta naturaleza -que involucra a todo el espectro radioeléctrico del país- no se haya consultado al COPITEC, cuando para obtener una licencia para una mínima emisora en algún lugar recóndito del país, resulta ineludible el paso por un matriculado de dicho consejo profesional.

Por lo pronto, y con todo respeto por quienes trabajaron en los otros aspectos que también son de suma importancia para la ley, en ninguno de los artículos se puede advertir la participación de los idóneos en radiodifusión; ninguno de los conceptos vertidos en la redacción del Proyecto tiene siquiera semejanza con los criterios básicos de la radiodifusión. Se observa una enorme cantidad de texto -en una ley de radiodifusión- que no habla de radiodifusión. Tal vez, en el afán de hacerla inobjetable o perfecta, se han enredado en “una verdadera maraña”; y no es cuestión tampoco que -como nos pasa a los argentinos- “cuando todo falle, recién leamos las instrucciones”.

Las instrucciones están en la ley de la “dictadura” que ya no es vigente y es remplazada por la actual; pero… si se la hubiera respetado, hoy no tendríamos que sufrir nada de lo expuesto hasta aquí.

Si también se hubieran respetado las normas -no de la dictadura- sino, de la democracia, como ser: la Ley 23.478, que refrenda el Reglamento de Radiocomunicaciones de la UIT y al Convenio Internacional de Nairobi, de los que nuestra Nación es parte, tampoco tendríamos el problema indisoluble que ahora tenemos.

Si no se hubiese violado el Decreto 1151/84, también dictado en democracia, en este momento no estaría saturada la banda de televisión abierta, como lo está.

Si se hubieran removido los obstáculos legales que impedían el ejercicio de los derechos garantizados, tal como lo expresa nuestra Constitución Nacional, ahora no estaríamos discutiendo estos temas.

Si se hubiera aplicado la Ley de Control de la Competencia o antimonopolios, ahora no existirían situaciones dominantes, pues, ya estarían encuadradas en lo que corresponde*.

En síntesis: Se habla de monopolio, se habla de dictadura, se habla de autoritarismo y no nos damos cuenta que vivimos en una sociedad impulsada por los que hoy están en el sillón de Rivadavia donde estas tres “patas de la mentira” están y van a imponerlo hoy en la sociedad argentina: ¿Pero que esta diciendo Musante, estamos en Democracia, estamos viviendo bajo el amparo de la Constitución, por favor no diga barbaridades?, mi conciencia diría eso, pero sabemos que no es así…

Les pido y les digo una cosa: no compren la propaganda que los medios venden, sobre todo los oficiales, tengan cuidado en los mensajes subliminales que ocultos bajo una manera de decirlo, sabemos que la finalidad es otra. Esto me hace acordar el texto del evangelio que utilice para dar comienzo a esta editorial, pero cito a Mateo 10-16, que nos dice: "sean entonces astutos como serpientes y sencillos como palomas", quiero decir que no compremos más espejos de colores, terminemos de ser indiferentes a una realidad que hoy a comenzado aquí en la Argentina que busca corroer oculto bajo un manto de igualdad y hermandad, solidarizado con aquellos que menos tienen, solamente para hacer su negocio y aferrarse a un poder terrenal que gobierna, calmando a la masa del pueblo con fútbol, que lo sintetizo con la letra de la canción del grupo argentino de blues, Memphis la Blusera: "Moscato, Pizza y Faina".

Alfredo Musante
Director Responsable
Programa Radial
EL ALFA Y LA OMEGA

* Artículo publicado en http://www.anunciarinforma.com.ar/ sobre la Ley de medios – SCA - Un poco de historia, escrita por el Sr. Edgardo Molo, Asesor Técnico Legal, Especialista en Radiodifusión

0 comentarios: