miércoles, 28 de diciembre de 2016

BAAL EL SEÑOR DE LAS MOSCAS

BAAL o también conocido como BAEL es el primero de los siete reyes del infierno, mencionado muchas veces en el Antiguo Testamento confiriéndole a su nombre el significado de “maestro” o “propietario”; algunos autores mencionan a BAAL como un duque que posee 66 legiones de demonios bajo su mando y durante el periodo del Puritanismo en Inglaterra en el siglo XVI se comparaba a BAAL con el mismo SATANÁS o se decía que era su asistente personal. BAAL fue un ángel antaño, probablemente un querubín compañero de Lucifer, que le siguió en su caída tras haber intentado conquistar el cielo, convirtiéndose así en un demonio. Cuando los israelitas llegaron a Canaán, se encontraron con el culto a BAAL. Su adoración estaba extendida en esta tierra. Según el Tanaj, los BAALS eran los dioses masculinos, mientras que las femeninas eran los ASTAROTHS. La religión de BAAL era, en la época, competidora directa de la de YAVEH, provocando polémicas de los patriarcas contra BAAL en el Antiguo Testamento. Es posible que el Becerro de Oro fuera el resultado de la adoración a BAAL. A los hijos de Israel se le prohibió su culto y hacerle sacrificios. Esta lucha entre YAVEH y BAAL hizo que en la cultura judía y cristiana, BAAL fuera demonizado. En el 2 Reyes 1-2,3 y 16 se lo cita:

“Después de la muerte de Ajab, Moab se sublevó contra Israel. Ocozías se cayó por el balcón del piso alto de su casa, en Samaría, y quedó malherido. Entonces envió unos mensajeros con este encargo: «Vayan a consultar a Baal Zebub, el dios de Ecrón, si me repondré de mis heridas». Pero el Ángel del Señor dijo a Elías, el tisbita: Sube al encuentro de los mensajeros del rey de Samaría, y diles: ¿Acaso no hay Dios en Israel, para que ustedes vayan a consultar a Baal Zebub, el dios de Ecrón?
“….«Así habla el Señor: Por haber enviado mensajeros a consultar a Baal Zebub, el dios de Ecrón, como si no hubiera Dios en Israel para consultar su palabra, por eso, no te levantarás del lecho donde te has acostado: morirás irremediablemente»”.

Como pudimos apreciar en 2 Reyes 1-2, 3 y 16 se burlan de su título, donde su nombre se convierte en "Baal Zebub" o "Señor de las Moscas". Su nombre, como BELCEBÚ, se equipararía a uno de los mayores demonios del infierno. En Números 25-3 y Deuteronomio 4-3, aparece "BAAL-PEOR" que da origen a BELFEGOR. BAAL, en su forma plural, "BAALIM" puede encontrarse repetidamente en la literatura infernal como uno de los grandes demonios del infierno. Según algunos demonólogos, aquellos que logran invocarlo se les concede el poder de hacerse invisibles y se les dota de inteligencia sobrehumana, se creé que el mes en que posee mucha más fuerza es en octubre. Mientras que su predecesor semita era representado como un hombre o un toro, el demonio BAAL se presenta en la tradición grimoria con las formas de un hombre, un gato, y un sapo, o combinaciones de ellos. Una ilustración de 1818 de Collin de Plancy lo representa como un híbrido de estas tres criaturas con patas de araña. Se le representa comúnmente con cuerpo de tarántula y tres cabezas, la primera de gato negro o blanco, la segunda de humano con una corona, y por último una de sapo. No obstante, esto es solo una representación, pues, como todos los demonios y ángeles, son de naturaleza espiritual. Según las crónicas inquisitoriales fue también la pesadilla de numerosos exorcistas por su sutil manera de habitar en los poseídos, a los que tornaba con frecuencia irreconocibles como tales, y porque entre sus astucias figura el desconcertante don de la invisibilidad y es una de las potencias infernales que se citan en el libro de magia titulado GRIMORIO y en el ARS GOETIA.

0 comentarios: